MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 20 de febrero de 2016

HISTORIA DEL MILAGRO DEL DISCERNIMIENTO DE LOS ESPÍRITUS DEL SANTO CURA DE ARS.

El Patrono de todos los sacerdotes del mundo




Extraordinario relato de cómo la Presencia del Espíritu Santo en el alma de un pobre sacerdote, que echaron del seminario por su incapacidad intelectual, y que se transformó en  un verdadero modelo de entrega, dedicación y perfección por su ejemplo y virtudes, hasta el punto de proclamarlo Patrono de los Sacerdotes del mundo entero, le puede infundir un conocimiento de las almas similar al que tuvo el mismo Jesús.

Y es que Dios infunde en esas almas que han llegado a la perfección su mismo Espíritu, que es similar al que tuvo Jesús en su diálogo con la Samaritana, cuando leyó su alma de una manera tal que la dejó completamente asombrada. 


******************************************

(De la Vida del Santo Cura de Ars de Francis Trochú)

[...] Un día el Rdo. Guillaumet, que fue durante muchos años Superior de la Inmaculada Concepción de Saint-Didier se dirigía a Ars. Era el año 1855, o 1856 en el vagón del tren no se hablaba sino de las maravillas de la bendita aldea; en nombre del Cura de Ars corría de boca en boca. Sentada al lado del sacerdote, una Señora vestida de riguroso luto escuchaba en silencio. Al ver  que en la estación de Villefranche el sacerdote se disponía a bajar, abrió por fin los labios y dijo : ”Señor cura, permítame que le siga hasta Ars… Lo mismo da ir a un sitio que a  otro, ¿No es verdad? Viajo para distraerme.”

El sacerdote se ofreció a guiarla cuando estuviese en el pueblo. El coche que tomaron en Villefranche, los dejó delante de la Iglesia. Se acababa el catecismo de las once, y el Señor Guillaume hizo que la señora se pusiera en el espacio entre el templo y la casa parroquial. La espera no fue muy larga. El cura de Ars, revestido todavía de sobrepelliz apareció… Detúvose delante de la señora enlutada, la cual, para imitar a los demás, se había puesto de rodillas. Se inclinó a su oído, y le dijo: “Se ha salvado”, la desconocida tuvo un sobresalto. El cura de Ars repitió: “Se ha salvado”.  Un ademán e desconfianza fue toda la contestación de aquella forastera. Entonces el Santo le dijo otra vez silabeando: “Le digo a Ud. que se ha salvado. Está en el Purgatorio, y hay que rezar por él… Entre el parapeto del puente y el agua, tuvo tiempo para hacer un acto de contrición.

La Santísima Virgen María le alcanzó esa gracia. Acuérdese Ud. del mes de María hecho en su habitación. Algunas veces su esposo, aunque irreligioso, se unía a las oraciones de usted. Esto le mereció la gracia del arrepentimiento y el supremo perdón.”

El señor Guillaumet no entendía esas palabras, a pesar de oírlas perfectamente por estar junto a la viuda. Hasta el día siguiente no supo que luces  maravillosas de Dios habían iluminado a su siervo. La señora pasó en la soledad y en la oración, las horas que siguieron a la entrevista con el cura de Ars. Su fisionomía no era la de antes: había recobrado la paz.

Poca antes de partir, fue la viuda a dar las gracias al Rdo. Guillaumet. “Los médicos me obligaron a viajar por mi salud, le dijo; pero lo que en realidad tenía era una desesperación horrible al pensar  en el fin trágico de mi marido. Era incrédulo, y yo no vivía sino para llevarlo por buen camino. Pero no tuve tiempo. Murió de suicidio voluntario… No me lo podía imaginar sino condenado. ¡Oh, no verle nunca más!... Y, sin embargo, ha oído usted lo que me ha dicho el cura de Ars: “¡Se ha salvado!” ¡LE VERÉ, PUES EN EL CIELO!... ¡Señor cura, ya estoy curada!.

Solamente se cita un caso en el cual el Cura de Ars pareció temer por la suerte de un difunto. Si en este sentido hizo otras confidencias acerca de ellas, se habrá guardado secreto. “Una persona, recién llegada de París o de sus alrededores, refiere Hipólito Pagès, le preguntó dónde estaba el alma de uno de sus parientes recientemente fallecido. Recibió esta respuesta, sin comentario alguno: “No quiso confesarse a la hora de la muerte.” Desgraciadamente, era muy cierto: el moribundo había rechazado al sacerdote. El Cura de Ars no podía saberlo de antemano”.

Por el contrario, en muchas ocasiones, el Cura de Ars consoló grandemente a muchas personas, asegurandoles que el alma de algún ser querido había volado al cielo.
“¡Oh, qué felicidad tener los padres en la bienaventuranza!”, decía a una joven, cuya madre acababa de morir. Ha sido muy paciente durante su larga enfermedad. Dios la ha recibido y ruega por usted”.

La señorita de Bar, dice la señora des Garets, pariente nuestra, acababa de perder a su madre cuya vida había sido bien probada. Fue a Ars y, al entrar en la sacristía, el santo cura le salió al encuentro y le dijo: “Señorita, ¿ha perdido usted a su madre?... Está en el cielo. –así lo creo, señor cura.

-¡Oh, sí, está en el cielo!” y al presentarle los rosarios de su madre para que los bendijera, los tomó y besó con respeto como una reliquia.

La señora Murinais, después de haber consagrado su vida a la práctica de las buenas obras, murió tras larga y penosa enfermedad. “Es inútil, hija, rezar por ella, me respondió. Y cuando la cuñada de la difunta le pidió que celebrasen misas para el descanso de su alma, se negó a ello, diciendo: “no tiene necesidad”.






                                                                                                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario