MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 13 de agosto de 2012

EL SIMBOLISMO DEL TRASLADO DEL ARCA DE LA ALIANZA: PENA DE MUERTE PARA EL QUE TOQUE EL ARCA DE LA ALIANZA


Traslado del Arca de la Alianza a Jerusalén por el 
Real Profeta David.




Dura advertencia para las sectas Protestantes, los "iluminados" y los nuevos Teólogos de la “Teología de la secularización”, y de "la relatividad"; que predican una doctrina a su gusto y a un Dios "merengue” y que se atreven a tocar los fundamentos de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, que es el Arca de la Alianza, fundada con la Sangre, Sudor y lágrimas de Cristo Jesús, y confirmada por los Apóstoles; el gran cortejo de los Mártires, que han dado y están dando su vida para la confirmación de la verdadera Doctrina, de los Confesores y de los Doctores de la Santa Iglesia, que son los Santos Padres, que siguen la Tradición Cristiana desde la Muerte de Cristo.



El traslado del Arca de la Alianza
 (2 Sam 6-1,15) 

David reunió de nuevo a todo lo más selecto de Israel, treinta mil hombres; y, acompañado de todo el pueblo, salió y fue a Baalá de Judá, para traer de allí el Arca de Dios que lleva el nombre del Señor Todopoderoso, el que se sienta sobre los querubines. Pusieron el Arca de Dios sobre un carro nuevo y lo sacaron de la casa de Abinadab, que está en la colina. Uzá y Ajió, hijos de Abinadab, conducían el carro. Uzá estaba al lado del Arca de Dios, y Ajió estaba delante de ella. David y todo Israel iban danzando delante del Arca con gran entusiasmo, cantando al son de cítaras, arpas, tambores, sistros y címbalos. 

Al llegar a la era de Nacón, Uzá sujetó el arca de Dios con la mano, porque los bueyes la hicieron tambalearse. Entonces el Señor se encolerizó contra Uzá, y allí mismo le hirió, muriendo por su atrevimiento junto al arca de Dios. David se afligió mucho porque el Señor había castigado a Uzá, y puso a aquel lugar - es decir, Brecha de Uzá - , y así se llama hasta hoy el nombre de Peres Uzá. 

David tuvo miedo del Señor aquel día y dijo:-¿Cómo va a entrar el Arca del Señor en mi palacio? 

Un acontecimiento de estas características, visto desde una somera interpretación, literal y puramente humana, da la impresión de una reacción injusta y hasta cruel de parte de Dios: El hecho de que Yahvé castigó a Uzá, hiriéndolo y causándole la muerte, por una acción aparentemente recta y hasta elogiable, parece ser un castigo inapropiado.

Sin embargo, las Escrituras del Antiguo Testamento, no son nunca un relato puramente histórico que narra los acontecimientos como ocurre con los libros de historia de las Naciones. Mucho más importante es una interpretación espiritual de los acontecimientos, que los que carecen de humildad como las numerosísimas sectas Protestantes, y los herejes, nunca llegarán a entender. 

Para darse cuenta de ello, hay que leer al Doctor de la Iglesia San Juan de la Cruz, para ver que más allá del relato histórico, está el significado espiritual, que es de lejos lo más importante, porqué un relato histórico en sí, tiene una importancia muy relativa, por la sencilla razón que son simples hechos que están llamados a caer en el olvido. Sin embargo, la interpretación espiritual es un hecho trascendental porqué se aplica para el bien de las almas, que son eternas, y es una advertencia para la humanidad pasada, presente y futura. 

La famosa Arca de la Alianza simboliza sin duda alguna a la Santa Iglesia Católica: Contenía las tablas de la Ley entregadas a Moisés por Yahvé en el monte Sinaí - como la Santa Iglesia que contiene la Ley de Dios, afinada y completada por Cristo y que tiene que ser custodiada por ella - Contenía además el cayado de Moisés, que separó las aguas del Mar Rojo y que simboliza la Cruz de Cristo que nos libera de la esclavitud de Satán, y que nos permite cruzar la barrera del mar de la mentira del mundo. 

Con ese cayado, hirió la roca para que manara el agua que apagara la sed del Pueblo de Israel - Que es la Gracia del agua del costado de Cristo - , y endulzó las aguas amargas de Meribá - Que simboliza la transformación del amargo sufrimiento del mundo que gime con esperanza, propiciada por la Cruz de Cristo -, y alzó la serpiente de bronce que curó a los que estaban envenenados por las serpientes - que representa a Cristo alzado en la Cruz. 

El Arca contenía también el maná que alimentó a los israelitas en su travesía del desierto - Que simboliza la Sagrada Eucaristía, el alimento del alma -, que está suministrada a los fieles por la Santa Iglesia Católica y Apostólica, que la nutre en la travesía de esta vida mortal, transformándola en Hija de Dios. 

Uzá, simboliza sin duda alguna a toda la horda de contestatarios y de nuevos y antiguos reformadores, los cuales ante el traqueteo del Arca de la Alianza, producido por el movimiento del carro en el camino del tiempo, tirado por la Gracia de Dios, quieren a toda costa meter la mano en la Santa Iglesia para, según ellos evitar su vuelco y destrucción, rehaciendo sus mandamientos y su liturgia a su gusto, tomándose por enviados de Dios. 

Es la viva imagen de los antiguos reformadores Protestantes y de los actuales Progresistas, que no quieren someterse a la Dirección de su hermano Ajió, que guía el carro del Arca, que simboliza a la Santa Iglesia Católica, y quieren meter su mano para según ellos sostenerla, como si Yahvé, fuera incapaz de hacerlo. 

Estos individuos soberbios, orgullosos y desobedientes, llenos de desprecio hacia la santa Iglesia Católica, y que se creen los elegidos, y los enviados, sin ningún temor de Dios, son despreciables a sus ojos, por eso los fulminará a su debido tiempo, como hizo con Uzá.





No hay comentarios:

Publicar un comentario