MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 11 de enero de 2018

UN DÍA TRANSMITE AL OTRO ESTE MENSAJE Y LAS NOCHES SE VAN DANDO LAS NOTICIAS SIN QUE SE ESCUCHE SU VOZ (SAL 19)

DIOS HABLA AL MUNDO, SIN PALABRAS, LO PUEDE OÍR EL QUE CONTEMPLA
LA NATURALEZA Y OYE LA VOZ DE SU CONCIENCIA








San Pablo a los Romanos 1, 16-25.

Yo no me avergüenzo del Evangelio, porque es el poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos en primer lugar, y después de los que no lo son. 
En el Evangelio se revela la justicia de Dios, por la fe y para la fe, conforme a lo que dice la Escritura: El justo vivirá por la fe. 
En efecto, la ira de Dios se revela desde el cielo contra la impiedad y la injusticia de los hombres, que por su injusticia retienen prisionera la verdad. 
Esta palabra que habla de la ira de Dios, si fuera pronunciada por un creyente de hoy día, atraería hacia él el desprecio y el ostracismo de toda la comunidad católica, que en su gran mayoría es relativista, y predica como un mantra el dios "merengue".
Porque todo cuanto de se puede conocer acerca de Dios está patente ante ellos: Dios mismo se lo dio a conocer, ya que sus atributos invisibles -su poder eterno y su divinidad- se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación del mundo, por medio de sus obras. Por lo tanto, aquellos no tienen ninguna excusa: en efecto, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron ni le dieron gracias como corresponde. Por el contrario, se extraviaron en vanos razonamientos y su mente insensata quedó en la oscuridad. 
Es lo que justificará a los hijos de la Luz de los hijos de las tinieblas: como dice el Evangelio de San Juan, la Luz ha venido al mundo, pero las tinieblas no han querido recibirla para que no sus obras no sean manifiestas.
Toda la Creación canta y testifica la Gloria de Dios, hoy es más manifiesta que antiguamente, cuando se creía que la Tierra era el centro del mundo y que el sol, la luna y las estrellas eran simples luminarias. Hoy día con los observatorios, se sabe que hay miles de millones de galaxias y de estrellas, y Jesús dijo a María Valtorta, que hay millones de mundos habitados más grandes y mejores que el nuestro.

Haciendo alarde de sabios se convirtieron en necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por imágenes que representan a hombres corruptibles, aves, cuadrúpedos y reptiles. 
Hoy día al conocer la inmensidad de todo lo creado, se advierte un hecho inaudito: la mayoría de la gente, en vez de ser aún más creyente, se ha olvidado de Dios, a pesar de conocer la inmensa complejidad de todo el universo tanto sideral como microscópico,  y animal, que obedecen a leyes impuestas por el Creador para asegurar su supervivencia, y que son de una complejidad y de una sabiduría que escapa a nuestros conocimientos.

Por eso, dejándolos abandonados a los deseos de su corazón, Dios los entregó a una impureza que deshonraba sus propios cuerpos, ya que han sustituido la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a las criaturas en lugar del Creador, que es bendito eternamente. Amén. 
Dios deja libertad absoluta al género humano, cuando Dios ya no manda su Gracia lo que ocurre cuando se ha abandonado las Leyes de Dios, vienen las aberraciones increíbles: y se promulgan leyes que permiten el matrimonio entre tres hombres o mujeres, y hasta entre un ser humano y un animal, lo que hace que hasta los demonios están horrorizados.




Salmo 19(18),2-3.4-5.

El cielo proclama la gloria de Dios 
y el firmamento anuncia la obra de sus manos;
un día transmite al otro este mensaje 

y las noches se van dando la noticia. 
Sin hablar, sin pronunciar palabras, 
sin que se escuche su voz, 

resuena su eco por toda la tierra 
y su lenguaje, hasta los confines del mundo. 
Allí puso una carpa para el sol.



El día transmite este mensaje, significa que toda la Creación demuestra la existencia de Dios, y las noches se van dando las noticias indica que nuestra inteligencia y sentido común, grabados en la Conciencia por Dios al crear cada alma, nos dicen que está presente. Dios se comunica a todos los hombres sin palabras, solo con sentimientos: es la alegría que nos inunda cuando cometemos una buena acción, y el pesar cuando hemos pecado contra la Ley de Dios. 




Lucas 11, 37-41.



Cuando terminó de hablar, un fariseo lo invitó a cenar a su casa. Jesús entró y se sentó a la mesa. El fariseo se extrañó de que no se lavara antes de comer. 
Pero el Señor le dijo: "¡Así son ustedes, los fariseos! Purifican por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de voracidad y perfidia. ¡Insensatos! El que hizo lo de afuera, ¿no hizo también lo de adentro? Den más bien como limosna lo que tienen y todo será puro.
El Fariseo en nuestros días es el que cumple con las obligaciones de la Iglesia, es el que frecuenta los templos y asiste a las ceremonias religiosas, pero no tiene caridad con sus semejantes, se cree que Dios solo quiere que asistamos a las ceremonias, pero que no exige ningún cambio de conducta, siguen egoístas, explotadores con los que tienen a su servicio, y se toman por el centro del mundo, y que todos tienen que rendirles pleitesía, porque son egoístas y soberbios.