MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

domingo, 15 de noviembre de 2015

CANCIÓN DE AMOR A DIOS DEL ALMA YA PURIFICADA DEL PECADO: JAMÁS TE DEJARÉ DE AMAR.

A DONDE ANDARAS PALOMA.wmv. 


Santa Teresa de Jesús, aplicaba los romances de amor humano, al amor del alma con su Divino Creador y Redentor, ya que el amor del hombre con la mujer es, como así lo dice San Pablo, el faro más potente de la Iglesia, la viva imagen del amor del alma con Jesús-Dios, el esposo místico del alma. 




JAMAS ME CANSARÉ DE TI, JAMÁS TE DEJARÉ DE AMAR, 
TE QUIERO TANTO, CORAZÓN, QUE NUNCA YO ME
CANSARÉ DE AMARTE A TI.

El alma que descubre el tesoro escondido en el campo, que es su esposo y Redentor Jesús, y que vende todo lo que tiene, es decir que se sume en la Pobreza espiritual, y alcanza así la Bienaventuranza de Jesús-Dios: "Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el Reino de Dios" (Lc 6-20), no puede nunca ni cansarse de Dios, ni dejar de amarlo. 

Y no puede cansarse porque de la misma manera que un te,soro natural le soluciona la vida a un hombre, siempre que se culpan ciertas condiciones, el tesoro espiritual que es el Hijo de Dios, le soluciona, sin ninguna condición, la Vida eterna. 

A este respeto, el tesoro espiritual que es el Reino de Dios, está relatado en el Evangelio:

"No temáis pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha querido daros el reino. Vended vuestras posesiones y dar limosna (Lo que significa, renunciad al mundo y amad al prójimo). Acumulad aquello que no pierde valor, tesoros inagotables en el cielo, donde ni el ladrón se acerca ni la polilla roe, porque donde está vuestro tesoro, allí está vuestro corazón. 
(Lc 12-32,34) 

¿Como cansarse de Dios, belleza antigua y siempre nueva, y como cansarse de una belleza ante la cual todas las bellezas palidecen, como dice San Agustín. 

¿Y como cansarse de una belleza ante la cual toda la belleza del mundo es suma fealdad, toda la gracia del mundo es suma desgracia, y toda la riqueza del mundo es suma pobreza?, como así lo afirma el gran San Juan de la Cruz. 

Y por eso, el fuego que ha prendido ya en el alma, nunca se apagará, sino al contrario se hundirá en el infinito fuego de amor que es el Espíritu Santo. 


JAMAS ME CANSARÉ DE TI, JAMÁS PODRÉ DECIRTE ADIÓS, PORQUE 
UN ADIÓS JAMÁS SE DA A UN AMOR, CUANDO EN VERDAD SE AMA
 TANTO COMO YO TE AMO A TI. 

El alma se cansa de una vida monótona, y siempre está buscando una cosa nueva que le satisfaga, pero es una busca y un peregrinar sin fin, porqué el alma solo puede encontrar descanso y felicidad cuando llena las "profundas cavernas del sentido", Memoria Entendimiento y Voluntad, del alma, según lo dice San Juan de la Cruz, y que solo pueden colmarse con la unión mística con su Creador, por esa razón jamás podrá decirle adiós a su Creador, porque el amor está ya crecido y enterado del bien infinito que le espera y para el cual fue hecha y redimida. 

Por eso, sabiendo el alma que lo único que le puede apartar de esa felicidad, es el pecado mortal, prefiere mil veces morir antes de que ocurra esa catástrofe, y así se lo pide a su Creador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario