MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 27 de junio de 2016

LA TREMENDA LUCHA SE DESARROLLA EN EL PROFUNDO DEL ALMA ENTRE SU CONCIENCIA Y SU ENEMIGO

Satanás apresa la voz de la conciencia del alma, cuando
esta abandona los mandamientos de Dios




El demonio sabe pasar inadvertido, como esta "mantis religiosa", que está escondida en esta flor que simboliza nuestra alma, nos atrae para que caigamos en sus garras, haciéndonos creer que está ahí para aconsejarnos y ayudarnos, pero lo que quiere es apresarnos para llevarnos a su maldito Reino. El hombre es libre de escoger entre la voz de su conciencia, que está puesta por Dios en todos los hombres, pero que el enemigo puede sofocar y anular para que no pueda actuar libremente, lo consigue cuando el alma escoge el camino del hedonismo y del desenfreno de todas sus pasiones, dando libre curso a todos sus apetitos, es lo que hicieron nuestros primeros padres, y de ellos hemos heredado el atractivo hacia lo prohibido, escuchando las promesas mentirosas de la serpiente, que nos dice: "Seréis como dioses", no moriréis.

El enemigo de Dios, que le dijo "¡No serviré!", ha querido ser igual a Dios, y exige esclavitud y sumisión a todos sus súbditos, lo mismo que Dios, con la inmensa diferencia, que Dios nos tratará siempre con amor, como un Padre a sus hijos, mientras que el enemigo nos tratará con odio y desprecio, como un tirano, ya que quiere que todas las almas sufran el horrible tormento eterno, que ha merecido al rebelarse contra el Altísimo. 

La Stma Virgen María dijo al Arcángel Gabriel: "Yo soy la esclava del Señor, hágase en Mí según tu palabra". Su esclavitud y sumisión a Dios Infinito, le trajo la Vida Eterna y ser la Reina del Cielo y de la Tierra, será Madre de los redimidos para toda la eternidad; la esclavitud y sumisión a Satanás, criatura finita, traerá la Muerte eterna llamada la segunda muerte, del alma, pasará de ser Príncipe de la desgracia de este mundo a eterno Rey infernal. 

Por esa razón existe un antagonismo tan grande entre Satán y la Virgen María, él la odia y al mismo tiempo la teme, porque ella lo ha vencido de una manera aplastante, vengando al Género Humano de la derrota sufrida en el jardín del Edén, al ser la madre de Dios, que ha dado a Luz a Jesús, Dios y hombre verdadero. También, gracias a Ella, la ofensa de Lucifer a Dios cuando dijo: "¡No serviré!", ha sido en cierto modo desagraviada. 

Ha sido la Victoria del amor sobre el Odio, y de la Humildad sobre la Soberbia.









No hay comentarios:

Publicar un comentario