MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

martes, 16 de junio de 2015

SI ALGUNA VEZ ME ASALTAN LA TRISTEZA O EL MIEDO, TÚ, MADRE MÍA ME SOSTIENES (Santa Teresita)






La Santísima Virgen del Carmen sostiene siempre a sus hijos




En la Vida de Santa Teresa de Jesús he leído que Dios le dio la gracia de ver las almas subir al Cielo, dijo que subían aunque fueran muy ancianas con el aspecto de personas de unos treinta años, y que todas pasaban por el Purgatoria, menos una que lo evitó porque era muy adicta a las indulgencias. 

El Papa San Pio X, el día 8-6-1.908, concedió 300 días de Indulgencia para todos los que reciten esta preciosa oración, que recitamos en familia todos los días:




¡Augusta Reina de los Cielos y Maestra de los Ángeles!
Vos que habéis recibido de Dios el poder de aplastar la cabeza del dragón infernal, os pedimos humildemente que enviéis las legiones celestiales para qué bajo vuestras órdenes, persigan a los espíritus malignos, los combatan por todas partes, repriman su audacia y los precipiten al abismo.
¿Quién como Dios? - ¡Nadie hay como Dios!
¡Oh Buena y cariñosa Madre!
Vos seréis siempre nuestro amor y nuestra esperanza.
¡Oh divina Madre!, enviad los Santos Ángeles para defendernos
y rechazar muy lejos de nosotros el cruel enemigo.
Santos Ángeles y Arcángeles,
defendernos y guardarnos.









1 comentario:

  1. Preciosa oración que nos ayuda en nuestra vida diaria, para seguir caminando en la fe. La gran riqueza de nuestra amada Iglesia de la cual Ella es Madre.

    ResponderEliminar