MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 16 de febrero de 2019

INTERCAMBIO DE OPINIONES EN FACEBOOK SOBRE LAS ALEGACIONES DE UN ENEMIGO DE LA iGLESIA CATÓLICA

VIRGEN SANTÍSIMA, SÁLVANOS; INUNDA A TODA LA HUMANIDAD CON LA LLAMA DE AMOR DE TU INMACULADO CORAZÓN QUE CIEGA A SATANÁS, AHORA Y EN LA HORA DE NUESTRA MUERTE.AMEN.

Preguntó la piadosa viuda húngara, que tenía 6 hijos: ¿Qué es la llama de Amor?.
El Señor Jesús contestó:
"La llama de Amor de mi Madre Santísima es para vosotros lo que fue la barca para Noé".

La Virgen María contestó:
"La llama de Amor de mi Inmaculado Corazón, es el mismo Jesucristo"
Foto
Compartida públicamenteVer activ

jueves, 14 de febrero de 2019

ALABANZAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, LA CRIATURA MÁS SUBLIME DE LA CREACIÓN EN LA FIESTA DE SU NATIVIDAD


Fiesta de la Natividad de la Virgen María. La Obra maestra de
la Santísima Trinidad.





DEDICADO A MIS “HERMANASTROS” PROTESTANTES Y A LOS QUE PONEN EN DUDA LA VIRGINIDAD DE MARÍA, COMO EL "GRAN TEÓLOGO" JESUITA JUAN MASIÁ CLAVEL, QUE SE TOMA POR UN GRAN ILUMINADO.

No comprendo como el Vaticano no ha destituido estos eclesiásticos que se dedican a anular los Dogmas de la Iglesia Católica, y que son un verdadero cáncer que se está "metastasiando" a gran parte de la Iglesia. Se excomulgó a Monseñor Lefebvre por seguir a raja tabla las enseñanzas tradicionales de la Santa Iglesia, excomunión que fue afortunadamente levantada por el Santo Papa Emérito Benedicto XVI, y se deja campar a sus anchas a este tipo de individuos que al rechazar los Dogmas de la Iglesia, están fuera de la Gracia de Dios, como así lo explica Jesús a María Valtorta, cuya lectura era una de las favoritas de Santa Teresa de Calcuta, y que era obligación leerla para los discípulos del Santo Padre Pío de Pietrelcina, según lo explica la Asociación francesa "Les amis de Maria Valtorta".




DE LOS CUADERNOS DE MARÍA VALTORTA, LA PORTADORA DE LA PALABRA DE DIOS DE ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS


Dice Jesús:
A mi Santa y Bendita Madre le fue concedido ser la Portadora del Verbo, no tanto por su naturaleza Inmaculada, cuanto por su humildad perfectísima. Todas las humildades humanas no reúnen el tesoro de humildad de la Humildísima que así permaneció; así, ¿entendéis, aún cuando supo su destino de ser la más Alta de todas las criaturas?. María ha consolado a las Tres divinas Personas, heridas por la soberbia de Lucifer y de la primera Pareja, con su humildad solo inferior a la del Verbo.

¡Mi querida Madre, nuestra alegría perenne! ¡Si la pudieras ver hoy en el Cielo mientras que todo el Paraíso la rodea con su Amor y exclama hosanna por Ella y por su nombre de salvación! Verías un abismo de Gloria sumido en un inmenso abismo de humildad, y la Luz inconcebible de María destella doblemente por su castísima y virginal humildad que se recoge en adoración hacia nosotros y abate todos los celestes hosannas diciendo: “Domine non sum digna”.

¡Santa y primera Sacerdotisa! ¡no ser digna Ella, por quien crearíamos un segundo Paraíso para que recibiera redobladas alabanzas!...

Mira María. En este día de María, ten la visión de la Luz en que está la madre tuya y Mía. Has visto la Luz rutilante, que no puede mirarse de nuestro triple Fuego. Mira ahora la Luz suavísima de María. Apaga tu sed, sacíate de Ella. Nunca sentirás descender en tu corazón nada más dulce. Mira, mientras te lo concedo, esta fuente, este Astro de Luz que es María, resplandeciente en el Cielo con su cuerpo de candor que no podía corromperse porque ha sido la santa envoltura de Dios hecho carne, además porque ha alcanzado la perfección humana de toda santidad, y de sumo resplandor por su espíritu unido al espíritu de Dios en nupcias eternas.

Mira: el azul del Cielo circunda el Candor y tiñe de reflejos celestes, y la Luz de María vuelve luminosos los Cielos como una sobrehumana alba de Abril en la que brilla el astro de la mañana sobre un mundo virgen y florido. Mira y recuerda la visión que los ángeles contemplan con perenne sonrisa de alegría. Que sea tu serenidad, como es tu fuerza la nuestra.

Te han sido mostradas cosas que superan la inteligencia del hombre, y esto ha sido por voluntad de Dios, Pero, para mantener este don siempre, aprende de María a tocar los vértices de la humildad que se humilla para llevar el espíritu a lo más alto.

Te he reservado este regalo para el Nombre de María. Para la Natividad: la sonrisa de María, la Mujer santa; para el Nombre: la gloria de María, la Madre de Dios”.

He visto, y no puedo describirla, a nuestra Madre en su morada del Cielo. Como y, casi diría que, aún más que para Dios me sirve el parangón “luz” para hablar de ella.
Una Luz confortable, blanco-azulada como la del rayo de luna más terso, multiplicado por una intensidad sobrenatural. Ni siquiera distingo bien el rostro y el cuerpo de María. Demasiada “luz” para ser distinguida por el ojo humano.

Y explico: no una luz deslumbrante que impida mirar. Sino una luz que vuelve “luz” los contornos y las formas del cuerpo glorificado de María, por lo que no puedo decir los colores del mismo.
Podría decir que si se hubieran vuelto Luz montañas de perlas se tendría una comparación de lo que es la Candidísima, Bienaventurada en el Cielo. Y también podría decir que si una visión tuviera el poder de cambiar el color de los ojos humanos, empapando el iris del color emanado por la visión, mis ojos, de color marrón oscuro, deberían de ser ahora de un azul de pálido zafiro líquido, como el que se libera de algunas estrellas en las noches serenas.
Estoy sumergida en la emoción que hace verter lágrimas de alegría espiritual… y no puedo decir más.


Nota del traductor: Sobre una copia dactilografiada, la escritora añade a lápiz: (lo demás… serían las palabras de Mª Santísima, que temo escribir porque… tengo miedo de los hombres).






LA CULPA DE LAS MISERIAS HUMANAS PROVIENEN DE LOS PECADOS DE LA HUMANIDAD



La miseria material es mucho menos grave
que la miseria espiritual



A un querido amigo que se ha apartado de la Iglesia Católica:

Me has remitido imágenes verdaderamente impactantes, terribles y pareciendo salidas de una horrible pesadilla. Me refiero a las escenas del hambre y de la miseria de los niños del Sahel y de la India. Sería largo comentar las causas de ese estado de cosas, pero estoy seguro de que llegaríamos a la conclusión de que provienen siempre del egoísmo humano, o lo que es lo mismo, de la falta absoluta de caridad. Por esa razón, son completamente absurdas las reflexiones de algunos, que quieren culpar a Dios de este estado de cosas, olvidando que muy a pesar suyo, Dios no puede intervenir, ya que tiene las manos y los pies clavados en la Cruz y que de otra manera, sería coartar el libre albedrío, que es la ley que impera en el mundo en que vivimos.

Como lo sabemos por las Escrituras, el egoísmo humano es la consecuencia del pecado Original, cuyo instigador es Satán, que transmitió a Adán y Eva el veneno de la soberbia al querer ser semejantes a Dios, es decir estar por encima de los demás y por eso, aprovecharse de los pobres e inocentes. Y los hombres actuales siguen comiendo del fruto del árbol maldito y olvidan el fruto del árbol de la Vida que es Jesús.

Pero el colmo de ese estado de cosas, son los que saben que todas las desgracias son debidas al egoísmo humano, creado por Satán y sus ángeles tenebrosos, que también están viviendo entre nosotros: son los que dicen que Satán no existe y no lo ven porqué lo tienen tras la retina muy dentro de ellos.

También preguntan ¿Porqué Dios no interviene? :No lo hace por la sencilla razón de que a pesar de que es Dueño y Señor del mundo, tiene que respetar ciertas reglas, y tiene que dejar que el bien y el mal se manifiesten con todo su “esplendor” y su “horror”, para así dar a cada cual en el día del Juicio su merecido, y para que la gente vea cuales son las consecuencias que tienen los que practican el bien: la ley de Dios y de los que practican el mal: la ley de Satán. Y para avisar al mundo de las desgracias que les van a sobrevenir si no quieren convertirse, lo que es una realidad ocultada por los que predican una doctrina “descafeinada”, y al dios “caramelo”.

Esto es lo que dijo Jesús en Lucas 13-1,5:

En aquel momento llegaron unos a contarle lo de aquellos galileos, a quienes Pilatos había hecho matar, mezclando su sangre con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús les dijo:

-"¿Creéis que aquellos galileos murieron así por ser más pecadores que los demás? Os digo que no; más aún, si no os convertís, también vosotros pereceréis del mismo modo. Y aquellos dieciocho que murieron al desplomarse sobre ellos la torre de Siloé, ¿creéis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y si no os convertís, todos pereceréis igualmente".

Naturalmente, para los Hijos de Dios, los que honran a su Padre y le piden sus gracias existe la providencia divina, por eso para los católicos, la oración es y seguirá siendo la fuente de todas las gracias, porqué los acontecimientos suelen discurrir por sus cauces legales, pero en cualquier momento, cuando él quiere, el sumo Creador, Dueño y Señor, puede intervenir e interviene, para arrancar de las garras de Satanás a los que le imploran arrepentidos, porque los ha rescatado con su muerte en la Cruz, y el Señor da su vida y la toma cuando quiere, como así está escrito en el Evangelio, y aquí están los poderes instituidos por Él a su Iglesia que son los santos Sacramentos, que pueden hacer que una alma quede poseída por Dios, o liberada por el exorcismo del poder de Satán.

Igualmente, por razones de Justicia, los que invocan a Satanás, y siguen sus mandamientos quedan poseídos por el maligno, y no me refiero solo a los que se contorsionan y echan espumarajos por la boca, pero también los hijos suyos que siguen sus mandamientos e incansablemente “tienen piel de cordero, pero son lobos rapaces”.

Pero permíteme hacer algunas consideraciones sobre las referidas imágenes: Lo primero te diré que es absolutamente seguro que a la muerte de esos niños desgraciados, estos serán llevados por los Ángeles al seno de Abrahán, como ocurrió con el pobre Lázaro. También es absolutamente seguro que los culpables de esa situación, serán sepultados en el Infierno, como el desalmado Epulón. Y ahora, dime ¿Quién es el más desgraciado, los que han sufrido en una corta vida, o los que sufrirán de una manera atroz, día y noche por toda la eternidad?

Por esa razón, me he dado cuenta de que hay que rezar por los grandes pecadores ya que esos son los verdaderos miserables, mucho más dignos de compasión que esos pobres niños de las fotografías.

Déjame sin embargo comentar esas imágenes de una manera espiritual.

 En la primera imagen, se ve a un pobre niño revolviendo en unos desperdicios para poder comer algo, ya que carece absolutamente de todo. Pues esta imagen me recuerda los que están completamente sumidos en el vicio, cuya alma completamente desnutrida está hambrienta de las cosas de Dios para las cuales fue creada y al no tener el verdadero alimento: el Cuerpo de Cristo, se dedican a comer las basuras de este mundo para poder subsistir, pero su fin es la muerte, porque su alma no es capaz de nutrirse con ese inmundo alimento.

La segunda imagen muestra otra fotografía horrible: un niño tratando, con relamidos de que la vaca le suministre leche, es verdaderamente aterrador. Pero es igual o mucho más aterrador, ver como los drogadictos, los borrachos, los lujuriosos y un largo sinfín de humanos entregados a sus apetitos desordenados, intentan buscar cada vez más satisfacción de las cosas que no les pueden colmar, y no teniendo la libertad de los Hijos de Dios, son esclavos de sus pecados, como así lo dijo Jesús.

La tercera imagen es la terrorífica escena de un niño que, al no tener agua, recoge  la orina que expele la vaca. Igual ocurre con los que han despreciado las aguas vivas que nacen del costado del Salvador, su alma bebe de las deposiciones de lo que le aporta el mundo en que vivimos: todos los vicios y las aberraciones tanto materiales como espirituales con las cuales quieren saciarse y no pueden, ya que como lo enseña San Juan de la Cruz, el vicio es como el fuego que cuanto más leña se le echa, más arde, y aún peor que el fuego ya que, como él también dice, el fuego cuando se deja de alimentar, se extingue mientras que el apetito, cuando no se le alimenta, crece aún más.

Por fin, quiero comentar la última imagen, que es la más aterradora, y es la que ha obtenido el Premio Publisher: es la de un niño abandonado arrastrándose por un lodazal, y un buitre esperando su muerte para comerse el cadáver. ¿Cómo el fotógrafo grabó la imagen, se fue y no lo socorrió? ¡No me extraña que se haya suicidado!

Imagen terrible, pero mucho más terrible sería si pudiésemos ver el alma de muchos que no carecen materialmente de nada, pero que están completamente desnutridos y desfallecidos por la falta absoluta de la Gracia de Dios que ellos rechazaron y que están agonizando, arrastrándose por los lodazales del vicio y de la corrupción. Satanás los está observando como un buitre, para apoderarse de ellos a su muerte y llevarlos a su espantoso reino.

 Quiero también lamentarme de lo que enseñan otras religiones: Que ese estado de cosas son debidas a una herencia pasada, es decir que en una vida anterior, habían sido grandes pecadores y que por esa razón, debido a su Karma, ahora están expiando sus culpas. Son los que desprecian a su prójimo y veneran a las vacas y a las ratas.

Gloria al Padre; al Hijo y al Espíritu Santo
Gloria a la excelsa Madre de Dios María Santísima
Gloria a San José su castísimo esposo.

ET EXPECTO RESURRECTIONEM MORTUORUM ET VITAM VENTURI SAECULI, AMEN.





miércoles, 13 de febrero de 2019

ACTUALIZACIÓN AL PUEBLO CATÓLICO DEL PROFETA JEREMÍAS QUE SE DIRIGÍA AL PUEBLO JUDÍO, LAMENTÁNDOSE DEL ABANDONO DE LA LEY DE DIOS



LOS LAMENTOS DEL PROFETA JEREMÍAS



 Escucha, oh, Pueblo Cristiano las palabras de Dios que me dictó hace milenios, para el Pueblo Judío, pero que se aplica también a ti, que te has olvidado de los mandamientos de tu Dios, pero tú eres mucho más culpable, porque el Mesías que todos los Profetas anunciaron y que todos esperábamos ha venido ya.

Se os ha manifestado, con todo su esplendor de Hijo de Dios, con su ejemplo, sus perfectas y maravillosas enseñanzas y sus portentosos milagros, ha dejado momentáneamente su gloria celestial para cumplir su Sagrada Misión, haciéndose Hombre pobre y humilde, y sufriendo todas  las incomodidades y desprecios desde su nacimiento en un establo, hasta su muerte, clavado en la Cruz, después de una terrible Pasión, Acontecimientos que fueron necesarios para arrancarnos de la esclavitud de Satán, en la cual habíamos caído como botín suyo, por culpa del pecado de nuestros primeros padres.

Todos los Patriarcas, los Profetas, los Jueces y los Reyes de Israel, estaban esperando con ansiedad su venida, para ver y oír sus Enseñanzas, su Sabiduría, y sus Milagros, que eran necesarios para ser coherederos de su Reino por toda la eternidad. Y ante el asombro, la admiración y la aclamación de todos los moradores del Universo, se ha encarnado de la Virgen María, como estaba profetizado, ha vencido a Satán y a su ejército de hordas infernales, arrancándoles su presa, que era la Humanidad entera.

Y para que quede afirmado, ha querido demostrar esta gran victoria con la Resurrección de su amigo Lázaro, que es la imagen de nuestra propia resurrección, y su esplendorosa Resurrección, ante el asombro y la admiración de todos los Ángeles y los santos que esperaban en el Limbo, y el terror y la desesperación de sus enemigos.



Del Profeta Jeremías (Jer 2-1,9)


El Señor me dijo: Ve y proclama en Jerusalén: Así dice el Señor: Recuerdo tu amor de juventud. Tu cariño de joven esposa, cuando me seguías en el desierto, por una tierra baldía.
Israel estaba consagrado al Señor, era la primicia de su cosecha: todo el que comía de ella, lo pagaba, la desgracia caía sobre él.
Oráculo del Señor.
Dios ordena y me dice: Ve y predica al Pueblo Cristiano: Así dice tu Dios: Recuerdo los tiempos antiguos, cuando me amabas como una joven esposa, cuando cumplías mis mandamientos con gran austeridad y entrega. El Pueblo cristiano estaba consagrado a Dios, por eso, la Humanidad era su alegría: Todos los impíos, eran apartados, y la vergüenza caía sobre ellos.
Oráculo del Señor.

Escuchad la Palabra del Señor, estirpe de Jacob, Y todas las familias de la estirpe de Israel. Así dice el Señor: ¿Qué falta encontraron en Mí vuestros antepasados, para alejarse de mí?
Siguieron a dioses vanos y acabaron siendo vanidad. A vosotros, que seguís la voz de vuestra conciencia, y a todo el Pueblo Cristiano, a vosotros os pregunta el Señor: ¿Qué hay en mi Ley, para que empezarais a alejaros de Mí y para que la abandonaseis? 
Os entregasteis a vuestros deseos vanos, alejándoos de Mí y por eso, vosotros mismos os volvisteis soberbios y vanidosos. No preguntaban: “¿Dónde está el Señor que nos sacó de Egipto, Que nos condujo a través del desierto, tierra árida y agrietada, tierra de sequía y de tinieblas, tierra por donde nadie pasa, y en donde nadie vive?”
Se olvidaron de que el Señor los rescató del paganismo y de la idolatría; y que por eso los liberó de la esclavitud, apartándolos de las tentaciones del mundo, y encaminándonos a la tierra prometida, donde mana leche y miel que es el Cielo, gracias a una vida de austeridad y de sacrificio. Se guiaban por mi Santa Fe, que era la columna de fuego nocturna y la nube diurna, en el desierto. Para que no desfallecieran, los alimentaba con el maná, que simboliza el don supremo de Dios: la santa Eucaristía, con el Arca de la Alianza que simboliza a mi Santa Iglesia Católica, camino que ya nadie escoge ni práctica.

Yo os traje a un vergel y os di a comer sus frutos y sus bienes.
Pero vosotros entrasteis y profanasteis mi tierra, convertisteis mi heredad en un lugar aborrecible.
Yo os conduje a una vida virtuosa y llena de alegrías, porqué mi yugo es suave y mi carga ligera, pero la probasteis y os olvidasteis de mis mandamientos, os comportasteis como el pueblo Judío en el desierto, que añoraba las cebollas y los ajos que comía cuando era esclavo en Egipto. Y por eso, mi heredad se transformó para vosotros en una carga aborrecible, y me abandonasteis.


Los Sacerdotes no preguntaban: “¿Dónde está el Señor?”
Los guardianes de la Ley no me conocían.
Los pastores se rebelaron contra mí; Los profetas profetizaban en nombre de Baal, siguiendo a dioses inútiles.
Los Sacerdotes son incapaces de ver la ausencia de Dios, los defensores de los valores cristianos, se olvidan de Mí. Muchos de ellos se rebelan contra la ley de Dios; Los “progresistas” y relativistas, que no ven diferencia entre el vicio y la Virtud, pregonan en nombre de Satán, dejándose guiar por ideales sórdidos e inútiles.

Por eso voy a seguir pleiteando contra vosotros, Oráculo del Señor, y pleitearé con los hijos de vuestros hijos. Por estas razones, os seguiré interpelando, haciéndoos saber a vosotros, a vuestros hijos y hasta vuestros nietos, lo que os va a costar olvidaros de mis mandamientos, Oráculo del Señor. 
Id hasta las costas de Chipre a investigar, enviad observadores, a Cadar para informaros, a ver si ha sucedido algo semejante.
Investigad y veréis como los pueblos que profesan otras religiones, como los musulmanes, los budistas, los hinduistas y toda clase de variopintas sectas protestantes, fundadas por un hombre que se creía escogido por Mí, pero que era un individuo soberbio y embustero, son fieles a sus enseñanzas, a sus creencias y a sus tradiciones.

¿Acaso algún pueblo cambia de dioses? y eso que no son dioses. Pues mi Pueblo ha cambiado su gloria por dioses inútiles, pasmaos de ello cielos, temblad llenos de terror.
Oráculo del Señor.
Mirad, y veréis como esos Pueblos creen en sus falsos dioses y como son fieles a sus mandamientos y a sus tradiciones. Los ángeles del Cielo están pasmados y viendo mi ira, tiemblan de temor, todos los Patriarcas, los Profetas, los Santos, los Mártires y la Santísima Virgen María, la Reina del Cielo están implorando a Dios, para detener su venganza.
ORÁCULO DEL SEÑOR DIOS TODOPODEROSO







lunes, 11 de febrero de 2019

RESÚMEN DE LA DOCTRINA DE SAN JUAN DE LA CRUZ PARA ALCANZAR LA VIDA ETERNA.



LAS ALMAS DE LOS SANTOS INOCENTES Y LOS ABORTADOS
SUBEN AL CIELO, Y ESTÁN ALABANDO A DIOS




LA ABSOLUTA NECESIDAD DE LA CRUZ PARA ALCANZAR LA VIDA ETERNA


Las insensatas palabras de S. Juan de la Cruz para los que no tiene fe, verdadera locura para el mundo, y sublime Sabiduría para el Creyente, como así lo dice San Pablo, las explica con toda claridad el místico Doctor, reformador del Carmelo, que ha dado tantos Santos a la Iglesia.

S. Juan de la Cruz, siempre me ha seducido no solo porque mi madre, que en paz descansa, ha sido terciaria de la orden del Carmen y toda mi juventud la oí hablar de él, con profunda sabiduría, siendo así que en la misa de su entierro en Francia, el Sacerdote explicó que todas sus lecturas consistían en las obras de San Juan de la Cruz, de Santa Teresa y de Santa Teresita, - tres sublimes doctores de la Iglesia - pero sobre todo porqué todas las afirmaciones de San Juan de la Cruz están siempre razonadas y demostradas, lo que se adapta perfectamente a cualquier espíritu cartesiano, que necesita explicaciones para entender los acontecimientos.

Para alcanzar la Vida Eterna que es la fusión y la transformación del alma con la Divinidad, cuya imagen es la unión de la esposa con el Esposo, reflejada en el Cantar de los Cantares, el alma tiene que depurarse completamente de todas sus imperfecciones, lo que tiene lugar en las noches de los Sentidos, y para desarraigar esas tendencias, tiene que pasar por la noche pasiva y activa del del Espíritu, horrenda noche, por la cual han caminado todos los Santos que  han conseguido unirse en esta tierra con la Divinidad siguiendo la doctrina de la Cruz.

Y tiene que depurarse de todas esas imperfecciones porqué, según lo explica el Santo, dos contrarios no pueden caber en un mismo sujeto, como así lo enseña la filosofía. Como Dios es la infinita Pureza y Perfección, a la fuerza, la impureza e imperfección tienen que quedar aniquiladas, entonces el alma libre de todas sus ataduras, se transforma en Dios, y es Dios por participación porqué se ha fundido en Él.

         Todos en más o menos grado somos imperfectos y tenemos tendencia a ir tras nuestros apetitos desordenados: apetitos materiales, que el Santo no describe porqué para él y para los que siguen sus enseñanzas, ya los supone superados, pero sobre todo apetitos e imperfecciones espirituales como son la pereza, la gula, la soberbia, la ira, la envidia, etc…, etc… En sus escritos de la Subida al Monte Carmelo van detallados todos esos defectos espirituales, de una manera tan clara que se ve uno reflejado en cada uno de ellos.

La alegoría del tronco de leña en el fuego, es la que elige S. Juan de la Cruz para explicar este proceso de unión mística con Dios: El alma imperfecta, para transformarse en ascuas ardientes, tiene que comenzar su proceso, desechando todas sus imperfecciones, lo que se traduce por el humo y el hervor de la humedad de la madera, que hasta huele mal, necesarios para que pueda transformarse en ascuas puras y relucientes, es decir en el fuego que es el mismo Dios.

Ese humo y hervor de la humedad de la madera significan la purificación del alma que es  el sufrimiento de la Cruz, verdadera espada flameante de los Querubines que guardan la Entrada del Paraíso.

Decía S. Juan de la Cruz a un hermano que le reprochaba su gran penitencia:

“Si en algún tiempo, hermano mío alguno, fuese Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni la abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino penitencia y más penitencia, y desasimiento de todas las cosas y jamás, si quiere llegar a la posesión de Cristo, lo busque sin la Cruz”.

Los que no han querido o no han podido pasar por esta purificación en esta tierra, si han de entrar en el Reino de los Cielos, tendrán que hacerlo en el Purgatorio. A este efecto, dice el Santo que se gana más aquí en una hora de sufrimiento que muchos años en el Purgatorio.

Recuerdo en el día de su fiesta, algunos pasajes de su vida que me impactaron de manera tal, que han quedado grabados en mi memoria:

-Su gran humildad que se encuentra siempre en todos los Santos, y está siempre ausente de los grandes pecadores: a este respeto el Santo afirmaba que el que tiene verdadera presencia de Dios, es de una humildad tal, que aunque la quiera disimular, no  puede hacerlo, por mucho que intente ocultarlo.

Recuerdo haber leído en su Vida, que al ser increpado con acritud en su convento, por un hermano, se puso de rodillas ante él, besando el suelo, lo que apagó la furia de su contrincante.

Como siempre, para que se entienda mejor, el Santo lo explica con la alegoría del rayo de sol que es la presencia de Dios, cuando penetra en una habitación oscura que es el alma: este rayo ilumina y pone en evidencia hasta las más insignificantes motas de polvo que flotan en el aire, las cuales representan las imperfecciones del hombre.

Fue el Alma del Reformador del Carmelo que ha dado tantos grandes Santos a la Iglesia, siendo Santa Teresa el Cuerpo que hizo posible las fundaciones y las reglas del Carmelo. Su sublime doctrina en donde relata lo que siente el Alma cuando poco a poco se va acercando a Dios, y la descripción de las sensaciones que experimenta en presencia de la Divina Majestad, no ha sido superada aún, ni creo que nunca lo será, por ningún ser humano.

Y así lo vemos, escondido y arrobado en una Ermita del Convento en Segovia, cuando era Prior, y llamado por un Hermano para atender a un asunto del mundo, tener que golpearse los nudillos de las manos en las paredes, para volver en sí, nudillos que tenía descalabrados de tanto golpearlos.

  Su amor a la Cruz: después de su estancia en la cárcel de nueve meses en Toledo, recluido por sus hermanos Carmelitas Calzados, en una estrecha habitación sacándolo todos los viernes a Capítulo para ser azotado públicamente, alimentado con unas pobres sardinas, y después de haberse escapado, se refugió en el Convento de las Carmelitas Descalzas, para esconderse de sus perseguidores, ahí, agarrado a las rejas, confesaba a las Hermanas, su alegría por haber sufrido ese prolongado calvario.

     Su continua penitencia, que le hizo azotarse por haber descansado más de la cuenta después de un largo viaje, que le hizo rechazar unas pequeñas truchas en una posada, diciendo a su compañero que eso no era manjar de un Descalzo, en sus caminatas por Andalucía cuando era Definidor del Carmelo.

Es famosa, y mundialmente conocida en el mundo de la mística, toda su doctrina, y la gran repercusión de sus obras y de su vida, no solo en el mundo católico, pero incluso en otras creencias cristianas, y hasta en otras religiones monoteístas. Quizá el hecho más sobresaliente de su vida, reflejado en famosos cuadros, es cuando Jesús se le apareció con la Cruz a cuestas, y le preguntó: “Juan, ¿que quieres por tus servicios?” a lo cual, el Santo le contestó: “Señor ¡Sufrir y ser despreciado por vuestro amor!”, petición que fue aceptada por Jesús, que le hizo partícipe de su Pasión en su vida y hasta su muerte en el convento de los Descalzos de Úbeda.

 Naturalmente, esa vida de éxtasis y de penitencias le acarreaba intensas persecuciones de parte de Satán. A este respeto, siendo confesor de las Carmelitas en una casa contigua al Carmelo de Ávila, en donde el Santo logró transformar una comunidad de más de 200 monjas relajadas en autenticas ascetas, cuentan que su compañero lo encontró tirado por el suelo, el cual le confesó que “No sabía como el demonio lo había dejado con vida.”

La causa de esos ataques de parte del demonio, y por qué Dios los permite, el Santo explica la causa en sus obras: de la misma manera que Dios se comunica con los Santos en sus visitas místicas, que le causan esos arrobamientos, y que le dejan completamente enajenado, levantándolos del suelo por la aspiración de la divinidad, que lo sustrae momentáneamente de este mundo, para asomarlo  al “tercer cielo”, de la misma manera, por razones de Justicia, da licencia al Demonio para sumergirlo en el Reino del terror.







SAN SAN JOSÉ ES DESPUÉS DE LA VIRGEN MARÍA LA CRIATURA MÁS GRANDE DE LA CREACIÓN

SAN JOSÉ MÁS GRANDE QUE SAN PEDRO Y SAN PABLO
HA SIDO ESCOGIDO POR DIOS PARA CUSTODIAR
A MARÍA Y AL SALVADOR DE LA HUMANIDAD



San José, tiene en sus brazos al Hijo de Dios, el Ser más poderoso del Universo, el Soberano Rey de reyes, el que tiene las llaves del Cielo y del Hades, el Ser que detiene el Poder sobre todo lo que existe, el que hace nacer a todas las criaturas visibles e invisibles, el que los somete a todos a una prueba, y que los llama a su debido tiempo, para ver si son dignos de compartir con Él el Reino de la felicidad eterna.

Por eso San José es, después de la Virgen María, la Criatura más grande de la Creación, el que lo tiene por Protector, conseguirá todo lo que le pida, siempre que no se oponga a la Voluntad de Dios, como así lo afirmó Santa Teresa de Jesús. Todos los conventos fundados por ella, los llamó San José, según se lo recomendó el mismo Jesús, ya que es el Patrono de los místicos, porque se parecen a él, ya que son los alejados de las tentaciones del mundo, los que son obedientes a Dios, y que ayudan humildemente y con amor a sus hermanos, con sus oraciones y sus sacrificios, sin que el mundo lo advierta.

Santa Teresa de Jesús dijo en sus escritos, que ha obtenido de San José todo lo que pidió, y aconseja de que el que no lo crea, que lo experimente. San José demuestra que una persona obediente, callada y sumisa puede hacer más que mucha gente predicando y evangelizando, por esa razón se nombró a Santa Teresita Patrona de las Misiones con San Francisco Javier. Lo que casi nadie entiende es que el que predica con santidad personal convence, pero como todos tenemos defectos, es muy difícil por santo que sea que esas imperfecciones no se transmitan en sus palabras, pero un místico silencioso y humilde hace más provecho a la Iglesia que un predicador imperfecto. 

Es lo contrario de lo que existe en la política, en donde solo se convence con discursos, que siempre atraen a los incautos, y luego se comprueba su falsedad, ya que esas personas son embusteras que prometen siempre maravillas, y que luego nunca las cumplen ya que solo se preocupan de obtener el voto para su provecho. Es la táctica de los gobiernos populistas que no solo no cumplen lo que prometen, pero llevan a la desgracia a todos los que los apoderan, como ocurre en Cuba, en Nicaragua, en Bolivia y en Venezuela, países sumisos en la miseria y en la tiranía más absoluta,

Es también la táctica de Satanás, Jesús advierte en las tentaciones en el desierto, relatadas en María Valtorta, que es inútil dialogar porque es maestro en la dialecta, prometiendo felicidad para arrastrar a las almas a la desgracia eterna. 






LOS DIVERSOS TIPOS DE ALMAS CONSAGRADAS EN LOS MONASTERIOS, VISIÓN DE JESÚS QUE VE LOS CORAZONES DE LAS ALMAS


Fotografía de Sta Teresita muerta
"¡Oh Dios mío, habéis sobrepasado mi esperanza!"


            Extraordinario retrato fotográfico de Santa Teresita en su lecho de muerte, después de una terrible tuberculosis pulmonar, que la tenía asfixiada como Jesús en la Cruz, y después de haber soportado un calvario de desprecios y malos tratos de parte de sus compañeras, sufrimiento que había pedido y ofrecido a Dios como victima expiatoria.

         El rostro refleja una felicidad y una mansedumbre indescriptibles, estaba coronada de flores, ceremonia del Carmelo, para presentarse en el Cielo para los Divinos esponsales con su Amado Jesús, el matrimonio espiritual de los elegidos.

           Extraordinario relato de los diversos tipos de almas consagradas, que solo puede analizar el ojo de Dios, que lee todos los corazones. Dice Jesús: "Porque quien ora obtiene, y si de hecho se orase intensamente por los pecadores se obtendría su conversión".




Los diversos tipos de almas consagradas
en los Monasterios 
(Del Poema del Hombre-Dios de María Valtorta)


                Dice Jesús:

           “En la lección sobre los sacerdotes he dicho que te haría reflexionar sobre las necesidades de las personas consagradas con votos especiales, pero que no son sacerdotes. Es decir las vírgenes encerradas en los monasterios y conventos esparcidos por todo el mundo.

          En la mente de los fundadores estos lugares deberían haber sido tantas casas de Betania en las que Yo, cansado, disgustado, ofendido, perseguido, pudiera encontrar amparo y amor, y habrían de ser siempre, en la mente de los fundadores tantas cimas, donde en soledad y en oración, las almas puras habrían continuando orando por los habitantes del mundo que luchan, y generalmente no rezan.

         Castidad, no solo de la carne sino del pensamiento y del alma, caridad vivísima, oración, mejor dicho: oración continua que las ocupaciones no turban, amor a la pobreza, respeto a la obediencia, silencio exterior para oír en el interior la voz de Dios, vocación de sacrificio, espíritu de verdadera penitencia, he aquí las virtudes que deberían compenetrar los corazones de todas las mujeres que se han dado a Mí con votos especiales.

          Si fuera así, cada día habría un arder de inciensos espirituales y un lavado de aromas espirituales que purificarían la tierra, subiendo después a mi trono. Y la triste cizaña del pecado sería destruida poco a poco. Porque quien ora obtiene, y si de hecho se orase intensamente por los pecadores se obtendría su conversión.

      En cambio vosotros oráis por vosotros mismos. Esto es egoísmo e hiere la caridad. No todas, pero gran parte de las almas que están en los conventos ¿por qué han entrado? Veamos juntos el por qué. Te vendrá espontáneamente la necesidad de orar por estas almas fuera de camino, mucho más que si se hubieran quedado en el mundo.

          Muchas han entrado por exaltación, obedeciendo un impulso bueno en sí, pero que no han corroborado con firme propósito, por severa reflexión y verdadera vocación. Han visto el arado, en una hora de sol sobre un campo florecido, y han puesto la mano encima sin pensar si tenían la fuerza de arar a si mismas con la reja tremenda de las renuncias. Las flores caen, el sol se oculta. Viene la tierra pedregosa, dura, atribulada, espinosa, viene la noche negra y borrascosa. Estas almas que han cedido a un sueño sin reflexionar, se encuentran desoladas en un mundo que no es suyo, en el cual no saben moverse sino malamente. Sufren y hacen sufrir.

            Otras han entrado después de una desilusión. Han creído que estaban muertas. En cambio estaban solo desfallecidas. Incluso dejando aparte la reflexión de que a Dios se le deben ofrecer las primicias y no las sobras, se necesitaría reflexionar siempre si se trata realmente de muerte del alma al mundo, o si solo es una herida grave. Toda herida no mortal sana, y se vuelve más sana que antes. 

         También estas, o mejor dicho, estas más que aquellas, después se encuentran turbadas, porque además de entender que el mundo monástico no es el suyo, llevan dentro cosas del mundo externo: recuerdos, añoranzas, nostalgias, deseos. En el silencio del claustro estas cosas son como vinagre sobre una llaga: la provocan, la irritan, todo lo envenenan, se vuelven inquietas, rencorosas, mordaces. También estas sufren y hacen sufrir sin mérito alguno.

          Tercera categoría: aquellas que entran por interés. Están solas, pobres, miedosas de la vida, sin un oficio o una profesión que les asegure. Se retiran. Toman la casa de Dios por un albergue seguro donde hay una cama y una mesa. Se aseguran el mañana. Pero de Dios nadie se burla y no se le engaña. Dios ve en el fondo de los corazones. ¿Qué pensará Dios de estas?

         En fin están las almas que se dan a Dios con pureza de sentimiento y verdadera vocación. Estas son las perlas. Pero son pocas respecto de las otras. También estas pueden estropearse y enfermarse. También las perlas se enferman. Es difícil que una vida monástica no se dé nunca el asalto de un germen que trate de estropear la perla que se ha dado a Dios.

          Mi gracia les ayuda. Pero es necesario orar por ellas. La Comunión de los Santos está para esto. Nadie es tan mezquino que su oración no sirva. Dios, atraído por una oración que sube del mundo, puede bajar como fuerza en el corazón de una esposa mía que vacila en un convento.

           La humanidad no muere con el ser humano cuando atraviesa el umbral de un monasterio. La humanidad no muere nunca. Ella entra, desgraciadamente, dentro de los sagrados muros y me echa a Mí. Ella crea las pequeñeces, los rencores, los celos impulsivos, disipa, estorba, enfría. Es cierto que hace aumentar en céntuplo la santidad de las “santas”. Pero no es suficiente.

     Orar, orar, orar para mis esposas. Que las ilusas, las desilusionadas, las interesadas, comprendan y sepan añadir la cruz de su error a las demás de la vida conventual para hacerse un nuevo peldaño en la escalera que sube hasta el Cielo. Es inútil ser ramos de flores puestos sobre un altar, si esas flores permanecen humanas. Yo quiero flores espirituales.

       ¿Sabes que diferencia hay entre un alma que vive en lo humano y un alma que vive en lo espiritual? Tú tienes tantas flores en la habitación y sientes muchos perfumes. Pero confiesa que todas esas rosas, claveles, lirios, jazmines, no te dan ni siquiera el más lejano parecido con el “perfume” que sientes a veces y que viene de reinos sobrenaturales. Aquel es perfume de Cielo y este de tus flores, perfume de la Tierra.

        Lo mismo es para las almas. Aquellas verdaderamente místicas emanan un perfumen celestial, las otras un perfumen humano. Este puede ser admirado por el mundo, pero Yo no lo aprecio.

        Yo quiero que mis conventos sean invernaderos del Cielo donde caen, como hojas muertas las preocupaciones humanas, las soberbias, las envidias, las críticas, los egoísmos, las falsedades. Es inútil observar la regla hacia el exterior si el interior está manchado por venenos humanos.

        La oración no sube cuando hay un lastre de humanidad, colgado de las alas y la oración no puede desarrollarse. La oración no se propaga sobre la Tierra para salvar a los pecadores y no sube para consolarme, si se ha hecho espesa por mucho fango humano. Entonces, es inútil consagrarse a Mí si el sacrificio de la libertad no debe dar el fruto para el cual son ideados ciertos sacrificios.

            Todo muere cuando falta la caridad, sobre todo esta, porque mi caridad vuelve puros, buenos, desapegados de todo lo que no es Dios, amantes de la Cruz y de las cruces; porque la caridad hacia el prójimo, hace pacientes, dulces, generosos.

       El mundo puede ser ayudado por las vírgenes. Pero las vírgenes deben ser ayudadas por las víctimas”.