MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 27 de noviembre de 2014

LA DESTRUCCIÓN DE JERUSALÉN POR LOS ROMANOS, ES LA PROFECÍA DEL FIN DEL MUNDO.



















¡Cayó la gran Babilonia!
Lectura del libro del Apocalipsis 18, 1-2. 21-23; 19, 1-3. 9ª



Yo, Juan, vi un ángel que bajaba del cielo; venía con gran autoridad y su resplandor iluminó la tierra. Gritó a pleno pulmón:

-«¡Cayó, cayó la gran Babilonia! Se ha convertido en morada de demonios, en guarida de todo espíritu impuro, en guarida de todo pájaro inmundo y repugnante!.»

Un ángel vigoroso levantó una piedra grande como una rueda de molino y la tiró al mar, diciendo:

-«Así, de golpe, precipitarán a Babilonia, la gran metrópoli, y desaparecerá. El son de arpistas y músicos, de flautas y trompetas, no se oirá más en ti. Artífices de ningún arte habrá más en ti, ni murmullo de molino se oirá más en ti; ni luz de lámpara brillará más en ti, ni voz de novio y novia se oirá más en ti, porque tus mercaderes eran los magnates de la tierra, y con tus brujerías embaucaste a todas las naciones. »

Oí después en el cielo algo que recordaba el vocerío de una gran muchedumbre; cantaban:

-«Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios, porque sus juicios son verdaderos y justos. Él ha condenado a la gran prostituta que corrompía a la tierra con sus fornicaciones, y le ha pedido cuenta de la sangre de sus siervos.»

"Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero." »

Y repitieron:
-«Aleluya. El humo de su incendio sube por los siglos de los siglos.»
Luego me dice: 
-«Escribe:

La gran Babilonia, simboliza a toda la Tierra, que se ha corrompido por todos los pecados de la humanidad, primero por la desobediencia a las leyes de Dios, poniendo las leyes y los apetitos desordenados del hombre, que están viciados por la herencia de Adán, en lugar de sus Mandamientos, que son perfectos y que son la fuente de felicidad en esta Tierra y en la Vida Eterna.

Estas leyes divinas están marcadas a fuego en la conciencia de cada ser humano, y también en la razón natural que nos indica que el egoísmo, y la falta de amor a nuestros semejantes, son la causa de las injusticias, son los dos testigos, que la Gran Babilonia ha matado, para satisfacer todos los vicios del hombre: Es la ley del más fuerte, la de “Quítate tú para que me meta yo”, produciendo el triunfo del más fuerte y la miseria del más débil.

La gran prostituta simboliza a toda la humanidad corrupta, que perseguía a los que son fieles a Dios, porque su santa obediencia denuncian sus malas obras, es la lucha encarnizada desde la derrota de Lucifer por el Arcángel San Miguel, que lo precipitó del Cielo a la Tierra, en donde actúa, como un depredador carroñero, para limpiar este mundo de las almas putrefactas, que no quieren volver al camino de Dios.

Su misión en esta Tierra, es parecida a la de las fieras salvajes es como los buitres y las hienas cuya misión es limpiar este mundo cada vez más corrompido de todas las almas contaminadas, que en la naturaleza material, son los animales enfermos, tarados o muertos, para dejar la tierra limpia de impurezas. En la naturaleza espiritual, ocurre una cosa similar, Satán y sus ángeles está encargados de limpiar este mundo sobrenatural de todas las almas impías que son las que tienen el alma putrefacta, enferma, tarada, o infectada por una enfermedad incurable.

Y de la misma manera que se entabló una lucha en el Cielo, y Lucifer y sus ángeles fueron precipitados a la Tierra para cumplir la misión de apartar a las almas corrompidas e insalvables, Dios intervendrá al final de los tiempos, cuando la humanidad entera esté ya corrompida, como ocurrió con El Diluvio y con Sodoma y Gomorra, para aniquilar lo que está podrido, y Salvar a los pocos justos que quedarán como ocurrió con Lot y Noé y su familia.

De la misma manera que en el Cielo intervino Miguel para apartar a los ángeles buenos de los malos, volverá a la Tierra para derrotar a la gran Ramera, hija de Lucifer, para precipitarla con los corruptos, idolatras, asesinos y todos sus seguidores al Infierno, y así quedará por fin toda la Creación terminada, Santa y limpia de todo pecado para disfrutar en el Reino eterno de Dios. Quedarán también por fin prisioneros en la Gehena, tanto los ángeles caídos, como sus hijos, los condenados para toda la Eternidad.


SALMO RESPONSORIAL 99, 2. 3. 4. 5 


R. Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero.

Aclama al Señor, tierra entera,
servid al Señor con alegría,
entrad en su presencia con vítores. R.

Sabed que el Señor es Dios:
que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño. R.
Entrad por sus puertas con acción de gracias,
por sus atrios con himnos, dándole gracias
y bendiciendo su nombre. R.

«El Señor es bueno,
su misericordia es eterna,
su fidelidad por todas las edades.» R.

Este el himno de alegría, de agradecimiento y de alabanza al Dios Todopoderoso, vencedor de las terribles fuerzas del mal, que han sido derrotadas para toda la eternidad. Se acabó para siempre el hambre, la sed, el sufrimiento, las envidias, los celos, la concupiscencia, los abusos, la mentira, será un Reino de perfección y de alegría inmensa, reino imperecedero, ante el cual, el mundo y todos sus atractivos aparecerán como pobreza y miseria.

EVANGELIO

Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 20-28

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

-«Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que está cerca su destrucción. Entonces, los que estén en Judea, que huyan a la sierra; los que estén en la ciudad, que se alejen; los que estén en el campo, que no entren en la ciudad; porque serán días de venganza en que se cumplirá todo lo que está escrito.

¡Ay de las que estén encintas o criando en aquellos días! 
Porque habrá angustia tremenda en esta tierra y un castigo para este pueblo. 

Caerán a filo de espada, los llevarán cautivos a todas las naciones, Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora. 

Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán.

Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad.

Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.»

Esta es la descripción de la destrucción de Jerusalén, que Jesús describe con detalle, pero que también es una prefigura del fin del mundo, la primera parte parece referirse a la destrucción de Jerusalén por los romanos, tremendo castigo por no reconocer al Mesías, lo que ocasionó la diáspora de Israel.

El ¡Ay de las que estén encintas o criando!, se refiere, según San Juan de la Cruz a las almas que alberguen pecados o que estén practicándolos.

La segunda parte parece referirse al fin de los tiempos, con señales terribles en la naturaleza como cataclismos en el cielo, y estruendos en el mar, eso es la Señal del fin del mundo, cuando la naturaleza hecha por Dios para los hombres, en vista de su corrupción, se rebelará contra los impíos.

Para los elegidos será la señal de la venida inminente del Reino de Dios, y su liberación definitiva.









No hay comentarios:

Publicar un comentario