MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

martes, 26 de septiembre de 2017

COMENTARIOS SOBRE LAS ESCRITURAS DE LA MISA DEL 26 DE SEPTIEMBRE DE 2.017




Lutero y su mujer, son los padres de todas las sectas actuales
rompieron su consagración y dijeron como Lucifer:
 "Non serviam".




Esdras 6,7-8.

Dejen trabajar en esa Casa de Dios al comisionado de Judea y a los ancianos de los judíos. Que se reconstruya esa Casa de Dios en el mismo sitio. 
Estas son mis órdenes acerca de la conducta que ustedes deben observar frente a los ancianos de los judíos, para la reconstrucción de esa Casa de Dios: los gastos que ellos hagan serán pagados totalmente y sin interrupción de los fondos reales, utilizando los impuestos percibidos en la región del otro lado del Eufrates. 
¡Que el Dios que ha establecido allí su Nombre destruya a cualquier rey o pueblo que intente transgredir esta orden, destruyendo esa Casa de Dios que está en Jerusalén! Yo, Darío, he promulgado este decreto. Que sea cumplido estrictamente". 
Los ancianos de los judíos llevaron adelante la obra, bajo el impulso del profeta Ageo y de Zacarías, hijo de Idó. Así terminaron la construcción, conforme a la orden del Dios de Israel y a los decretos de Ciro y Darío. 

La Casa fue concluida el día veintitrés del mes de Adar, en el sexto año del reinado de Darío. Todos los israelitas - los sacerdotes, los levitas, y el resto de los repatriados - celebraron alegremente la Dedicación de esta Casa de Dios. Para su Dedicación, ofrecieron cien novillos, doscientos carneros y cuatrocientos corderos. Además, ofrecieron doce chivos, según el número de tribús de Israel, como sacrificio por el pecado de todo el pueblo. 

Después establecieron a los sacerdotes según sus categorías y a los levitas según sus clases, para el servicio de Dios en Jerusalén, como está escrito en el libro de Moisés. Los repatriados celebraron la Pascua el día catorce del primer mes. 
Como todos los levitas se habían purificado, estaban puros e inmolaron la víctima pascual para todos los que habían vuelto del destierro, para sus hermanos los sacerdotes y para ellos mismos. 
Dios ha puesto unas normas muy estrictas para sus representantes en la Tierra, que como dice la Biblia, está hecha a imagen y semejanza suyas, existe en toda la Creación Celestial, cósmica, animal, y vegetal una jerarquía, para que la vida se desarrolle en perfecta armonía, las palabras de Esdrás, explican de una manera muy precisa como tiene que ser la reconstrucción del Templo de Jerusalén, que es la casa de Dios. Dios ordena como tienen que ser las ofrendas que simbolizan la ofrenda perfecta que será la única que será agradable y digna de Dios: Jesús el sublime Redentor.


Salmo 122,1-2.3

¡Qué alegría cuando me dijeron: 
«Vamos a la Casa del Señor!»
Nuestros pies ya están pisando 
tus umbrales, Jerusalén.

Jerusalén, que fuiste construida 
como ciudad bien compacta y armoniosa.
Allí suben las tribus, las tribus del Señor.

Porque allí está el trono de la justicia, 
el trono de la casa de David.

Este conocido y precioso Salmo atribuido al Real profeta David, trata de dar a entender la suprema alegría que inunda a todos los que han sudo juzgados dignos de acceder en presencia de Dios que es su Reino eterno y perfecto. Como lo dice San Juan de la Cruz, la belleza del mundo comparada con la belleza de Dios es suma fealdad, la Gracia suma desgracia, y la riqueza suma pobreza.
Vemos la alegría tan grande que hace saltar de gozo a los hombres, cuando en los deportes ganan un torneo, o cuando hacen fortuna por un premio en un sorteo. Pero esas alegrías no se pueden asemejar en nada a las alegrías de los elegidos, porque cualquier accidente, enfermedad, vejez o muerte, pueden truncar la alegría de la tierra en desgracia, lo que es imposible en el Reino eterno de Dios, la eterna juventud, la salud, la riqueza, la belleza y el Amor que será ya inquebrantable con la unión mística con Dios que nos hará semejantes a Él.



Lucas 8,19-21.

Su madre y sus hermanos fueron a verlo, pero no pudieron acercarse a causa de la multitud. 
Entonces le anunciaron a Jesús: "Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren verte". 
Pero él les respondió: "Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la practican".
Este pasaje del Evangelio, ha sido escogido por nuestros "hermanastros" protestantes para quitarle veneración a la Santísima Virgen María, pero estos comentarios se vuelven contra ellos, porque no hay nadie en la Tierra que como la Virgen María haya escuchado la Palabra de Dios y la haya puesto en práctica. Sin embargo, todos ellos han escuchado la Palabra de Dios, pero nunca la han puesto en práctica, empezando por el renegado Lutero, su siniestra mujer y todos sus seguidores o imitadores, que son las miles de sectas que pululan en el mundo. ya que se han rebelado contra la Santa Iglesia Católica instituida por el mismo Jesús en Pedro y sus sucesores.