MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 25 de febrero de 2016

INVOCAR ESTOS DOS NOMBRES JUNTOS ES LO MÁS PODEROSO PARA DESARMAR TODAS LAS ARMAS DE SATANÁS

LAS DOS ARMAS MÁS PODEROSAS CONTRA SATANÁS


Profundo análisis de las armas que utiliza Satanás, el eterno enemigo de Dios y de las almas, en donde se ve que el demonio intenta primero derrotar el alma por la carne, cuando no lo puede hacer como María Valtorta, paralítica en la cama, lo intenta por otros medios: La desesperación: nos recuerda insistentemente y con suma claridad los pecados más graves que hemos cometido, y que aún sabiendo que están perdonados por un sincero arrepentimiento y una confesión, los representa de una manera tan clara para intentar anestesiar el alma, y así impedirle alcanzar la Santidad. 

Y tiene mucho éxito con las almas que no están en gracia de Dios, ya que el alma sola, sin la ayuda de Dios, está frente a un enemigo muy poderoso e invencible, por eso vemos lo que ocurre en la Sociedad con las almas impías, que carecen de asistencia divina: asesinatos, aberraciones de toda clase, odios, drogadicción, explotación de los más débiles, depravación, criaturas abyectas, que llegan a comportarse mucho peor que los animales más repugnantes.





LA LUCHA ENCARNIZADA DE SATANÁS CONTRA LA SANTIDAD DEL ALMA
(De los cuadernos de María Valtorta 15-6-1.943)



Dice Jesús:

"Es natural que el demonio trate de turbarte. Ya no puede hacerlo con la carne, y por eso trata de turbar tu espíritu.
Él cumple con su trabajo. Esto es, intenta desanimar a las almas, asustarlas, hacerlas titubear. Generalmente trata de hacerlas pecar para separarlas de Mí, cuando no lo logra, porque el alma está bien vigilante y la acechanza no entra, entonces intenta asustarla y meterle pensamientos aparentemente buenos, pero que en realidad son nocivos.

Ves, María, entre el pensamiento: "yo seré santa" y el pensamiento: "Es imposible que yo llegue a ser santa", el más peligroso y más contrario a Mí es el segundo. El primero no es acto de soberbia, si está corroborado por todos los esfuerzos de la voluntad para alcanzar la santidad.

Yo he dicho: "Sed perfectos como mi Padre". Diciendo eso, no os he dado una simple exhortación, sino que os he dado un dulce mandato, dándoos la medida de la perfección: la de Dios, el Perfectísimo. Porque Yo os hubiera querido a todos perfectos para teneros a todos a mi alrededor para siempre.

El alma por ello, tiene que aspirar a la santidad, decir a si misma: "Quiero llegar a ser santa" sin titubeos. ¿Reconocéis que sois débiles? Pero Yo sé, mejor que vosotros que lo sois, y sin embargo os he dicho: "Sed perfectos", porque sé que, si lo queréis, con mi ayuda, podéis ser perfectos, es decir santos.

Eso el Maligno no lo quiere. Sabe muy bien - porque es inteligentísimo - que cuando el alma ha dado el primer paso en el camino de la santidad, ha saboreado el primer bocado de la santidad, cuyo sabor es inefable, se hace añorante de santidad y para él, está perdida. Entonces crea sentimientos de falsa modestia y de desconfianza.

"No es posible que yo merezca el Paraíso. Por cuanto Dios sea bueno, ¿es posible que me pueda perdonar, ayudar? ¿Es posible que yo, incluso con su ayuda, lo pueda contentar? ¡No sirvo para nada!".

O también silva sus insinuaciones: "¿Pero te crees que tú puedas llegar a ser santa? Lo que experimentas, sientes, ves, son ilusiones de una mente enferma. Es tu soberbia quien te lo hace pensar. ¿Tú santa? ¿Pero no te acuerdas esto... esto... esto? ¿Y no recuerdas lo que ha dicho Cristo? Tú, pensando así, cometes un nuevo pecado, el de Satanás. Piensas ser semejante a Dios...".

Déjalo silbar. No merece respuesta. Lo que experimentas es de Dios. Lo que experimentas es mi deseo que se repercute en tí. Por eso es algo santo. Te he dicho cual es mi signo. Es la Paz. Cuando en tí sientes paz, es señal de que lo experimentas, sientas, ves, piensas es cosa de Dios. Continua sin titubear, Yo estoy contigo.

Cuando nuestro enemigo trata de fastidiarse demasiado dí: "Dios te salve, María, Madre de Jesús, me confío a tí. El demonio tiene todavía más aversión al nombre de María que a mi nombre y de mi cruz. No lo logra, pero trata de dañarme en mis fieles de mil maneras. Pero solamente el eco del nombre de María le hace huir. Si el mundo supiera llamar a María, estaría salvado.

Por lo tanto, invocar nuestros dos nombres juntos es algo poderoso para hacer caer todas las armas que Satanás lanza sobre un corazón que es Mío. Por si solas, las almas son todas nada, solo debilidad. Pero el alma en gracia ya no está sola. Está con Dios.

Por eso cuando el otro te turba con reflexiones de falsa modestia o de temor, siempre debes pensar: "No soy yo quien piensa ser santa, sino que es Jesús que quiere que yo lo sea. Somos nosotros: Jesús y yo, quienes queremos que esto suceda para su Gloria".

¿Acaso no he dicho Yo: "Cuando dos están reunidos juntos para orar, el Padre les concederá lo que pidan?" ¿Pero que será cuando uno de los dos es el mismo Jesús? Entonces el Padre concederá la gracia solicitada con medida plena, rebosante, abundante. Porque el Hijo es Poderoso en el Padre y todas las cosas están hechas en el nombre del Hijo".













No hay comentarios:

Publicar un comentario