MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

miércoles, 22 de junio de 2016

TÁCTICAS Y TENTACIONES DE LUCIFER EN SU INFATIGABLE LUCHA CONTRA DIOS Y SU SANTA IGLESIA CATÓLICA..


MUY EXTRAÑA Y ESCALOFRIANTE ORQUÍDEA,
FLOR QUE NOS RECUERDA
AL ÁNGEL NEGRO


Cuando Jesús cargó en Getsemaní con todos los pecados de la Humanidad, fue abandonado por su Padre, lo que perdonó el pecado de Adán, pero fue sobre todo cuando también lo abandonó en la Cruz, cuando se oyeron entonces las palabras que rubricaron la derrota definitiva de Lucifer : "¿Dios mío, por qué me has abandonado?", fue entonces cuando el ángel caído, y todos sus sicarios comprendieron que su lucha estaba perdida, se oyó el clamor de todos los seres del Reino de las Tinieblas, fue el grito de rabia y desesperación por la derrota definitiva, ya que nunca volverían al Paraíso que perdieron, del que fueron expulsados y que aún esperaban recuperar con la derrota de Jesús.

Porque Adán era un hombre, y Jesús con ese abandono fue por un momento solo hombre, Ser que tenía la ayuda del Espíritu Santo, pero no la unión con su Padre en esta Tierra, y por eso logró rescatar a los humanos que acatarían su Doctrina, porque Adán que era hombre pecó y solo lo podría rescatar un ser semejante a él y no Dios. Por eso Lucifer despegó toda su artillería pesada, que fueron todos los demonios que estaban en la condena de Jesús en el Sanedrín, con Pilatos, con Herodes y con todo el pueblo Judío que vociferaba para que liberaran a Barrabás y crucificáran a Jesús. También estaba Lucifer al lado de Jesús esforzándose de demostrarle que su Sacrificio era inútil, para que no llegara ese momento de abandono del Padre, que sentenciaría la definitiva derrota suya y la de todas sus hordas infernales.



ORDENES TAJANTES DE LUCIFER EN SU INFATIGABLE LUCHA CONTRA DIOS.



Ordeno a todos mis subordinados, Tronos, Dominaciones, Arcángeles, Ángeles, que están encargados de hacer cumplir mis órdenes en cada País, en cada Ciudad, en cada persona, que acaten las órdenes siguientes al pie de la letra, ya que le lucha final está ya cerca, empleando todos los medios a su alcance para derrotar los planes de Dios.

Hemos conseguido una grandísima victoria al hacer desaparecer el sentido del pecado en el mundo, ya que reina el relativismo, y ya no se cree en la acción nuestra que ya se considera como un invento de la Inquisición.

Habiendo sido arrojados de nuestra morada celestial por el horrible dragón Miguel, después de una lucha encarnizada, que perdimos por culpa de la mujer vestida de sol y coronada con doce estrellas que nos cegaron, conquistamos una obra de Dios: el mundo material, triunfando de una manera absoluta sobre sus planes, que querían ofrecer el Reino celestial que nos pertenecía, a esas horribles criaturas, verdaderas cucarachas humanas.

Ya había avisado al Hijo de Dios, cuando ayunaba en el desierto: “tu sacrificio es inútil, los hombres solo entienden de vicios y placeres”, pero se perdió la batalla a pesar de todos nuestros esfuerzos, cuando perdimos toda esperanza de que el Sacrificio de redención de la Cruz no fuera válido.

Pero gracias a la libertad que impera en el mundo, la mayor parte de la Humanidad serán nuestros esclavos, servidores, y sufrirán nuestras torturas para siempre, nos consolaremos de nuestra definitiva derrota, ya que los condenados serán para siempre nuestros, y nunca podrán recurrir a ningún tribunal que los defienda.

Sigamos luchando con ahínco y sin descanso, para arrebatar el mayor número posible de almas a Dios, será nuestro único consuelo y nuestra venganza hacia ese Dios que las habrá creado para su perdición, por lo cual lo irán maldiciendo para siempre en el mundo sin fin.

Estas afirmaciones sobre la esclavitud y la tortura de Satanás con los condenados, aunque puedan parecer infantiles y extravagantes, están corroboradas por Santa Teresa de Jesús, Doctora de la Iglesia, en el libro de su vida, en donde relata cómo vio a los demonios jugando con el cuerpo de un muerto que estaba en un ataúd a la puerta de una Iglesia, antes de entrar en la misma para la misa de difuntos, lo que le hizo decir: "Si tratan así a su cuerpo, ¿Qué no harán con su alma?".







No hay comentarios:

Publicar un comentario