MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 26 de abril de 2018

EXTRAORDINARIA EXPLICACIÓN DE JESÚS A Mª VALTORTA SOBRE LA DIFERENCIA ENTRE EL ÉXTASIS DE LAS ALMAS Y EL RAPTO DE LA Stma. VIRGEN MARÍA


MARÍA, LA OBRA MAESTRA DE LA Stma. TRINIDAD



Dice Jesús en este escrito:

"Cuando la criatura más ama y sirve a Dios con todas sus fuerzas y posibilidades, esa parte superior de su espíritu tiene más capacidad de conocer, de contemplar, de penetrar las eternas verdades".
Por eso es esencial que el predicador sea una persona lo más perfecta posible, lo que solo se consigue con el Amor a Dios que es la fuerza que comunica el Espíritu Santo, condición absolutamente necesaria y suficiente para poder transmitir las enseñanzas de Dios a los fieles. Por esa razón es mucho más importante que sea una alma santa, que una alma docta con muchos años de estudio de Teología, habiendo escrito muchos libros traducidos a muchas lenguas, que muchas veces son como paja, ya que si no tienen Amor a Dios y solo amor propio que es hipocresía farisaica, nunca podrán ahondar en el misterio de la divinidad.
Tampoco podrán convertir a mucha gente a la verdadera Doctrina del Evangelio, ya que no aman a Dios con todo su ser, y por eso no tienen ni la capacidad de conocer, de contemplar, de penetrar y sobre todo de transmitir las eternas verdades.

(Mr. 12.38-40; Lc. 11.37-54; 20.45-47) - Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros". 
Y por eso dijo también San Juan de la Cruz en sus dichos de Luz y Amor:
"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de conciencia que todas esas obras que quieres hacer".



DEL EVANGELIO COMO ME HA SIDO REVELADO DE 
MARÍA VALTORTA

1 de Mayo de 1.946
Dice Jesús:
“Hay diferencia entre que el alma se separe del cuerpo por verdadera muerte y que momentáneamente el espíritu se separe del cuerpo y el alma vivificante  por un éxtasis o rapto contemplativo.
El que el alma se separe del cuerpo provoca la verdadera muerte, pero la contemplación extática, o sea, la temporal evasión del espíritu fuera de las barreras de los sentidos y de la materia, no provoca la muerte. Y ello porque el alma no se aleja y separa totalmente del cuerpo, sino que lo hace solo con su parte mejor, que se sumerge en el fuego de la contemplación.
Todos los hombres. Mientras viven, tienen en sí el alma, sea que esté muerta por el pecado, sea que esté viva por la justicia, pero solo los grandes amantes de Dios alcanzan la verdadera contemplación.
Esto demuestra que el alma, que conserva la vida mientras está unida al cuerpo – y esta particularidad está presente de la misma manera en todos los hombres -, tiene en sí misma una parte superior: el alma del alma, o espíritu del espíritu, que en los justos es fortísima, mientras que en los que desprecian a Dios y su Ley – incluso solo con su tibieza y los pecados veniales – se hace débil, privando a la criatura la capacidad de contemplar y conocer – hasta donde lo puede hacer una criatura humana, según el grado de perfección alcanzado – a Dios y sus eternas verdades.

Cuando la criatura más ama y sirve a Dios con todas sus fuerzas y posibilidades, esa parte superior de su espíritu tiene más capacidad de conocer, de contemplar, de penetrar las eternas verdades.

 El hombre, dotado de alma racional, tiene una capacidad que Dios  llena de sí, María, siendo la criatura más santa después de Cristo, fue una capacidad colmada por Él – hasta el punto de rebosar sobre los hermanos en Cristo, de todos los siglos y por los siglos de los siglos – de Dios, de sus gracias, de su caridad, de su misericordia.

El Tránsito de María se produjo estando Ella sumergida  por las olas del Amor. Ahora, en el Cielo, hecha un océano de Amor, derrama sobre los hijos que le son fieles, y también sobre los hijos pródigos, sus olas de caridad para la salvación universal, Ella es Madre universal de todos los hombres”.