MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 27 de octubre de 2016

SUBLIME EXPLICACIÓN DE SAN JUAN DE LA CRUZ SOBRE EL AMOR CONTEMPLATIVO


Dice la imagen: Oh, Jesús, inspiradme las virtudes humildes
de San José.


San José es el modelo del místico, se nombra poco en las Escrituras, pero la Redención solo se pudo llevar a cabo gracias a él. Nunca pronunció ningún discurso para hacer apostolado, sin embargo, fue una figura clave. San José es  el modelo del hombre humilde, que con su ternura y su amor reverente hacia su Inmaculada Esposa y a su Divino Hijo, hizo más que mucha gente activa, porque estos últimos se dedican a explicar las Escrituras; San José no lo hizo, pero fue clave para que haya podido realizarse el hecho más importante de la historia de la Humanidad: el nacimiento del Hijo de Dios para que se pudiera llevar a cabo la Redención, que abriría de par en par las puertas del Cielo hasta el fin del mundo,  para todos los elegidos.

y estas personas que se apartan del mundo, son necesarias en la Iglesia porque fortifican a los religiosos activos, como los predicadores y misioneros, para que puedan llevar a cabo su misión y para que fructifique. Porque el Cuerpo místico cuya cabeza es Cristo Jesús, trabaja al unisono, y el Amor a Dios, que es muy fuerte cuando el alma está alejada de las distracciones y problemas del mundo, comunica la Fuerza y el Amor que son imprescindibles para todo buen apostolado.

Es lo que ocurrió cuando María Magdalena estaba escuchando a Jesús, cuando su hermana Marta se quejaba porque no contribuía en las labores de la casa. Es también los que ocurrió con la lucha de Josué contra los amalacitas, que ganaba la batalla cuando Moisés levantaba los brazos al Cielo, y que la perdía cuando los bajaba.



Dios le dijo a Santa Teresa de Avila que todos los monasterios por ella fundados se llamaran monasterios de San José, porque es el modelo de los místicos que son los creyentes que obran en silencio, apartados del mundo, para poder estar con la mente fijos en Dios, amándole sin nada que los moleste, y distraiga, como lo explica tan bien San Juan de la Cruz.  



DE LOS ESCRITOS DE SAN JUAN DE LA CRUZ

También en soledad de Amor herido

“Es a saber de la esposa; porque además de amar el Esposo mucho la soledad del alma, está mucho más herido de amor por ella por haberse ella querido quedar a solas de todas las cosas, por cuanto estaba herida de amor por Él. Y así, Él no quiso dejarla sola, sino que, herido por la soledad que por Él tiene, viendo que no se contenta con otra cosa, Él solo la guía a si misma, atrayéndola y absorbiéndola en sí, lo cual no hiciera él en ella si no la hubiere hallado en soledad espiritual.

Es extraña esta propiedad que tienen los amados en gustar mucho más de gozarse a solas de toda criatura que con alguna compañía, porque aún que estén juntos, si tienen alguna extraña compañía que haga allí presencia, aunque no hayan de tratar ni de hablar más excusa de ella que delante de ella y la misma compañía trate ni hable de nada, bástales estar allí para que no se gocen a su sabor, la razón es porque el amor, como es unidad de dos solos, a solas se quieren comunicar ellos. 



Puesta, pues el alma en esta cumbre de perfección y libertad de espíritu en Dios, apagadas todas las repugnancias y contrariedades de la sensualidad, ya no tiene otra cosa en que entender ni otro ejercicio en que se emplear sino darse en deleites y gozos de íntimo amor con el Esposo, como se escribe del Santo Tobías en su libro, donde dice que, después que había pasado por estos trabajos de su pobreza y tentaciones, le alumbró Dios, y que todos los demás de sus días los pasó en gozo (14, 4) como ya le pasa a esta alma de que vamos hablando, por ser los bienes que en sí ve, de tanto deleite, como lo da a entender Isaías del alma que, habiéndose ejercitado en las obras de perfección, ha llegado al punto de perfección que vamos hablando”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario