MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 19 de septiembre de 2014

I/ JESÚS NOS ENSEÑA A MORIR



I/ PADRE, SI ES POSIBLE APARTA DE MÍ ESTE CÁLIZ




lA TERRIBLE AGONÍA DE JESÚS EN GETSEMANÍ




        Importantísima descripción de Jesús sobre la agonía del ser humano, describe de una manera magistral, como ningún ser humano es capaz de  hacerlo,  los temores del alma, por tener que abandonar el mundo material, y da la solución para reconciliarse con Dios, con unas rogativas que no son otras que las palabras que pronunció Jesús en su Agonía en el Getsemaní y  antes de morir en la Cruz. 

         Se componen de los dictados siguientes que iremos publicando y comentando uno a uno.
          

I/ PADRE, SI ES POSIBLE APARTA DE MÍ ESTE CÁLIZ
II/ PADRE, PERDÓNALES
III/ HE AQUÍ A TU HIJO
IV/ ACUÉRDATE DE MÍ
V/ ¿DIOS MÍO POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?
VI/ TENGO SED
VII/ TODO SE HA CUMPLIDO




DIÁLOGOS PREVIOS DE JESÚS CON MARÍA VALTORTA
(19 de Diciembre de 1.945)
      

                 Dice Jesús:
  
         “Heme aquí para explicarte muchas cosas. No amo las preguntas, y en especial las tuyas. Tienes inteligencia suficiente como para entender las respuestas que te doy a través de los dictados contenidos en las visiones. Pero aquí, ahora que los hechos se han desarrollado como debían, sin influenciar a nadie en ningún sentido, hablaré y explicaré.(...)

         Y aquí me permito recordar lo que dijo San Juan de la Cruz, que me viene ahora a mi memoria selectiva: “El día del Juicio, Jesús reprochará y castigará a ciertas almas que han tenido contacto directo con Él, por los defectos que podía haberse corregido, porqué tenía inteligencia para conocerlos, y por eso no se los advirtió".

         También recuerdo del Evangelio las palabras del rico Epulón sepultado en el Infierno, cuando le pedía a Abraham que le dejara volver a la Tierra para advertir a sus hermanos que se iban a condenar como él, al cual se le contestó: “Tienen las Escrituras y los Profetas, si no los escuchan a ellos, tampoco harán caso a un muerto que resucita”.

           


   CONSEJOS DE JESÚS PARA LA
HORA DE LA MUERTE


         Bienaventurado el que tenga la dicha de leer, y de meditar estas recomendaciones de Jesús sobre cómo ha de comportarse el alma a la hora de la muerte, instantes previos al encuentro con el Juez Supremo y de ponerlas en práctica, ya que según está escrito en la Biblia, Dios  “Escudriñará a Jerusalén - es decir a nuestras almas - con lámparas encendidas”, es decir, que aparecerán ante Él, con una meridiana claridad, todas nuestras virtudes y nuestras faltas, que son las únicas cosas que se pueden llevar al más allá, y se nos retribuirá según estos atributos. Y el Juicio solo tendrá tres sentencias inapelables: Cielo, Purgatorio, o Infierno.

        Los que pongan en práctica todas las siete consideraciones,  que están detalladas en este escrito,  alcanzará sin duda alguna la Vida Eterna, y al leerlas, se comprenderán muchos interrogantes, sobre todo el por qué todos los mártires han perdonado a sus verdugos, asunto que cuesta mucho comprender, porque no es lo mismo la actitud de las almas mártires antes del Juicio, como después de él, por esa razón se oye en el Apocalipsis el clamor de esos mártires:

          Señor Santo y Veraz ¿cuándo nos harás justicia y vengarás la muerte sangrienta que nos dieron los habitantes de la tierra?
          Se les entregó entonces un vestido blanco a cada uno y se les dijo: "Aguardad un poco todavía. Aguardad a que se complete el número de vuestros compañeros y de vuestros hermanos que, como vosotros, van a ser martirizados". (Ap 6-9,11)



JESÚS NOS AYUDA A MORIR
(14 de julio de 1.946)


         
          Dice Jesús:

         […] La suprema prueba de amor no consiste en la risa ni en el beso, sino en el llanto y el dolor dados a conocer al amigo. Tú, amiga mía los has conocido cuando estabas en el Getsemaní. Ahora estás en la Cruz y experimentas penas mortales. Apóyate en tu Señor mientras te da una hora de preparación para la muerte.

         I/ “Padre mío, si es posible, aparta de mí este cáliz”.

          No es una de las siete Palabras de la Cruz, más ya es una Palabra de Pasión. Es el primer acto de la Pasión que comienza. Es la preparación necesaria para las otras fases del holocausto. Es una indicación al que da la Vida, es resignación, humildad, es una oración en la que se entrelazan la carne, ennobleciéndose, y el alma perfeccionándose, junto con la voluntad del espíritu y la fragilidad de la criatura que es adversa a la muerte.

          “¡Padre!...”. ¡Oh!, es la hora en que el mundo se aleja de los sentidos y del pensamiento, mientras se acerca, como un meteoro descendente, la idea de la otra vida, de lo desconocido, del juicio. Entonces, el hombre que aunque llegue a centenario siempre será un niño, justo como un niño asustado porque ha quedado solo, busca el regazo de Dios.

          Mientras la vida estaba lejos de la muerte, mientras la muerte era una idea oculta entre nieblas lejanas, el marido, la mujer, los hermanos, los hijos, los padres, eran lo único, el todo… Pero ahora que la muerte se asoma bajo el velo, y avanza, se produce una inversión y, por consiguiente, son los padres, los hijos, los amigos, los hermanos, el marido, la mujer, quienes pierden sus rasgos definidos, su valor afectivo, y se desvanecen ante el imparable avance de la muerte. Como voces, que van debilitándose en la distancia, cada una de las cosas de la Tierra pierde fuerza, mientras la adquiere la que está más allá de la Tierra, lo que ayer parecía más lejano… Entonces, un estremecimiento de temor conmueve a la criatura.

          Si no fuera penosa y no inspirara temor, la muerte no sería el castigo extremo y el extremo medio expiatorio que se establece para el hombre. Hasta que no se produjo la culpa, la muerte no fue muerte sino dormición, y donde no hubo culpa no hubo muerte, como ocurrió con María Santísima. Yo tuve que morir porque cayó sobre Mí todo el pecado y así conocí la repulsión de la muerte.

         “¡Padre!”- ¡Oh! Este Dios que tantas veces no fue amado, o que fue amado al final, después de que el corazón había amado a parientes y amigos, o había tenido indignos amores con criaturas viciosas, o había amado las cosas como si fueran dioses; este Dios tan a menudo olvidado, este Dios que ha permitido que se le olvidara, que ha dado licencia para que se olvidara, que ha dado libertad para que esto sucediera; que a veces ha sido escarnecido y a veces maldecido, y otras negado; este Dios resurge en la mente del hombre, y viene a apropiarse de sus derechos.

              Exclama con voz atronadora “¡Yo soy!” y, para no hacer morir de miedo con la revelación de su poder, mitiga ese potente “¡Yo soy!” con una palabra suave: “Yo soy tu Padre”. Se acabó el espanto el sentimiento que despierta esa palabra es: confiado relajamiento. Yo, Yo que debía morir, que comprendía que significa morir, después de haber enseñado a vivir a los hombres llamando Padre al Altísimo Jehová, también os enseñé a morir sin temor, llamando “Padre” al Dios que resurge entre los dolores de la agonía, o que se evidencia ante el espíritu del moribundo.

          “¡Padre!”. ¡No temáis! ¡Oh, vosotros que morís, no temáis a ese Dios que es Padre! No se adelanta como vengador armado de registros y de guadaña, no se adelanta cínicamente arrebatándoos a la vida y a los afectos. Por el contrario, viene con los brazos abiertos, diciendo: “Vuelve a tu morada. Ven a descansar. Te recompensaré con creces por lo que dejas aquí. Y te lo juro en mi seno obrarás más valiosamente, en favor de los que dejas aquí, que quedándote aquí abajo, empeñado en una lucha afanosa, no siempre bien remunerada”.

          Más la muerte siempre es dolor, dolor por el sufrimiento físico, dolor por el sufrimiento moral, dolor por el sufrimiento espiritual. Lo repito: debe ser dolor por ser el medio de la última expiación en el tiempo. Como una nave en la tormenta, el alma, la mente, el corazón, en un fluctuar de nieblas que ofuscan y descubren alternativamente lo que en la vida amamos y lo que nos causa miedo en el más allá, pasan de zonas calmas – en las que ya se respira la paz del puerto inminente, cercano, visible, tan apacible que ya causa una serena quietud y una sensación de descanso semejante a la de quien, casi al cabo de una fatigosa labor, saborea el placer del vecino reposo – a zonas en que la tempestad las azota, las golpea, las hace sufrir, temer, gemir.

           Es otra vez el mundo, el afanoso mundo con todos sus tentáculos: la familia, las empresas, es la angustia de la agonía, el temor del último paso.. ¿Y después? ¿Y después?... Las tinieblas acometen, sofocan la luz, braman sus terrores… ¿Dónde ha quedado el Cielo? ¿Por qué llega la muerte? ¿Por qué se debe morir? En la garganta, ya borbotea el alarido: “¡No quiero morir!”.

          No, hermanos míos que morís porque es justo morir la muerte es santa porque la quiere Dios. No, ¡no gritéis así! Ese grito no proviene de vuestra alma. Es el Adversario que sugestiona vuestra debilidad, para hacer que lo claméis. Mudad el grito vil y rebelde en un grito de amor y de confianza: “Padre, si es posible, aparta de mí este cáliz”: Ese grito vuelve a traer la luz y la quietud, como el arco iris después del temporal. Volvéis a ver el Cielo, las santas razones del morir, o sea el regreso al Padre, y entonces comprendéis que también el espíritu, o mejor, que el espíritu tiene derechos más grandes que la carne, porque es eterno y de índole sobrenatural y que, por eso, tiene primacía sobre la carne; y entonces pronunciáis la palabra que es la absolución de todos vuestros pecados de rebelión:

Que no sea hecha mi voluntad, sino la Tuya”.

          He ahí la paz, he ahí la Victoria. El ángel de Dios se estrecha a vosotros y os conforta porque habéis vencido en la batalla, que es la preparación para hacer de la muerte un triunfo.   

             

         




         



           

No hay comentarios:

Publicar un comentario