MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 26 de octubre de 2017

COMENTARIOS DEL EVANGELIO DEL 26-10-2.017: JESÚS HA VENIDO A TRAER EL FUEGO Y LA DIVISIÓN EN LA TIERRA.



DIOS PADRE NOS HA ENSEÑADO COMO TIENE QUE SER
EL COMPORTAMIENTO DE CADA CRISTIANO


Lucas 12,49-53.


Jesús dijo a sus discípulos: 


"Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo! Tengo que recibir un bautismo, ¡y qué angustia siento hasta que esto se cumpla plenamente! ¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división. 

De ahora en adelante, cinco miembros de una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra". 

Si estas palabras que dijo Jesús no estuvieran escritas en los Evangelios, y si hoy día, con la mentalidad quietista y relativista que impera en el mundo, algún creyente las pronunciara, sería recriminado por la mayoría de la jerarquía Católica.
En un sermón de un Sacerdote, el predicador se aventuró a decir que antiguamente, Yahvé había grabado en la Piedra, y entregado a Moisés las tablas de la Ley, llenas de deberes y de obligaciones, pero que ahora ha venido Jesucristo, y ha sustituido esas obligaciones por Bienaventuranzas en el sermón de la montaña. Al final de la misa, entré a hablar con él y le recordé que, además de las Bienaventuranzas, Jesús  había pronunciado también las terribles imprecaciones, que en lengua española dicen ¡Ay de vosotros!, que parece una leve reprimenda cuando se leen esas palabras en castellano, pero ese ¡Ay!, en lengua francesa se dice: "Malheur a vous!", que traducido literalmente quiere decir: ¡Que la desgracia caiga sobre vosotros!, es decir que es una maldición.

El Antiguo Testamento tenía unas leyes que no podían predicar el comportamiento que tenían que tener los hijos de Dios por la sencilla razón de que la perfección que quiere Dios, no se podía predicar con palabras, ya que el día del Juicio, una persona le podía objetar a Dios: "No sabes lo que es vivir en un mundo en donde existe una lucha tremenda para poder sobrevivir". Por eso, Dios mandó a su único Hijo Jesucristo, para demostrar como tiene que ser el comportamiento de las almas, en las situaciones más difíciles, para alcanzar la perfección.

El Mesías tan prometido, ha dado sus frutos, lo proclaman toda la legión de Mártires y Santos que han seguido las enseñanzas de Jesús, y que han logrado transformar un mundo pagano en un mundo Cristiano.

Esa división que ha venido a desear Jesús, que es el fuego que ha venido a traer, es la condición necesaria y suficiente que tiene que tener cada creyente, que es la lucha entre la Luz y las Tinieblas, entre la virtud y el pecado, y la del hombre viejo, que tiene que morir para que pueda renacer a la Vida del Espíritu, siendo con la medida y posibilidad de cada uno, verdaderos imitadores de Cristo, es decir entregándole todo su amor y el sacrificio de su vida, que es llevar la cruz que Dios nos manda a cada uno.