MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 25 de julio de 2015

ES PECADO EL EXCESIVO AMOR A LA RELIGIÓN Y A LA PATRIA, PORQUE SE HACE EGOÍSMO

LOS CATÓLICOS NO TIENEN QUE FANATIZARSE CON LA
RELIGIÓN, O CON EL AMOR A SU PATRIA 




Dos cosas me han llamado la atención en este escrito del Poema del hombre Dios de María Valtorta, porque son difíciles de entender hasta para las almas religiosas, por eso muy poca gente llega a ponerlas en práctica.

--Es pecado el excesivo amor a la Religión y a la Patria.
--Un pecador empedernido, teniendo algo de buena voluntad, realizando actos espontáneos de virtud, puede conducirle a Dios.

Es por eso que de vez en cuando, vemos algunos ateos que se convierten espontáneamente, sobre todo si alguien rezó por ellos, y es por eso que unos minutos antes de comparecer ante Dios, algunos pueden arrepentirse y salvarse de la condenación eterna, porque en algún momento de su vida, han hecho una obra agradable a Dios. 

Es lo que le pasa a algunos que se suicidan: el caso de la persona que llevó unas flores a la Virgen, y se suicidó, se arrepintió antes de morir, como así se lo dijo el Santo cura de Ars a su mujer que pensando que estaba condenado, estaba desesperada. Es también el caso de una prostituta que se tiró bajo un tren para quitarse la vida, diciendo: “Así no ofenderé más a Dios”, se sabe que se apareció a alguien y le dijo que esas palabras la habían salvado de la condena de Dios.

El excesivo amor a la Patria, hace al ciudadano racista y "Chauvinista", haciéndole creer que su raza es superior a todas las demás, es lo que ha provocado tantas guerras, muertes y sufrimientos atroces en el curso de la Historia.
El excesivo amor a la Patria y a su Religión, vuelve a los fieles fanáticos e intolerantes para los que no están de acuerdo con sus creencias. Es lo que ha provocado en Francia las famosas guerras de Religión, y los abusos de la Inquisición, y digo abusos porqué a mi parecer, estoy de acuerdo con lo que dijo el famoso escritor anticlerical francés Voltaire: "La Inquisición ha evitado los horribles masacres de las guerras de Religión en Francia". 

Hoy día ese excesivo "amor" a la Religión, hace intolerable su predicación, para los Pastores que tienen que trasmitirla a los fieles o unos padres a sus hijos: Produce el efecto contrario. Esa actitud de puritanismo, produce el rechazo a la Religión, hace retraerse ciertas almas, ya que como lo dijo el Papa Francisco: "La fe se propone, y nunca se impone". Y es que la fe es un don de Dios, y por eso, debemos transmitirla con precaución, ya que solo somos la gran mayoría, mediocres instrumentos de Dios.




Del Evangelio como me ha sido revelado de María Valtorta


Dijo Jesús:

Dios es Misericordia, más que intransigencia. Dios es bueno. Dios es Padre. Dios es Amor. El verdadero Dios es esto. Y el verdadero Dios abre su corazón a todos, a todos, diciendo: “Venid”, indicando a todos su reino. Y es libre de hacerlo, porque es Él el Señor único, universal, creador, eterno.
Os ruego a vosotros, israelitas, que seáis justos. Recordad estas cosas. Que no os suceda que las comprendan los que veis como cosa impura y para vosotros permanezcan incompresibles. 

También es pecado el excesivo y determinado amor a la Religión y a la Patria, porque se hace egoísmo. Y el egoísmo es siempre razón y motivo de pecado.

Sí, el egoísmo es pecado porque siembra en el corazón una mala voluntad que hace rebelde el hombre a Dios y a sus mandamientos. La mente del egoísta ya no ve a Dios nitidamente, ni tampoco las verdades de Dios. La soberbia exhala sus vapores en el egoísta y empaña las verdades. En la calígine, la mente que ya no ve la luz clara de la verdad como la veía antes de hacerse soberbia, empieza el proceso de los porqués, y de los porqués pasa a la duda, de la duda a la indiferencia, no sólo respeto al amor y a la confianza en Dios y en su Justicia, sino también respeto al temor de Dios y el temor a su castigo.

De ahí la predisposición a pecar, y de ésta se pasa a la soledad del alma que se aleja de Dios, la cual, no teniendo ya la voluntad de Dios como guía, cae en la ley de su voluntad de pecador. ¡Muy mala cadena es la voluntad del pecador, uno de cuyos extremos lo tiene en su mano Satanás, mientras que del otro ata a los pies del hombre una bola pesada, para tenerle sujeto, esclavo en el fango, abatido, en tinieblas! ¿Puede entonces el hombre no incurrir en culpas mortales? ¿Puede no incurrir en ellas, teniendo en sí solo mala voluntad? Entonces, solo entonces, Dios no perdona.

Pero, cuando el hombre tiene algo de buena voluntad y lleva a cabo incluso actos espontáneos de virtud, ciertamente acaba poseyendo la Verdad, porque la buena voluntad conduce a Dios, y Dios, el Padre Santísimo se inclina amoroso, compasivo, indulgente a ayudar, a bendecir, a perdonar a sus hijos que tienen buena voluntad.






No hay comentarios:

Publicar un comentario