MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 22 de agosto de 2015

CONSAGRACIÓN DE LA FAMILIA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS






Corazón de Jesús, te consagramos nuestros corazones, nuestras vidas, y nuestras familias.



Sabemos que el ejemplo bellísimo de tu hogar en Nazaret, fue un modelo para cada una de nuestras familias. Esperamos obtener con tu ayuda la unión y el amor fuertes y perdurables que recibiste.


- Que nuestro hogar se llene de gozo.
- Que el afecto sincero, la paciencia, la tolerancia y el respeto mutuo, estén siempre presentes.
- Que nuestras oraciones incluyan las necesidades de los demás, no solo las nuestras.
- Que siempre estemos cerca de los Sacramentos.
- Que la Paz esté con nosotros, y cuando vengan las dificultades, danos consuelo, fuerza y esperanza.
- Bendice a todos los que aquí convivimos y también a los difuntos.
- Mantén nuestras familias cerca de tu amor y que tu protección esté siempre con nosotros. Amén.



Naturalmente todas esa peticiones las cumplirá el Señor que es Todopoderoso, en un tiempo de una duración inversamente proporcional al grado de Fe, Esperanza y Caridad de cada persona, sobre todo del padre de familia, que Dios ha escogido como cabeza. Y para darnos ejemplo de ello, Dios se comunicaba siempre con San José, cuando María era la Criatura más sublime de la Creación y Jesús el mismo Dios, y ambos estaban sujetos por la obediencia al Santo Patriarca.

En las familias tradicionales, en donde las criaturas conservan las raíces del pecado original, y en donde Satanás ha inoculado en muchos matrimonios toda clase de vicios y de egoísmos que son la consecuencia de la soberbia, crecen las dificultades para lograr esa armonía, y se necesita siempre la ayuda del Sagrado Corazón, y de los Santos Sacramentos para poder lograrlo.

Es una tarea ardua y difícil, a veces imposible, pero con la ayuda de Dios, del tiempo, del sufrimiento y de la oración, el triunfo está garantizado, porque en esta lucha estamos del lado del más fuerte. El gravísimo problema, es cuando hay deseo de separación del matrimonio, que solo es permitido cuando existe adulterio, problema que los gobiernos de ideología marxista, para recabar votos de la mayoría de la sociedad hedonista, han solucionado en España, con la famosa ley del "divorcio exprés", que facilita el divorcio al hacerse efectivo de forma automática, cuando ambos miembros están de acuerdo.

Se elimina así la posibilidad de reconciliación, que tendría lugar si los trámites fueran más largos y sobre todo, perjudica el más pobre de los esposos, y a los hijos inocentes que no tienen culpa de nada. Por eso es siempre mejor una pareja desgraciada pero santa, porque tiene la Vida eterna asegurada, que otra separada, pero adúltera, que tiene la Salvación más difícil.



No hay comentarios:

Publicar un comentario