MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 3 de junio de 2016

NTERPRETACIÓN MÍSTICA DE LA CANCIÓN DE SALOMÉ ARRICIBITA: UN HOMBRE LLAMADO JESÚS

EL MES DE JUNIO: MES DEL SAGRADO
CORAZÓN DE JESÚS




UN HOMBRE LLAMADO JESÚS DE 
SALOMÉ ARRICIBITA







Cuenta la historia que un hombre llamado Jesús, decía ser Hijo de Dios.
Esa es la historia pasada, presente y futura más grande jamás contada, porque todas las historias humanas pasarán y desaparecerán, como les ha ocurrido a todos los imperios y a los grandes hombres, hoy día se hallan restos de civilizaciones antiquísimas que han alzado monumentos increíbles, de las cuales se ignora absolutamente todo. Aquí se trata de la historia del Dios eterno, Creador de todo el Universo visible e invisible, que será recordado por toda la eternidad.


Nadie creía, "está loco", decían, no daban ni un peso por Él.
Y es que lo finito que es la humanidad, nunca llegará a comprender lo infinito, San Juan de la Cruz dice que los ángeles más subidos, que son los Serafines y Querubines, que están por encima de los Tronos y Dominaciones, son los que mejor se dan cuenta de todo lo que les falta para conocer la infinitud de Dios y que miran a la Divinidad con un serio respeto por su gran Majestad y Gloria.


Luego lo vieron crecer, predicar y enseñar a una corta edad se sorprendían, pero aún no lo creían.
Las escrituras hablan poco de la Vida oculta de Jesús, se menciona su Nacimiento, la adoración de los pastores y de los magos, su presentación en el Templo, con la Stma Virgen María y San José; la huida con el niño a Egipto, el niño Jesús con 12 años perdido y hallado en el Templo, conversando con los Rabís del Templo, solo se dice que crecía en edad y Sabiduría.

Pero nadie, salvo la Virgen María, llena del Espíritu Santo, podía sospechar que era Dios, ya que Jesús no se manifestó en su Gloria, como así se lo pedía Satanás en las tentaciones del desierto, porque el mérito está en descubrirlo por una gracia directa de Dios Padre, nadie va a Jesús, si el Padre no lo envía.


Se juntaba con mujeres y además multiplicaba peces y pan, sanaba a los enfermos.
Esos eran los signos que Dios no podía ocultar, y que tendrían que haber convencido a los escépticos, desgraciadamente, los fariseos no podían creer porque el Padre no les había dado el maravilloso don de la Fe, porque eran soberbios, y Dios se comunica solo con los humildes, que son como niños.


Comía con hombres ricos y pobres, hablaba de un mundo ideal donde todos reunidos tendríamos Paz, predicaba el Amor. Sembraba esperanza, ofreciendo nada más que su corazón.
La acción de Dios era convertir con su ejemplo y su predicación, confirmado por sus asombrosos milagros, predicaba una doctrina basada en el Amor, y tratando de explicar que los hermanos se convierten mucho mejor con amor verdadero, que con odio, que Dios no se manifiesta sólo al Pueblo Judío, pero a todos los hombres, como ocurrió con los reyes magos, que simbolizan a todas las personas de buena fe, de otras culturas y religiones, que también son hijos de Dios.

Y lo mismo ocurre con los ricos y los pobres: Dios mira la intención, puede haber un rico multimillonario que sea juzgado como Pobre, si se ha comportado con misericordia hacia sus semejantes, y al revés un pobre que sea juzgado como rico, aunque haya sido un miserable, por envidiar a los ricos, y ser ricos de deseo, según así lo explica S. juan de la Cruz.

Cuentan también, que a orillas del mar fue a buscar a quien le quisiera acompañar.
Él invitaba, y pescadores aceptaban dejar sus hogares, ir con Él.
En el segundo día de la Creación, Dios hizo aparecer en el agua lo seco, que llamó Tierra y a las aguas que llamó mar. El hombre está simbolizado en la visión apocalíptica de San Juan, como un ángel que tiene un pié en el mar y otro en tierra, con un librito abierto, que al comerlo tiene un sabor dulce, pero que luego amarga las entrañas. esto simboliza a las almas, de este mundo que están entre el abismo que es el mar, y la salvación, que es la Tierra, y que tienen libertad para entregarse al pecado, que es el conocimiento del bien y del mal del librito. El pecado tiene primero un sabor dulce al paladar, pero amarga las entrañas del alma, que puede llevar a la muerte.

Luego leprosos curó y lo acusaron de ser del demonio sucesor.
El pecado contra el Espíritu Santo, es el que nunca podrá ser perdonado como así lo afirmó Jesús, es no creer en Él, a pesar de todas las muestras que ha dado en su vida terrena, sobre su comportamiento libre de pecado alguno, y sobre todo por sus obras de caridad como son todos sus milagros: resurrecciones de muertos, devolverle la vista a los ciegos, el oído a los sordos, el movimiento a los paralíticos, la sanación de los leprosos, que son imágenes de otras curaciones más importantes pero invisibles a los ojos humanos: la curación de las enfermedades de las almas.

Como lo dijo Jesús, si no creéis en mí, creed por las obras que yo hago, decir que Jesús obra con el poder de Belcebú, no tendrá nunca perdón, porque Satanás siempre ha sembrado el mal y la desgracia, al contrario de Jesús. 


Él compartía la palabra y la alegría de Dios porque estaba en su interior. Sin embargo, esto a la muerte lo llevó. Llamaba a todos hermanos, con niños jugaba, sin miedo de nada...

Hablaba de un mundo ideal donde todos reunidos tendríamos Paz. Predicaba el Amor, sembrando esperanza, ofreciendo nada más que su corazón.
La Paz que predicaba Jesús era el mundo ideal, que había que comenzar a construir en la Tierra volviendo a renacer, para poder alcanzarla. El medio de obtener esa Paz era con la fuerza de Dios, que es el Amor, simbolizado por el Espíritu Santo, para obtenerlo predicaba con su ejemplo y con sus increíbles milagros, que se obtenían tratando de conseguir un corazón semejante al suyo, el Divino Maestro.


Lo crucificaron un Viernes, más Él ya sabía que vería la muerte. Tenía 33 años, amigos cercanos y un plan de Salvación.
Jesús había nacido, como lo anunciaron todos los Profetas para redimir a toda la Humanidad, esclava de Satán por su triunfo sobre Adán y Eva, y sobre su descendencia, que era el botín de su victoria, sus amigos fueron todos los que creyeron en Él, lo inaudito es que toda la gente que había estado con Él, y que habían conocido su vida de asceta, y presenciado sus milagros, salvo María preservada del Pecado Original, tenían aún la duda porque creían que su misión era liberar a Israel de la ocupación romana.
Lo inaudito es que solo San Dimas, el buen ladrón, comprendió su plan de salvación, y fué uno de sus pocos amigos en el momento de su muerte. Fué cuando le dijo: "Acuérdate de mi, cuando estés en tu Reino", lo que le valió la promesa de Jesús de estar enseguida en su Santo Reino.

Ahora me pregunto yo, ¿Cuál fué el mal que causó?. Fué su misión dar la Vida por Amor, dar la vida por todos, por mí.
Es este hombre llamado Jesús, mi canción, y mi gran motivación. Él es mi Dios. es la Paz y el Amor, es la entrega, es la Vida mejor, nuestro Rey, es el Señor.
Jesús es el tesoro escondido, el que cree en Él, es semejante al que ha encontrado un tesoro en un campo que simboliza el mundo, y lleno de alegría, porque sabe que su posesión le asegura la plena felicidad y la alegría para toda su vida, vende todo lo que tiene para comprar ese campo fabuloso que le dará posesión de ese tesoro, es decir que vende sus posesiones materiales, que son la soberbia, que se pierde haciéndose pobre de espíritu, apagando el  deseo de todos sus apetitos de este mundo, que son necesarios vender para comprar ese Fabuloso Tesoro.

Por eso se puede decir que Jesús es mi canción, mi gran motivación, ya que es mi Dios, es la Paz eterna, la entrega total de los tesoros divinos, que proporcionan ya en este mundo, y plenamente en la eternidad, la Vida mejor, de parte de nuestro Rey, nuestro Señor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario