MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 3 de julio de 2017



Es en medio de las espinas que encontrarás a mi Corazón
Ese corazón que te ama y que te llama.


Las tres potencias del alma que son memoria, entendimiento y voluntad, son las tres profundas cavernas del sentido que están hechas para contener a la Santísima Trinidad. Corresponden a la Santa Fe, don de Dios Padre; la Esperanza aportada por el Hijo y el Amor que es el Espíritu Santo, otorgado por la Redención de Jesús con la Glorificación de la Cruz previa a su gloriosa Resurrección, que da entrada al Espíritu Paráclito que llena la voluntad de Amor y de Fuerza, que siempre están unidas y se interrelacionan entre ellas.





DE LOS CUADERNOS DE MARÍA VALTORTA
 (3 de Julio de 1.944)



Dice Jesús:

“Habéis levantado en mi honor suntuosas catedrales y la Cruz de mi Hijo proclama por doquier nuestra bondad y vuestra devoción.
Más, ¿la palabra de la Cruz corresponde a la de vuestro espíritu? También sobre las tumbas de los Faraones están narrados episodios  que proclaman su eternidad y la fidelidad de sus súbditos. Más, ¿Para qué sirven? Esos reyes, de los que está escrito: “sois inmortales”, ya están bien muertos como muertos están sus súbditos. La realidad es eso: polvo, muerte, olvido, nada y las palabras proclaman sobre las tumbas vanas las profesiones de fe.

¿Acaso no sucede lo mismo con vosotros? ¿Qué valor tienen los templos si no están vivificados por vuestro amor? ¿Pueden bastarme? ¿Pueden ser dignos de Mí? Se ha dicho: “El Altísimo no habita en Templos hechos por la mano del hombre” (Hechos 7, 48). Lo han dicho refiriéndose al Templo de Salomón, que es la casa más suntuosa que el hombre levantó en mi honor. Ahora mi Hijo vive en todas las Iglesias por su infinita bondad de Redentor y Amigo. ¿Más, donde podemos hacer nuestra morada Yo, el Padre y el Espíritu Paráclito?

Nuestro Templo – que no está hecho por manos humanas, pues lo creó mi Potencia – es vuestro espíritu. ¡Y son muy raros los espíritus en los que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo pueden reunirse para morar y descansar, como en un engalanado cenáculo! Del mismo modo que la unión de las tres personas obró y obra todos los prodigios de la Creación y todos los milagros del amor, nuestra morada en el espíritu que nos acoge, obra prodigios cuya amplitud se conocerá en la segunda vida.

Y el mundo se asombrará al conocerlos. ¡Qué humillación sufrirán los que se creyeron “grandes”, “sabios”, “potentes” y criticaron, atacaron, atormentaron las almas que eran dilectas para Nosotros, cuando vean tanta sabiduría, cuanta grandeza y poder se albergaba en ellas, porque en ellas, estábamos Nosotros!

Vuelvo a decirlo: “El Altísimo no habita en Templos humanos, Su morada está en el espíritu del hijo fiel”.






No hay comentarios:

Publicar un comentario