MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 17 de diciembre de 2012

LA ACTUACIÓN DE DIOS Y SATANÁS EN LAS ALMAS, ES SIMLAR PERO ANTAGÓNICA, POR RAZONES DE LIBRE ALBEDRÍO







El Reino de los Cielos es de los que son como niños


En el transcurso de mi Vida, me he topado con individuos, de una gran soberbia, porque tenían una cultura solo humana que no tiene absolutamente nada que ver con la Sabiduría divina, estos emitían el razonamiento siguiente:

"Si Satanás existe y tiene poder en la Tierra es porque Dios no, puede vencerle", y por consiguiente se permitían blasfemar y maldecir, como buenos hijos de Satanás.

Un razonamiento tan sencillo, es incompresible para ellos: El hombre es perfectamente libre en esta Tierra de escoger entre el bien y el mal, y para que esta máxima se pueda cumplir, Satán tiene que poder actuar en plena libertad, de la misma manera que Dios "tienta" al hombre para el Bien, y podríamos decir metafóricamente que la Gracia de Dios, que es el Amor y el perdón es su manera de "tentar", Satanás tiene que poder tentar para el mal, y metafóricamente hablando, su "Des-Gracia" es el odio y el rencor .

Y Dios que es Justicia, permite en esta Tierra el mal y el bien, de otra manera sería ir en contra la libertad, y no se podría producir la "Recreación del alma" que es la finalidad de la Creación del Universo.

San Juan de la Cruz explica que cuando Dios se comunica al alma en los arrobamientos, por razones de Justicia y de equidad, permite al demonio actuar, por esa razón todos los grandes Santos sufrieron ataques de Satanás, proporcionales a la intensidad de las comunicaciones divinas.

Y Estos individuos, proclaman por todas partes que Dios es menos fuerte que Satanás porque no puede derrotarlo, cuando en realidad por un solo pensamiento suyo podría aplastarlo, y eso es lo que ocurrirá al final de los tiempos, cuando la libertad haya desaparecido en la Humanidad, y todos serán o hijos de Satán o Hijos de Dios, lo que será la segunda muerte o la segunda Vida.






LAS ENFERMEDADES Y POSESIONES DE SATANÁS Y LAS ENFERMEDADES Y POSESIONES DE DIOS

De los cuadernos de Mª Valtorta 3-7-1.943




               Dice Jesús:

 “Te he dicho ayer que hay géneros de enfermedades que se salen de las comunes, es decir queridas por fuerzas espirituales. Dios o Satanás, actuando uno desde el abismo del Cielo, el otro desde el abismo del Infierno, afectan por causas distintas y con distinto fin, a ciertas criaturas.

Pero, dada la fuente distinta y opuesta, una enfermedad, la que viene de Dios, lleva consigo, sacándola de los manantiales de una inmensurable Luz y de un inmensurable Amor, luz y amor para la criatura mártir de su Dios. La otra, proviniendo del abismo del estado donde reina Satanás, envuelve de tinieblas y de tormento.

He dicho criatura mártir de su Dios. Sí. El alma que se ha abandonado a su Dios, totalmente, se hace mártir. Dios mismo, actúa aquí de sacrificador, ni tampoco el martirio de la criatura abandonada al Amor es menos cruento, aunque la sangre no se derrame  materialmente, del de la que es inmolada por un verdugo, porque no solo la carne y la sangre, sino la inteligencia, el alma y el espíritu, son torturados en un feliz martirio cuyo fin, después de la crucifixión espiritual – que estigmatiza toda potencia del ser, en la carne, en la sangre, en la inteligencia, en el alma, en el espíritu, poniendo mi glorioso sello – es el abrazo ardiente con el Fuego mismo, con la encendida Caridad, el hundimiento en la ardiente Unidad que es nuestra Trinidad, el conocimiento completo de quien sea Dios y el poseer y ser poseídos por Dios para siempre.

Sí, son dos las formas de enfermedades espirituales y son dos las formas de posesión espiritual. Si se dice “poseído” de quien está agarrado, atormentado, oprimido, dominado por Satanás, ¿por qué no se debe, incluso con mayor razón, llamar “poseído” a quien está abrazado, aliviado, modelado, dominado por Dios?

¡Beatífica, sublime, feliz posesión! El alma no tiene más que abandonarse en amor, al Amor que la rodea, la abraza, la penetra, la transporta, le da sentidos nuevos y conocimientos desconocidos a los mortales. Es la zambullida en el remanso de Dios, remanso de luz, de Ciencia, de Caridad, de toda Virtud. Es zambullida en el remanso de la Paz.

El alma sale de allí, en aquellos escasos instantes en que sale – cada vez menos escasos cuanto más unida está el alma en Dios – perfumada de la esencia de su Dios, y ningún rastro de la Tierra ni del Infierno puede actuar sobre su espíritu impregnado del aroma divino.

El alma “poseída” por Dios se asemeja a Él de tal modo que hasta la forma externa y material de su ser sufre modificaciones. Dios se trasluce en su mirada, en sus palabras, en su sonrisa, en la Majestad nueva de su expresión, por lo que quien la roza dice: “Aquí hay algo que no es de esta Tierra”

Nota del que transcribe: Y de la misma manera ocurre con el alma de los poseídos por Satanás: lo vemos en el rostro de odio y de maldad, que se puede observar con espanto en la mirada y en los gestos de los asesinos y violadores, como últimamente ha ocurrido en Estados Unidos con la masacre de los asesinos en serie, y en cualquier otro lugar del mundo, porque la mirada de Satán es inconfundible, es una mirada de odio y de maldad que refleja perfectamente la esencia misma del Príncipe tenebroso. También aquí, quien los roza puede decir: “Aquí hay algo que no es de esta Tierra”. 

El alma “Poseída” por Dios es preciosa vasija sigilada, pero de la que exhala el aroma que la colma. Sigilada porque el Amor consagra y la posesión hace propiedad de Uno solo y sólo Él solo abre y cierra ese sigilo puesto en ese espíritu que se ha dado a Él. Exhala porque el aroma de Dios es tan potente que no solo llena el interior de la vasija, sino que impregna la materia, de modo que el efluvio espiritual se derrama y pasa entre la muchedumbre, purificándola del olor de la carne y de la sangre.

Si las criaturas supieran que es la “Posesión” de Dios, todos querrían ser “poseídos”. Pero para saberlo es necesario dar el primer paso, el primer acto de generosidad, de renuncia, y después perseverar en aquel primer acto. Lo demás viene, porque como una onda eléctrica emitida por el polo A, viene atraída por el polo más fuerte Z, así igualmente el alma que se ha puesto en la órbita de Dios, viene atraída por Él mismo, desde cualquier punto de la órbita donde se encuentre.

Porque Yo soy el Alfa y el Omega  y abrazo todo cuanto existe. Solo el querer humano contrario, que pone bajo el sigilo de la Bestia, desvía mi acción, porque Yo os he hecho libres y no violo vuestra voluntad. Por ello, si vuestra voluntad es carne y sangre, o sea es Satanás, mi Voluntad no puede actuar porque mi Voluntad  es Espíritu y actúa sobre vuestro espíritu y el espíritu muere donde reina la materia.

Hay que renacer en el espíritu para poder entrar en la Órbita de Dios y vencer a la carne y a su dueño: Mamona. Entonces se da la “posesión”. Paraíso anticipado sobre la Tierra, feliz ascensión del alma al Cielo en la muerte, plenitud del Paraíso en mi Reino donde los “Míos” estarán conmigo para siempre, luz en la Luz, paz en la Paz, alegría en la Alegría, gloria en la Gloria”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario