MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 29 de agosto de 2015

PARÁBOLA DE LAS CINCO VÍRGENES LOCAS Y LAS CINCO SABIAS



EL BUEN SAMARITANO



        Esta Parábola la interpreta San Juan de la Cruz, en el sentido que los que han vivido en este mundo, siguiendo las Leyes de Dios son las cinco Vírgenes, y por esa razón, entraran en el banquete del Esposo, que es la Vida Eterna, porque han previsto el aceite de las lamparas no solo para este mundo, pero también para Vida Eterna.

         También afirma que las cinco vírgenes que han agotado el aceite a la hora de la venida del Esposo, son los que en esta Tierra han llevado una vida virtuosa, pero que no lo han hecho pensando en el más allá, y por eso se verán rechazados por ser desconocidos por Dios, ya que ellos también, a pesar de llevar una vida de virtud no han sabido o querido conocer al Esposo.

      Sin embargo, quiero aquí hacer una aclaración que me parece importante, creo que hay dos tipos de individuos que llevan una vida más o menos virtuosa.

          El primer tipo son los que han sido virtuosos, pero no han conocido al Esposo por diversas razones, una de ellos es por el mal ejemplo que vieron de ciertos pastores, que por su conducta y sus acciones, en vez de atraer las almas a Dios, han sido un impedimento para alcanzar el conocimiento y el significado de la venida del Esposo, que esos falsos pastores representaban. 

     Esta clase de personas, creo sinceramente que serán admitidas al banquete de bodas, así como los que han nacido en otras culturas y religiones, y habiendo llevado una vida decente, acorde con su conciencia, han cumplido a su manera con la voluntad de Dios: Amar a Dios, y al prójimo como a si mismo.

          Estas almas son las que vio San Juan en el Apocalipsis:

          "Después de esto, miré y vi una muchedumbre enorme que nadie podía contar. Gentes de toda nación, raza, pueblo y lengua: estaban de pié delante del trono y del Cordero. Vestían de blanco, llevaban palmas en las manos y clamaban con voz potente diciendo:

   A nuestro Dios que está sentado en el trono,
   y al Cordero, se debe la salvación." (Ap 7-9,10)

          El segundo tipo, son los que han practicado la virtud a su manera, los nuevos teólogos de la secularización, los falsos pastores, verdaderos lobos disfrazados de ovejas, que predican y siguen una doctrina hecha a su medida, los que predican una doctrina "descafeínada", y los que no han hecho fructificar los denarios que se le han entregado, los que se presentarán en el día del Juicio diciendo:

       "¿No hemos predicado en las plazas en tu nombre, no hemos expulsado demonios?", recibirán entonces por respuesta: 

        "¡Retiraos de Mí, obradores de maldad, no os conozco!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario