MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

miércoles, 10 de febrero de 2016

II/ COMENTARIOS SOBRE EL ECUMENISMO Y AL DIÁLOGO CON LAS OTRAS RELIGIONES


Dios todopoderoso ha resucitado de entre los muertos
y puede resucitar las almas muertas a la fe






DE LOS CUADERNOS DE MARÍA VALTORTA 
14 DE JULIO DE 1.943
(Es continuación )




Dice aún Jesús:

No tengas titubeos y dudas. Lo que te he dicho es cierto. Siendo el Creador, Dios está también donde parece que no está. ¿No es adorado en verdad o no es adorado de hecho? Pero el está allí de todas maneras.

¿Quien ha dado la vida al lejano patagonio, quien al chino, quien al africano idólatra? ¿Quien mantiene en vida al incrédulo para que tenga tiempo y manera de encontrar la fe? Aquel que es y que nada puede mermar. El ser que da vida a las criaturas, el que genera todas las cosas, el que es el testimonio ante el cual, aún queriéndole negar, debe inclinar la cabeza todo ser viviente.

Ahora, al llevar a Dios las almas alejadas, que le sienten por instinto, pero que no lo conocen y no lo sirven en la Verdad, es la mayor de las misericordias. Yo he dicho: "Llevar el Evangelio a todas las criaturas". Pero ese mandamiento, ¿crees tú que Yo lo haya dado solo a aquellos doce y a sus directos descendientes en el sacerdocio? No. Quiero que toda alma verdaderamente cristiana sea alma apostólica.

El traer las almas a Mí, aumenta mi Gloria, pero aumenta tambien la gloria del siervo bueno y fiel que con su sacrificio ha logrado aumentar mi rebaño. La Santa que tu amas (Santa Teresita) ha hecho más que cien misioneros, pero su gloria en el cielo es cien veces mayor porque conoció la perfección de la misericordia sobre la tierra y se consumió para dar la Vida verdadera a los idólatras y a los pecadores.

Tú me dices: "Pero Señor, cuando uno ha pecado contra Tí, y permanece en el pecado, está muerto a la vida de la Gracia". Es cierto. Pero Yo soy el Resucitador, y ante las lágrimas de quien llora sobre los muertos a la Gracia, Yo emano mi Potencia infinita.

Tres los muertos del Evangelio llamados a la vida, porque no supe resistir las lágrimas de un padre, de una madre, de una hermana. Las almas víctimas y apostólicas deben de ser hermanas, madres y padres de los pobres muertos a la Gracia y venir a Mí con el cadáver el desgraciado entre los brazos, sobre los brazos, como su cruz más pesada, y sufrir por él hasta que Yo diga las palabras de Vida".

Extraordinarias palabras del Hombre-Dios que confirman de una manera sorprendente que es el Creador de todo el Universo, y que quiere la Salvación de toda la Humanidad, por eso sigue haciendo salir el sol y caer la lluvia sobre los buenos y los malos, y ejerce también su bondad sobre los malos, para que tengan tiempo de arrepentirse y de volver por el buen camino.

Este episodio trae una enseñanza muy importante para todos los creyentes que tienen familiares que han muerto a la fe, y que están en pecado mortal, solo Jesús los puede resucitar, si estos Padres, madres o hermanos van a Él, con lágrimas en los ojos, suplicando insistentemente a Jesús, que los resucite.







No hay comentarios:

Publicar un comentario