MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

miércoles, 20 de junio de 2018

SOLO LOS IMPENITENTES HASTA LA MUERTE NO TENDRÁN REDENCIÓN.



Regina Angelorum Vencedora 
del dragón Infernal


          


PARA EL PROGRESISMO DE DOCTRINA DESCAFEINADA TIPO "MASSIÁNICA",
 "QUEIRUGUINA" O "HANSKÜNGUINA"

En este pasaje del Evangelio como me ha sido revelado de María Valtorta, sobran las palabras, porque están "retratados" toda la horda de progresistas que quieren cambiar la tradición milenaria de la Iglesia católica, y que se atreven a enfrentarse directamente contra Roma para tratar de imponer sus ideas.
Como lo explica Jesús esta mentalidad es fruto de una exacerbada soberbia, que cueste lo que cueste, quieren dar a conocer al mundo entero porque se toman por iluminados y escogidos por Dios para llevar a cabo esta reforma, al haber desaparecido la Gracia de Dios de su alma, y después de haber ahogado la voz de su conciencia, su alma se ha "embarrado" de tal manera, que han perdido la visión de la mentalidad católica, Iglesia instituida por Jesús en Pedro. 
Naturalmente creen en su amor propio hacer un bien a la Iglesia queriendo ponerla al día para regocijo de Satanás, lo que es un desprecio a Dios y a todos los mártires y los Santos que ha tenido la Iglesia a lo largo de su historia.  




Del Evangelio tal como me ha sido revelado
de María Valtorta.


        Dice Jesús:
     (...) Ahora bien. Yo os exhorto para que no os suceda lo que sucedió en el Edén: no suceda que se introduzca la serpiente de la mentira, de la calumnia, del pecado, y os muerda en el corazón y os separe de Dios. Vigilad y manteneos firmes en la Fe... No os turbéis. No tengáis actos de incredulidad, lo cual podría suceder porque el Maldito entrará, tratará de entrar por todas partes, como ya ha entrado en muchos lugares, para destruir la obra de Dios.

          Y mientras que entre en los lugares, el Perspicaz, el Astuto, el Incansable, y escudriñe y se ponga a la escucha y tienda asechanzas y desbabe y trate de seducir, poco mal será todavía. Nada y nadie pueden impedirle que lo haga. Lo hizo en el Paraíso Terrenal... pero un mal mayor es dejarle estar y no echarle. El enemigo que no se expulsa acaba haciéndose amo del lugar, porque se instala en él y en él construye sus defensas y sus ofensas. Id a la caza de él enseguida, ponedle en fuga usando el arma de la Fe, de la Caridad, de la Esperanza en el Señor.

       Pero es sumo mal cuando no solo se le deja vivir tranquilamente entre los hombres, sino que se le deja penetrar desde el exterior hasta el interior, y se le deja hacer un nido en el corazón del hombre. ¡¡Ah, entonces!!

            Y a pesar de todo, muchos hombres le han acogido en su corazón, contra Cristo. Han acogido a Satanás por sus malas pasiones, arrojando fuera a Cristo. Y si no hubieran conocido todavía a Cristo en su verdad; si su conocimiento hubiera sido superficial, como se conocen unos viandantes que se ven por casualidad en un camino, muchas veces mirándose solo un momento, desconocidos que se ven por primera y última vez, otras veces intercambiando solamente algunas palabras para preguntar el camino procedente, para pedir un poco de sal, o yesca para encender el fuego, o el cuchillo para preparar la carne; si así hubieran conocido a Cristo esos corazones que ahora, y más mañana, cada vez más, arrojan a Cristo para dejar espacio a Satanás...aún podrían ser compadecidos y tratados con misericordia, por ser ignorantes respeto a Cristo.

          Pero, ¡Ay de aquellos que me conocen como lo que soy, realmente se han nutrido de mi Palabra y de mi Amor, y ahora me arrojan afuera, acogiendo a Satanás, que los seduce con falaces promesas de triunfos humanos cuya realidad será la eterna condenación!

          Vosotros, vosotros que sois humildes y no soñáis tronos ni coronas, vosotros que no buscáis las glorias humanas, sino la paz y el triunfo de Dios, su Reino, su amor, la vida eterna, y solo esto, no los imitéis jamás. ¡Vigilad! ¡Vigilad! Conservaos limpios de corrupciones, fuertes contra las acusaciones malignas, contra las amenazas, contra todo".

          Los que truecan la idea Mesiánica, tal y como la ha revelado el Altísimo, por la pobre idea suya, humana, onerosa, limitada, vindicativa, ¿no son acaso, semejantes a aquellos que querían juzgar la santidad de Moisés y Aarón?

          ¿No os parece que los que, con tal de alcanzar su objetivo, la realización de su pobre idea, quieren tomar propias iniciativas "motu propio", considerándolas soberbiamente más justas que las de Dios, no os parece que quieren ensalzarse un poco demasiado y que quieren pasar ilegalmente de la estirpe de Leví a la de Aarón? 

         Aquellos que sueñan por un pobre Rey de Israel y le prefieren al Rey de reyes espiritual, aquellos que tienen por pupilas enfermas, la soberbia y la ambición - por lo cual ven deformadas las verdades eternas que están escritas en los libros santos - y a los cuales, la fiebre de una humanidad concupiscente les hace incompresibles las palabras clarísimas de la Verdad revelada, ¿no son acaso los que truecan por una insignificancia sin valor la herencia de toda la estirpe, la más sagrada herencia?

          Pero, aunque ellos lo hagan, Yo no trocaré la herencia del Padre y de los padres, y moriré fiel a esa promesa, que vive desde cuando la Redención fue necesaria, fiel a esta obediencia que existe desde siempre, porque Yo no he defraudado nunca a mi Padre y nunca lo defraudaré por temor a la muerte, por horrenda que sea. Se procuren los enemigos los falsos testigos, finjan celo y práctica perfectas. No cambiará esto ni su delito, ni mi Santidad.

           Mas aquel y aquellos que - cómplices suyos, después de haber sido sus corruptores - crean poder extender la mano sobre lo que es mío, hallarán en la Tierra a perros y buitres para ingerir su cuerpo y su sangre, y en el Infierno a demonios para ingerir su sacrílego espíritu, sacrílego y deicida. (...)

        Jesús puede partir. Besa a los pequeños, saluda a las discípulas, saluda a Cusa. Y en el umbral de la cancilla se vuelve y dice fuerte, para que todos oigan: "Hablaré cuando pueda, a esas criaturas. Pero tú, Juana, preocúpate de hacerles saber que en mí solo se haya el enemigo del pecado y el Rey del espíritu, y recuérdalo tú también, Cusa. Y no temas".

       Ninguno tiene que tener miedo de Mí. Ni siquiera los pecadores, porque soy la Salud. Solo los impenitentes hasta la muerte tienen que tener miedo de Cristo, Juez después de haber sido el Todo Amor...La Paz sea con vosotros".




martes, 19 de junio de 2018

LAS DESASTROSAS CONSECUENCIAS DEL PECADO ORIGINAL: DICTADO DE SAN PABLO SOBRE LA EPÍSTOLA A LOS ROMANOS (7, 1-13)



PINTURA DE RAPHAEL: SAN PABLO PREDICANDO A LOS ATENIENSES





Extraordinaria explicación sobre la epístola de San Pablo a los Romanos, aclarando la situación de Adán y Eva antes del pecado Original, y como hubiera sido su condición pasando del Paraíso Terrenal al Paraíso espiritual sin conocer la muerte, que es lo que ocurrió con la dormición de la Virgen María que fue su Gloriosa Asunción.

Sublime explicación de todas las consecuencias del pecado, que produce la busca desenfrenada del placer, y la renuncia a todo sacrificio, siendo la relación con la pareja una busca de la lujuria, anulando lo que quería Dios: Una relación de amor de pareja en la cual el sexo sería similar a la del amor maternal o al amor filial. Fue esa concupiscencia que hizo perder a nuestros progenitores su inocencia, por eso se vieron desnudos y sintieron vergüenza.

El pecado Original anuló lo que quería Dios, surgió un amor egoísta hacia todo lo creado, que solo es un objeto de disfrute, y no un amor para cumplir con la Ley de Dios, por eso los culpables fueron expulsados del Edén, para que no puedan comer del árbol de la Vida, ya que para hacerlo, es necesario cumplir con la voluntad de Dios. Por eso Satanás que dijo "No serviré" fue también expulsado del Cielo y se transformó en demonio, sin posibilidad de Redención porque al no tener tentador pecó por pura Soberbia. 


Dictado a Mª Valtorta del 28/2/1.948
A los Romanos cap. 7º,vv 1-13

Dice el Autor Divinísimo:

“Es verdad firme que los primeros Padres, además de la Gracia santificante y de la inocencia, recibieron otros dones de su Creador al tiempo de su creación, y eran estos: La integridad esto es, la perfecta subordinación del sentido a la razón, la ciencia proporcionada a su estado, la inmortalidad y la inmunidad de todo dolor y miseria.

[...] Este don de ciencia, del modo que regula el amor de la criatura con su Creador, regula también el de la criatura con la criatura, con la esposa, su semejante en primer lugar, teniendo para ella un amor sin desorden de lujuria, ese amor ardiente de los inocentes con el que solo los lujuriosos y corrompidos se creen incapaces de amar.¡Oh, ceguera causada por los fermentos de la corrupción! Los inocentes, los castos, esos son los que saben amar y amar de verdad. Amar los tres órdenes que hay en el hombre y con los tres órdenes que hay en él; pero comenzando del más alto y dando al más bajo – el natural – esa ternura virginal que se refleja en el más ardiente amor  materno y en el más ardiente amor filial. 

Esto es, en esos dos únicos amores desprovistos de atractivo sensual; amor del alma, amor de criatura-hijo hacia el vivo tabernáculo que le llevó; amor de criatura-madre hacia el testimonio vivo de su cualidad de procreadora, gloria de la mujer, que por las penas y el sacrificio de la maternidad, se eleva de mujer a cooperadora de Dios, “obteniendo un hombre con el concurso de Dios” (Gén 4, 1).

Debiera haber regulado también el amor del hombre hacia las criaturas nacidas de su amor santo con Eva. Más Adán y Eva no llegaron a ese amor santo, porqué – aún antes de que “el hueso de los huesos de Adán y la carne de su carne, por la que el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne”, les floreciese un hijo del modo como una planta besada por el sol, y no por otro alguno, nacen flores y fruto – el desorden había corrompido con su veneno el amor santo de los Progenitores que quisieron conocer más de cuanto erales justo y suficiente que conociesen, por lo que dijo la Justicia: “Tengamos cuenta de que no vaya el hombre ahora a extender la mano y coja también del árbol de la Vida, coma de él y viva eternamente”.

Esta frase deja perplejos a muchos y a otros muchos, sírveles para presentar al Buenísimo y Generoso como un avaro cruel. Sírveles también para negar una de las verdades religiosas: la correspondencia a uno de los dones de Dios a los primeros padres esto es, la inmortalidad.

El don, para que sea don, ha de ser dado. Dios había dado inmortalidad al igual de los otros dones entre los que estaba el de una ciencia proporcionada a la condición del hombre. No toda la ciencia, puesto que Dios es sapientísimo. E igualmente había dado inmortalidad, más no eternidad, puesto que solo Dios es eterno. El hombre había de nacer, ser procreado por el hombre creado por Dios y ya no morir sino pasar del paraíso terrenal al celestial y gozar allí de perfecto conocimiento de Dios.

Más el hombre abusó. Prefirió no haber recibido don alguno gratuito. Quiso toda la Ciencia sin reflexionar que hasta de las cosas buenas, se ha de usar con medida proporcionada a la propia capacidad y que únicamente el Inmenso y Perfectísimo puede conocer todo sin peligro, puesto que su Infinita Perfección puede conocer todo el Mal sin recibir de él turbación alguna corruptora. Dios sufre por el Mal que ve, más el sufrimiento es por lo que el mismo produce en vosotros, no por Él, ya que se encuentra muy por encima de cuanto pueda el mal intentar, y ni aún el obstinado y astuto poder que tiene por nombre Satán puede causar menoscabo a su Perfección.

Es en vosotros como Satán ofende a Dios. Más si vosotros os mantuvierais fuertes, no habría manera de que Satán ofendiese a Dios por vuestro medio. Si pensáis en esto, vosotros que amáis a Dios más o menos intensamente, no pecaríais jamás, porque ningún de cuantos os gloriáis de cristianos-católicos querríais sentiros cómplices de Satanás en ofender a Dios. Y sin embargo, lo hacéis. Es que jamás reflexionáis en lo astuto que es Satanás y tan rapaz que no se contenta con tentaros y venceros, sino que más que a vosotros, mira a mofarse de Dios, a arrebatarle las almas, a ridiculizar y destruir el Sacrificio de Cristo, haciéndolo inútil para muchos de vosotros y para otros muchos, capaz a penas de evitarle la condenación.

Satán lo sabe muy bien, tiene contadas todas las lágrimas, todas las gotas de sangre del Hijo del Hombre, en cada lágrima, en cada gota ha visto el verdadero nombre, el verdadero motivo de las mismas: la indiferencia inerte de un católico por esas lágrimas, la perdición de un católico por las gotas de la Sangre divina. Sabe cuál fue la causa del dolor que arrancó lágrimas y sudor purpúreo a Cristo, su adversario divino, adversario desde el momento de su rebelión, adversario eterno y vencedor eterno para millones de espíritus, a los que Cristo dona y donó el Cielo.

[...] El Decálogo con su parte positiva: “harás” y su parte negativa: “no harás”, crea el pecado con todas sus consecuencias. Porque se peca al saber que se peca, y así, el hombre, después de la Ley, ya no tuvo excusa para decirse a sí mismo: “No sabía que pecaba”. El Decálogo es Piedad, castigo y prueba. Como “prueba” era también el árbol que se erguía en medio del Edén. Sin prueba no se puede formar juicio del hombre y está dicho que "Dios prueba al hombre como el orfebre prueba el oro en el crisol”.

Solo las virtudes fuertes y sobre todo la caridad, se acomodan a las disposiciones negativas de la Ley. Porqué, generalmente, el hombre, por insinuación satánica y por estímulos latentes, apetece lo que está prohibido. Por lo que son verdaderos héroes los que aplastan el sentido y las tentaciones bajo el peso de su fuerte amor y no alargan con avidez sus manos al fruto prohibido. Y estos son los verdaderos cristianos que no hacen mal uso de los infinitos méritos de Cristo, de la Gracia obtenida por su medio, y sarmientos silvestres injertados a la verdadera Vid, dan para Dios frutos copiosos de virtudes activas y están ciertos por ello, de alcanzar la Vida Eterna.

Estos son los verdaderos cristianos en los que se encuentran vivos los dones del Espíritu Santo, al que completa Jesús comunicando a los hombres en Gracia de Dios, la ciencia, ese gran don perdido con el pecado de Adán, la ciencia sin la cual, la Ley dada para ser “Vida”, puede resultar “muerte”. Porque el hombre que no posee la Ciencia proporcionada a su estado, no ama ordenadamente a Dios ni a las criaturas, cualesquiera que ellas sean; cae en las diferentes idolatrías, en la triple concupiscencia; desfigura la misma religión con un conjunto híbrido de prácticas pecaminosas cuando no – siendo así que el cristiano recibe con el Bautismo el don infinito de la Gracia – de prácticas farisaicas condenadas por el Verbo Divino; no se conoce a si mismo y por eso no hace de su placer un obsequio al querer divino; altera en sí la imagen y semejanza de Dios, los dones recibidos para su bien, los vuelve a emplear para hacer y hacerse el mal; si hace limosnas, no las hace por misericordia con los pobres sino para ser alabado por ellas; si escruta los misterios de la creación, lo hace por recibir gloria de los hombres, más no por dar gloria al Creador.

De esta suerte, sus acciones pierden su perfume que las hace santas a los ojos de Dios y él tiene en la Tierra su bien fugaz, mientras que el “hielo y rechinar de dientes”, como decía el Verbo le aguardan allí donde no cuentan las apariencias sino la verdad de las acciones humanas. Y, si no obstante de haber hecho mal aquel bien que podía llevar a cabo, elude por la misericordia de Dios el hielo y la tortura del infierno, larga permanencia le aguarda en la escuela del Purgatorio, en donde aprenderá la verdadera caridad que no es “herejía de las obras”, el azote de vuestros días, pues son muchos los que se afanan a servir a Cristo con un bullir de prácticas y actos exteriores tan sólo, que dejan a los buenos como estaban o escandalizados tal vez, y no sirven para mejorar a los malos ni convertirlos.

La verdadera caridad es, por tanto, el ejemplo de una vida profunda y conscientemente cristiana en todo. La verdadera caridad es aquella que Jesús quería de Marta, afanada con exceso en tributar honores externos al Hijo de Dios. (Luc 10, 38-42). El vivir de este siglo no admite la contemplación del modo que muchos lo entienden. Más Dios no bendice la sola acción. El quiere que se complementen la vida activa y la contemplativa y que las obras no se reduzcan a simple fragor, agitación y aún a discusión con los enemigos, que no sean “herejía” sino religión, esto es, trabajo que equivale a plegaria por el continuo ofrecimiento de los propios actos a Dios, realizándolos todos únicamente a su Gloria y así, la plegaria sea trabajo. Trabajo continuo sobre si mismo, tallándose cada vez más conforme al Modelo Jesucristo y modelando a los demás con el ejemplo.

En vano se afanan los hombres si Dios no bendice sus actos. Y ¿Cómo queréis que Dios esté con vosotros bendiciéndoos y triunféis en vuestras empresas si en ellas no actúa el don de Ciencia por el que el hombre se conduce en todos sus actos guiado por un fin santo y no por la propia gloria?”.







domingo, 17 de junio de 2018

TERRIBLES PALABRAS DE JESÚS DIRIGIDAS A LOS IMPÍOS QUE SE HAN OLVIDADO DE DIOS Y DE SU PRÓJIMO



En el día del Juicio Jesús escudriñará a Jerusalén
con "LÁMPARAS ENCENDIDAS"

Dios es perfecto, y quiere de nosotros la perfección que Él mismo nos enseñó, con su Doctrina y sobre todo con su ejemplo, y a través de sus santos, que aún pecadores, supieron corregirse y alcanzar la perfección con la Gracia de Dios. Hace poco, vino a verme un amigo que se hizo protestante y me dijo: "Yo no me dejo guiar por un hombre porque es pecador, y le contesté: los pecadores arrepentidos fuimos perdonados por la Sangre de Cristo y lavados por el Agua que salió de su sagrado Corazón, y además tenemos nuestra alma alimentada por el cuerpo y la Sangre de Jesús, que son los que nutren el alma para hacerla apta para renacer a la Vida eterna. 

Dice San Juan de la Cruz, que en el día del Juicio, Dios pedirá cuenta de hasta las palabras vanas que hemos pronunciado, y que a los pocos que hayan tenido trato directo con Él, les reprochará esos defectos que tenían, y que Él mismo no se los advirtió, porque tenían conocimientos perfectos de ellos, gracias a su conciencia y a las escrituras y de su doctrina. Dios no quiere en su Santo Reino, almas con defectos como envidias, desobediencia, rencores, pereza o con algún resto de soberbia.
Es por eso que Jesús dijo de San Juan Bautista que era el más grande de los hijos nacidos de mujer, (ya que en la visitación de María a su prima Isabel, saltó de alegría en el vientre de su madre, al borrarse el pecado original), y que el más pequeño en el Reino de los Cielos era más grande que él. 
Esto demuestra que todos los bienaventurados en el Reino de Dios, han entrado completamente purificados en la Tierra o en el Purgatorio.




De los Cuadernos de María Valtorta
 (12-11-1.943)

Isaías 4, 2-6.
Dice Jesús:

“Cuando llegue el momento de mi Reino pacífico – y llegará porque lo he prometido y Yo no falto a mis promesas – todos los buenos que están en la Tierra vendrán a Mí, será el periodo del que te hablé, el periodo en que el espíritu habrá alcanzado esa evolución por la que espontáneamente os separaréis en dos partes. Los que vivan fuera del espíritu yacerán en sus tinieblas a la espera de ser tropa para el Príncipe del mal. Los vivientes en el espíritu vendrán al séquito del Hijo santo de Dios, del Retoño del Señor, amado y bendecido por los hombres en gracia, que entonces comprenderán cuál sea mi Gloria y la suya de hijos de Dios.

PALABRAS PARA LOS HIJOS DE DIOS

Reuniré a mis santos, porque es santo quien me ama y sigue obediente y fiel. Los reuniré desde los cuatro rincones de la Tierra, y por su amor perdonaré las iniquidades de los hombres. La bondad de los santos apagará el rigor de la Justicia, mi amor y la de los santos apagará el fuego de la Tierra. La Tierra será como un gran altar, pacificada consigo misma y con Dios, y sobre este altar, el Maestro instruirá a los hombres en el conocimiento exacto de la Verdad, para que los buenos no vacilen cuando satanás furioso, al ver a Cristo adorado por la humanidad, se desate para su última batalla.

Lucha de espíritu contra espíritu, Satanás opondrá a mi Reino espiritual y a mi instrucción, su satánica guerra a los espíritus para extraviar a quien más pueda, los más débiles, y sacará de sus reservas, de sus fortalezas, donde están los que han permanecido fieles a la Bestia aún después de la derrota de la Bestia y de su ministro, a los agentes de seducción para destruir por última vez la obra de Dios, cuya destrucción inició al pié del árbol del Bien y del Mal.

La época satánica, será tres veces más feroz que la época anticristiana. Pero será breve porque para los vivientes de esta hora rezará toda la Iglesia triunfante entre las luces del Cielo, rezará la Iglesia purgante entre las llamas purificadoras del amor, rezará la Iglesia militante con la sangre de los últimos mártires.
Se salvarán quienes, mientras que las tinieblas y el ardor, las tempestades y los fulgores de Satanás trastornen el mundo, sepan estar a la sombra del tabernáculo de donde sale toda fuerza, porque Yo soy la Fuerza de los vivientes, y quien se alimenta de Mí con fe y amor se hace uno con mi Fuerza. Y los que se salven serán pocos, porque tras siglos y siglos de mi amor hacia el hombre, el hombre no ha aprendido a amar.

Pero nadie podrá acusarme de perderse. ¿Qué más podría hacer por vosotros, ¡Oh hijos de Dios, que habéis preferido ir lejos de la casa del Padre, y a veces vender vuestro linaje divino al enemigo de Dios? No digáis que Yo, poderoso, podía impedir que el Mal os acechase y podía haceros buenos con mi autoridad. Entonces, hubierais tenido menos mérito que el tallito de hierba que el pie pisa sin sentirlo, porque la hierba nace con semilla obedeciendo el decreto de Dios. Nace y crece por sí misma. Y recibe una mínima parte de cuidados del Altísimo en relación con los que vosotros recibís, El tallo recibe de Dios sol, rocío y un terrón de tierra. Vosotros tenéis la inteligencia para guiaros, tenéis la Gracia para iluminaros. La Ley para conduciros, a Mí por Maestro, mi Sangre por Salvación.

Os he dado todo y vosotros me habéis dado tan poco, ¡cada vez menos! Os he cuidado con paciencia de Dios y os habéis sublevado contra Mí. Incluso los menos culpables fueron siempre indolentes. Siempre habéis temido hacer demasiado por vuestro Dios,  que lo ha hecho todo por vosotros.
Por esto os vienen los castigos. Son aún llamadas de Amor para convenceros que existe Dios, y que los otros dioses que servís en la finalidad que a Mí me negáis, solo pueden daros engañosas promesas y mal seguro. De castigo en castigo, aumentando en la medida en que vosotros aumentáis la idolatría y la fornicación, llego a los grandes castigos, y este es uno de ésos en que no ya una hilera de mi viña, sino toda la viña está abierta e invadida, devastada y revuelta por aquel que servís y que Yo dejo que os persuada con sus dones de muerte.

Por eso os digo: “Venid a Mí, llamad a Dios con verdad de pensamiento y de corazón, y Dios se asomará al horizonte ensangrentado y Satanás torturador huirá dejándoos libres.

PALABRAS PARA LOS HIJOS DE LAS TINIEBLAS

Pero no llamáis a Dios. Os basta con pensar hacer del mal común un bien propio: aumentar vuestras riquezas, arrebatar poderes cada vez más altos, gozar y gozar. No os cuidáis de quienes – los mejores – sufren. De Dios, menos aún. Al contrario, os alzáis con desafío. Osando llamarle, oh blasfemadores, para ratificar vuestros actos y pensamientos satánicos. Lo desafiáis para que se muestre porque decís: “Dios no existe. Dios somos nosotros”. Sobre vuestra lengua maldita y vuestra alma vendida, ya Satanás acumula las brasas infernales y Yo las enciendo con mi furor.

Os maldigo desde ahora, serpientes con aspecto de hombre, y si recibís los anatemas de mis santos y las imprecaciones de mis buenos, como si fuera pluma de pájaro que si os cae encima no hace daño – porque poseéis un corazón de granito -, mi maldición penetrará para atormentaros  porque Yo soy quien abre los valles, quiebra los montes, separo los mares, sacudo la Tierra con el deseo de mi pensamiento, y puedo penetrar en el pedernal de vuestro corazón y hacerlo añicos como si fuera una frágil bola de cristal.

Profanadores, mentirosos, inicuos, malditos seáis por todo el mal que hacéis, por todas las almas que me arrojáis en la desesperación de la bondad de Dios, que me corrompéis con vuestros ejemplos y que me robáis dañándolas de todas las maneras. Pero no teméis. Del mismo modo que seré justo y piadoso hacia los débiles que con vuestra fuerza habéis doblegado al mal, así seré justo e inexorable con vosotros.

Ya, desde la Tierra, vuestro poder, vuestras riquezas robadas, destiladas por el dolor de miles de hombres, se esfumarán de vuestras manos como el humo de la paja que se quema, porque está demasiado sucia para conservarla. No habrá defensa que valga contra vosotros  que habéis pasado la medida.
Quien tenga oídos para entender, que entienda. No se extiende la mano sucia sobre el candor del santo que habla en nombre del santo de los Santos y en contra del Santuario más elegido que el templo de Jerusalén, porque sus cimientos fueron bautizados, aún antes de ser iniciados, por la sangre de mis héroes, y sus piedras han tenido por rocío el purpúreo baño de infinitos mártires. Allí está el lecho donde descansa, en espera de resurgir al lado de su Maestro, la carne de mi Piedra elegida.

Y Yo os juro que ese lugar es mucho más santo de cuanto lo fuera el Templo de Salomón, y a los profanadores de ese lugar, que ya es Paraíso – entended vosotros el por qué – sucederá lo que sucedió a todos cuantos desafiaron la Gloria del Señor”.








sábado, 16 de junio de 2018

LA EVANGELIZACIÓN HA DE HACERSE POR MINISTROS CAPACITADOS, YA QUE LOS DISCÍPULOS SON SIEMPRE COMO SU MAESTRO.


Y esto es porque el hombre es eterno
y el mundo es un espejismo




Para los que quieren evangelizar a los demás, y no han querido ni sabido entender el mensaje de Jesús, que exige un cambio de vida radical y una lucha continua contra el espíritu del mal, que solo se puede llevar a cabo para salir victorioso, con la ayuda de Dios y una entrega y un sacrificio total. 
Y aquí se podría aplicar el célebre adagio: "Médico, cúrate tú primero". o el célebre dicho castellano: "Son como el maestro Ciruela, que no sabía escribir, y que montó una escuela". Y por esa razón vemos que los fundadores del tipo de Lutero, que eran renegados, llenos de odio y desprecio y desobedientes, que han creado discípulos a su imagen y semejanza, como las miles de sectas, creadas por individuos de su misma especie, que se creen iluminados y escogidos por Dios.


Cántico espiritual de San Juan de la Cruz

“Porque de otra manera todo es martillar y hacer poco más que nada, y a veces nada, y aún a veces daño. Porque Dios os libre que se comience a envanecer la sal (Mt 5-13), que aún que parezca que hace algo por de fuera, en substancia no será nada, cuando está cierto que las buenas obras no se pueden hacer sino en virtud de Dios”. 

Se ha insistido mucho, en vista de la situación actual de la crisis de fe, y del avance de la secularización, sobre la necesidad imperiosa de una nueva evangelización en el mundo y particularmente en Europa, en donde en muchos países ha retrocedido el sentimiento religioso, ahogado por la ola de materialismo que como un “tsunami”, ha inundado a todos los creyentes.

Bajo mi punto de vista personal, esta nueva evangelización protagonizada por este Sínodo, se dedica a luchar contra los efectos de la crisis y no contra las causas de la misma, es como si ante un incendio, los que intentan apagar el fuego con un extintor, lo dirigen hacia la parte superior de las llamas, y no atacan a la parte inferior que es donde se genera y se alimenta. Por esa razón ha habido tantos Sínodos y tantos Concilios, que a pesar de las buenas intenciones no han conseguido detener el avance imparable de la decristianización en Europa.

En la Vida de San Juan de la Cruz o de Santa Teresa de Jesús, recuerdo haber leído que en vista del avance del Luteranismo en Europa, el Rey Felipe II, mandó a todos los conventos de la Corona rezar insistentemente y hacer penitencia por que Dios detenga esa ola que invadía Europa, y para que no llegara a España.

Naturalmente, los eternos enemigos de la Iglesia, atizados por la leyenda negra de los Protestantes, argumentarán sobre los horrores de la Inquisición, ocultando que los calvinistas quemaron vivo a Miguel Servet por su visión particular sobre la Trinidad, o la de los Anglicanos que en la época del sádico asesino Enrique VIII y de Elisabeth II, masacraron a muchísimos más católicos en unos años, que la Inquisición española en toda su historia. Además el famoso escritor francés anticlerical Voltaire, reconoció un hecho más que evidente: La Inquisición española ha evitado las terribles guerras de Religión que han asolado a toda Europa y en particular a Francia con la celebre matanza de la Saint Barthelémy: “Tuez les Tous, Dieu reconnaîtra les siens!” (¡Matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos!)

Es también lo que ocurre con la colonización española de América, que ha sido mucho más igualitaria con los indígenas, y por eso ha durado mucho más que la colonización inglesa: En efecto, desde el descubrimiento de América, hasta el fin de la colonización española, han pasado más de tres siglos, sin embargo la colonización inglesa en el nuevo mundo,  ha durado solo alrededor de 160 años.

Los españoles se han mezclado con los indígenas, y ha subsistido hoy día una importante población amerindia, sin embargo en América del Norte, los indígenas son solo son un grupo muy reducido e insignificante.

Ya en el año 1.983, cuando estudié en la Facultad de Teología de Granada, para ser profesor de Religión, se tocó este tema, anulando lo más importante de la evangelización: La vida contemplativa, que es absolutamente necesaria para que pueda llevarse a cabo con éxito, por esa razón se nombró a San Francisco Javier patrón de las misiones, conjuntamente con Santa Teresa de Lisieux, que nunca había salido de su convento.

 Igualmente en las batalla de Josué contra los amalecitas, la victoria tuvo lugar gracias a la oración de Moisés, que imploraba al altísimo y que cada vez que bajaba los brazos prevalecían los enemigos, y se consiguió la victoria teniendo que sujetar sus brazos por el cansancio, lo que indica que sin la oración y el sacrificio, triunfa Satanás.

Se ha insistido a lo largo del curso de la asignatura de “Fe y Revelación” sobre la actitud que tienen que adoptar TODOS los Cristianos. Se ha afirmado que la fe es esencialmente comunitaria, y hablando del renacer de la mística cristiana, se ha afirmado que el peligro grave que puede entrañar es precisamente ese: apartarse de la comunión de la convivencia.

Como no puedo estar de acuerdo con ello, procuraré con racionalidad, no apoyándome en mis ideas, pero en la doctrina de San Juan de la Cruz - , Doctor de la Iglesia, y uno de los más grandes místicos de todos los tiempos, y sin duda alguna el que mejor ha interpretado las Escrituras en toda la historia de la Cristiandad - , refutar esa opinión con las palabras de ese gran Santo.

-”…y por tanto, por decir algo de esta noche oscura, no fiaré ni de experiencia ni de ciencia, porque lo uno y lo otro pueden faltar y engañar: más no dejándome de ayudar en lo que pudiera de estas cosas, aprovecharme he para todo lo que con el favor divino hubiere de decir – a lo menos para lo más importante y oscuro de entender – de la Divina Escritura, por lo cual guiándonos no podemos errar puesto que en el que ella habla es el Espíritu Santo. Y si yo en algo errare por no entender bien, así como lo que sin ella dijere, no es mi intención apartarme del sano sentido y doctrina de la Santa Madre Iglesia Católica, por lo que en tal caso me sujeto y resigno no solo a su mandato, sino a cualquiera que en mejor razón de ello juzgare”.

¡Qué diferencia con el fundador del cisma Luterano, y de tantos otros fundadores de tan variado pelaje, con su lenguaje lleno de soberbia y de odio!, y con los actuales predicadores relativistas, que quieren modificar las enseñanzas de la tradición cristina, para adaptarla a las modas de nuestros días, ¿Como es posible que tantas almas se hayan dejado guiar por unos Pastores con esa mentalidad, que predican insistentemente una doctrina relativista y adulterada?



LA FE NO ES ESENCIALMENTE COMUNITARIA

En realidad, la fe es comunitaria para la mayoría de la gente, y es aislada para otros, que son una minoría, y estos son los que viven mucho más intensamente la fe, y que por eso se encuentran mucho más cerca de Dios.

En el Cántico espiritual, canción 28,8  y canción 29, 1-4, dice San Juan de la Cruz:

“Que ya solo en amor es mi ejercicio. Como si dijera que ya todos estos oficios están puestos en ejercicio de amor de Dios; es a saber, que toda la habilidad de mi alma y cuerpo, memoria, entendimiento y voluntad, sentidos interiores y exteriores y apetitos de la parte sensitiva y espiritual, todo se mueve por amor y en el amor, haciendo todo lo que hago con amor y padeciendo todo lo que padezco con sabor de amor. Esto quiso dar a entender David cuando dijo: “Mi fortaleza guardaré para Ti (Ps 58, 10). Aquí es de notar que, cuando el alma llega a este estado, todo el ejercicio de la parte espiritual y de la parte sensitiva, ahora sea en hacer, ahora en padecer, de cualquier manera que sea, siempre le causa más amor y regalo de Dios, como habemos dicho. Y hasta el mismo ejercicio de oración y trato con Dios que antes solía tener en otras consideraciones y modos, ya todo es ejercicio de amor.

De manera que, ahora sea su trato cerca de lo temporal ahora sea su ejercicio cerca de lo espiritual, siempre puede decir esta tal alma que ya solo en amor es mi ejercicio.

¡Dichosa vida y dichoso estado, y dichosa el alma que a él llega! donde todo le es ya sustancia de amor y regalo y deleite de desposorio, en que de veras puede la esposa decir al Divino Esposo aquellas palabras que de puro amor le dice en los Cantares, diciendo: `Todas las manzanas buenas y viejas guardé para ti’ (7,13); que es como si dijera: "Amado mío, todo lo áspero y trabajoso quiero para mí y todo lo suave y sabroso lo quiero para ti". Pero el acomodado sentido de este verso es decir que el alma en este estado de desposorio espiritual ordinariamente anda en unión de amor con Dios, que es común y ordinaria asistencia de voluntad amorosa en Dios.”

Extraordinarias palabras que son las del mismísimo Jesucristo, Hijo de Dios, y de su Inmaculada Madre María Santísima, la Corredentora, que se han sacrificado para redimirnos y rescatar lo que era el botín de Satanás por su victoria sobre Adán y Eva: nada menos que toda la Humanidad, de la misma manera que los israelitas, al salir de Egipto, se llevaron consigo el botín de su victoria sobre el Faraón.

           “Todas las manzanas buenas y viejas guardé para ti”.
Esta actitud es el certificado de autenticidad del verdadero Amor:
             Todo lo bueno y dichoso lo quiero para ti, y todo lo malo y dificultoso lo quiero para mí: Es el lema de los Hijos de Dios.

             Lo contrario del egoísmo que pregona:
“Todo lo bueno y dichoso lo quiero para mí, y todo lo malo y dificultoso lo quiero para ti": Es el lema de los hijos de Satanás.


ANOTACIÓN PARA LA CANCIÓN SIGUIENTE

Verdaderamente esta alma está perdida en todas las cosas y solo está ganada en  amor, no empleando ya el espíritu en otra cosa, por lo cual, aún a lo que es vida activa y otros ejercicios exteriores desfallece; por cumplir de veras con una sola cosa que dijo el Esposo que es necesario (Lc 10,42) y es la asistencia y continuo ejercicio de amor  en Dios, lo cual Él precia y estima en tanto que, así como reprendió a Marta porque quería apartar a María de sus pies para ocuparla en cosas activas en servicios del Señor, entendiendo que ella lo hacía todo y que María no hacía nada, pues se estaba holgando con el Señor (Ibid,V.41), siendo ello muy al revés, pues no hay obre mayor ni más necesaria que el amor; así también en los Cantares defiende a la esposa, conjurando a todas las criaturas del mundo – las cuales se entienden aquí por las hijas de Jerusalén – que no impidan a la esposa el sueño espiritual de amor, ni la hagan velar ni abrir los ojos a otra cosa hasta que ella quiera (3,5).

Donde es de notar que en tanto que el alma no llega a este estado de unión de amor, le conviene ejercitar el amor así en la vida activa como en la contemplativa, pero ya llegase e él, no le es conveniente ocuparse en cosas y ejercicios exteriores que le puedan impedir un punto de aquella asistencia de amor en Dios, aunque sean de gran servicio de Dios.

Porque es más precioso delante de Dios y del alma un poquito de este puro amor y más provecho hace a la Iglesia, aunque parece que no hace nada, que todas esas obras juntas.

Que por eso, María Magdalena, aunque con su predicación hacía gran provecho y le hiciera muy grande después, por el gran deseo que tenía de agradar al Esposo y aprovechar a la Iglesia, se escondió en el desierto treinta años para entregarse de veras a ese amor, parecíendole que en todas maneras ganaría mucho más de esa manera por lo mucho que aprovecha e importa a la Iglesia un poquito de ese amor.

De donde cuando alguna alma tuviera algo de este solitario amor, grande agravio se le haría a ella y a la Iglesia, si, aunque fuera por poco espacio, se la quisiera ocupar en cosas exteriores o activas, aunque fuesen de mucho caudal. Porque, pues Dios conjura de que no la recuerden de ese amor, ¿Quién se atreverá y quedará sin reprensión?

Al fin, para ese fin de amor fuimos creados, adviertan pues aquí los que son muy activos, que piensan ceñir al mundo con sus predicaciones y obras exteriores, que mucho más provecho harían a la iglesia y mucho más agradarían a Dios, dejando aparte el buen ejemplo que de si darían, si gastasen siquiera la mitad de ese tiempo en estarse con Dios en oración, aunque no hubiesen llegado a tan alta como esta. 

Cierto entonces harían más y con menos trabajo con una obra que con mil, mereciéndolo su oración, y habiendo cobrado fuerzas espirituales en ella; Porque de otra manera todo es martillar y hacer poco más que nada, y a veces nada, y aún a veces daño. Porque Dios os libre que se comience a envanecer la sal (Mt 5-13), que aún que parezca que hace algo por de fuera, en substancia no será nada, cuando está cierto que las buenas obras no se pueden hacer sino en virtud de Dios.

¡Oh, cuanto se pudiera escribir aquí de esto! Más no es este el lugar. Esto he dicho para dar a entender esta otra canción; porque en ella el alma responde por si a todos aquellos que impugnan este santo ocio del alma y quieren que todo sea obrar y que luzca e hincha el ojo por de fuera, no entendiendo ellos la vena y raíz oculta de donde nace el agua y se hace todo fruto. Y así dice la canción:

Pues ya si en el ejido
de hoy, más no fuere vista ni hallada
diréis que me he perdido;
que andando enamorada
me hice perdidiza y fui ganada.

Responde el alma en esta canción a una tácita reprensión de parte de los del mundo, los cuales han de costumbre notar a los que de veras se dan a Dios, teniéndolos por demasiados en su extrañeza y retraimiento y en su manera de proceder, diciendo también que son inútiles para las cosas importantes y perdidos en lo que el mundo precia y estima, a la cual reprensión de muy buena manera satisface aquí el alma, haciendo rostro muy osado y atrevimiento a esto y a todo lo demás que el mundo la pueda imponer, porque habiendo llegado ella a lo vivo del amor de Dios, todo lo tiene en poco.

 Y no solo eso, más antes ella misma lo confiesa en esta canción, y se precia y gloria de haber dado en tales cosas y se perdió al mundo y a si misma por su Amado. Y así, lo que quiere decir en esta canción, hablando con los del mundo, es que si ya no la viesen en las cosas de sus primeros tratos y otros pasatiempos que solía tener en el, mundo, que digan y se crean que se ha perdido y ajenado de ellos y que lo tiene tan por bien que ella mismo se quiso perder andando buscando a su Amado enamorada mucho de Él, y por que vean la ganancia de su pérdida y no lo tengan por insipienza o engaño, dice que esa pérdida fue su ganancia, y que por eso, de industria se hizo perdidiza”.

Estas son palabras de San Juan de la Cruz, más adelante en Cant. 35,7; 36,1, comentando la soledad en que debe encontrarse el alma, que es la esposa, en ese estado de unión con Dios, que es el divino Esposo, dice comentando el verso:

También en soledad de Amor herido

“Es a saber de la esposa; porque además de amar el Esposo mucho la soledad del alma, está mucho más herido de amor por ella por haberse ella querido quedar a solas de todas las cosas, por cuanto estaba herida de amor por Él. Y así, Él no quiso dejarla sola, sino que, herido por la soledad que por Él tiene, viendo que no se contenta con otra cosa, Él solo la guía a si misma, atrayéndola y absorbiéndola en sí, lo cual no hiciera él en ella si no la hubiere hallado en soledad espiritual.

Es extraña esta propiedad que tienen los amados en gustar mucho más de gozarse a solas de toda criatura que con alguna compañía, porque aún que estén juntos, si tienen alguna extraña compañía que haga allí presencia, aunque no hayan de tratar ni de hablar más excusa de ella que delante de ella y la misma compañía trate ni hable de nada, bástales estar allí para que no se gocen a su sabor, la razón es porque el amor, como es unidad de dos solos, a solas se quieren comunicar ellos. 

Puesta, pues el alma en esta cumbre de perfección y libertad de espíritu en Dios, apagadas todas las repugnancias y contrariedades de la sensualidad, ya no tiene otra cosa en que entender ni otro ejercicio en que se emplear sino darse en deleites y gozos de íntimo amor con el Esposo, como se escribe del Santo Tobías en su libro, donde dice que, después que había pasado por estos trabajos de su pobreza y tentaciones, le alumbró Dios, y que todos los demás de sus días los pasó en gozo (14, 4) como ya le pasa a esta alma de que vamos hablando, por ser los bienes que en sí ve, de tanto deleite, como lo da a entender Isaías del alma que, habiéndose ejercitado en las obras de perfección, ha llegado al punto de perfección que vamos hablando”.



viernes, 15 de junio de 2018

RECOMENDACIONES DE JESÚS RESUCITADO A SUS APÓSTOLES: EL HA MUERTO POR TODOS LOS HOMBRES



EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA, MANTIENE
 PRESENTE LA GRACIA SANTIFICANTE
HASTA EL FIN DEL MUNDO



Palabras de Jesús a los Apóstoles después de resucitado, que son más actuales que nunca y que rebaten la mentalidad actual de muchos creyentes, sacerdotes y consagrados, que se dedican a criticar vehementemente al Papa Francisco, como el Obispo de Amberes, y la conferencia episcopal austriaca que se han rebelado contra el Papa, o los teólogos disidentes como Hans- Küng, Queiruga o Massiá y tantos otros, que quieren una mayor abertura al paganismo, queriendo secularizar a la Santa Iglesia Católica.

Luego existen toda una colección de creyentes, que se creen los escogidos y enviados por Dios, para corregir las directrices de la Iglesia, establecida por Dios para dirigir perpetuar su Sacrificio y su Doctrina, a la cual la dotó de plenos poderes, y le prometió que las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella.

Querer ahora demostrar que su Iglesia va por el camino errado, no solo es una falta de fe, ya que es dar a entender que Dios, después del tremendo Sacrificio suyo y de todos los Santos, va a permitir que perezca su Iglesia, es decir que su misión ha sido inútil. Esto es también la consecuencia de un grave pecado de soberbia, de unos individuos errados, y también "herrados", parecido al de Lucifer, que dijo: "No serviré", y que se rebeló contra los planes de Dios, lo que lo transformó de un Ángel de Luz en un ángel tenebroso.

Estos individuos, aún que tengan doctorados, sepan hebreo y latín, y hayan publicado muchos libros de religión, al perder la Gracia de Jesús se han vuelto analfabetos de la fe, ya que tienen orejas y no oyen y ojos y no ven, como dijo Jesús. Lo mismo le ocurrió a Lucifer, el arcángel más subido, que estaba tan cegado por su orgullo que no llegó a entender, que era una criatura limitada que quería enfrentarse a Dios, el Ser dotado de unos atributos de una grandeza, perfección, y poder infinitos.




DEL EVANGELIO TAL COMO ME HA SIDO REVELADO
DE MARÍA VALTORTA 
Diálogo de Jesús con los Apóstoles después de su 
Gloriosa Resurrección


[...] "Es verdad... Si... tenemos preguntas que hacerte..." dice Pedro.
"Pues preguntad"
"Si... Ayer, al despertar el día, cuando nos dejaste, estuvimos hablando entre nosotros sobre lo que habías dicho. Ahora otras palabras se acumulan en nosotros por lo que acabas de decir. Ayer, y también hoy, si lo pensamos bien, has hablado como si fueran a surgir herejías y divisiones, y pronto además. esto nos hace pensar que tendremos que ser muy prudentes con los que se quieran incorporar a nosotros. Porque está claro que en ellos estará la semilla de la herejía y la división".

"¿Lo crees? ¿Y no está ya dividido Israel respeto a venir a Mí? Tú quieres decir que el Israel que me ha querido nunca será hereje y nunca estará dividido. ¿No? Pero, ¿acaso ha estado unido alguna vez, desde hace siglos?, ¿acaso estuvo unido, incluso en los momentos  de su antigua formación? ¿Y ha estado unido en seguirme? en verdad os digo que está en él la raíz de la herejía".

"Pero...".

"Pero es idólatra y vive en la herejía, desde hace siglos, bajo apariencia externa de fidelidad. Ya conocéis sus ídolos y sus herejías. Los gentiles serán mejores. Por eso, Yo no los he excluido, y os digo que hagáis lo que Yo he hecho.
Esto será para vosotros unas de las cosas más difíciles. Lo sé. Pero traed a vuestra memoria a los profetas. profetizan la vocación de los gentiles y la dureza de los judíos. ¿Qué razón tendríais para cerrar las puertas del Reino a los que me aman y se acercan a la Luz que su alma buscaba? ¿Los creéis más pecadores que vosotros porque hasta el momento no han conocido a Dios; porque han seguido su religión y la seguirán hasta que no se vean atraídos por la nuestra? No debéis hacerlo. Y os digo que muchas veces son mejores  que vosotros porque, teniendo una religión  no santa, saben ser justos.

No faltan los justos en ninguna nación ni religión. Dios observa las obras de los hombres, no sus palabras.Y si ve que un gentil, por justicia del corazón, hace naturalmente lo que la Ley del Sinaí manda, ¿porque debería considerarlo abyecto? ¿No es aún más meritorio el que un hombre que no conoce el mandato de Dios de no hacer esto o aquello porque está mal, se imponga a si mismo un imperativo de no hacer lo que su razón le dice que no es bueno y lo siga fielmente?... ¿No es esto mayor respeto al mérito relativo de aquel que, conociendo a Dios, fin del hombre, y conociendo la Ley, que permite conseguir este fin, haga continuos compromisos y cálculos para adecuar el imperativo precepto a la voluntad corrompida? ¿qué os parece? ¿creéis que Dios aprecia las escapatorias que Israel ha puesto a la obediencia, para no tener que sacrificar mucho su concupiscencia?

Y me permito aquí añadir una reflexión personal adaptada a la situación actual. la mentalidad de los quietistas y relativistas del tipo Queiruga, Massía, Hans Küng, y tantos otros seguidores, que se han inventado una religión "descafeínada", en donde ya nada es pecado, y por consiguiente no puede haber castigo, solo premio para todos, son los "populistas" de la religión, que prometen bienes para todos, poniendo en plan de igualdad al trabajador y honrado ciudadano, con el perezoso, el vicioso y el ladrón.

¿Qué os parece? ¿Creéis que cuando salga de este mundo un gentil, justo ante Dios por haber seguido la recta Ley que su conciencia se impuso, Dios le va a juzgar como demonio? Os digo que Dios juzgará las acciones de los hombres, y el Cristo, Juez de todas las gentes premiará a aquellos en quienes el deseo del alma tuvo voz de íntima ley para llegar al fin último del hombre, que es unirse de nuevo con su Creador, con el Dios desconocido por los paganos, pero sentido como verdadero y santo, más allá del escenario pintado de los falsos Olimpos.

Es más, tened mucho cuidado de no ser vosotros escándalo para los gentiles. Ya demasiadas veces ha sido mancillado el nombre  de Dios entre los gentiles  por las obras de los hijos del pueblo de Dios. No intentéis creeros tesoreros absolutos de mis dones y méritos. Yo he muerto por Judíos y gentiles. Mi Reino será de todas las gentes. No abuséis de la paciencia con que Dios os ha tratado hasta este momento, diciéndoos a vosotros mismos: "A nosotros todo nos está permitido". No. Os lo digo. Ya no existe este o aquel pueblo. Existe mi Pueblo. Y en él tienen el mismo valor los vasos que se han gastado en el servicio del Templo, pero no de Dios, serán arrinconados, y en vez de ellos, sobre el altar, serán colocados los que ahora no conocen ni incienso, ni aceite ni vino ni bálsamo, pero que están deseosos de llenarse de esto y de ser usados para la gloria de Dios.

Y aquí está "retratada", de una manera sorprendente la mentalidad de muchos que se llaman cristianos, y que lo son solo de nombre, siendo perezosos y relajados para cumplir con los mandamientos de la Ley de Dios, al contrario de los que practican otra religión, que cumplen a rajatabla con todos los preceptos de su ley, y que obedecen sin "rechistar" a todas las obligaciones inherentes a su confesión religiosa.


DEL LIBRO DEL APOCALIPSIS (Ap 7, 9-17)

Después de esto, miré y vi una muchedumbre grande, que nadie podía contar, de toda nación, tribu, pueblo y lengua, que estaban delante del trono y del Cordero, vestidos de túnicas blancas y con palmas en sus manos. Clamaban con grandes voces diciendo: "Salud a nuestro Dios, al que está sentado en el trono, y al Cordero. Y todos los ángeles estaban en pié alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro vivientes, y cayeron sobre sus rostros delante del trono y adoraron diciendo: Amen. Bendición, gloria y sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fortaleza a nuestro Dios por los siglos de los siglos, amen. 



***********************************


DICE LA CANCIÓN DE SALOMÉ ARRICIBITA:


Todo aquello que entristezca y separa de Tí, no viene de Tí, pues de Tí viene la Paz, de Tí viene la alegría.


Todo lo que acoge y abriga viene de Tí, todo lo que separa no viene de Tí, pues de Tí viene la Vida, de Tí viene el calor.











jueves, 14 de junio de 2018

BELLÍSIMA ANTIGUA IMAGEN FRANCESA DE UN RETIRO ESPIRITUAL, CON ORACIÓN DE SAN AGUSTÍN

Temed a Dios para no retroceder, para avanzar, amadlo
(S. Agustín)


INTERPRETACIÓN MÍSTICA DE LA 
ALEGORÍA DE LA VEJEZ
(Sirac 11, 9-10. 12, 1-8)


Alégrate, muchacho, mientras eres joven, y que tu corazón sea feliz en tus años juveniles. Sigue los impulsos de tu corazón y lo que es un incentivo para tus ojos; pero ten presente que por todo eso Dios te llamará a juicio.

Es el momento de seguir los impulsos que te incitan a conocer y aprender, para que puedas adquirir experiencia en la lucha que tendrás que mantener para lograr tu subsistencia, mundo lleno de oportunistas, que está plagado de mentiras, y de gente que siempre se aprovecha y abusa de los indefensos. Se trata de disfrutar decentemente de la vida, siguiendo las Leyes de Dios. Pero existe siempre una limitación al disfrute de los deseos, por eso dice el libro de Sirac de tener cuidado, porque Dios, que aborrece el pecado, pedirá cuenta de todos tus actos.

Aparta de tu corazón la tristeza y aleja de tu carne el dolor, porque la juventud y la aurora de la vida pasan fugazmente.

Consejos muy acertados: la Juventud es para vivirla con alegría, ya que un joven triste será toda su vida un amargado, Por eso no solo en los humanos y también en los animales, el Creador ha puesto el poderoso instinto que los empuja al Juego, que es como “cargar las baterías” de la vida para así poder afrontar todas las dificultades venideras.

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que lleguen los días penosos y vengan los años en los que dirás: "No encuentro en ellos ningún placer"; antes que se oscurezcan el sol y la luz, la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes cargadas de lluvia.

La juventud es como una primavera, donde todo sonríe, esto lo vemos en la alegría de los niños, que siempre están felices, pero luego vendrá el verano y el otoño de la vida, donde los cinco sentidos corporales, que comunican al alma los sentimientos, empezarán a “desgastarse”, haciendo perder al hombre sus facultades, perdiendo poco a poco la intensidad del sentido del gusto, de la vista, del oído y del olfato, y debilitando sus fuerzas, lo que se traduce en las nubes cargadas de lluvia, preludio del Invierno, que es el final de la existencia humana.

En aquel día temblarán los guardianes de la casa y se encorvarán los hombres vigorosos; se detendrán las moledoras, que ya serán pocas, y se oscurecerán las que miran por las ventanas; se cerrarán las puertas de la calle, mientras declina el ruido del molino; cesará el canto de los pájaros y enmudecerán las que entonan canciones.

Los guardianes de la casa que son las tres potencias del alma, la memoria, el entendimiento y la voluntad, se debilitarán, eso es lo que le ocurrirá hasta los hombres más vigorosos, las moledoras que son los dientes, serán pocos, los ojos que son las que miran por las ventanas, perderán su acuidad visual, las puertas de la calle cerradas, son el impedimento de los ancianos para desenvolverse en este mundo; no se percibirán los sonidos que es el declinar el ruido de los molinos, ya no se oirán por eso el canto de los pájaros, ni se podrán oír las canciones.

Entonces se temerán las cuestas empinadas y los terrores acecharán por el camino. El almendro estará florecido, se pondrá pesada la langosta y la alcaparra perderá su eficacia. Porque el hombre se va a su morada eterna, mientras las plañideras rondan por la calle.

Las fuerzas que han declinado por la vejez, hacen temer subir por las cuestas empinadas, y causarán miedo para enfrentarse a cualquier imprevisto, ante la falta de las fuerzas, el pelo se volverá blanco, como un almendro en flor, los ruidos en los oídos, que son como el sonido de las cigarras, se oirán en los oídos que son las alcaparras. Es la vida humana que se apaga, con los sufrimientos y las molestias de la vejez, comparadas a plañideras que rondan la calle.

Sí, acuérdate de él antes que se corte la hebra de plata y se quiebre la ampolla de oro, antes que se haga pedazos el cántaro en la fuente y se rompa la cuerda del aljibe; antes que el polvo vuelva a la tierra, como lo que es, y el aliento vuelva a Dios, porque es él quien lo dio.

Es entonces cuando el hombre tiene que prepararse para el encuentro con Dios, antes que sobrevenga la muerte que es la hebra de plata que se corta por mandato de Dios, liberando el alma que está contenida en esa ampolla de oro, que al romperse, retorna a su Creador, cuando se haga pedazos el cántaro que es el cuerpo mortal, al romperse la cuerda del aljibe, que es la que la mantenía con vida.

¡Vanidad, pura vanidad!, dice Cohélet. ¡Nada más que vanidad!



miércoles, 13 de junio de 2018

JESÚS QUE ES PERFECTO, QUIERE QUE SE CUMPLA SU LEY: PROFUNDO ANÁLISIS DE LA MENTALIDAD HEDONISTA ACTUAL EN EL MATRIMONIO..



Familia de la Nobleza, con su descendencia




El día 5 de diciembre de 2.017, ha aparecido en los medios de comunicación españoles, que en el año 2.050, este País será el más envejecido del mundo después de Japón, y que habrá cerca de 70 jubilados por cada 100 personas que estén trabajando. La Comunidad europea, advierte que este País tendrá que tomar medidas para remediar esta situación insostenible para la economía, con entrada de emigrantes, o con aumento de la natalidad.

Tal como está España, y conociendo la mentalidad actual de mis compatriotas y sobre todo la de los políticos, que solo están interesados en asegurarse su "poltrona", esta última solución me parece irrealizable. Es por culpa de esos políticos que están obsesionados en hacer votar leyes que van en contra de la natalidad, como el aborto libre y gratuito, la píldora del día después, el divorcio exprés, suprimiendo toda la burocracia que antes era  necesaria para separarse, bastando en que ambos cónyuges estén de acuerdo para que sea automática.

Del punto de vista religioso, esta mentalidad actual es un pecado, cuya gravedad solo Dios puede valorar, ya que el matrimonio, que antes de la venida de Cristo era un simple contrato, ha sido transformado por Jesús en un Sacramento indisoluble, y sobre todo abierto a la procreación.

Hace poco tiempo, un familiar mío me mandó la fotografía de unos niños famélicos de Madagascar, le dije  que el deber de un Cristiano es ayudarles según nuestra posibilidad, pero que la responsabilidad de tanta miseria proviene siempre del egoísmo humano de ciertos individuos que viven en un lujo escandaloso, que casi siempre han hecho fortuna explotando a sus hermanos, Y que la culpa aún mucho mayor es de los padres de estos niños que los han engendrado sabiendo que carecían de medios para alimentarlos, Dios pedirá cuenta a esos nuevos Epulones, que tienen a su vista esos seres muriéndose de hambre, los nuevos Lázaros, ya sabemos por el Evangelio cual ha sido el destino final de esos individuos.

Y me pregunto ¿Cual será el destino de los padres que para disfrutar del sexo, han procreado niños que sabían que iban a morir de hambre?  



DE LOS CUADERNOS DE MARÍA VALTORTA
(22 de marzo de 1.944)


Dice Jesús:
“Las familias en las que no domina Dios,  sino la sensualidad y el interés y, por lo tanto las derivaciones de Satanás, no son familias, ellas son el origen de grandes desgracias que, desde el interior de la célula familiar, se irradian y arruinan los grupos nacionales y, a partir de estos, también la paz mundial. Sucede así porque están creados sobre una base de sensualidad e interés, y por lo tanto, no se elevan hacia lo que es santo; por el contrario, como hierbas malsanas nacidas en el barro, se arrastran siempre por el suelo.
Dice el ángel a Tobías: “Te mostraré quienes son esos sobre los  cuales tiene poder el demonio”.

¡Oh, en verdad hay cónyuges que desde la primera hora de su unión están bajo el poder demoniaco! Es más, lo están ya antes de ser cónyuges. Lo están desde que toman la decisión de buscar un compañero o una compañera, pero no lo hacen con un recto fin, sino con solapados cálculos en los que imperan de forma soberano el egoísmo y la sensualidad.

Nada hay más sano y más santo que dos seres que se aman honestamente y se unen para perpetuar la raza humana y ofrendar almas al Cielo.

La dignidad del hombre y la mujer que se convierten en padres es la segunda dignidad, después de la de Dios. Ni siquiera la dignidad real es semejante a ella, porque aún el más sabio de los reyes no hace más que gobernar a sus súbditos. En cambio, los padres atraen sobre sí la mirada de Dios y raptan a esa mirada una nueva alma, que encierran en la envoltura de la carne nacida de ellos. Casi diría que en ese momento tienen a Dios como súbdito, porque Dios crea inmediatamente una nueva alma, para el honrado amor de ambos, que se une para dar a la Tierra y al Cielo un nuevo ciudadano.

¡Oh, si pensaran en el poder que tienen y al que Dios asiente inmediatamente! Los ángeles no tienen tanto poder. Pero los ángeles, a igual que Dios están dispuestos a adherir de inmediato al acto de los esposos fecundos y a convertirse en custodios de la nueva criatura. Más como dice Rafael, son muchos los que abrazan el estado conyugal, de modo tal que ahuyentan a Dios de sí y de su propia mente y se abandonan a la libido. Sobre estos, el demonio ejerce su poder.

¿Qué diferencia hay entre el lecho del pecado y el lecho de dos cónyuges que no rechazan el placer, pero rechazan la prole? No hagamos acrobacias de palabras y de razonamientos embusteros. La diferencia es muy poca pues, si por enfermedades o imperfecciones  es aconsejable o se concede el no tener hijos, en estos casos es necesario saber ser continentes y vedarse esas satisfacciones estériles, que no son más que la satisfacción de los sentidos. En cambio, si nada se opone a la procreación, ¿Por qué transformáis una ley natural y sobrenatural en un acto inmoral, que falsea su finalidad?

Cuando cualquier reflexión honesta os aconseja no aumentar la prole, sabed vivir como esposos santos y no como simias lujuriosas. ¿Como pretendéis que el ángel de Dios vele sobre vuestra casa, cuando la convertís en una cueva de pecado? ¿Como queréis que Dios os proteja, si le obligáis a apartar con disgusto la mirada de vuestro nido mancillado?

¡Oh, que míseras son las familias que se forman sin una preparación a lo sobrenatural, de las familias que se ha desterrado a priori toda busca de la Verdad, y donde. aún peor, se burla la palabra de la Verdad, que enseña qué es y por qué existe el Matrimonio! ¡Qué míseras son las familias que se forman sin elevar ningún pensamiento hacia las alturas, que se forman estimuladas únicamente por el aguijón de un apetito sexual y de una consideración financiera! ¿Cuántos cónyuges aceptan la inevitable costumbre de la ceremonia religiosa! He dicho costumbre, y lo repito, porque para la mayor parte no es más que una costumbre y no una aspiración del alma a tener a Dios consigo en este momento. Más, después de la ceremonia, ¡no piensan más en Dios y hacen del Sacramento un festín y del festín un desahogo de bestialidad! Pero, según mi pensamiento, el Sacramento no termina con la ceremonia religiosa; al contrario, comienza con ella y dura tanto como la vida de los cónyuges, así como el acto de profesar no dura cuanto la ceremonia religiosa sino tanto como la vida del religioso o religiosa.

El ángel le enseña a Tobías que, si antepone al acto la plegaria, el acto será un acto santo, bendito, fecundo de júbilos verdaderos y de prole.

Esto es lo que habría que hacer: ir al matrimonio, impulsados por el deseo de tener prole, pues esta es la finalidad de la unión humana, además de tener presente a Dios en toda hora. Cualquier otra finalidad es una culpa deshonrosa para el hombre con uso de razón, y ofensiva para el espíritu, que es Templo de Dios que huye indignado. Dios no es un carcelero opresivo. Dios es un Padre bueno, que se alegra con la honrada alegría de los hijos y que responde  a los santos abrazos de los mismos con bendiciones celestiales y con la aprobación evidenciada en la creación de una nueva alma.

Más ¿Quién comprenderá esta página? La leeréis sin advertir su sabor santo, como si hubiera empleado el idioma de un planeta desconocido. Os parecerá un tema trillado y es, en cambio, doctrina celestial. Os mofaréis de ella los sabios del momento. Y no sabéis que Satanás se ríe de vuestra estupidez, pues ha logrado convertir en condena lo que Dios había creado para vuestro bien, es decir, el Matrimonio como unión humana y Sacramento. Y esto ha sido culpa de vuestra incontinencia. de vuestra bestialidad.

Os repito las palabras de Tobías a su mujer, para que la recordéis y la tengáis como ejemplo, si aún podéis hacerlo porque sobrevive en vosotros un resto de dignidad humana. Las palabras son estas: "Nosotros somos hijos de santos y no podemos unirnos como los gentiles, que no conocen a Dios.

Que estas palabras sean vuestra norma, pues aunque habéis nacido allí donde la santidad ya había muerto, El Bautismo hizo siempre de vosotros hijos de Dios, que es el Santo de los santos, y por eso podéis decir que sois siempre hijos de santos, del santo, y podéis comportaros de acuerdo con ellos. Entonces, tendréis "una descendencia en la que se bendecirá el nombre del Señor" y se vivirá en su Ley.

Y cuando los hijos viven en la Ley divina, se benefician los padres, porque dicha Ley enseña Virtud, respeto, amor, y los primeros que se benefician, después de Dios, son los afortunados progenitores, los cónyuges santos, que han sabido hacer de su unión un rito perpetuo y no un vergonzoso vicio".