MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 24 de octubre de 2015

ORACIÓN MÍSTICA PARA PEDIR AYUDA A DIOS EN CASO DE PELIGRO INMINENTE DE INUNDACIONES O HURACANES

VISTA DESDE EL ESPACIO DE UN HURACÁN CERCA DE LAS COSTAS DE MÉJICO



Oración mística para implorar la ayuda de Dios en caso de inundaciones y huracanes. 

(En Méjico la referencia a la Virgen María se hará bajo la
 advocación a la Virgen de Guadalupe)





Dios Todopoderoso Eterno y Misericordioso,
que amaste tanto a los hombres, que has rescatado 
al ser humano por la Sangre de tu Hijo,
y los dolores de la Santísima Virgen María,
para que no caiga en poder del Demonio.


Tú que has puesto en todo lo Creado tus siete
Espíritus, en misión por toda la tierra, para regir
a todos los elementos naturales que mantienen todo
el equilibrio del Universo, te imploramos que mandes 
al Espíritu del tercer día de la Creación.


Para que, como así lo ordenaste y dijiste 
ser bueno, junte en su lugar las aguas de debajo de 
los cielos, y aparezca lo seco, a lo que llamaste
tierra, y que la reunión de las aguas vuelva a su lugar,
que tu llamaste mar.


Acuérdate que pusiste en Caín, una señal para 
que nadie que lo encuentre, le hiriera por sus malas obras,
olvida pues los pecados de tus Pueblos,
y ordena a tu tercer Espíritu, que le diga al mar:
“Hasta aquí, llegarás, aquí se romperá el orgullo de tus olas”.






No hay comentarios:

Publicar un comentario