MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 25 de agosto de 2018

PROFUNDAS REFLEXIONES SOBRE LA ETERNIDAD DE DIOS, Y LA MISIÓN DE JESÚS EL ETERNO INMOLADO, QUE ES LA BARCA DE NOÉ DEL ALMA.






LOS QUE NO QUIEREN RECIBIR A DIOS, SON COMO LOS QUE NO DIERON POSADA
 A LA VIRGEN MARÍA PORQUE LA TENÍAN LLENA DE GENTE.
TUVO QUE DAR A LA LUZ EN UNA CUEVA QUE
SIMBOLIZA A LOS POBRES DE ESPÍRITU.


Extraordinaria explicación de Jesús a la gran mística italiana María Valtorta, sobre la Eternidad de Dios, que vive fuera del tiempo, y que rige todo el Universo con sus millones de mundos habitados; la misión de Jesús que es el Verbo de Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad, que se autodefine como el eterno Inmolado, es intentar nacer en las almas para salvar con su Sacrificio a todos  los que lo aceptan en su Corazón, que es su morada en las almas. Pero Él no puede nacer en un corazón, cuando este está repleto de gente, lo que simboliza a los ricos, que alojan en el todos sus deseos y sus querencias. Dios tiene que nacer en un alma pobre y humilde, no puede habitar en almas llenas de ajetreo y de otros huéspedes que distraen las tres potencias del alma, que son memoria, entendimiento y voluntad, que están estrechamente ligadas a la Santa Fe, la Esperanza y la Caridad, es decir a Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo.


DE LOS CUADERNOS DE MARÍA VALTORTA
(28 De Agosto de 1.943)


Dice Jesús:

“Cuando Yo digo ser “el Eterno Inmolado” no digo un concepto nuevo. Quienes estuvieron más cerca de Mí – Pedro y Juan – tienen el mismo concepto. Ni pueden tenerlo distinto todos los que meditan sobre las obras del Padre, del Hijo y del Espíritu.
Tal vez, a vosotros, hombres os causa estupor que Dios, sabiendo por su infinita inteligencia todas las cosas, haya procedido a crear el hombre, y casi os preguntáis si Dios sabía o no sabía todo lo que  el hombre iba a cometer.
¡Oh! ¡Lo sabía! Nada es desconocido al Dios Uno y Trino. Todos los acontecimientos del Universo: nacimientos y muertes de planetas, formarse o disgregarse de nebulosas, vida o muerte sobre los astros lanzados en el espacio, cataclismos, explosiones, son conocidos eternamente por el Eterno. Y del mismo modo, eternamente son conocidos todos los sucesos de la Tierra: uno de los millones de mundos creados por Dios, el que a vosotros es conocido porque sois sus habitantes.
Están todos los científicos buscando afanosamente cualquier rastro de vida en el cosmos, con telescopios y radares cada vez más potentes y sofisticados, y ya se han detectado planetas semejantes a la Tierra que tienen la posibilidad de albergar vida inteligente. Desgraciadamente, están situados a una distancia tal que se tardarían millones de años para alcanzarlos, viajando a la velocidad de la Luz. Jesús dijo a María Valtorta que hay millones de mundo habitados más grandes y mejores que el nuestro, que solo podremos ver con la inteligencia de Dios en el otro mundo.
Sin duda alguna, creo que si en esos planetas, hubiera surgido un pecado original, Jesús, el eterno Inmolado hubiera aparecido allí para devolver la Vida a sus moradores.

Y eternamente son conocidos todos los acontecimientos del hombre tomado como habitante de la Tierra. Antes que Adán existiera Dios sabía que Adán pecaría. Y con él pecarían, mediante milenios la raza de Adán. Ni uno de los pecados de los hombres, ni una de las virtudes de los hombres, son desconocidos por nuestra Sabiduría, sea en el momento que acontecen, sea por un tiempo tan anticipado que no tiene comparación con ningún límite de vuestro tiempo, remontándose hacia atrás en los siglos de los milenios hasta la existencia del tiempo: a la eternidad.
Jesús al vivir en un mundo donde no existe el tiempo, que es el eterno presente, como Dios uno y Trino, ha vivido todos los acontecimientos del Universo, crearse por Él, vivir y Morir, ha visto y ha acontecido el Juicio Universal, y sabe quien se salvará y quien será rechazado, es el misterio de la Predestinación.

Lanza la mirada a nuestra eternidad, ¡oh María! Sumérgete en este signo de Dios. Es como si tú fijas la mirada hacia un cielo limpidísimo y piensas que más allá de aquel azul, que te parece el límite, hay otro, otro, otro espacio ilimitado, cada vez más alto… Un vórtice de éter, un remanso de azul que cuanto más subes, más profundo se hace, ni le encuentras nunca el confín. Su azul, que es, que no es más que su no ser, como sustancia consistente. Su azul está hecho por millones incalculables de kilómetros de éter en el que danzan los mundos creados por mi Padre.
Extraordinaria explicación de la infinitud de Dios, que sería imposible llegar a entrever si no fuera por las distancias siderales del Universo, la belleza de la Creación y el orden con el que se desarrolla todos los elementos de la Creación, obedeciendo a leyes impuestas por la Sabiduría de la Majestad divina y Omnipotente.

Lo mismo es nuestra eternidad. ¡Es! ¿Cuándo comenzó? ¡Nunca! ¿Cuándo terminará? ¡Nunca! ¿Cuánto durará? ¡Siempre! ¿Desde cuándo dura? ¡Desde siempre!
Para nuestra naturaleza humana, nos es imposible entender lo que es la Eternidad, un niño pequeño lo comprende mejor que nosotros, cuando le preguntamos donde estaba antes de nacer, responde siempre: "Estaba con Dios"

Nunca. Siempre. Medita qué inmensa potencia hay entre esas dos palabras aplicadas a la Perfección. No vuestro “siempre” unido a vuestra breve vida y que no dura ni siquiera lo que dura la vida. No vuestro “nunca” sujeto a tan rápidas desmentidas. Sino nuestro “siempre” y nuestro “nunca” que no conocen  ninguna mengua y se revisten de nuestra Perfección.
A la hora de nuestra muerte, el mundo seguirá y nuevos inquilinos vendrán a ocupar nuestro lugar, todo el mundo sabe que estamos aquí de paso, pero muy poca gente se da cuenta de ello, son los que viven disfrutando de todos los placeres y que se olvidan de Dios y de sus hermanos, lo que acarreará, que Dios les pague con la misma moneda, Dios se olvidará también de ellos y no entrarán en la Vida eterna.

Nada está oculto para Dios. Nada. Y entonces, os preguntáis vosotros, pobres hombres ¿Por qué Dios ha creado el hombre?
¡Oh!, ¡que inútil por qué! ¿Quisierais juzgar vosotros la obra de Dios? ¿Hacer un proceso a sus acciones? Cuando estéis en la Gloria comprenderéis todos los misterios del por qué. Leeréis en la mirada del espíritu libre, páginas que ahora ignoráis, que ahora inútilmente queréis ojear, cayendo por vuestra inútil soberbia de hormigas que quieren perforar una montaña de mármol, en los más perniciosos errores.
Hay mucha más diferencia entre una hormiga y un monte de mármol que la que existe entre el hombre u Dios, porque Él es infinito y la montaña no lo es.

¡Cuántos misterios  estáis sumergidos en el misterio. Misterio de Dios, misterios de los porqués de Dios. Misterio de la segunda vida. Misterio de las leyes cósmicas. Misterio de las relaciones entre vuestro planeta y los otros mundos. Misterio entre las relaciones entre los vivientes sobre la Tierra y los que han pasado ya a la segunda vida.
Dios en su infinitud, se podrá llegar a entender cuando seamos semejantes a Él al verlo tal cual es, porque todo visión necesita una comparación con su propio ser, y al estar unidos a Dios podremos entonces ser semejantes, pero la infinitud de Dios solo se podrá entender con la eternidad, es decir a la vez poco a poco y fuera del tiempo, por eso San agustín dice que Dios es una belleza antigua y siempre nueva, y San Juan de la Cruz que los ángeles más subidos son los que mejor se dan cuenta de lo que les falta para llegar a conocer a Dios, por eso para ellos Dios es siempre nuevo.

Vuestra curiosidad humana, la necesidad de vuestra alma de volver a sus orígenes, os dan santas y no santas inquietudes.
Santas, cuando os empujan a obrar bien, deseando profundizar el misterio y la unión con el sobrenatural, que alcanza la perfección en la otra vida para sentiros menos exiliados fuera del Reino del espíritu, y para haceros cada vez más capaces de entender las palabras espirituales y merecer la vida espiritual que alcanza la perfección en la otra vida secreto que está más allá de la muerte. alcanza la perfección en la otra vida, en mi bienaventuranza.
Esto también es lo que dice San Juan de la Cruz, que lo propio del enamorado, que es el alma esposa de Cristo, es conocer los bienes de su Amado Esposo, que es Cristo Jesús, el Verbo de Dios.

No santas, cuando queréis, descartando la bella y sencilla Fe, imitar a Adán y conocer lo que no es útil por ahora conocer, violando el secreto, forzando celestiales puertas, molestando reposos paradisíacos, atravesando barreras intocables.
Esto está mal, hijos míos. Creedlo. Dejad a vuestro Dios la iniciativa de instruiros sobre los misterios del más allá. Él sabe hasta qué punto os puede introducir en el secreto del más allá de la muerte. Fiaos en vuestro Padre y Maestro. No queráis irrespetuosamente ir más allá del límite. No queráis querer más de lo que quiere Dios. Respetad.
Y aquí está otra vez la curiosidad malsana del hombre, que quiere franquear la "línea roja", que le ha marcado Dios para que no caiga en el pecado de soberbia de Lucifer: ser semejantes a Él. Dios no lo quiere y a los empedernidos en querer conseguirlo, ya que ha puesto libertad en este mundo, permite que el espíritu del mal engañe a esas almas atrevidas, como son los espiritistas, los que se creen dotados de poderes para ponerse en contacto con el ultramundo. 

Vaya esto para todos los que no se contentan con cuanto he dicho y quieren saber más ¿Pero creéis vosotros que si hubiera sido bueno saberlo, Yo habría desmemoriado a los tres resucitados del Evangelio? Sin embargo, ninguno de ellos dijo lo que hay en la otra parte. No siquiera Yo Verbo del Padre y Sabiduría infinita, os he revelado el misterio de la muerte y con él otros, cuyo conocimiento no es necesario para vuestra santificación, sino más bien es perjudicial para la misma.
Para que la fe no sea un contra sentido, es decir que haya una manifestación clara de Dios o de Satanás en la Tierra, es necesario que queden ocultos en este mundo las manifestaciones  ultraterrenas, si alguna vez Dios lo permite, por razones de Justicia, Dios tendría que permitir a Satanás manifestarse, es lo que sigue ocurriendo con los Santos: Cuando Él se manifiesta en las almas, como ocurre en los arrobamientos y éxtasis en las almas, dice San Juan de la Cruz, que Dios tiene que permitir al espíritu del mal, que se manifieste con todo su ser en las almas, son los ataques del Demonio a las almas de los Santos, ataques físicos o espirituales en los cuales aterroriza las almas.

Creer es más alto que conocer. Creer es amar. Lo vuelvo a decir. Creed por lo tanto que si Dios os ha creado ha sido por impulso de amor. Creedlo con amor para corresponder a tal amor.
Y con séptuplo amor creed que Yo, el eterno Inmolado, soy llamado así con justa palabra porque, antes de que el tiempo existiera, Yo estoy destinado a ser inmolado para salvaros.
No ha iniciado mi holocausto con mi vida corporal. No. Existía antes de que Yo me hiciera carne en el seno de la Virgen. No ha iniciado con la expulsión de Adán. No. Existía antes de que Adán pecara. No ha iniciado cuando el Padre dijo: “Hagamos el hombre”. No. Existía antes de tal pensamiento creativo.
Y es que Dios nunca tiene un antes y un después, es siempre el mismo. Él se presenta a nosotros, que creemos que todo lo que ocurre es una novedad, pero para Dios, nada es novedad, todo estaba previsto, y sabe cual es el desenlace final, que depende de la voluntad del hombre, ya que es él que escoge libremente su camino. 

El holocausto, cumplido por la segunda Persona de Nuestra Trinidad santa, es como el latido en el centro del eterno corazón de nuestro ser, desde siempre. Desde siempre, ¿entiendes? Eterno como Nosotros somos eternos. Todo previsto y todo preordenado, eternamente.

Yo soy el eterno Inmolado, la Víctima eterna. Aquel que os comunica su Sangre para curaros de las enfermedades de las culpas, Aquel que os robusteza con ella en Dios. Aquel que os da todas las certezas de la fe y de la esperanza y os nutre con su caridad para que podáis creer, vivir en Dios, santificaros por medio de la Palabra que no muere y que no permite que muera quien se nutre de ella.

Creed en Mí, amigos míos, y pedidme la Gracia de creer cada vez más. La Luz de la Fe y la de la Caridad os permitirán ver cada vez más claramente a vuestro Dios, vuestro Jesús, ya desde esta vida”.