MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 24 de junio de 2016

INTERPRETACIÓN MÍSTICA DE LA MARAVILLOSA CANCIÓN LA PROMESA, DE SALOMÉ ARRICIBITA





Estando el mundo creado a imagen y semejanza de Dios, el cual vela por su creación con el amor de un Padre, a pesar de permanecer escondido, para que se manifieste en las almas el don de la fe, que solo se da a los que son dignos de merecerla, para los que saben leer, todo tiene una profunda relación con el Creador, el verdadero místico, es como el experto en Arte, que sabe distinguir una obra de pintura maestra de una falsificación.


Agárrate fuerte a Mí, no tengas miedo, no es tiempo de echarse a temblar, de retroceder o callar.
Consejo de Dios para tantas almas que no han encontrado un sentido a su vida, porque no tienen presencia de Dios, y por eso se encuentran en un triste estado de lamentación que las lleva a la desesperación. Estas palabras, dirigidas a esas almas, tratan de aliviarlas, recordándoles que Él está presente en toda la Creación, y que es el Padre de todos los hombres de buena voluntad, que está buscando a las almas que le abran las puertas de su alma, para morar en ellas.Y que por eso no tienen que tener miedo, ya que es Todopoderoso, y que no hay ni que temblar, ni retroceder, ni tampoco callar, es decir que hay que hablar con Él, pidiéndole ayuda con la oración, los Sacramentos instituidos por Él para fortalecer el alma, y así poder triunfar de sus tres enemigos espirituales, orquestados por Satanás y sus tenebrosos ministros.

Sé paciente, permanece en Mí, fíate... espera siempre en Mí, no te soltaré aunque el viento arrecie.

Esto es lo que nos dice Dios a través de los dos testigos que son nuestra conciencia, y nuestra razón, y que son el medio que Dios utiliza para comunicarse con nosotros a través del ángel de la Guarda, tenemos que aguantar con paciencia y resignación toda las pruebas y los sufrimientos que Dios permite que nos acosen, y que como lo dice S. Juan de la Cruz, son siempre proporcionales al grado de purgación de cada alma, y también al grado de Gloria a la cual Él la quiere encumbrar.
Para lograrlo, como lo dice la canción, hay que permanecer en Dios y fiarse de Él, si esto es así, nunca nos soltará. aunque el viento arrecie. Esto es lo que ocurrió a S. Pedro, cuando fue desde la barca hacia Jesús, andando sobre las aguas: al arreciar el viento, no se fió, pero Jesús lo agarró de la mano y lo salvó.


Te quiero, aunque pienses que no te lo mereces, no es tiempo de huir y de esconderse, hoy el tiempo es de permanecer.

Estas palabras de aliento están aquí para desarmar a Satanás, el cual, para que el alma se hunda, le afirma que Dios nunca le ayudará, porque le ha retirado su gracia por culpa de sus pecados, le dice:"Recuerda este pecado que cometistes, y ese otro, ¿Cómo te va a ayudar Dios si tú no te lo mereces?".
Sugiere igualmente que hay que huir y esconderse, es decir que olvides de la lucha y te olvides de Dios. Es lo que hicieron nuestros primeros padres después del pecado Original, esconderse, y es lo que hizo Caín después de matar a Abel: huir de la presencia de Dios. Es tiempo de permanecer, es decir de pedir perdón, ya que Dios lo concede siempre que haya un arrepentimiento proporcional a la culpa.


"Oyeron a Yahvé Dios, que se paseaba por el jardín al fresco del día, y se escondieron de Yahvé Dios el hombre y su mujer, en medio de la arboleda del jardín" (Gen 3-8).

"Demasiado grande es mi castigo para soportarlo. Puesto que me arrojas hoy de la tierra cultivable, oculto a tus ojos habré de andar fugitivo y errante por la tierra, y cualquiera que me encuentre me matará (Gen 4-13, 14)

Aquí hay una falta absoluta de confianza en Dios de esos culpables. Con toda seguridad si hubieran pedido ayuda contra la tentación antes de pecar, Dios les hubiera ayudado a vencer la tentación, y si después de pecar, se hubieran arrojado a los pies de Yahvé llorando, hubieran sido perdonados, ya que las lágrimas son el detergente más potente para limpiar los pecados.



Fíate... espera siempre en Mí, Yo estoy aquí, contigo, aquí mismo.
Dice San Juan de la Cruz que hay tres tipos de presencia de Dios en el alma.(Cant. 1, 6)
- Una presencia esencial, que es la que da vida no solo al hombre, pero también a todas las cosas creadas por Él , si no existiese esa presencia, la criatura desaparecería.


- Una presencia por Gracia, que es la que tenemos todos los creyentes, que están la Iglesia militante, y que estamos en lucha para alcanzar el Reino de Dios.

-Una presencia por afección espiritual, que es la de las almas santas en donde hay una intercomunicación de amor entre el alma esposa y el Divino esposo Jesús.

Quiero aquí añadir que las almas que están en pecado mortal, solo tienen la presencia esencial, Dios sigue tratándolas en este mundo como a las demás, haciendo llover su lluvia sobre los buenos y los malos, como dijo Jesús, el cual nos pide que recemos por ellos porque aún pueden cambiar.

Soy parte de ti y tú de Mí desde el principio. Soy tu fuerza en la debilidad, tu palabra en toda adversidad, permanece siempre en Mí. Soy tu vida... y tú... mi felicidad.

El hombre es parte de Dios desde el principio, es decir que fue concebido por Dios desde siempre. Se puede pues decir que en cierta manera, a pesar de haber sido creado en un tiempo determinado, es paradojicamente eterno ya que estaba en la mente eterna de Dios.
Dios es nuestra fuerza en la debilidad como lo dice S. Pablo: "Por lo cual me complazco en las enfermedades, en los oprobios, en las necesidades, en las persecuciones, en los aprietos, por Cristo; pues cuando parezco débil, es cuando soy fuerte" (2 Cor. 12, 10)

Dios es también nuestra palabra en la adversidad, como así lo dice Jesús:

"Haced propósito de no preocuparos por vuestra defensa. Porque Yo os daré un lenguaje y una Sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios" (Luc 21- 14, 15)
Dios es igualmente la vida y la felicidad del alma, porque fue creada con todo el universo, para conocerlo y amarlo, sus tres profundas cavernas del sentido como lo dice S. Juan de la Cruz, que son la memoria, el entendimiento y la Voluntad, sólo se pueden colmar con la presencia de Dios Padre; Hijo y Espíritu Santo, será la visión directa de Dios, que aquí en la Tierra vemos como en un espejo a través de sus obras.



En las palmas de mi mano, te llevo tatuada y este tinte indeleble es para Mí sagrado.


Las manos de Dios simbolizan sus actuaciones en todo la creación, son los siete espíritus de Dios en misión por toda la Tierra relatado en el Apocalipsis. 


Este mundo, que es un altar donde se tendría que adorar a Dios, pero que es un mundo donde reina la corrupción el vicio, y el pecado, es también por eso, un lugar de sacrificio en donde múltiples criaturas, muchas de ellas inocentes expían por todo tipo de pecados que están ofendiendo a Dios.

Es lo que ocurrió con Cristo Jesús, que con muchísimo dolor tuvo, y sigue teniendo las manos y los pies clavados en la Cruz que nos redimió, lo que quiere decir, que por culpa de los pecados de la Humanidad, sigue siendo traspasado, y que no puede actuar directamente, por razones de Justicia, ya que su Reino, como así lo dijo Él cuando lo prendieron, no es de este mundo.Y además tiene que dejar actuar el bien y el mal, para que se vea la inmensa diferencia que existe entre ambos. Satanás y sus seguidores por su parte, han conseguido implantar el relativismo, donde no se ve diferencia alguna entre el pecado y la virtud.

Te dará un nombre nuevo y una piedra blanca. Volará libre y renacida tu alma. Fíate... espera siempre en Mí.

Dijo Jesús a Nicodemo que, para alcanzar la Vida Eterna, hay que volver a renacer, y ya que al nacer, nuestros padres nos imponen un nombre, al renacer, nuestro Padre celestial nos impondrá igualmente un nombre nuevo y eterno. Cada alma tendrá una gloria proporcional a su grado de Santidad y a sus méritos terrenos, eso es lo que dijo Jesús que en su Reino habrá varios grados de Gloria, cuando afirmó que el más pequeño en el reino de los Cielos es más grande que el más Santo en este mundo, porque la visión de Dios, lo ha transformado, haciéndolo semejante a Dios, porque como lo dice el Apóstol San Juan, lo veremos tal cual es.

y al ser cada alma diferente, Dios dará por eso una piedrecita blanca, con un nombre escrito que solo él conocerá, y como dice San Juan de la Cruz, le parecerá al alma al estar en contacto con Dios, "que ella es amada como su fuera la única criatura de la Creación, y como su Dios no tuviera otra cosa que hacer, que ocuparse de ella".

Es entonces cuando el alma, colmadas sus tres profundas cavernas de sus sentidos que estarán entonces completamente colmadas, volará libre, por haberse fiado y esperando siempre en Dios. ¿Quien será capaz, ni siquiera de imaginar la dicha y felicidad eterna del alma que haya alcanzado esa Gloria? ¡Pués se habrán acabado todos los sufrimientos, los temores, las enfermedades, la vejez, ya que los causantes de todos esos daños, habrán sido aniquilados para siempre! 

Las almas vivirán entonces bajo el amparo del Altísimo, en un mundo perfecto, donde ya no existirán las envidias, carencias, pobreza, miedo, sospechas, enfermedades, depresiones, debilidades, dudas, ausencia de seres queridos, en donde no existirá el aburrimiento, ya que al ser Dios y su Reino infinitos, todo será siempre nuevo, maravilloso e inefable, por eso dijo San Juan de la Cruz, que los ángeles más subidos, que son los que mejor conocen a Dios, son los que mejor comprenden lo que les falta por conocerlo, están adorando al Altísimo con sumo respeto, y como asombrados por tanta grandeza y poder.

Yo estoy contigo aquí mismo. Soy parte de tí, y tú de Mí, desde el principio.


Estas palabras son las que oirá el alma estando en el seno de Dios, la cual, fusionada por la fuerza infinita del Amor, que es el Espíritu Santo, se dará entonces cuenta que ha sido parte de Dios desde toda la eternidad, y que poseerá "aquí mismo", que quiere decir desde siempre y para siempre, a Dios, del cual se había separado momentáneamente de su Creador, como la paloma que soltó Noé desde el Arca, y volando sobre las aguas del diluvio, que simbolizan todas las mentiras del mundo, ya que está escrito en el Apocalipsis: "He aquí que hago nuevas todas las cosas, y el mar no existirá ya", de la misma manera que la paloma volvió al arca, teniendo en su pico un ramo de olivo, que es el símbolo de las palmas de triunfo de los elegidos.lo que la diferencia del cuervo que soltó también Noé, y que no volvió, lo que simboliza los hijos de la perdición, que prefirieron la mentira a la Verdad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario