MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 21 de noviembre de 2013

DIOS DA EL DON DE LA FE, A LOS QUE TIENEN EL CORAZÓN PREPARADO PARA RECIBIRLO

La ofrenda de Abel y de Cain


Es a la luz de la Santa Fe, que podemos encontrarle un sentido al mundo en que vivimos: ¿para que hemos nacido?, ¿qué sentido tiene el sufrimiento? ¿qué hay más allá de la muerte? Pero la Fe es un don de Dios, y podemos preguntarnos: ¿Por qué Dios se la da a algunos y a otros no?, ¿cual es ese misterio de la predestinación?
Esta pregunta que se han hecho tantos creyentes en el transcurso de su vida es de una complejidad tal que quedará sin respuesta hasta el final de los tiempos, cuando si Dios lo quiere, estemos en su Santo Reino, y es tan compleja, como lo es para los científicos, querer explicar la creación del Universo, sin mencionar para nada a Dios, por eso a la predestinación, se le llama misterio.

Naturalmente, los enemigos de Dios al ver por ejemplo, como Dios aceptaba la ofrenda de Abel, y no le era agradable la de Caín, claman contra la injusticia de Dios, ignorando que Dios ve el corazón de los hombres, es decir que el Supremo Creador del universo, es juzgado y criticado por unos individuos, que le deben a Dios, hasta el aire que respiran, la mente con la cual razonan y la lengua con la que hablan.

Sin embargo, por analogía con el amor humano, ya que Dios es amor, y fue el creador de ese amor humano creo que se puede vislumbrar alguna luz.

¿Por qué una persona se enamora de otra? La respuesta del enamorado es siempre la misma: porque me gusta y soy feliz a su lado, porque tiene muchas cosas en común conmigo, por lo menos eso cree, ya que el amor humano, mientras no se apaga, ciega e impide ver los defectos del otro, e iguala la persona amada con su pareja. En realidad, reconociendo que el amor de Dios y el de las criaturas (amor de pareja me refiero), son amores muy distintos, sobre todo porque en el amor de las personas hay siempre en más o menos cuantía, algo de egoísmo, lo que no es el caso del amor de Dios, en realidad digo existe cierta analogía.

Para el asunto de la fe, creo que ocurre algo parecido, Dios ve en ciertas personas, aún imperfectas ciertos rasgos de humildad, de bondad, de generosidad, que hacen que esta persona le sea más agradable que otra y por eso le infunde ese maravilloso don, que da sus frutos si esa persona corresponde, y espera, ya que su ojo lo ve todo, hasta el más mínimo detalle, para que otra persona tenga esos mismos rasgos para infundirle a ellas también ese maravilloso don.

Pero ¿Cuales son esos rasgos en los cuales más se fija Dios? Sin duda alguna, el rasgo que prefiere Dios es la humildad que es la fuente de todas las demás virtudes, Dios se sentirá siempre atraído por la humildad, y es difícil que una persona que sea verdaderamente humilde no tenga el amor de Dios y si es cristiano le comunique el don de la fe, y si es pagano la gracia necesaria para su Salvación.

Por el contrario el orgullo, fuente de todos los vicios es el defecto que más desagrada a Dios, y eso lo vimos en su vida, en sus numerosos encuentros con los Fariseos, los Doctores de la Ley, que hoy son los que quieren saber más de lo que enseña la Iglesia de Jesús, que critican sus enseñanzas tradicionales y que quieren que se adapten a sus gustos y a su manera de pensar, son los herejes, discípulos de Satanás que siempre han existido y existirán hasta el final de los tiempos.

El manso y humilde Jesús, no titubeó en llamar a ese tipo de gente “Sepulcros blanqueados, llenos de podredumbre por dentro y por fuera limpios y aseados”, también les llamó “hijos de Satanás” cuando se jactaban de ser de la estirpe de Israel, como así aparece en el Evangelio.

La humildad y el orgullo, se presenta hoy día bajo formas múltiples, y hay que ser muy espiritual para no confundir a veces el uno con el otro, ya que Satán, el eterno y astuto enemigo de Dios sabe muy bien ocultar el orgullo con apariencias de humildad, y sobre todo de bondad y de misericordia, es el lobo disfrazado de oveja.

Satán sigue tentando como lo hizo con Jesús en el desierto: Quiere que nuestro pan, es decir nuestro deseo sea solo para las cosas materiales, en esa tentación han caído hoy día una infinidad cada vez mayor de personas, ya conocemos las palabras de Jesús: “No solo de pan vive el hombre pero también de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Satán nos enseña también la gloria de este mundo y nos dice: "si te prosternas ante mí, te daré todos estos Reinos porque son míos, y yo se los doy a quien quiero". ¡Hoy día, cuantos se prosternan ante Satanás para obtener riquezas! Son los “chaqueteros”, que para obtener cargos importantes en la Sociedad, se prosternan ante los políticos de turno adorándoles, es decir comulgando con todas sus actuaciones, incluso las que van en contra de la ley natural y la ley divina, sirviendo vilmente todos sus mandamientos y recomendaciones, a pesar de la Voz de Dios que clama siempre en su conciencia y que ellos quieren apagar, pero no pueden, son los eternos enemigos de Dios y de sus discípulos, a los cuales les tienen un odio irrefrenable y que no pueden disimular.

Satán el astuto, tiene también hoy día otra forma de actuar, y ahí han caído no solo fieles, pero también muchos pastores y Jerarquía, y todo por no haber querido seguir con su deber de obediencia hacia los mandamientos de Dios, transmitidos por las enseñanzas de los Santos Padres y la Tradición.

Todos somos hijos de Dios, como me dijo en una ocasión cierto Prelado, Dios no puede mandar al Infierno a un hijo suyo, y me pregunto ¿Cómo le han dado a ese personaje el "permiso de conducir?", como puede permitir la Iglesia que existan pastores con esas ideas? ¿Como pueden existir Obispos como Milingo que se casó por el rito de la siniestra secta Moon con una coreana? Comprendo que la gente se puede desviar pero ¿Como es posible que pueda ser hasta ese extremo?

¿Porque se nombran Obispos y Sacerdotes tan poco preparados? Estos tienen una responsabilidad mucho mayor que la de los más famosos profesionales, ya que se trata del negocio de la Salvación de las almas, negocio que algunos ni creen en él, como lo hemos visto más arriba. ¿Por qué Roma no los examina y los escudriña con rigor, por qué no los controla en el transcurso de su apostolado, para ver si se han desviado de la doctrina y en ese caso, apartarlos de su Sede, como así se hace en la enseñanza, en donde se manda inspectores que asisten a las clases para ver como ejercen su profesión los profesores?

No se trata de restablecer la Inquisición, pero sí de restablecer el orden, me argumentarán que entonces la Iglesia se quedaría casi vacía, eso es lo que he leído que dijo el Papa Benedicto XVI, cuando era Cardenal, quejándose de la situación de la Iglesia: había dicho algo así como “Quizá sería conveniente que en la iglesia permanezcan solo unos pocos ante la desastrosa situación actual”.

Unos pocos, que siendo auténticamente hijos de Dios y seguidores de Jesús, serían el fermento y la levadura que podría restablecer la situación, barriendo de la escena religiosa toda la jauría de sacerdotes y religiosos renegados, de “teólogos de la liberación”, de progresistas, que aparecen tan a menudo en la prensa anticatólica y que son las huestes de Satán que están intentando en vano derribar a la Iglesia, y digo en vano, porque la verdadera Iglesia de Jesús es invencible, aunque pueda entrar en crisis.

Otro logro de Satán es hacer creer en el Relativismo y el Bonismo: ya nada es pecado, todo es fruto de una infancia desgraciada, y de una situación que obliga a la gente a llegar a extremos de irregularidades, que ya por eso no son pecado, además no existe ni el Purgatorio ni el Infierno, que han sido un invento de la Iglesia para atemorizar y así poder dominar a la gente.

Se puede uno meter en ocasiones de peligro, ya que Dios es tan bueno que no ocurrirá nada, como así lo dicen los famosos “quietistas”, esa es la segunda tentación de Jesús; “Tírate del alero del Templo porque está escrito: Dios mandará a sus ángeles para que tu pie no tropiece con la piedra”. A lo cual Jesús respondió con palabras que quieren decir: “No me puedo poner en situación de peligro porqué eso sería tentar a Dios” (No tentarás al Señor tu Dios).


¡Gloria al Padre; al Hijo y al Espíritu Santo!
¡Gloria a María Santísima la Madre de Dios!
¡Gloria a San José, su castísimo Esposo!


1 comentario:

  1. Creo que satanás no sabia que Jesús era el hijo de Dios porque en Lc 4 : 3 le pregunto :Si eres hijo de Dios. Esto es en la primera tentación. En la segunda tentación le ofrece poder y gloria sobre los reinos de la tierra. Es como ofrecer un grano de arena al creador del universo. Por lo tanto, satanás no sabia con quien estaba tratando. Saludos

    ResponderEliminar