MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

miércoles, 9 de julio de 2014

COMENTARIOS SOBRE EL DISCURSO DEL PAPA FRANCISCO SOBRE LA PEDERASTIA


 EL GRAVÍSIMO PECADO DE PEDERASTIA.
(Publicado el 9-7-2.014)



Completamente de acuerdo con el Papa; que no pide perdón por toda la Iglesia, está claro que pide perdón por los culpables: los que han cometido el delito, y sobre todo cierta Jerarquía que los ha encubierto.

Estoy completamente de acuerdo con él cuando dijo que "El pecado de pederastia es más grave que las misas negras" (Sic).

Los delitos de los miembros de las corporaciones como cuerpos de policía, abogados, u otros organismos son muchísimo menos graves que los de los miembros de la Iglesia, porque estos representan a Cristo, y con su conducta están blasfemando contra Dios, contra su Esposa la Iglesia, contra los mandamientos de la Ley de Dios, y contra la dignidad de unos niños que son los que más quiere Jesús, porque son humildes e inocentes.

Además apartan de la Salvación a muchas almas, lo que es un pecado mortal, ya que la gente dice: ´´Si éstos que predican la Doctrina son así, esto significa que todo lo que predican es un cuento", y por eso, dejan de creer.

El asunto más grave es el del encubrimiento por parte de los Superiores, porque tienen doble pecado, y todo esto viene por la mentalidad actual, la predicación de la Doctrina ´´descafeínada´´ o ´´light´´: Dios te quiere como eres, todo el mundo es bueno, y el demonio es un cuento, y un dios ´´papaíto´´ no puede mandar a sus ´´hijos´´ al Infierno, por eso ese lugar está vacío.

El demonio ha sido astuto, con su Inteligencia angelical, ha hecho creer de la mano de los Progresistas y relativistas, que él no existe, ni el pecado tampoco. Me alegro de que el Papa actual no haya caído en la trampa como muchos eclesiásticos.

Me he permitido reproducir en este Blog un artículo de Religión en Libertad del Papa Francisco, he borrado el comentario de cierto siniestro individuo que criticaba el Papa por su discurso.



ARTÍCULO PUBLICADO EN RELIGIÓN EN LIBERTAD




Francisco pidió perdón por los miembros de la Iglesia implicados en abusos sexuales o en la omisión de ayuda a las víctimas. 

El Papa este lunes ha orado y ha hablado con detenimiento con seis personas, dos británicos, dos alemanes y dos irlandeses que sufrieron abusos sexuales por parte de clérigos y fueron invitados a Roma por el cardenal Sean O´Malley, el arzobispo de Boston que supervisa el acompañamiento a las víctimas y la mejora de la protección a los feligreses respecto a estos abusos.

Estas 6 personas ya estaban en la residencia Santa Marta, donde el Papa se hospeda y cena, el domingo por la noche, "lo que dio ocasión al Papa para saludarles después de la cena” indicó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

A primera hora de la mañana del lunes, el Papa celebró la misa en Santa Marta, con la participación de las víctimas. 

Francisco hizo su homilía en español, “con palabras particularmente significativas, un mensaje muy denso y muy fuerte”, “ha tratado el tema de una manera más directa y amplia” dijo el Director Lombardi.

Acabada la eucaristía, a la salida saludó uno a uno a los participantes como lo hace siempre después de la misa en Santa Marta.

A continuación desayunaron en el comedor de la residencia. A las 9 de la mañana cada uno de los seis participantes se encontró con el Santo Padre, acompañado por una persona que le ayudaba en la traducción. “Los coloquios duraron hasta las 12,20, o sea una media hora con cada uno de ellos” indicó.

El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede habló con ellos y pudo constatar “la profunda gratitud que tenían hacia el Santo Padre”. 

En particular por haber “sido escuchados con mucha atención y disponibilidad”. Precisó que “cada uno se manifestó según su sensibilidad y sus sentimientos eran serenos y positivos”. Y añadió que “eran personas que se sentían gratas de haber vivido este encuentro”.

"El Papa -indicó el portavoz- estuvo mucho tiempo con ellos, lo que demuestra la intención de escuchar y entender”. Añadió que el Santo Padre “estaba también muy tocado por este encuentro”.

Y consideró “que esto no es un punto final, sino un camino que se abre hacia el futuro, de sanación y de construcción”.

El cardenal Sean O´Malley por su parte consideró que “el número limitado de personas permitió un diálogo muy profundo”.

Texto íntegro de la homilía del Papa en presencia de las víctimas de abusos:

La imagen de Pedro viendo salir a Jesús de esa sesión de terrible interrogatorio, de Pedro que se cruza la mirada con Jesús y llora. Me viene hoy al corazón en la mirada de ustedes, de tantos hombres y mujeres, niños y niñas, siento la mirada de Jesús y pido la gracia de su orar.

La gracia de que la Iglesia llore y repare por sus hijos e hijas que han traicionado su misión, que han abusado de personas inocentes. Y hoy estoy agradecido a ustedes por haber venido hasta aquí.

Desde hace tiempo siento en el corazón el profundo dolor, sufrimiento, tanto tiempo oculto, tanto tiempo disimulado con una complicidad que no, no tiene explicación, hasta que alguien sintió que Jesús miraba, y otro lo mismo y otro lo mismo… y se animaron a sostener esa mirada.

Y esos pocos que comenzaron a llorar nos contagiaron la conciencia de este crimen y grave pecado. Esta es mi angustia y el dolor por el hecho de que algunos Sacerdotes y Obispos hayan violado la inocencia de menores y su propia vocación sacerdotal al abusar sexualmente de ellos.

Es algo más que actos reprobables. Es como un culto sacrílego porque esos chicos y esas chicas le fueron confiados al carisma sacerdotal para llevarlos a Dios, y ellos los sacrificaron al ídolo de su concupiscencia.

Profanan la imagen misma de Dios a cuya imagen hemos sido creados. La infancia, sabemos todos es un tesoro.

El corazón joven, tan abierto de esperanza contempla los misterios del amor de Dios y se muestra dispuesto de una forma única a ser alimentado en la fe.

Hoy el corazón de la Iglesia mira los ojos de Jesús en esos niños y niñas y quiere llorar. Pide la gracia de llorar ante los execrables actos de abuso perpetrados contra menores. Actos que han dejado cicatrices para toda la vida.

Sé que esas heridas son fuente de profunda y a menudo implacable angustia emocional y espiritual. Incluso de desesperación. Muchos de los que han sufrido esta experiencia han buscado paliativos por el camino de la adicción. Otros han experimentado trastornos en las relaciones con padres, cónyuges e hijos. El sufrimiento de las familias ha sido especialmente grave, ya que el daño provocado por el abuso, afecta a estas relaciones vitales de la familia.

Algunos han sufrido incluso la terrible tragedia del suicido de un ser querido. Las muertes de estos hijos tan amados de Dios pesan en el corazón y en la conciencia mía y de toda la Iglesia. Para estas familias ofrezco mis sentimientos de amor y de dolor. Jesús torturado e interrogado con la pasión del odio es llevado a otro lugar, y mira. Mira a uno de los suyos, el que lo negó, y lo hace llorar. Pedimos esa gracia junto a la de la reparación.

Los pecados de abuso sexual contra menores por parte del clero tienen un efecto virulento en la fe y en la esperanza en Dios. Algunos se han aferrado a la fe mientras que en otros la traición y el abandono han erosionado su fe en Dios.

La presencia de ustedes, aquí, habla del milagro de la esperanza que prevalece contra la más profunda oscuridad. Sin duda es un signo de la misericordia de Dios el que hoy tengamos esta oportunidad de encontrarnos, adorar a Dios, mirarnos a los ojos y buscar la gracia de la reconciliación.

Ante Dios y su pueblo expreso mi dolor por los pecados y crímenes graves de abusos sexuales cometidos por el clero contra ustedes y humildemente pido perdón.

También les pido perdón por los pecados de omisión por parte de líderes de la Iglesia que no han respondido adecuadamente a las denuncias de abuso presentadas por familiares y por aquellos que fueron víctimas del abuso, esto lleva todavía a un sufrimiento adicional a quienes habían sido abusados y puso en peligro a otros menores que estaban en situación de riesgo.

Por otro lado la valentía que ustedes y otros han mostrado al exponer la verdad fue un servicio de amor al habernos traído luz sobre una terrible oscuridad en la vida de la Iglesia. No hay lugar en el ministerio de la Iglesia para aquellos que cometen estos abusos, y me comprometo a no tolerar el daño infligido a un menor por parte de nadie, independientemente de su estado clerical.

Todos los Obispos deben ejercer sus oficios de pastores con sumo cuidado para salvaguardar la protección de menores y rendirán cuentas de esta responsabilidad.

Para todos nosotros tiene vigencia el consejo que Jesús da a los que dan escándalos: la piedra de molino y el mar (cf. Mat 18,6).

Por otra parte vamos a seguir vigilantes en la preparación para el sacerdocio. Cuento con los miembros de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, todos los menores, sean de la religión que sean, son retoños que Dios mira con amor.

Pido esta ayuda para que me ayuden a asegurar de que disponemos de las mejores políticas y procedimientos en la Iglesia Universal para la protección de menores y para la capacitación de personal de la Iglesia en la implementación de dichas políticas y procedimientos. Hemos de hacer todo lo que sea posible para asegurar que tales pecados no vuelvan a ocurrir en la Iglesia.

Hermanos y hermanas, siendo todos miembros de la Familia de Dios, estamos llamados a entrar en la dinámica de la misericordia. El Señor Jesús nuestro salvador es el ejemplo supremo el inocente que tomó nuestros pecados en la Cruz, reconciliarnos es la esencia misma de nuestra identidad común como seguidores de Jesucristo. Volviéndonos a El, acompañados de nuestra Madre Santísima a los Pies de la Cruz buscamos la gracia de la reconciliación con todo el Pueblo de Dios. La suave intercesión de nuestra Señora de la Tierna Misericordia es una fuente inagotable de ayuda en nuestro viaje de sanación.

Ustedes y todos aquellos que sufrieron abusos por parte del clero son amados por Dios. Rezo para que los restos de la oscuridad que les tocó sean sanados por el abrazo del Niño Jesús, y que al daño hecho a ustedes le suceda una fe y alegría restaurada.

Agradezco este encuentro. Y por favor, recen por mí para que los ojos de mi corazón siempre vean claramente el camino del amor misericordioso, y que Dios me conceda la valentía de seguir ese camino por el bien de los menores.

Jesús sale de un juicio injusto, de un interrogatorio cruel y mira a los ojos de Pedro, y Pedro llora. Nosotros pedimos que nos mire, que nos dejemos mirar, que lloremos, y que nos dé la gracia de la vergüenza para que como Pedro, cuarenta días después podamos responderle: "Tú sabes que te amamos" y escuchar su voz "Vuelve por tu camino y apacienta a mis ovejas" y añado: no permitan que ningún lobo se meta en el rebaño".Para todos nosotros tiene vigencia el consejo que Jesús da a los que dan escándalos: la piedra de molino y el mar (cf. Mat 18,6). 





















No hay comentarios:

Publicar un comentario