MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

domingo, 8 de enero de 2017

PALABRAS HOMENAJE A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, LA REINA DEL CIELO Y DE LA TIERRA.


El Cantar de los Cantares que es la relación mística entre el alma purificada, y su divino esposo Jesús, se puede aplicar a la relación entre la Virgen María, Madre del divino Redentor. El coro serían los fieles, la Esposa la Virgen María y el Esposo su Hijo Jesús.



DEL CANTAR DE LOS CANTARES


Coro
¿En qué se distingue tu Amado, oh, la más hermosa de las mujeres? ¿En que se distingue tu Amado, que así nos conjuras?

La Esposa
Mi Amado es fresco y colorado, se distingue entre millares. Su cabeza es oro puro, sus rizos son racimos de dátiles, negros como el cuervo.
Sus ojos son palomas posadas al borde de las aguas, que se han bañado en leche y descansan a la orilla del arroyo [...]

Coro
¿Adonde fue tu Amado, oh, tú, la más hermosa de las mujeres? ¿Qué dirección ha tomado tu amado, para ir contigo en busca de Él?

La Esposa
Bajó mi Amado a su jardín, a los macizos de las balsameras, para apacentar su rebaño en los vergeles y coger azucenas.
Yo soy para mi amado y mi Amado para mí, el que pastorea entre azucenas.
Jesús sería aquí el Pastor de su Pueblo, y las azucenas a las almas santas.

El Esposo

Eres, Amada mía, hermosa como Tirsa, encantadora como Jerusalén, terrible como escuadrón ordenado en batalla.
Aparta de Mí tus ojos, que me fascina. Es tu cabellera rebañito de cabras que ondulan por las pendientes de Galaad. [...]
Pero es única mi paloma, mi Inmaculada; es la única hija de su madre, la predilecta de quien la engendró.



De la llama de amor Viva de
 San Juan de la Cruz

  Y allí las vestiduras reales y fragancias de ellas, que son las virtudes admirables de Dios, allí el resplandor del oro, que es la Caridad; allí lucir las piedras preciosas de las noticias de las sustancias superiores e inferiores; allí el Rostro del Verbo lleno de gracias, que embisten y visten a la Reina del alma, de manera que, transformada ella en estas virtudes del Rey del Cielo, se vea hecha Reina, y que se pueda con verdad decir de ella lo que dice David de ella en el Salmo, es a saber: "Hijas de reyes vienen a tu encuentro, y a tu diestra está la Reina vestida con oro de Ofir." (45, 10) 




No hay comentarios:

Publicar un comentario