MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

domingo, 19 de julio de 2015

LA TERRIBLE PASIÓN Y LA FUTURA RESURRECCIÓN DEL PUEBLO JUDÍO



La puerta del Infierno: Campo de exterminio de Auschwitch




Como todos sabemos, la triunfante Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo tuvo lugar después de su terrible Pasión y cruenta Muerte en la Cruz. Y este es en más o menos medida la historia de cada alma, que como consecuencia del pecado de Adán, y a imitación de su Divino Redentor, tiene que pasar por un camino angosto, entrando por la puerta estrecha de la renuncia al mundo y a sus seducciones, y caminar por ese sendero estrecho, que conduce a la Vida Eterna. Y entonces, para los elegidos, el cuerpo mortal se transformará en un cuerpo glorioso.

Al final de los tiempos, con la venida del Anticristo, lo mismo ocurrirá con la Santa Iglesia Católica, tendrá que pasar por una atroz persecución para, a imagen de su Cabeza, Cristo Jesús, resucitar en la Gloria de Dios para toda la eternidad. El mundo material, a imagen de su Creador, pasará por el mismo camino: su muerte en el Apocalipsis final, con la caída de las estrellas, para resucitar en un mundo nuevo y eterno.

En el caso del pueblo Judío, que no reconoció a su Mesías, anunciado por sus Profetas, lo mismo ha ocurrido, ha sufrido siempre una dolorosa pasión, siendo la última, con la pasión y el exterminio de más de 6.000.000 personas, mujeres y niños, a manos de los nazis, la más atroz. Ese Pueblo, que con Abrahan, Padre de todos los creyentes fue el primero en ser llamado por Dios, será el último en reconocer a su Mesías, ya que como lo dice San Pablo, Dios sigue amando a su Pueblo, y según su promesa se reconciliará con él.

Muchas veces, me he puesto en el lugar de los Judíos en tiempo de Jesús: su historia y sus doctores de la Ley, les enseñaban que eran el Pueblo elegido por Yahvé, y ahora, bajo el yugo del Imperio romano, cuyos súbditos adoraban una multitud de dioses, anhelaban el antiguo reino de David y el esplendor del Rey Salomón, y se creían que el Mesías iba a establecer un Imperio que iba a dominar el mundo entero, mucho más glorioso que el del mismo Salomón, ya que toda la Historia Sagrada estaba llena de relatos en donde, con la ayuda de Yahvé, se exterminaban a los pueblos paganos que adoraban, como los romanos falsos dioses.

Y aquí se repiten todas las aberraciones, todos los odios y todas las desgracias que han traído el fanatismo nacionalista, con su retahíla de guerras, revoluciones, matanzas y esclavitud. El pueblo elegido no reconoció al Mesías prometido por todos sus Profetas, porqué no correspondía con la idea ultra-nacionalista que tenían de él. Y hasta los mismos Apóstoles, preguntaban a Jesús después de su resurrección: ¿Es ahora, Señor cuando vas a restablecer el reino de Israel?

El Pueblo de Israel, después de haber pedido la muerte de Jesús, por ver defraudadas sus expectativas nacionalistas, haciéndose responsable el, y sus hijos de esa sentencia de muerte, a pesar de la oposición de Pilatos, el cual no veía razón alguna para condenarlo, ha sufrido ya durante dos mil años su terrible pasión por el deicidio. Su resurrección está ya por venir, y ocurrirá al final de los tiempos, cuyas señales precursoras estamos ya advirtiendo, debido a la imparable secularización y al desprecio total por las leyes de Dios, de gran parte del pueblo y de muchos eclesiásticos.

En ese momento, el furor de Satán y de sus tenebrosos ministros, por el reconocimiento de Jesús por los Judíos, como su Mesías, y su conversión, impedirá la celebración del Sacrificio perpetuo, que es la santa Misa, como lo profetizó el Profeta Daniel, lo que permitirá la espantosa venida del Antecristo, y la gloriosa venida de Jesús-Dios, para restablecer el derecho y derrotar estrepitosamente a todos sus enemigos y así, restablecer para toda la eternidad su Santo Reino.

(…) Y creció hasta el mismo jefe del Ejército y abolió el Sacrificio perpetuo, y el lugar de su Santuario fue destruido. Y un ejército fue colocado sobre el sacrificio perpetuo con iniquidad, y el cuerno abatió por tierra la verdad; ¡Y así hizo y tuvo éxito! Luego oí a un Santo que hablaba, y decía un Santo al que estaba hablando: “¿Hasta cuándo durará la visión referente al Sacrificio perpetuo, la iniquidad devastadora, y el Santuario y el ejército hollados?” Y le contestó: “Hasta 2.300 tardes y mañanas, luego será reivindicado el Santuario.” 

Y sucedió que mientras yo, Daniel contemplaba esta visión y procuraba comprenderla, hete aquí que surgió ante mí como una apariencia de Varón, y oí una voz de hombre entre las orillas del Ulay, que gritó y dijo: “Gabriel, explícale a este la visión.” Y llegó a donde yo estaba, y al llegar quedé espantado y caí sobre mi rostro. Él me dijo: “Entiéndelo oh, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo final.” Mientras hablaba conmigo quedé sin sentido con el rostro en tierra, pero él me tocó y me hizo poner de pie. Dijo luego: “He aquí que yo te hago saber lo que sucederá al final de la cólera, porque el final es a plazo cierto”. (Dan. 8-10, 19)

Esta visión profética indica que, al final de los tiempos, la autoridad civil, liderada por el Anticristo, prohibirá el Sacrificio perpetuo, -que es el recuerdo y actualización de la Muerte de Jesús, en la sagrada Eucaristía - y pondrá sus fuerzas a disposición de la lucha contra la Religión. Las señales precursoras, se pueden observar ya, con la lucha socavada de los gobiernos masónicos-marxistas en contra de los Cristianos, de sus leyes y de sus costumbres, leyes aberrantes e impías que impiden la libertad de opinión, y la obligación de cumplirlas, aún que vayan en contra de las creencias religiosas y la Ley de Dios. 

En la Epístola de San Pablo a los Romanos, podemos entrever como Dios no ha rechazado a su Pueblo, sino que lo restablecerá en su plenitud.

(…) Dirás no obstante: “Los ramos fueron tronchados para que yo me injertara.” Bien: si por su incredulidad fueron tronchados, tú estás de pié por la fe. No pienses con altanería, sino teme. Porque si Dios no tuvo contemplación con los ramos naturales es de temer que tampoco la tenga contigo. Ve, pues la Bondad y la severidad de Dios: la severidad con los que cayeron, y contigo la bondad de Dios si perseveras en el Bien, pues sino tú también serás cortado. 

Y aquellos, en cambio, si no perseveran en su incredulidad serán injertados; poderoso es, en efecto Dios para injertarlos de nuevo. Porque si tú fuiste injertado del que por naturaleza era acebuche, y contra naturaleza fuiste injertado en un buen olivo, ¿cuánto mejor aquéllos que conforme a naturaleza serán injertados en el olivo propio? 

No quiero, en efecto, hermanos, que ignoréis este misterio para que no presumáis de vuestra sabiduría, que la ceguedad de una parte de Israel le ha venido hasta que entre la totalidad de los gentiles. Y así todo Israel será salvado, según está escrito:



“Vendrá de Sión el Liberador,
apartará de Jacob las impiedades
y este, será para ellos mi Testamento
cuando Yo quite sus pecados.”




En relación al Evangelio, son enemigos para ventaja vuestra; más conforme a la elección, son amados por causa de sus padres. Irrevocables, en efecto son los dones y el mandamiento de Dios. Porque así como vosotros, hace un tiempo desobedecisteis a Dios, y ahora hallasteis misericordia por la desobediencia de ellos, así también ellos desobedecieron en el tiempo de la misericordia tenida con vosotros, para que sean a su vez compadecidos. Porque a todos encerró a todos en la desobediencia para tener misericordia con todos, ¡Oh profundidad de las riquezas, de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán inescrutables sus juicios e inaveriguables sus caminos!


“¿Quién conoció, en efecto, la mente del Señor?
¿O quien llegó a ser su consejero?
¿Quién le dio primero, y le será restituido?
Porque de él, y por él y para él son todas las cosas.
A él la gloria por todos los siglos. Amén"

 (Rom. 11-19,36)

*******************

Podemos pues afirmar que la redención de Cristo, como Dios y sublime Creador del universo, es una redención universal, que se aplica no solo al pueblo Cristiano, y pagano, pero también al pueblo Judío, y al mundo entero. 

Y podemos constatar que la imagen de Jesús-Dios en la cruz, es por esa razón también, la que adopta el universo y la humanidad enteras, que están en agonía, esperando con angustia su redención y transformación en un mundo nuevo y una nueva humanidad purificadas, gloriosas y eternas. 

Por esa razón, como dice la escritura, solo el Cordero es digno de toda alabanza, honor, agradecimiento y gloria in Saecula saeculorum. Amen.

********************



……ET EXPECTO RESURRECTIONEM MORTUORUM ET VITAM VAENTURÍ SAECULI. AMEN




No hay comentarios:

Publicar un comentario