MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 23 de junio de 2016

SE VERÁN SIEMPRE LAS HERIDAS QUE UN ALMA HA SUFRIDO EN SU COMBATE CONTRA SUS TRES ENEMIGOS: SUBLIME ELOGIO DE LA HUMILDAD


EL FARISEO NUNCA PODRÁ COMPRENDER LA HUMILDAD
NI LA MISERICORDIA DE JESÚS



De toda la vida, se ha llamado a la Santa Iglesia Católica, Iglesia militante, pero ahora solo se la llama Iglesia Peregrina, cuando en realidad las dos denominaciones son reales, pero la reciente denominación parece que se quiere olvidar que en este mundo, para triunfar hay que llevar la Cruz de Cristo, y además, luchar contra sus tres enemigos naturales que son mundo, demonio y carne, los tres, orquestados por Satanás, forman un trío que presentan una lucha proporcional al grado de santidad de cada alma.

Por esa razón, en ese combate - que solo se gana con la ayuda de Dios, con la Gracia de los Sacramentos, y haciendo caso a nuestra conciencia, que es la brújula puesta por Dios para indicarnos el camino de la Salvación - siempre habrá heridas, que serán las pruebas de la lucha que hemos tenido que sostener para alcanzar el triunfo.



DEL POEMA DEL HOMBRE DIOS
(Tomo 9 Cap. 567 15-2-1.947)


Dice Jesús:

[...] Sí, se verán siempre las heridas que un alma ha sufrido. Pero el alma acomete su batalla y, consecuentemente recibe heridas. Muchos son, en efecto, los enemigos que tiene alrededor. Pero nadie, viendo a un hombre cubierto de cicatrices, señales de gloriosas heridas recibidas en la batalla por conseguir la victoria, puede decir: "Este hombre es inmundo". Dirán más bien: "Este es un héroe. Ahí están las señales purpúreas de su valor. Y al contrario, irá al médico y le dirá con santo orgullo: "Mira, he luchado y he vencido. No he mirado por mí. Ya lo ves, ahora, cierra mis heridas para estar preparado para otras batallas y victorias ".

Sin embargo, el que está llagado por enfermedades inmundas, causadas por vicios indignos, se avergüenza de sus llagas ante sus familiares y amigos, e incluso ante los médicos y, a veces es tan completamente necio, que las mantiene ocultas hasta que el hedor no las pone de manifiesto. Pero entonces, es demasiado tarde para poner remedio.

Los humildes son siempre sinceros, y también son personas valientes, que no tienen motivo para avergonzarse de las heridas recibidas en la lucha. Los soberbios son siempre embusteros y cobardes; por su orgullo, por no querer ir a Aquél que puede curarles, y decirle: "Padre, he pecado. Pero si tu quieres, me puedes curar", llegan a la muerte.

Muchos son las almas, que por orgullo de tener que confesar una falta inicial, llegan a la muerte. Y entonces, también para estas, es demasiado tarde. No reflexionan en que la misericordia divina es más fuerte y vasta que cualquier gangrena, por fuerte y vasta que ésta sea, y que ésta todo lo puede curar. Pero ellos, las almas de los orgullosos, cuando se dan cuenta que han despreciado todo género de salvación, caen en la desesperación, porque están sin Dios y, diciendo: "Es demasiado tarde", se proporcionan la última muerte, la de la condenación.

Quiero aquí comentar un hecho que me parece importante: el rico espiritualmente hablando es el orgulloso, por eso dijo Jesús que es más difícil para un rico entrar en el Reino de los Cielos, que a un camello pasar por el ojo de una aguja. el pobre de espíritu es el humilde, del cual dijo Jesús en el sermón de la montaña: "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos"





No hay comentarios:

Publicar un comentario