MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

martes, 17 de octubre de 2017









San Pablo a los Romanos 1, 16-25.

Yo no me avergüenzo del Evangelio, porque es el poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos en primer lugar, y después de los que no lo son. 
En el Evangelio se revela la justicia de Dios, por la fe y para la fe, conforme a lo que dice la Escritura: El justo vivirá por la fe. 
En efecto, la ira de Dios se revela desde el cielo contra la impiedad y la injusticia de los hombres, que por su injusticia retienen prisionera la verdad. 
Esta palabra que habla de la ira de Dios, si fuera pronunciada por un creyente de hoy día, atraería hacia él el desprecio y el ostracismo de toda la comunidad católica de hoy, que en su gran mayoría es relativista, y predica como un mantra el dios "merengue".
Porque todo cuanto de se puede conocer acerca de Dios está patente ante ellos: Dios mismo se lo dio a conocer, ya que sus atributos invisibles -su poder eterno y su divinidad- se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación del mundo, por medio de sus obras. Por lo tanto, aquellos no tienen ninguna excusa: en efecto, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron ni le dieron gracias como corresponde. Por el contrario, se extraviaron en vanos razonamientos y su mente insensata quedó en la oscuridad. 
Es lo que justificará a los hijos de la Luz de los hijos de las tinieblas: como dice el Evangelio de San Juan, la Luz ha venido al mundo, pero las tinieblas no han querido recibirla para que no sus obras no sean manifiestas.
Toda la Creación canta y testifica la Gloria de Dios, hoy es más manifiesta que antiguamente, cuando se creía que la Tierra era el centro del mundo y que el sol, la luna y las estrellas eran simples luminarias. Hoy día con los observatorios, se sabe que hay miles de millones de galaxias y de estrellas, y Jesús dijo a María Valtorta, que hay millones de mundos habitados más grandes que el nuestro.

Haciendo alarde de sabios se convirtieron en necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por imágenes que representan a hombres corruptibles, aves, cuadrúpedos y reptiles. 
Hoy día al conocer la inmensidad de todo lo creado, se advierte un hecho inaudito: la mayoría de la gente, en vez de ser aún más creyente, se ha olvidado de Dios, a pesar de conocer la inmensa complejidad de todo el universo tanto sideral como microscópico,  y animal, que obedecen a leyes impuestas por el Creador para asegurar su supervivencia, y que son de una complejidad y de una sabiduría que escapa a nuestros conocimientos.

Por eso, dejándolos abandonados a los deseos de su corazón, Dios los entregó a una impureza que deshonraba sus propios cuerpos, ya que han sustituido la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a las criaturas en lugar del Creador, que es bendito eternamente. Amén. 
Dios deja libertad absoluta al género humano, cuando Dios ya no manda su Gracia lo que ocurre cuando se ha abandonado las Leyes de Dios, vienen las aberraciones increíbles: y se permiten leyes que permiten el matrimonio entre tres hombres o mujeres, y hasta entre un ser humano y un animal, lo que hace que hasta los demonios están horrorizados.




Salmo 19(18),2-3.4-5.

El cielo proclama la gloria de Dios 
y el firmamento anuncia la obra de sus manos;
un día transmite al otro este mensaje 

y las noches se van dando la noticia. 
Sin hablar, sin pronunciar palabras, 
sin que se escuche su voz, 

resuena su eco por toda la tierra 
y su lenguaje, hasta los confines del mundo. 
Allí puso una carpa para el sol.

El día transmite este mensaje, significa que toda la Creación demuestra la existencia de Dios, y las noches se van dando las noticias indica que nuestra inteligencia y sentido común, grabados en la Conciencia por Dios al crear cada alma. Dios se comunica a todos los hombres sin palabras, solo con sentimientos: es la alegría que nos inunda cuando cometemos una buena acción, y el pesar cuando hemos pecado contra la Ley de Dios. 




Lucas 11, 37-41.


Cuando terminó de hablar, un fariseo lo invitó a cenar a su casa. Jesús entró y se sentó a la mesa. El fariseo se extrañó de que no se lavara antes de comer. 
Pero el Señor le dijo: "¡Así son ustedes, los fariseos! Purifican por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de voracidad y perfidia. ¡Insensatos! El que hizo lo de afuera, ¿no hizo también lo de adentro? Den más bien como limosna lo que tienen y todo será puro.
El Fariseo en nuestros días es el que cumple con las obligaciones de la Iglesia, es el que frecuenta los templos y asiste a las ceremonias religiosas, pero no tiene caridad con sus semejantes, se cree que Dios solo quiere que asistamos a las ceremonias, pero que no exige ningún cambio de conducta, siguen egoístas, explotadores con los que tienen a su servicio, y se creen el centro del mundo, se creen que todo el mundo tiene que rendirles pleitesía, pero son egoístas y soberbios.





sábado, 14 de octubre de 2017

HOMENAJE A SANTA TERESA DE JESÚS EN EL DÍA DE SU ONOMÁSTICA


Fotografía de Santa Teresa tomada en la Iglesia de las
 Carmelitas descalzas de Granada,
 



Jesús se apareció a una vidente y le confesó que las mujeres que más le amaron, aparte de la Virgen María, fueron en su vida María Magdalena y después Santa Teresa de Jesús. Está demostrado que murió de Amor, alcanzando el último grado de la Escala mística de según San Bernardo Santo Tomás, como lo explica tan bien San Juan de la Cruz.
En el último de los diez peldaños de esta escala, la unión mística es tan fuerte que el alma tiene que ver a su divino Esposo o morir.

El décimo y último grado de esta escala secreta de amor hace al alma asimilarse totalmente a Dios, por razón de la clara visión de Dios que luego posee inmediatamente el alma que, habiendo llegado en esta vida al nono grado, sale de la carne. Porque estos (pocos que son), por cuanto ya por el amor están purgadísimos, no entran en el purgatorio. De donde San Mateo dice: "Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios" (5, 8). Y, como decimos, esta visión es la causa de la similitud total del alma con Dios, porque así lo afirma San Juan diciendo. "Sabemos que seremos semejante a Él"; no porque el alma se hará tan capaz como Dios, porque esto es imposible, sino por todo lo que ella es, se hará semejante a Dios; por lo cual se llamará  y  será Dios por participación. 




Oración a Santa Teresa de Jesús
 de San Alfonso de Ligorio


Oh, Santa Teresa, Virgen seráfica, querida esposa de Tu Señor Crucificado, tú, 
quien en la tierra ardió con un amor tan intenso hacia tu Dios y mi Dios,
 y ahora iluminas como una llama resplandeciente en el paraíso, 
obtén para mi también, te lo ruego, un destello 
de ese mismo fuego ardiente y santo,
 que me ayude a olvidar el mundo, las cosas creadas,
aún yo mismo, porque tu ardiente deseo
 era verle adorado por todos los hombres.

Concédeme que todos mis pensamientos, deseos
 y afectossean dirigidos siempre a hacer la voluntad 
de Dios, la Bondad suprema, aun estando en gozo o en dolor,
porque solo Él es digno de ser amado
 y obedecido por siempre.

Obtén para mí esta gracia, tú que eres tan poderosa con Dios,
que yo me llene de fuego, como tú, con el santo amor de Dios.
Amén.




LECTURAS DE LA MISA DEL 14-10-2.017 EL JUICIO FINAL, LA ELIMINACIÓN DE LOS HIJOS DE LA PERDICIÓN Y EL TRIUNFO DE LOS ELEGIDOS.








EL ENAMORADO DE JESÚS, TIENE SUS PECADOS PERDONADOS, Y LA VIDA ETERNA ASEGURADA, PORQUE EL PERDÓN DEL SUPREMO JUEZ SOLO SE DA A LOS QUE TIENEN AMOR HACIA ÉL (PRIMER MANDAMIENTO DE LA LEY DE DIOS). PERO AMAR A DIOS, SIGNIFICA SEGUIR SUS MANDAMIENTOS, QUE EXIGEN SACRIFICIOS, Y RENUNCIAR AL MUNDO PARA QUE DIOS PUEDA POSEER EL ALMA, YA QUE ÉL NO CONVIVE CON EL PECADO DEL MUNDO CUANDO ENSUCIA ESA ALMA.

LAS ALMAS DEL PURGATORIO SOLO ENTRARÁN EN EL CIELO CUANDO HAYAN APRENDIDO A AMAR., LO QUE PUEDE SER UNA ESCUELA LARGA Y PENOSA, YA QUE LAS ALMAS QUE AHÍ SE ENCUENTRAN YA NO PUEDEN MERECER, NECESITAN POR ESO ORACIONES NUESTRAS PARA PODER PROGRESAR MÁS RÁPIDAMENTE, SIN EMBARGO TIENEN LA SALVACIÓN ASEGURADA, Y YA NO TIENEN LA HORRIBLE PRESENCIA DE SATANÁS

LOS QUE NUNCA PUEDAN APRENDER A AMAR, QUE HAN ESCOGIDO EL ODIO Y RECHAZADO EL AMOR, ESTARÁN APARTADOS DE DIOS, Y SE ENCONTRARÁN ENCERRADOS PARA SIEMPRE EN EL INFIERNO, EN COMPAÑÍA DE LOS ESPANTOSOS DEMONIOS, CUYA FINALIDAD ES SEGUIR AUMENTANDO EL SUFRIMIENTO DE ESAS DESGRACIADAS ALMAS.


Joel 4,12-21.

¡Que despierten y suban las naciones al valle de Josafat! Porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor. 
Esta es la orden que da Dios a su ángel para que al fin del mundo despierte a todos los muertos de la tierra y del mar para el Juicio final que se celebrará en el Valle de Josafat, lugar simbólico del otro mundo, ya que la Tierra habrá desaparecido.

Pongan mano a la hoz: la mies está madura; vengan a pisar: el lagar está lleno; las cubas desbordan: ¡tan grande es su maldad! 
¡Multitudes innumerables en el valle de la Decisión! Porque se acerca el Día del Señor en el valle de la Decisión. El sol y la luna se oscurecen, las estrellas pierden su brillo. 
Es la cosecha de la muerte, se ha segado el trigo, que simboliza los hijos de Dios, y se ha pisado la uva en las cubas de la ira de Dios que simboliza el lugar de los hijos de las tinieblas.

El Señor ruge desde Sión y desde Jerusalén hace oír su voz: ¡tiemblan el cielo y la tierra! ¡Pero el Señor será un refugio para su pueblo, un resguardo para los israelitas! Así ustedes sabrán que yo soy el Señor, su Dios, que habito en Sión, mi santa Montaña. Jerusalén será un lugar santo, y los extranjeros no pasarán más por ella. 
Jesús como Juez supremo estará emitiendo su juicio inapelable desde su trono que es Sión, en su Reino que es la Jerusalen celestial, en donde ya no serán admitidos los extranjeros que simbolizan los hijos de las tinieblas.

Aquel día, las montañas destilarán vino nuevo y manará leche de las colinas; por todos los torrentes de Judá correrán las aguas, y brotará un manantial de la Casa del Señor, que regará el valle de las Acacias. 
Esta es la descripción del Reino de Dios, el vino nuevo y la leche de las colinas son los alimentos celestiales que recibirán las almas de Dios, los torrentes que riegan el valle de las acacias simbolizan el regadío del espíritu Santo, para las acacias, que son los que vivirán toda la eternidad.

Egipto se convertirá en una desolación y Edóm en un desierto desolado, a causa de la violencia cometida contra las hijos de Judá, cuya sangre inocente derramaron en su país. 
Egipto simboliza el reino de Satanás, que ha combatido en este mundo contra Dios y sus elegidos.

Pero Judá será habitada para siempre y Jerusalén por todas las generaciones.
Esta frase indica la estancia eterna de los elegidos que es la Jerusalen celestial. 

Yo vengaré su sangre, no la dejaré impune, y el Señor tendrá su morada en Sión. 
El Señor vengará la sangre derramada por Él y los elegidos, y Dios morará solo en su Reino.




Salmo 9 75-6. 11-12.

¡El Señor reina! Alégrese la tierra, 
regocíjense las islas incontables.
Nubes y Tinieblas lo rodean, 
la Justicia y el Derecho son 

la base de su trono.
Las montañas se derriten como cera 
delante del Señor, que es el dueño de toda la tierra.
Los cielos proclaman su justicia 

y todos los pueblos contemplan su gloria.
Nace la luz para el justo, 
y la alegría para los rectos de corazón.
Alégrense, justos, en el Señor 
y alaben su santo Nombre.




Lucas 11,27-28.

Cuando Jesús terminó de hablar, una mujer levantó la voz en medio de la multitud y le dijo: "¡Feliz el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron!". Jesús le respondió: "Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la practican".
Esta frase de Jesús, que es utilizada por nuestros "hermanastros" protestantes para denigrar nuestro amor a la Santísima Virgen María, se volverá contra ellos ya que María es la que mejor escuchó la Palabra de Dios y la que mejor la practicó, al contrario de lo que hicieron los seguidores de Lutero y de todas las miles de sectas que se rebelaron contra la Iglesia fundada por Jesús cuando tuvo que subir al Cielo, y dijo que estaría con nosotros hasta el fin del mundo.








viernes, 13 de octubre de 2017

COMENTARIOS SOBRE LAS LECTURAS DE LA MISA DEL VIERNES 13 DE OCTUBRE DE 2.017DE



¡DETENTE, EL CORAZÓN DE JESÚS ESTÁ AQUÍ!
QUE VENGA SU REINO
(100 días de Indulgencia cada vez
Pío IX, 14 de Junio de 1817)

Joel 1,13-15. 2,1-2.

¡Vístanse de duelo y laméntense, sacerdotes! ¡Giman, servidores del altar! ¡Vengan, pasen la noche vestidos de penitencia, ministros de mi Dios! Porque se ha privado a la Casa de su Dios de ofrenda y libación. Prescriban un ayuno, convoquen a una reunión solemne, congreguen a los ancianos y a todos los habitantes del país, en la Casa del Señor, su Dios, y clamen al Señor. ¡Ah, que Día! Porque está cerca el Día del Señor, y viene del Devastador como una devastación.
Esas lamentaciones y penitencia para los Sacerdotes y servidores del Altar de Dios, son hoy  más necesarias que nunca. Está cerrándose cada mes un convento de clausura en España por falta de vocaciones, que era el "pararrayos" que protegía al País de los castigos divinos por todas las aberraciones del relativismo moderno.
Leyes como el Aborto, la eutanasia activa, el matrimonio homosexual, con posibilidad de adopción de niños, matrimonio entre 3 personas como dijo el padre Willie Peña que se había producido en Puerto Rico, matrimonio entre una persona y un animal, como se ha votado en Canadá,  y el derecho de los niños a partir de los 14 años, a tener relaciones sexuales con adultos, a pesar de la negativa de los padres. Es decir que se ha votado una Ley que incapacita a los padres para ejercer su autoridad sobre sus hijos, capacitando al estado el poder de ejercerla. Leyes aprobadas por los Gobiernos, que son unas aberraciones tales que,  hasta hay demonios que se escandalizan de ellas, como  he leído que dijo Jesús a María Valtorta, cuyos escritos eran con la Biblia, la lectura favorita de la Madre Teresa de Calcuta,

¡Toquen la trompeta en Sión, hagan sonar la alarma en mi Montaña santa! ¡Tiemblen todos los habitantes del país, porque llega el Día del Señor, porque está cerca! ¡Día de tinieblas y oscuridad, día nublado y de sombríos nubarrones! Como la aurora que se extiende sobre las montañas, avanza un pueblo numeroso y fuerte como no lo hubo jamás, ni lo habrá después de él, hasta en las generaciones más lejanas. 




Salmo 9, 2-3.


Te doy gracias, Señor, de todo corazón 

y proclamaré todas tus maravillas.
Quiero alegrarme y regocijarme en ti, 
y cantar himnos a tu Nombre, Altísimo.

Escarmentaste a las naciones, 
destruiste a los impíos 
y borraste sus nombres para siempre.
Los pueblos se han hundido en la fosa que abrieron, 
su pie quedó atrapado en la red que ocultaron.

Pero el Señor reina eternamente 
y establece su trono para el juicio:
él gobierna al mundo con justicia 
y juzga con rectitud a las naciones.





Lucas 11,15-26.



Habiendo Jesús expulsado un demonio, algunos de entre la muchedumbre decían: "Este expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios". Otros, para ponerlo a prueba, exigían de él un signo que viniera del cielo. 

Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: "Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra. 
Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul. 
Si yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces. Pero si yo expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes. 
Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras, pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita el arma en la que confiaba y reparte sus bienes. 
El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama. 
Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo, piensa: 'Volveré a mi casa, de donde salí'. Cuando llega, la encuentra barrida y ordenada. Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio". 
Los demonios, como lo explica tan bien San Juan de la Cruz, obran siempre de la misma manera, sus hijos espirituales obran también así: ante cualquier desgracia, se ponen del lado del que sufre para hacerle creer que se compadecen de él y que intentan ayudarle, luego le introduce odio para el que es causante de su mal, cuando en realidad el mal está indirectamente ocasionado por esos mismos demonios. Con el veneno del odio inoculado, el alma muere poco a poco, ya que paraliza todas sus buenas obras, y la aleja definitivamente del amor de sus semejantes y por consiguiente de Dios, ya que ambos amores van siempre ligados.

Cuando Jesús expulsa los demonios de los posesos, les dice que vayan al templo para pagar lo que estaba estipulado por las Leyes de Moisés, y solo crea agradecimiento y alabanzas, todos los posesos y sanados se ponían a alabar a Dios en voz alta, y querían seguir a Jesús, defendiéndolo de la incredulidad de los Fariseos, como el ciego de nacimiento curado, que se enfrentó a los Fariseos y Sacerdotes.
Es la diferencia abismal entre las acciones del demonio, que genera violencia y odio y entre Jesús que genera Paz y Amor.










jueves, 12 de octubre de 2017

INTERPRETACIÓN MÍSTICA DE LAS LECTURAS DE LA FIESTA DE LA HISPANIDAD

RETABLO DE LA BASÍLICA DEL PILAR
EN ZARAGOZA







Malaquías 3,13-20 


Ustedes hablan duramente contra mí, dice el Señor, y todavía preguntan: "¿Qué hemos dicho contra ti?". Ustedes dicen: "Es inútil servir a Dios, ¿y qué ganamos con observar sus mandamientos o con andar enlutados delante del Señor de los ejércitos? 
Por eso llamamos felices a los arrogantes: ¡prosperan los que hacen el mal; desafían a Dios, y no les pasa nada!". 
Reflexión más actual que nunca, debido a la mentalidad hedonista que impera en el mundo, transmitida por todos los medios de comunicación, acompañada por una predicación de parte de la Jerarquía católica, que ha puesto como prioritaria la salud material en vez de la espiritual, y ha pintado un dios relativista insensible al pecado. Por esa razón, Dios manda al mundo avisos constantes, advirtiéndole que esa mentalidad conduce al abandono de la Providencia, es lo que está ocurriendo con los huracanes, el cambio del clima con las sequías, que provocan incendios catastróficos, los atentados terroristas, y la aparición de nuevas enfermedades desconocidas.

Entonces se hablaron unos a otros los que temen al Señor. El Señor prestó atención y escuchó: ante él se escribió un memorial, en favor de los que temen al Señor y respetan su Nombre. Ellos serán mi propiedad exclusiva, dice el Señor de los ejércitos, en el Día que yo preparo. Yo tendré compasión de ellos, como un hombre tiene compasión de su hijo que lo sirve.
En esos casos, cuando el mundo se olvida de Dios, y vienen todas esas catástrofes, Dios reune siempre un grupo de hombres temerosos de Dios, que la mayoría de las veces son personas humildes, y que adoran a Dios, reconociéndolo por Señor y Dueño del Universo, para que con su conducta y sus palabras, avisen a los demás. Es es lo que hicieron siempre los Profetas como Jonás en Nínive, para que así cambien de conducta y se arrepientan de los pecados, para evitar males mayores.

Ustedes volverán a ver la diferencia entre el justo y el impío, entre el que sirve a Dios y el que no lo sirve. 
 Desgraciadamente, lo que hicieron los habitantes de Nínive no se volverá a repetir, ya que ellos habían conservado la voz de su conciencia que les hacía ver la diferencia abismal que existe entre el pecado y la Virtud, que es lo que Satanás ha logrado borrar actualmente.

Porque llega el Día, abrasador como un horno. Todos los arrogantes y los que hacen el mal serán como paja; el Día que llega los consumirá, dice el Señor de los ejércitos, hasta no dejarles raíz ni rama. Pero para ustedes, los que temen mi Nombre, brillará el sol de justicia que trae la salud en sus rayos, y saldrán brincando como terneros bien alimentados. 
Todos sabemos por el Evangelio, que vendrá un día en que el mundo ya no podrá cambiar, porque se habrá impuesto ese relativismo enceguecedor, entonces aparecerá el Anticristo. y Dios tendrá que intervenir directamente, será la Victoria definitiva de Dios sobre Satanás, y se salvarán solo los que temen al Señor, que son los que ven claramente la diferencia entre el pecado y la Virtud. 




Salmo 1,1-2.3.4.6.

¡Feliz el hombre 
que no sigue el consejo de los malvados, 
ni se detiene en el camino de los pecadores, 
ni se sienta en la reunión de los impíos,
sino que se complace en la ley del Señor 
y la medita de día y de noche! 

El es como un árbol 
plantado al borde de las aguas, 
que produce fruto a su debido tiempo, 
y cuyas hojas nunca se marchitan: 
todo lo que haga le saldrá bien.

No sucede así con los malvados: 
ellos son como paja que se lleva el viento.
Porque el Señor cuida el camino de los justos, 
pero el camino de los malvados termina mal. 


Lucas 11, 5-13.


Jesús dijo a sus discípulos: 

"Supongamos que alguno de ustedes tiene un amigo y recurre a él a medianoche, para decirle: 'Amigo, préstame tres panes, porque uno de mis amigos llegó de viaje y no tengo nada que ofrecerle', y desde adentro él le responde: 'No me fastidies; ahora la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme para dártelos'. 
Yo les aseguro que aunque él no se levante para dárselos por ser su amigo, se levantará al menos a causa de su insistencia y le dará todo lo necesario. 
También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. 
Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre. 
¿Hay entre ustedes algún padre que da a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿Y si le pide un pescado, le dará en su lugar una serpiente? ¿Y si le pide un huevo, le dará un escorpión? 
Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan!".
Lo más importante para el alma es lo que dice Jesús en este Evangelio: la venida del Espíritu Santo, que se consigue siempre con una incesante oración, hasta "aburrir" a Dios, que es el que la guía para alcanzar la Vida Eterna. El hombre que recibe este don, se transforma de hijo de la carne, en Hijo de Dios, y Él lo tratará entonces como un padre en la Tierra trata a su hijo, dándole el pan del Cielo que es Jesús el maná del alma, en vez de la piedra que da Satanás, que fue la primera tentación que tuvo Jesús en el desierto: "transforma estas piedras en panes" y le dará el huevo, que contiene la Vida cuando eclosione para la Eternidad, en vez del escorpión que da el mundo y Satanás, que es el veneno que da la muerte eterna: el Infierno.
Eso es lo que dijo Jesús a sus discípulos, que busquemos el Reino de los Cielos, y todo lo demás se nos dará por añadidura, y que no tengamos preocupaciones de paganos, pensando que comeremos o como vestiremos, ya que Dios sabe de sobra lo que necesitamos.







lunes, 9 de octubre de 2017

¿DONDE ESTÁ DIOS? ¿COMO SE COMPORTA CON LAS ALMAS DE LOS JUSTOS Y DE LOS IMPÍOS?





JESÚS PERDONA A LOS PECADORES ARREPENTIODOS
PERO NO PUEDE PERDONAR A LOS IMPÍOS




Extraordinario comentario de Dios Padre a María Valtorta que explica de una manera muy clara donde está Dios, y las diferencias de estado de ánimo de su Majestad en las diversas ánimas donde mora. Es una confirmación de lo que dice San Juan de la Cruz en sus escritos, cuando explica los tres estados de presencia de Dios en las almas. 

-Dios está en todas ellas porque les da la vida, si no estuviera, morirían. Es la presencia esencial.
-Dios mora agradado en las almas de los justos y temerosas de Dios. Es la presencia por Gracia. 
-Dios no mora en las almas de los impíos, ya que es incompatible con el mal, porque como lo enseña la filosofía, dos contrarios no pueden subsistir en un mismo sujeto, es la presencia por acción espiritual.



De los Cuadernos de María Valtorta
(8 de Octubre de 1.944)

Hechos 17, 27-28

“En verdad, no estoy lejos de ninguno de vosotros. Basta que me busquéis –y, para encontrarme, ni siquiera es necesario ir a tientas como pobres ciegos – y me encontraréis.
¿Dónde estoy? ¿Dónde está ese Dios eterno? ¿Dónde está ese Señor del Cielo y de la Tierra, ese Creador de todos los hombres, derivados de aquel hombre, que fue la obra maestra de su creación, y que ahora es la piedra de toque de su bondad? ¿Acaso es necesario recorrer montes y valles, navegar por los mares, enfrentar los desiertos o, simplemente, salir de las casas y de las ciudades, para encontrarle en ciertos lugares especiales No es así. Es verdad que hay templos e iglesias elevados al culto y al nombre del Dios Omnipotente, y que en ellos está el sol sin ocasos de la Eucaristía, o sea, con mi Amado y Dilecto. Más ¿solo allí tenéis a Dios? No: Dios está en vosotros: regocijado en sus santos, paternal en sus hijos, severo en sus enemigos.
Yo estoy en vosotros. Vivo con mi Gracia, torrente de gozo y de paz, fuente de continuos favores, conminando con el único poder de la mirada, que no puede rehuirse y que es palabra de trueno y recriminación (en caso de que no baste mi palabra y el centelleo de Mi mirada para incitar la conciencia a su deber) y estoy en el espíritu de cada hombre. Estoy Yo, que soy el rey y Creador de cada hombre.
Quisiera estar dentro de cada espíritu. Estoy entre los justos como está la Sagrada forma en el ostensorio. En cambio, estoy como Ostensorio que resplandece en lo alto, pidiendo adoración, sobre los fieles de temerosa voluntad. Estoy entre relámpagos y truenos y airado resentimiento en lo alto de mi Gloria, y le digo a los rebeldes: “No vayáis más allá de los límites de vuestro mal; retroceded, purificaos, tomad la senda de la santidad si no queréis que os haga morir”.
Más, para buscarme, no es necesario ir a tientas. Yo estoy junto a vosotros y vosotros vivís, os movéis, y estáis siempre en el ámbito de mi Luz

¡Ay de los que llevan la contaminación de almas pecaminosas dentro de los límites santos! Con la palabra divina, que no miente, Yo os digo que seré benigno con quien, aun ignorando al dios verdadero, lo sirve igualmente según su instinto espiritual al servir a la bondad y a la moral. Más mi juicio será muy diferente hacia los que aun conociendo mi Nombre y mi Ley, destronan a Dios para dejar lugar a vicios e idolatrías. Los primeros siguen al “Dios ignoto” (Hechos 17, 23). Los segundos abandonan la mansión y la milicia de Dios conocido para servir a infinitos dioses, a ídolos de muchos nombres y de un solo resultado: la ruina.
Y el Hijo, que murió para que todos amasen al Dios verdadero; el Hijo que fue elegido por el Padre como Juez, así como fue designado como Hostia del mundo, ¿puede ser magnánimo para los que, con obstinada maldad, permanecieron en sus idolatrías? ¿Acaso, al crearos, os negué algo que pueda justificar vuestra necedad? No, os di inteligencia y voluntad y habrían sido suficientes porque os la di como Dios, es decir, aptas para icho todo lo que el hombre debe hacer para manteneros en el bien. Y no me limité solamente a ellas. Os di también sabiduría y Doctrina.
Se ha dicho todo lo que el hombre debe hacer para ser mi hijo. El que no lo hace, es porque no quiere serlo. Por lo tanto, no debe murmurar, si Dios es para él severo como un Juez indignado, en lugar de ser amoroso como un padre hacia sus hijos”.


He puesto en negrita unas frases para los fanáticos, que se creen escogidos, que dicen que fuera de la Iglesia no hay salvación, citando los Papas antiguos que afirman que solo se salvan los bautizados, y se condenan los que no están en la línea marcada por la Iglesia Católica.
Y también los que creen que todos somos hijos de Dios, y que por eso no existen ni el Infierno, ni el Demonio, o si existe está vacío como me dijo el Señor Arzobispo, o que os tenemos que pedir perdón porque el Infierno lo hemos inventado nosotros los curas, como dijo cierto sacerdote en una misa concelebrada de Navidad hace ya muchos años. 







viernes, 6 de octubre de 2017

DEDICADO A TODOS LOS ILUMINADOS Y QUE SE CREEN ESCOGIDOS POR DIOS PARA CAMBIAR LA TRADICIÓN EN REBELDÍA CONTRA LA IGLESIA CATÓLICA FUNDADA POR JESÚS



Recuerdo de Retiro espiritual 
Temed de Dios para no retroceder.
Para avanzar, amadlo (S. Agustín)


        En el Post anterior explicaba Jesús que había dos clases de personas: Las que habían recibido poca educación Religiosa, por su alejamiento de la Iglesia, o por la doctrina y el mal ejemplo de algunos pastores mediocres, que recibirán de parte de Jesús en el Juicio particular su merecido, y las que habían recibido una buena enseñanza religiosa, pero que a pesar de eso se habían alejado de Dios, porque como lo dijo San Juan en su Evangelio, habían preferido las tinieblas a la Luz, para que sus malas obras no fueran manifiestas. 

             Estas últimas personas son las que pecan contra el Espíritu Santo, y no tendrán perdón ni en este mundo, ni en el otro, son los hijos de las tinieblas, discípulos de Satanás.

        Este punto de vista de Jesús, y no me canso nunca de repetirlo, es completamente opuesto a la mentalidad actual, que predica el relativismo, y que quiere modificar, o volver a reinterpretar el Evangelio, quiere una doctrina "descafeínada", en donde no se quiere ver la diferencia abismal que existe entre el pecado y la Virtud; y en donde no se habla ni se quiere hablar, por miedo o cobardía, del Juicio final, del Cielo, del Infierno, del Reino de Satanás, e incluso se critica y se odia a los que predican la verdadera doctrina, llegando a tratarlos de retrógrados, o fanáticos de la Edad Media.
      
       Esta doctrina, tradicional, que es la que vivieron y practicaron todos los grandes Santos, los Apóstoles, los  Doctores de la Iglesia y los Mártires, así como los Profetas del Antiguo Testamento, ocasionaron en todos los tiempos, de parte del Pueblo que se había desentendido de la Verdadera Doctrina, una verdadera persecución, y un gran odio hacia ellos, de parte de esos rebeldes a la Ley de Dios.

       Conozco a cierta persona, un Catequista, que había mantenido una reunión mensual con el grupo de la Parroquia, presidida por el cura, y con la presencia de los otros catequistas, se había atrevido a comentar que no se podía amar a Dios de la misma manera que a un sádico pecador. Doctrina pura y verdadera, porque a Dios hay que amarlo con todas nuestras fuerzas, todo nuestro ser, y anteponerlo a todo. Y al prójimo, hay que amarlo como a si mismo, según está indicado en los Evangelios y el Catecismo.
         
          Pues, bien la reacción del Sacerdote y de una catequista, sobrina del Arzobispo; ¡licenciada en teología!, fue inmediata: "Es falso, ¡Hay que amarlos a los dos de la misma manera!, y aquí está reflejado en ese hecho la mentalidad herética actual: poner el hombre a la misma altura de Dios, y esto es un pecado aún más grave que el pecado de Lucifer: porque al fin y al cabo, él era el ángel más subido que había creado Dios, y la distancia entre él y Dios, aunque era infinita, era mucho menor que la distancia que existe entre el ser humano y Dios.

           Es el gran triunfo de Satanás, que se transformó de Ángel en Demonio, y que sigue arrastrando con él después de una gran multitud de ángeles del Cielo, a otra gran multitud de hombres, que ellos también se transformarán en réprobos, si no rectifican a tiempo.
           
          Solo me queda rezar con fervor todos los días de mi vida por todos mis familiares y conocidos que han abandonado a Dios, para que Dios no los abandone a ellos.

           He abierto el libro de los Cuadernos de María Valtorta al azar, y he caído en el texto siguiente de fecha del 28 de Marzo de 1.944:



            Dice Jesús:

        "Por leer el Evangelio tan distraídamente como hacéis, se os escapan demasiado verdades. Y tampoco asimiláis las grandes enseñanzas, que adaptáis a vuestro modo de ver actual.

        En tanto, debéis saber que el Evangelio no debe adaptarse a vosotros, sino que vosotros debéis adaptaros al Evangelio. El Evangelio es como es. Su enseñanza es igual en su primer siglo de vida y será igual también el el último, aún cuando ese último siglo llegase dentro de miles de millones de años. Por entonces, no sabréis vivir según el Evangelio - y en verdad, ya sabéis hacerlo muy poco - pero no por eso el Evangelio cambiará. Él os dirá siempre las mismas verdades vitales.

           Ese deseo vuestro de adaptar el Evangelio a vuestro modo de vivir es una confesión de vuestra miseria espiritual. Si tuvierais fe en las verdades eternas y en Mí, que las proclamé, os esforzaríais por vivir de modo integral el Evangelio, tal como lo hacían los primeros cristianos. Y no digáis: "Pero la vida de hoy es tal que no podemos vivir esas enseñanzas. Las admiramos pero somos demasiado deferentes de ellas como para poder seguirlas".

       También los paganos de los primeros tiempos eran diferentes, demasiado diferentes del Evangelio y, sin embargo, supieron seguirlo. Eran lujuriosos, ávidos, crápulos, crueles, escépticos, viciosos, pero supieron arrancar de si mismos todas estas mezquindades, supieron dejar al desnudo su alma, hacerla sangrar para arrancarla a los tentáculos de la vida pagana y, heridos de este modo por las ideas, en los afectos, en sus costumbres, supieron venir a Mí a decirme: "Señor, si Tú quieres puedes sanarme". Y Yo les sané. Yo cicatricé sus heroicas heridas.

             Ya que es heroísmo saber arrancar de si el mal por amor de una ley que se ha aceptado totalmente. Es heroísmo mutilarse de todo lo que es un obstáculo para seguirme. Es el heroísmo que Yo he indicado: "En verdad os digo que, para seguirme, hay que dejar la casa, los campos, las riquezas, los afectos. Más el que sepa dejar todo para venir a Mí, por el amor a mi Nombre, le será dado cien veces más en esta vida. En verdad os digo que el que se regenere al seguirme poseerá el Reino y el último día vendrá conmigo a juzgar a los hombres".
          ¡Oh, verdaderos fieles míos! Estaréis conmigo, conmigo, como una multitud fulgida y refulgente en la hora de mi triunfo, de vuestro triunfo, pues todo lo que es mío es vuestro, es de mis hijos, es de mis amados amantes, de mis bienaventurados, de mi júbilo.

         Más, ¡Oh, hombres! , hay que "regenerarse" para ser míos. Hay que regenerarse. Citando mis palabras también lo dice Juan, mi predilecto al hablar de Nicodemo, como lo dice Mateo al hablar del hombre rico. Hay que renacer. Hay que regenerarse. Hay que hacerse un alma nueva, ¡Oh, nuevos gentiles del siglo XX! Hay que hacerse un alma nueva despojándose de los compromisos y de las ideas del mundo, para abrazar mi Idea y vivirla, vivirla verdaderamente, integralmente.

    Así lo hicieron los gentiles de los primeros siglos y se convirtieron en los gloriosos Santos del Cielo y dieron civilización a la Tierra. Así tenéis que hacer vosotros si es verdad que me amáis, si es verdad que anheláis la otra Vida, si es verdad que trabajáis para civilizar la Tierra. ¡Esta Tierra que ahora es más incivil que una tribu sepultada en las florestas tierras vírgenes! ¿Por qué lo es? Porque me rechazó. El llamarse cristianos no quiere decir ser cristianos. El haber recibido un bautismo pro forma no lo significa. Ser cristianos quiere decir ser como Cristo dijo que hay que ser, como lo repite el Evangelio.

              Más vosotros leéis poco el Evangelio, lo leéis mal, le quitáis todo lo que os molesta en las grandes enseñanzas. Y ni siquiera notáis las enseñanzas más delicadas. [...]

          ¿Qué creéis, que Yo, que era tan contrario a los discursos, agregué palabras por solo el gusto de decirlo? No; Yo dije lo absolutamente necesario para llevaros a la perfección. Y si en la enseñanza evangélica está lo que puede dar la salvación a vuestra alma, en los toques más menudos está lo que puede llevaros a la perfección.

              El primer toque se refiere a los mandos; desobedecerlos significa morir para la Vida. El segundo, a los consejos; obedecerlos significa alcanzar una santidad cada vez más solícita y acercarse cada vez más a la perfección del Padre.

          En el Evangelio de Mateo está dicho: "Al multiplicarse la iniquidad, la caridad de muchos se enfriará". ¡Oh, hijos!, he aquí una verdad que se medita muy poco.

         ¿De qué sufrís ahora?: sufrís de falta de amor. En el fondo, ¿Qué son las guerras? Son odio. Y, ¿qué es el odio? Es la antítesis del amor. Lo demás: Las razones políticas, el espacio vital, las fronteras injustas, una afrenta política, son excusas, solamente excusas.
       No os amáis. No os sentís hermanos. No os acordáis que provenís todos de una misma sangre, que nacéis todos del mismo modo, que morís todos del mismo modo, que todos tenéis hambre, sed, frío, sueño, del mismo modo; que todos necesitáis pan, vestidos, un techo, calor, del mismo modo. No os acordáis que Yo he dicho: "Amaos. Por el modo en que os amaréis, se comprenderá si sois mis discípulos. Amad el prójimo como a vosotros mismos".

       Creéis que estas palabras son embustes. Creéis que mi Doctrina es la de un loco. La sustituís con muchas doctrinas humanas, doctrinas pobres o malvadas según quien las creó. Más aún las más perfectas de ellas son imperfectas,  si son diferentes de las mías. Buena parte de ellas será de metal preciado, como la mítica estatua (Dan. 2, 31-45); pero la base será de fango y, al final, causará el derrumbe de toda la doctrina. Y, con el derrumbe causará la ruina de los que se habían apoyado en ella. Mi Doctrina no se derrumba. Quien se apoya en ella no se arruina; por el contrario asciende a una seguridad cada vez mayor: sube al Cielo, a la alianza de Dios en la Tierra, al goce de Dios más allá de la Tierra.

          Más la caridad no puede existir donde existe la iniquidad, porque la caridad es Dios y Dios no convive con el Mal. Por eso, el que ama el Mal odia a Dios y, al odiar a Dios, aumenta sus iniquidades y se separa cada vez más de Dios-Caridad. Este es el círculo del que no se sale y que se estrecha para torturaros.

      Los potentes y los humildes, todos habéis aumentado vuestras culpas, habéis desatendido el Evangelio, habéis escarnecido los Mandamientos, os habéis olvidado de Dios - pues no puede afirmar recordarle el que vive siguiendo la carne, el que vive siguiendo la soberbia de la mente, el que vive siguiendo los consejos de Satanás -; habéis pisoteado la familia, habéis robado, blasfemado, asesinado, dado falso testimonio, mentido, fornicado. Habéis hecho lícito lo ilícito robando aquí un puesto, una esposa, un patrimonio; robando allí, aún más arriba, el poder o la libertad nacional y habéis aumentado vuestro latrocinio con la culpa de la mentira, para justificar ante el Pueblo vuestras acciones que lo envían a la muerte. 

        ¡Habéis engañado a esas pobres gentes que no piden más que vivir tranquilas!  Y que en cambio, vosotros incitáis, con venenosas mentiras, las unas contra las otras para aseguraros un bienestar que no es lícito conseguir con el precio de la sangre, de las lágrimas, del sacrificio de Naciones enteras.


           Y aquí quedan perfectamente reflejados todos los Partidos Políticos actuales, que con el pretexto de defender al Pueblo que les ha votado, o a los cuales dicen representar, les roban y los exprimen para asegurar su bienestar personal, la de sus familiares, correligionarios y amigos, con mentiras y falsas promesas, amparándose en la autoridad, o comprando  las conciencias, y a los que podrían denunciar sus hazañas y tropelías.

jueves, 5 de octubre de 2017

EL ÁRBOL DE LA VIDA ETERNA DEL JARDÍN DEL EDÉN, ESTÁ DANDO SUS FRUTOS HASTA EL FIN DEL MUNDO


LA CRUZ DE CRISTO LLEVA CONSIGO LAS PALMAS DEL 

TRIUNFO, ES EL ESTANDARTE UNIVERSAL PARA
 RESCATAR A TODA LA HUMANIDAD





EL SUBLIME VALOR DEL SUFRIMIENTO


Personalmente, me ha costado muchos años comprender el valor del sufrimiento, siendo una persona de mentalidad cartesiana, es decir que me gusta comprender el por qué de las cosas, nunca llegué a captar su significado tan profundo, afortunadamente, creo que el Señor me lo ha dado a entender.

Había leído la vida de los Santos, como San Juan de la Cruz, y recuerdo su estancia en la prisión de Toledo, encerrado nueve meses en un cuarto estrecho, de donde le sacaban todos los viernes para ser azotado delante de toda la comunidad de frailes calzados. Dicen que fue allí donde compuso los más sublimes tratados de mística, como la noche oscura del alma, según creo recordar.

También recuerdo, que una vez que logró escapar de su prisión, y fue a parar al convento de las Descalzas de Toledo, completamente demacrado y macilento por tanto sufrimiento, se agarró a la reja, dando gracias a Dios por esta prueba tan dura, sabiendo que le reportaría a él y a las almas, grandes provechos.

Él mismo explica en la escala mística, que es la que nos hace subir hasta la unión con la divinidad, desde el primer peldaño, que nos hace apartarnos del mundo, hasta el décimo que es el último que ya no es de esta vida, y que es el que nos transforma en el mismo Dios por su fusión con Él. Explica como al subir de un peldaño a otro, esto se consigue con una nueva prueba y sufrimiento, que son siempre directamente proporcionales al grado de imperfección de nuestra alma y al grado de Santidad al cual Dios la quiere llevar.

El lema de Santa Teresa de Jesús era "sufrir o morir", y una vez muerta se apareció a una Carmelita diciéndole: "Nosotros estamos en el Cielo para gozar de Dios, y vosotras estáis en la Tierra para sufrir por los pecados del mundo".

Santa Teresita ofreció sus grandes sufrimientos, al consagrarse como víctima expiatoria para la redención de los pecadores y por las misiones, por eso fue proclamada por la Iglesia Copatrona de las misiones, con San Francisco Javier, sufrimientos que supo aceptar con resignación, como cuando en el convento de Caen, en pleno invierno con temperaturas gélidas, barría el claustro del convento escupiendo sangre por la tuberculosis que padecía, aguantó con resignación y humildad el desprecio de sus compañeras, que la tenían por un ser insignificante e intranscendente, tratándola peor que a un perro. Logró por su entrega y sacrificio salvar a un asesino, que en el momento de su ejecución por la guillotina, besó las llagas de Cristo, en la Cruz que le presentaba el Sacerdote.

Era la madrina de un misionero que estaba en Vietnam, entonces colonia francesa. Algunos frutos de su sacrificio pueden verse ahora: Hace algún tempo, he leído en Religión en Libertad, que los Sacerdotes católicos en Vietnam, un País de régimen comunista y ateo, se dedican a recoger los fetos de los niños abortados y los entierran en cementerios diminutos, para evitar que sean echados a los cerdos, hecho que no ocurre en ningún País civilizado.

Quiero aquí insistir en un hecho, locura e insensatez para los ateos: El fabuloso poder del Sufrimiento, cuyos supremos ejemplos fueron Jesús, el Sublime Redentor y María la sublime Corredentora. 

Siguen después toda la legión de los Mártires, de los Santos, y de todos los fieles, que aunque no murieron de una forma cruenta, salieron victoriosos de todas las pruebas que tuvieron que padecer, que muchas veces, por su duración, fueron más valiosas que el mismo Martirio, como así le dijo Jesús a María Valtorta.

En el otro mundo, en el Reino de Dios, se verá con perfecta claridad el valor del sufrimiento, las almas redimidas y arrancadas de las garras de Satán que agradecerán eternamente a sus salvadores que lograron el rescate con sus oraciones y sufrimientos.

A este respeto, dijo la Santísima Virgen a los pastorcillos en Fátima: “¡Cuántas almas se condenan porqué no hay nadie que rece por ellas!”.

Una cosa que se puede comprobar en este mundo sin tener ninguna Gracia especial, es que el pecado produce un gozo pasajero, pero inocula una amargura algunas veces eterna, por eso es el engaño que utiliza siempre Satanás por atrapar a las almas, y es también por eso que tiene tantos seguidores; la mayoría no quiere esperar el premio y quiere disfrutarlo enseguida.

Muy al contrario, la Virtud produce una amargura pasajera, pero inocula un gozo eterno, eso es la sublime verdad que utiliza siempre Dios para atraer a las almas, y es por eso que tiene menos seguidores, hay pocos que quieren esperar para obtener el premio y que quieran el sacrificio.

Sin embargo, la experiencia demuestra que el que se entrega a los vicios de toda clase como son la gula, la lujuria, la pereza, la avaricia y todos los demás pecados, tienen que soportar ya en este mundo consecuencias fatales, que son esclavitud y dolencias físicas y espirituales de toda clase, y la mayor desgracia que le puede ocurrir a un alma: La condenación eterna. Muy al contrario, el que se entrega a la Virtud, como la sobriedad, la castidad, la diligencia, la caridad y todas las otras virtudes, disfrutan ya en este mundo de la libertad y salud física y espiritual, y lo más importante, la Vida eterna.

Eso es lo que quiso decir nuestro Salvador cuando afirmó: "Todo el que haya dejado casas, o hermanos, o madre, o hijos y tierras por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la Vida eterna". (Mat 19, 29)

Esta sublime  afirmación de Jesús, se puede resumir en estas palabras: Jesús y su Doctrina tienen que estar por encima de todas las querencias de este mundo, el que lo consiga, será cien veces más feliz, y además poseerá la Vida eterna.  




miércoles, 4 de octubre de 2017

EL ALMA PUEDE ESTAR DESESPERADA, PERO SIEMPRE DIOS MANDA A SU ÁNGEL PAR SOCORRERNOS, BIENAVENTURADOS LOS QUE SIGUEN ESPERANDO EN DIOS

 


Extraordinaria lección  de teología, que enseña de una manera magistral cual es la misión del ángel de la guardia, que Dios ha puesto para guiar a cada persona por el camino que lleva a la Vida eterna. He comprendido como es la presencia del Ángel, y como se comporta con las almas justas que tienen a Dios escondido en el Sagrario de su ser que es su corazón, y también como se comporta con las almas que han rechazado a Dios por su pecado.



DE LOS CUADERNOS DE MARÍA VALTORTA
(25 de Junio de 1.944)

Dice Jesús:

[...] Los ángeles no pueden sufrir por su Dios para aumentar su Gloria, ni tampoco sufrir por su prójimo para obtener el bien del mismo. En cambio los hombres pueden hacerlo. Para los ángeles, cumplir la voluntad de Dios, es crear júbilo. Para los hombres, cumplir la voluntad de Dios es crear dolor, es hacer lo que Yo hice. En efecto cuando el dolor se llama holocausto y no es solo resignación, sino unión con la voluntad de Dios - del mismo modo que mi cuerpo estaba unido a la Cruz mediante el amor, la generosidad y la paciencia (los tres clavos que clavan a las víctimas en su santo patíbulo) -, vosotros hacéis lo mismo que Yo.

No te preocupes si lloras, Yo también lloré. También Yo gemí. Con disgusto en el cuerpo y en la mente, dije: "Que tu voluntad sea la mía" (Luc 2, 41-42). Lo dije con renuncia, pero lo dije. El espíritu solo tuvo el coraje de repetirlo, pero lo dije. Que tu espíritu cante, en medio del disgusto y los temores de tu cuerpo y de tu mente, mientras la cruel operación se cumple sin ayuda alguna: "Señor, que tu voluntad sea la mía".
Cree que el premio será dos, tres, diez veces mayor que el que te abrían dado si ya hubieras obtenido dones de misericordia en el curso de tus sufrimientos. Dios es justo. Da un premio doble al mérito doble. Da un premio total al mérito total. No temas. Ve en paz".



26 de Junio de 1.944


El buen Dios me concede la sonrisa de mi ángel para confortarme por el penoso regreso del dolor.
Debo de haber sufrido y llorado abundantemente. Lo comprendo porque me siento destrozada y que los ojos me arden por las lágrimas que se han secado en las pestañas. Recuerdo que, después de haber vivido mi cotidiana hora de tristeza mortal y de llanto que solo Dios ve, me subí en el consabido sopor. Luego no recuerdo nada más. Pero todo me dice sin temor a equivocarme que cuando no era dueña de mi misma, he llorado desenfrenadamente y sin consideración por mis numerosísimas adherencias, que los sollozos incontenibles sacuden y luego duelen mucho más. Me lo dice el cuerpo, que está todo dolorido; me lo dicen el corazón y los pulmones, que parecen desgarrados y traspasados por cuchillas; me lo dicen los ojos, más nublados que nunca.
Le he preguntado a María, me ha dicho que he llorado y he reído, pero lo que es seguro es que he llorado y que he llorado mucho.

Pues bien, mientras estoy abandonada, sin fuerzas para moverme, y rezo mirando a mi ángel, que está arrodillado al pie de la cama, hacia la derecha, y parece rezar conmigo (y, a todo esto, me pregunto porque se encuentra en esa actitud y vestido de esa manera), oigo que mi invisible Maestro me dice:

"El ángel custodio de cada criatura adora en dicha criatura a Dios, que habita en ella mientras esté en la Gracia del Señor.
Vosotros sois templos vivos en los que habita Dios. Cada espíritu humano es un tabernáculo encerrado en el templo de vuestro cuerpo consagrado por los Sacramentos, en el que, por la unión indisoluble de las tres Personas, están el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Y solo la culpa expulsa al divino Huesped. Cuando la criatura ya no está en estado de gracia, el ángel custodio venera llorando la obra de su Creador, que es lo único que puede venerar. Pero sigue venerándola porque es obra de su Dios, del mismo modo que vosotros veneráis un lugar que otrora habité y que mis enemigos profanaron, pero que sigue siendo digno de veneración, no porque me contiene sino porque me contuvo, para entender, recuerda el santo Cenáculo.

He aquí el motivo por el cual cada ángel permanece con sumo respeto junto al que está bajo su custodia. ¡Feliz ese ángel que, estando junto a una criatura, puede decir: "Señor mío, encerrado en esa criatura, Te adoro" y no necesita volar al cielo para encontrar la mirada de Dios!
Y aquí se comprenden mucho mejor las palabras del Evangelio de San Mateo 17, 10: "Mirad que no despreciéis a uno de esos pequeños, porque en verdad os digo que sus ángeles ven de continuo en el cielo la faz de mi Padre que está en los cielos".

Las vestiduras del tuyo te indican el carácter de su misión junto a ti: es la de infundirte esperanza. De las tres virtudes, es la que más hay que infundirte porque tu cruz te la tritura y destruye a cada momento. Y, por lo tanto, es necesario que a cada momento descienda a nutrirte desde el Cielo. La fe es segura, es fuerte como las alas de tu custodio. El amor es vivo como el manto que adorna sus espaldas. Más, sobre todo, el ropaje es amplio y resplandeciente, y dice: "¡Espera!"

¿Ves que nunca estas sola? Ya le veías en los momentos en que tenías gran seguridad en tu condición espiritual y en los momentos de gran júbilo. Y también lo ves ahora, cuando los acontecimientos te llevan a dudar completamente de tu misión y te abate la tristeza de la soledad espiritual.
Lo ves porque está allí. Está allí siempre. Es el ángel de tu Getsemaní. Ámale como a un glorioso hermano que te ama".