MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

miércoles, 10 de mayo de 2017

ALEGATO CONTRA LA IDOLATRÍA ACTUAL QUE PRESCINDE DE DIOS: DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA (13-1,9)


Andromeda, la galaxia más próxima a nosotros, está a 2.500.000 años luz, tiene una anchura
de 220.000 años Luz, y tiene billones de estrellas.


Hay que ser verdaderamente insensatos y obstinados, después de ver la inmensidad del universo para no querer ver la mano de un Ser infinito que lo ha creado. Es increíble que los científicos que razonan por pura lógica y que saben que una obra es proporcional a la capacidad del ser que la crea, no quieran admitir que Dios es infinito y en consecuencia eterno porque existe una relación entre la dimensión y el tiempo ya que para crear una dimensión ilimitada hace falta un tiempo también ilimitado.


DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA



Totalmente insensatos son todos los hombres que no han conocido a Dios, los que por los bienes visibles no han descubierto al que es, ni por la consideración de sus obras han descubierto al artífice.

El mundo admira la insensatez de muchos científicos actuales, que no quieren ni oír hablar de Dios. Miran la naturaleza, que canta la Gloria de Dios, y no lo admiten, dicen que se basan en el razonamiento científico, pero anulan una premisa filosófica, sin la cual es inútil seguir dialogando, es la que afirma que cada efecto obedece a una causa.

En cambio, tomaron por dioses, rectores del mundo, al fuego, al viento, al aire sutil; a la bóveda estrellada, al agua impetuosa y a los luceros del cielo.

Admiran y veneran a los políticos, a los artistas, a los deportistas de éxito, a los científicos, que estudian las ciencias naturales, a los astrónomos, que escudriñan el cielo, a los fenómenos terrenales y astrales. Y llegan a razonamientos tan absurdos como la afirmación de que la materia se auto-crea ella misma, y que nunca se destruye, basándose en la afirmación científica de que la energía no desaparece, pero que se transforma. Ley que es verídica, pero que implica la degradación y el no retorno de la materia a su estado original. 

Y, si embelesados con su hermosura, los tuvieron por dioses, comprendan cuánto más hermoso es el Señor de todo eso, pues fue el mismo autor de la belleza el que los creó. 

Se dedican a mirar y a preservar a la naturaleza, pero no lo relacionan con el Creador, ni lo llegan a admirar por su grandeza, y su increíble belleza, siendo como las bestias, que son indiferentes ante la hermosura de todo lo creado, y son incapaces de alabar a la Sabiduría de Dios.

Y si tal poder y energía los llenó de admiración, entiendan cuánto más poderoso es, el que los formó; pues, en la grandeza y la hermosura de las criaturas se deja ver, por analogía, su Creador.

Se llenan de admiración hacia todo lo creado, pero en su ciencia no lo quieren relacionar con su Creador, creyendo que van a desvelar todos los misterios, queriéndose poner a la altura de Dios.

Estos, con todo, merecen más ligero reproche, porque quizás se extravían, buscando a Dios y queriendo hallarlo.

Algunos, son de buena fe y buscan sinceramente a Dios, pero por la presión ambiental y mediática, no encuentran respuesta a sus dudas y nadie les da ninguna aclaración a sus preguntas.

Se mueven entre sus obras y las investigan y quedan seducidos al contemplarlas, ¡Tan hermosas son las cosas que contemplamos!

E investigando, se quedan maravillados por la grandeza y la hermosura de la Creación, y a pesar de ver las leyes que las rigen, no van más allá; y se creen que lograrán encontrar una explicación finita a lo infinito, lo que es una aberración.

De todas formas, ni siquiera estos son excusables, porque, si fueron capaces de escudriñar el Universo ¿Cómo no hallaron primero al que es su Señor?

Pero de todas formas son unos insensatos, porque la razón natural, les clama que tiene que haber un sumo Hacedor, y una suma inteligencia que nos sobrepasa. Y todos los paleontólogos evolucionistas, que nunca quieren hablar de Dios, siempre tropiezan con dos muros infranqueables:

-¿Quien hizo el primer elemento de la creación, que luego fue evolucionando para adaptarse al medio?

-¿A donde va el hombre, y cual es el final de todo lo creado?

Respuesta: Dios lo creó todo en siete días, que simbolizan siete fases; moldeó el hombre en un largo periodo de tiempo, que para el hombre es una eternidad, pero que para Dios, es solo un instante. 

Ese ser se llamó hombre, cuando Dios le insufló el alma eterna e inmortal, dotada de una conciencia que es capaz de compadecerse de sus semejantes, la cual le repite sin cesar: "No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti". 

Conciencia que no tienen los animales, que solo son autómatas, programados por Dios y que son incapaces de compadecerse de los que sufren, y menos aún de prestarles ayuda. Fue el Santo Espíritu de Dios que insufló en los animales su afán para alimentar a sus crías y para defenderlas de sus enemigos, no lo hacen por compasión o amor, sino por instinto.




1 comentario:

  1. Tienes razón mi querido amigo Andres al decir que hay que ser insensato para no reconocer en tan grandiosa obra la mano de Dios. Dios nos guarde

    ResponderEliminar