MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 25 de marzo de 2017

DE LA CARTA DE SAN PABLO A LOS EFESIOS (Ef 6-12)

Los animales  nos enseñan a permanecer vigilantes ante los
 enemigos que desean su muerte, y que se encuentran
tanto en la Tierra como en los  aires 



DE LA CARTA DE SAN PABLO 
A LOS EFESIOS (Ef 6-12)



Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del mal, que están en las alturas.






Los perritos de las praderas, también llamados surricatos, para sobrevivir, tienen que estar muy atentos hacia todos los peligros que les pueden sobrevenir, tanto de la tierra, como pueden ser las serpientes, y los animales carnívoros como los chacales, así como los enemigos de los aires, como las aves de presa. Los animales que están en campo abierto, lejos de sus madrigueras, y que no tienen vigilantes para hacer sonar las alarmas, tienen la vida perdida.

Estos graciosos animales, nos enseñan como hay que hacer frente a sus enemigos, mientras la mayoría buscan comida, siempre hay algunos, situados en promontorios elevados, que vigilan atentamente por si se acerca algún peligro, para eso tienen varias llamadas de alarma, para que los demás sepan si se trata de un ave de presa, un reptil o un chacal. A su aviso, los demás corren a refugiarse en sus guaridas subterráneas, salvo cuando se trata de serpientes, que se pueden introducir en sus moradas.

En ese caso, se reúnen todos y hacen frente al reptil, son animales de sangre caliente es decir más rápidos que la serpiente de sangre fría, reunidos en grupo alrededor del enemigo, tratan de disuadirle, y al final logran que se aleje. Se ha visto en los documentales que alguna vez alguna de ellas es alcanzada por la mordedura venenosa de la serpiente. Parece que se mueren, y permanecen inertes durante un largo tiempo, pero luego reviven porque Dios las ha hecho inmunes al veneno.

Lo mismo ocurre con los seres humanos, el enemigo de Dios, ronda incansablemente alrededor de las almas para llevar a su maldito reino del horror, que es la muerte del alma, a las almas creadas por Dios, nuestro sublime Redentor, nos ha dado unas leyes que debemos cumplir si no queremos caer en las garras de nuestros enemigos naturales que son en esta tierra el mundo, el demonio y la carne, y nos ha dicho que debemos de estar vigilantes para no dejarse sorprender, siendo el enemigo más peligroso Satanás que es para nosotros la serpiente venenosa, y que solo se puede vencer haciéndole frente en grupo, unidos con oración, que pone en fuga a ese terrible enemigo.

Otro enemigo muy peligroso son las aves rapaces que con su vuelo rapidísimo pueden sorprender a alguien alejado de su madriguera, cuando se encuentra en campo abierto, es decir lejos de su refugio que es la Santa Madre Iglesia, son los alejados de Dios, los que se exponen a los peligros y en cierta manera no siguen sus mandamientos y tientan a Dios, porque se creen que no necesitan ayuda alguna, son los soberbios.

Los que atacan a las serpientes, y son mordidos y envenenados, son los que caen en pecado mortal combatiendo al mal, pero no mueren, con los Sacramentos, son absueltos de su culpa y vuelven a la Vida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario