MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 4 de enero de 2018

PALABRAS DE SAN PABLO SOBRE LA HEREJÍA DEL PUEBLO JUDÍO QUE SE CONVERTIRÁ PORQUE SON HEREDEROS DE LA PROMESA A SUS PADRES.








San Pablo a los Romanos 9, 1-5


Digo la verdad en Cristo, no miento, y mi conciencia me lo atestigua en el Espíritu Santo. 
Siento una gran tristeza y un dolor constante en mi corazón. 
Yo mismo desearía ser maldito, separado de Cristo, en favor de mis hermanos, los de mi propia raza. 
Ellos son israelitas: a ellos pertenecen la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto y las promesas. 
A ellos pertenecen también los patriarcas, y de ellos desciende Cristo según su condición humana, el cual está por encima de todo, Dios bendito eternamente. Amén. 
Palabras de San Pablo, que denotan una profunda y auténtica tristeza por la ceguera de los israelitas, que eran el único pueblo de toda la Tierra escogido por Yahvé para recibir su Ley a través de Moisés, y confirmar la promesa de la venida del Mesías para conquistar al mundo entero.
Desgraciadamente, el pueblo israelita se rebeló muy a menudo contra su Dios que los había liberado de la esclavitud de Egipto, y a pesar de haber visto milagros portentosos de Dios como abrir el Mar Rojo para permitirles el paso, engullendo a los ejércitos egipcios que los perseguían, se siguieron rebelando contra su Dios en el desierto, culminando su pecado con la adoración del becerro de oro.
Como siempre, fue la soberbia que transformó a Lucifer el Ángel más subido de la Creación en un demonio, y fue lo que perdió a los israelitas que negaron a Cristo, su nacionalismo exacerbado que les hizo creer en un Mesías que iba a dominar el mundo entero por la fuerza, y no por el Amor que es la verdadera fuerza del espíritu. 





Salmo 147,12-13.14-15.19-20.


¡Glorifica al Señor, Jerusalén, 
alaba a tu Dios, Sión!
El reforzó los cerrojos de tus puertas 
y bendijo a tus hijos dentro de ti.

El asegura la paz en tus fronteras 
y te sacia con lo mejor del trigo. 
Envía su mensaje a la tierra, 
su palabra corre velozmente;

Revela su palabra a Jacob, 
sus preceptos y mandatos a Israel:
a ningún otro pueblo trató así 
ni le dio a conocer sus mandamientos.

De la misma manera que Lucifer que era el ángel más subido, fue rechazado del Cielo, y enviado a la Tierra, para ayudar a separar la cizaña del trigo, Israel, hasta su conversión a Cristo, que según las profecías volverá a reconocer al Mesías al final de los tiempos, será el Pueblo de Dios, con la la Santa Iglesia Católica que ha sabido reconocer en Jesús el Sublime Redentor, el Mesías prometido insistentemente en todas las Profecías del AntiguoTestamento.




Lucas 14,1-6.


Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Delante de él había un hombre enfermo de hidropesía. 
Jesús preguntó a los doctores de la Ley y a los fariseos: "¿Está permitido curar en sábado o no?". Pero ellos guardaron silencio. Entonces Jesús tomó de la mano al enfermo, lo curó y lo despidió. 
Y volviéndose hacia ellos, les dijo: "Si a alguno de ustedes se le cae en un pozo su hijo o su buey, ¿acaso no lo saca en seguida, aunque sea sábado?". A esto no pudieron responder nada. 
Estas personas que predican y cumplen al pie de la letra los mandamientos, han existido, existen y existirán siempre. Hoy día existen toda una serie de individuos, que se creen que los que no están bautizados por la Iglesia, los que no van a misa, todos los que se suicidan están condenados, y lo que es peor, que los niños que mueren sin bautizarlos no pueden entrar en el Cielo, lo que producía una gran pena a Santa Teresa del niño Jesús. Se apoyan en palabras de Papas del Siglo pasado, en donde no se enterraban en camposantos los suicidados, a los niños no bautizados, o los que no eran creyentes.

Además, en esa época todos los ricos tenían servidumbre, que eran creyentes de segunda clase, y que para entrar en sus casas tenían que pasar por la puerta de servicio, incluso en las obispalías, a pesar de que Jesús dijo que está en los Pobres y los humildes.