MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 11 de octubre de 2012

PALABRAS DE JESÚS: EL MUNDO HABRÍA DESAPARECIDO SI NI FUERA POR MARÍA

 ANTIGUO CUADRO DEL REFUGIO DE GRANADA 
PUES MEIZISTEIS TAL FABOR
QUE ME ELIJISTEIS POR MADRE
OS RUEGO A BOS COMO PADRE 
PERDONEIS AEL PECADOR




EN ESTE CUADRO DEL SIGLO XVI, QUE CONTIENE UN MENSAJE EN CASTELLANO ANTIGUO, SE VE A NUESTRA MADRE DE RODILLAS, CON UN PAÑUELO EN LA MANO, PARA SECAR SU LLANTO, IMPLORANDO A DIOS MISERICORDIA PARA LOS PECADORES

PALABRAS IMPRESIONANTES DE JESÚS SOBRE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, SU MADRE, QUE DEJARÁN A TODOS LOS PROTESTANTES QUE LA MENOSPRECIAN COMPLETAMENTE ASOMBRADOS.


Palabras nunca oídas sobre la Santísima Virgen María, que solo pueden venir de la mente de Dios, y que sobrepasa la compresión humana. Solo Jesús, como Hijo de Dios y de María, puede demostrar con esas reflexiones arcanas e inconcebibles para un ser humano, la grandeza de María, su poder como Madre de la Humanidad, que ella también, como Corredentora, ha rescatado con su tremenda pasión, lo que la hace puente entre Dios y la Humanidad.

Naturalmente, para que su acción sea eficaz, la humanidad debe comportarse como un niño con su madre: amarla, obedecerla y complacerla, sin esas condiciones necesarias, los hombres se precipitarán en el abismo, que ya está presentando sus credenciales: Atroz persecución a los cristianos, muerte y martirio de inocentes, crisis económica, sequías, inundaciones, terremotos, huracanes, y sufrimientos de todas clases provocadas por el pecado, y el abandono de la Ley de Dios.





 Esta medalla de la Stma. Virgen del Perpetuo Socorro,  con  el Santo y Seña de las almas para acceder al Reino de los Cielos: "¡Oh, María sin pecado concebida, rogad por nos que recurrimos a Vos", es lo que nos permitirá acceder al Reino Eterno de la Felicidad, el Reino de Dios, meta soñada.                                     




REVELACIONES DE JESÚS A MARÍA VALTORTA


Dice Jesús:

“La Eucaristía es mi Sangre y mi Cuerpo. ¿Pero habéis pensado alguna vez que esa Sangre y ese Cuerpo han sido formados con la sangre y la leche de María?

Ella, la Purísima que acogió al Cielo en su seno vistiendo con sus carnes de candor inmaculado al Verbo del Padre después de las bodas divinas con el Espíritu Santo, no se ha limitado a generar el Salvador: le ha nutrido con su leche. Por lo cual, vosotros, hombres que os alimentáis de Mí, mamáis la leche de María que se ha hecho sangre en Mí.

La leche virginal. ¿Cómo podéis por tanto permanecer tan a menudo esclavos de la carne, si desciende en vosotros, junto con mi Sangre, esta leche inmaculada? Es como si una fuente de Pureza celestial vertiera en vosotros, su chorro de agua ¿Y no os deja limpios? ¿Cómo podéis ser así cuando en vosotros circula la leche de la Virgen y la Sangre del Redentor? Cuando os acercáis en mi mesa es como si acercareis vuestra boca al pecho castísimo de la Madre.

Pensadlo, hijos que poco os amáis. Yo estoy contento de que maméis de este pecho del que recibí el alimento. Pero quisiera que, como infantes nutridos por un pecho, aumentara en vosotros la vida, quisiera que crecierais y os robustecierais. La leche de la nodriza comunica, además de la vida material, tendencias morales. ¿Cómo podréis vosotros, nutridos de ese pecho purísimo, no tomar semejanza espiritual de María? Ella os estrecha al pecho, tan flacos, enfermos y sucios como estáis. Y os limpia, os nutre, os lleva ante su Primogénito porque quiere que le améis.

Si no fuera por los cuidados de María, las oraciones de María, la raza humana ya no existiría. La hubiera cancelado porque verdaderamente vuestro vivir ha tocado lo profundo del Mal y la Justicia está herida, y la Paciencia está colmada, y el castigo está preparado. Pero está María que os ampara con su manto, y aunque Yo puedo, solo con volver la mirada, hacer que se postre el Paraíso y también los astros, nada puedo contra mi Madre.

Soy su Dios, pero sigo siendo su Niño. Sobre este corazón he reposado en el primer sueño de niño, y en el último de la muerte, y conozco todos los secretos de ese corazón. Sé por tanto, que castigaros sería traspasar de dolor a la Madre del género Humano, a la Madre verdadera, que siempre espera poder conduciros a su Hijo.

Soy su Dios, pero ella es mi Madre. Y Yo, perfecto en todo, os soy Maestro también en esto: en el amor por la Madre. A quien aún cree, en el mundo, Yo  digo: “La salvación del Mundo está en María”.

Si supierais como Dios se retira en lo profundo, ante la marea, cada vez más creciente de los delitos que cometéis, vosotros deicidas, vosotros fratricidas  vosotros violadores de la Ley, vosotros fornicarios, vosotros adúlteros, vosotros ladrones, vosotros sentina de vicios, temblaríais. Pero os habéis vuelto necios.

Antes era Yo el puente entre el mundo y el Cielo, pero verdaderamente, ante vuestra insistencia en el Mal, Cristo se retira como en otro tiempo en Jerusalén porque “la hora aún no ha llegado” y Cristo, antes de la hora, os deja en vuestro Mal para que lo cumpláis.

Ahora María queda como el único puente. Pero si la despreciáis también a Ella, seréis aplastados. No permito que sea escarnecida aquella a quien el Espíritu Santo descendió para generarme, Hijo de Dios y Salvador del Mundo.