MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 6 de marzo de 2015

SUBLIMES ALABANZAS DE JESÚS A SU MADRE MARÍA SANTÍSIMA


La Santísima Virgen maría, ascensor directo de la Tierra al Cielo



Del Poema del Hombre-Dios de María Valtorta.
              

             Ave María, madre del Hombre como Eva y más que Eva puesto que devolviste al Hombre a su Patria, a su herencia, a su filiación y a su Gozo. 

           Ave María, Seno de Santidad, en el que se volvió a depositar la semilla de la Especie, para que el eterno Abrahán tuviese los hijos de los que la esterilizante envidia satánica le había privado. 

              Ave María, Madre Deipara del Primogénito Eterno, Madre compasiva de la Humanidad lavada con tu llanto y con la Sangre que es tu Sangre. 

             Ave María, Perla del Cielo, Luz de Estrella, Dulce, Belleza y Paz de Dios. 

         Ave, María, llena de Gracia, en quien está el Señor, jamás desunida de Él, que en Ti encuentra sus delicias y su descanso. 

      Ave, María, Mujer bendita entre todas las mujeres, amor viviente, por el amor hecha Esposa del Amor y Madre del Amor. 

        En Ti la Pureza, en Ti la Paz, en Ti la Sabiduría, en Ti la Humildad, y en Ti la Perfección de las tres y las cuatro Virtudes… 

         María, el Cielo delira de amor al contemplar a María que eleva su canto hasta notas incomparables. Ningún mortal, por santo que sea, puede comprender lo que llega a ser María para todo el Cielo. 

        Todas las cosas fueron hechas por el Verbo, más también, todas las cosas más grandes fueron hechas por el Amor Eterno en María, porque Aquel que es Poderoso la amó y la ama sin límites; y el Poder de Dios está en manos del Lirio Purísimo, para que se derrame sobre todo aquel que a Ella recurre. 



¡Ave!, ¡Ave!, ¡Ave María…!






No hay comentarios:

Publicar un comentario