MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

sábado, 20 de diciembre de 2014

LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA ES LA SACERDOTISA ETERNA, YA QUE ELLA HA OFRECIDO A SU HIJO PARA LA REDENCIÓN DE TODA LA HUMANIDAD

LA MISA ACTUAL ES UNA REMEMORIZACIÓN DE LA VERDADERA
 MISA QUE OFRECIÓ MARÍA AL PIÉ DE LA CRUZ




 LA CRIATURA MÁS IMPORTANTE DE LA CREACIÓN UNIVERSAL,
 ES LA Stma: VIRGEN MARÍA, SACERDOTISA ETERNA.



            De todos los seres, dotados de un alma inmortal, creados a imagen y semejanza de Dios,  tanto humanos como angelicales, la más importante es una Mujer humana. Se trata de la Santísima Virgen María. Si ella hubiera dicho no al Arcángel Gabriel, la Redención del Género humano no hubiera sido posible, y estaríamos aún bajo el yugo del pecado Original.

          Y aquí está lo más importante, María, sin ser Apóstol, y sin haber sido nombrada sacerdotisa, para la Santa Iglesia fundada por su Hijo Jesús, sin haber hecho ningún discurso público, meditando todas las cosas en su corazón, como dice el Evangelio, siempre en contacto místico con Dios. Guardaba en silencio el secreto del Rey, pasando desapercibida a los ojos de mucha gente. Es más que un Profeta, un Apóstol, y un Sacerdote; es la Madre espiritual de todos ellos, y la Criatura más grande, ya que fue la única que fue exenta de pecado Original; la Corredentora de la Humanidad, y la Medianera de todas las Gracias de Dios y es la que aplasta la cabeza del Dragón Infernal, y es el terror de Satanás.

           Y lo mismo, cualquier mujer consagrada o no, aunque no pueda nunca asemejase a la Santísima Virgen, puede hacer una labor más importante que si fuera ordenada por la Iglesia, y eso porque la propagación de la fe, a pesar de la mentalidad actual, no tiene nada que ver con lo que ocurre en el mundo de la política o de los negocios, es decir con la publicidad para darse a conocer, porque aquí interviene la mano de Dios y la fe, que es un don de Dios, no se obtiene solo por la predicación, igual de importante o más es la obra de un alma santa, completamente oculta a los ojos del mundo.

          Y eso es precisamente lo que ocurrió con Santa Teresita, nombrada con San Francisco Javier patrona de las Misiones, sin haber salido nunca de su convento de Carmelitas. Esto es lo que ocurre con muchas mujeres casadas, en el mundo, o encerradas en un convento de clausura, o cuidando de los pobres como la madre Teresa de Calcuta, que trabajan para criar y mantener a su familia, cuidar y orar a Dios por sus hermanos más necesitados, para remediar las miserias humanas, preocupándose no solo de la salud material, pero también y sobre todo de la salud espiritual del alma, que es lo más importante, ya que el cuerpo material está pero ya no estará, pero el alma perdurará para siempre.

           Siempre me he preguntado por los diálogos entre Jesús y María en los treinta años de la vida oculta de Jesús en compañía de sus padres, y después de la muerte de José, con María, que tuvo que recibir de parte de su Hijo una preparación para lo que iba a ser su vida y la de ella, una vida llena de persecuciones y acabando con su martirio y su crucifixión. Creo que sin la explicación del porque esos acontecimientos eran necesarios para redimir a la Humanidad, María no hubiera soportado esos sufrimientos tan atroces. Creo también que es por esa razón que Dios llamó a San José, ya que una persona no divinizada como María, no hubiera sido capaz de soportar esos acontecimientos tan atroces para su Hijo y su Esposa. 



         



No hay comentarios:

Publicar un comentario