MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 10 de diciembre de 2016

DISCURSO ECUMÉNICO DE JESÚS A SUS DISCÍPULOS DESPUÉS DE RESUCITADO. LA REDENCIÓN DE JESÚS ES UNIVERSAL.


El Sagrado Corazón de Jesús
ha sido traspasado para
toda la Humanidad

Existen hoy día numerosos nuevos Fariseos que son contrarios al Ecumenismo de la Iglesia Católica, que es el esfuerzo realizado para que todos los creyentes de buena fe, de cualquier religión, puedan llegar a alcanzar una convivencia y evitar así el fanatismo religioso que ha producido a lo largo de la historia, enfrentamientos, como las terribles guerras de Religión de la Edad Media, que produjeron sangrientas matanzas y asesinatos en nombre de Dios, y que muchos hoy día, fomentan criticando al Papa Francisco, y a sus predecesores, que están intentado esa convivencia.  

Son como los Fariseos, que se creían los elegidos por Yavé, y que despreciaron el Hijo de Dios, diciendo que estaba endemoniado porque se juntaba con los pecadores, no para convivir con ellos, sino para tratar de convertirlos, ya que como lo dijo, no ha venido para salvar a los justos, pero si a los pecadores, ya que son los enfermos que necesitan el médico y no las personas sanas.

Hoy día estos nuevos Fariseos son los rigoristas y antireformistas, que como ellos  se toman por los elegidos, los cuales, olvidándose de que la Iglesia ha sido fundada por Jesús y que la ha hecho invencible para las fuerzas del mal, gracias a su divino poder, critican abiertamente el Papa llamándole Anticristo, de la misma manera que Jesús fue odiado por los Judíos, por acercarse a los pecadores diciendo que obraba milagros con el poder de Belcebú.




Tomo 10 del Evangelio como me ha sido revelado
De María Valtorta


(…) No faltan los justos en ninguna Nación ni Religión. Dios observa las obras de los hombres, no sus palabras. Y si ve que un gentil, por justicia de corazón, hace naturalmente lo que la Ley del Sinaí manda,  ¿Por qué debería considerarlo abyecto? ¿No es aún más meritorio el que un hombre que no conoce el mandato de Dios de no hacer esto o aquello porque está mal, se imponga por sí mismo un imperativo de no hacer lo que su razón le dice que no es bueno, y lo siga fielmente?...¿No es esto mayor respeto al mérito relativo de aquel que, conociendo a Dios, fin del hombre, y conociendo la Ley, que permite conseguir este fin, haga continuos compromisos y cálculos para adaptar el imperativo perfecto a la  voluntad corrompida? ¿Qué os parece, creéis que Dios aprecia las escapatorias que Israel ha puesto a la obediencia para no tener que sacrificar mucho su concupiscencia?

¿Qué os parece? ¿Creéis que cuando salga de este mundo un gentil, justo ante Dios por haber seguido la recta ley que su conciencia le impuso, Dios lo va a juzgar como demonio? Os digo que Dios juzgará  las acciones de los hombres, y el Cristo, Juez de todas las gentes, premiará a aquellos en quien el deseo del alma tuvo voz de íntima ley, para llegar al fin último del hombre, que es unirse de nuevo con su Creador, con el Dios desconocido para los paganos pero sentido como verdadero y santo, más allá del escenario pintado de los falsos Olimpos.

Es más, tened vosotros cuidado de no ser vosotros escándalo para los gentiles. Ya demasiadas veces ha sido mancillado el nombre de Dios entre los gentiles por las obras de los hijos del Pueblo de Dios. No intentéis quereros tesoreros absolutos de mis dones y méritos. Yo he muerto por Judíos y gentiles. Mi Reino será de todas las gentes. No abuséis de la paciencia con que Dios os ha tratado hasta este momento, diciéndoos a vosotros mismos: “A nosotros todo nos está permitido”.


No. Os lo digo. Ya no existe ese o aquel pueblo, existe Mi Pueblo. Y en él, tienen el mismo valor los vasos que se han gastado en el servicio del Templo, pero no de Dios, serán arrinconados y, en vez de ellos, sobre el altar, serán colocados los que ahora no conocen ni incienso, ni aceite ni vino ni bálsamo, pero están deseosos de llenarse de esto y de ser usados para la gloria de Dios (...)






No hay comentarios:

Publicar un comentario