MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 8 de febrero de 2016

LA MÁS HORRIBLE DE LAS ENFERMEDADES QUE LLEVAN A LA MUERTE DEL ALMA: EL PECADO MORTAL. SIN EL ARREPENTIMIENTO AMARGO Y SALUDABLE, JESÚS HABRÁ MUERTO INÚTILMENTE PARA MUCHOS



EL NOS AMÓ
¡Bienaventurado el que hace...de Jesús clavado
 en la Cruz su confidente; su consejero, su todo!
Todo en la vida, y todo en la muerte.




El gran triunfo de Satanás: hacernos creer que estamos todos redimidos por Jesús, sin poner absolutamente nada de nuestra parte; y que el pecado y la virtud son indiferentes a Dios, es el triunfo del relativismo, doctrina que han abrazado multitud de cristianos que tratan de fanáticos de la Edad Media a los que no comparten sus opiniones.

Y como tildan de no dogmáticas las apariciones de la Stma Virgen María de Fátima en donde enseño a los videntes el espectáculo espantoso del Infierno, miran para otra parte, a pesar de que la conciencia les  remuerde amargamente

Sin embargo, algunos no tienen reparo en negar el Dogma del Infierno, proclamado por el Concilio de Letrán, u otros como el Sr. Arzobispo con quien tuve el gusto de conversar, para no negar el Dogma, ¡dicen que por la gran Misericordia de dios, el Infierno está vacío!

Todas esas opiniones son una arma poderosísima para Satanás: las almas en pecado mortal, nunca podrán arrepentirse, ni volver por el camino de la Salvación, y su alma queda sepultada en la muerte eterna, ya que no hay arrepentimiento.

Y me pregunto: ¿Como puede ser que un Jerarca de esa categoría que ha estudiado durante más de 6 años Teología, filosofía, Dogmática, que conoce todos los extensos libros de la Biblia, que ha predicado, leído, escrito libros y dado conferencias y retiros espirituales, desconozca esta sencilla frase que tan bien explica San Juan de la Cruz: el que ama una cosa se hace semejante a ella, por esa sencilla razón, los que se dan a todos los vicios y a los pecados se hacen hijos del padre de todos esos vicios y pecados, que es Satanás, y el que se entrega a todas las virtudes Cristianas, se hace semejante a su Padre Dios.

Otras cosas que enseña la Tradición Cristiana predicada y refrendada por todos los Padres de la Iglesia y todos los grandes Santos: El que comete un pecado mortal, ya no es hijo de Dios, si llega a morir sin arrepentimiento sincero, proporcional a la culpa, se condena. Sin embargo ese Jerarca se ha permitido suprimir y cambiar todas las tradiciones y todas las enseñanzas de los Doctores de la Iglesia, y dice que todos somos hijos de Dios, y por eso Dios no puede mandar allí a un hijo suyo.

El otro día salio el que es ahora Obispo, explicando el catecismo en una emisora de Radio, diciendo que el Sacerdote ¡tiene que seguir a su Obispo, como Jesús sigue a su Padre!(sic)

Naturalmente los herejes que predican esa Doctrina, tendrán que rendir cuentas a Dios Todopoderoso por la muerte de esas almas que han contribuido a condenar. ¡Bienaventurados los que tienen hambre y sed de Justicia, porque ellos serán hartos!



Del poema del Hombre-Dios de Mª Valtorta (3-3-1.945)
Palabras de Jesús a sus Apóstoles sobre la muerte


   [...] Estamos frente a la muerte. Yo lo estoy. Otros también lo están ¿Quienes? ¿Quieres saber quien, Pedro? Todos. La muerte avanza hora a hora y aferra a quien menos se lo espera. Pero es que incluso aquellos que tienen mucha vida que tejer, hora a hora están frente a la muerte, pues que el tiempo es un relámpago frente a la eternidad y en la hora de la muerte hasta la vida más larga se reduce a nada, y las acciones de lejanos decenios, hasta los de la primera edad, vuelven en masa para decir: "Mira: ayer hacías esto". 
    ¡Ayer! ¡Siempre es ayer cuando uno se muere! ¡Y siempre es polvo el honor y el oro que tanto anheló la criatura! ¡Pierde todo sabor el fruto por el que se perdió el juicio! ¿La mujer? ¿La bolsa? ¿El poder? ¿La ciencia? ¿Qué queda? ¡Nada! Solo la conciencia y el juicio de Dios, juicio al que la conciencia va pobre de riquezas, desnuda de humanas protecciones, cargada solo de sus obras.

    "Tomen su sangre y tiñan con ella las jambas y arquitrabe y el Ángel no arremeterá a su paso, contra las casas en que esté el signo de la sangre". Tomad mi Sangre. Ponedla no en las piedras muertas sino en el corazón muerto. Es la nueva circuncisión. Y Yo me circuncido por todo el mundo. 

    No sacrifico la parte inútil, sino que quebranto mi magnífica, pura, sana virilidad, completamente la sacrifico y de los miembros mutilados, de las venas abiertas, tomo mi Sangre y trazo sobre la Humanidad anillos de salvación, anillos de eterno desposorio con el Dios que está en los Cielos, con el Padre que espera, y digo: Mira, ahora no puedes rechazarlos porque rechazarías tu Sangre".


"Y Moisés dijo: "...y luego sumergid un manojo en la sangre y asperjad con sangre las jambas´". ¿No basta entonces la Sangre? No basta. A mi Sangre debe unirse vuestro arrepentimiento. 

Sin el arrepentimiento, amargo y saludable, inútilmente Yo para vosotros moriré.





No hay comentarios:

Publicar un comentario