MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 2 de noviembre de 2015

UN PADRE DA SU VIDA PARA SALVAR A SU HIJO EN UN ACCIDENTE DE AUTOMÓVIL


¡Jerusalén, Jerusalén [...], cuantas veces he querido reunir a tus hijos,

como la gallina reúne a sus polluelos debajo de las alas, 

y no habéis querido! (Lc 13, 34-35)




COMO JESÚS NOS AMA, NUNCA NADIE NOS AMARÁ


Hace tiempo, en los medios de comunicación, apareció un suceso estremecedor: en un accidente de tráfico, un automóvil cayó por un barranco contiguo a la carretera. Este vehículo permaneció oculto bastante tiempo con sus dos ocupantes en el interior; un padre y su hijo, cuando lo rescataron, el padre apareció muerto, abrazado a su hijo de tres años, que permaneció vivo porqué su padre lo protegió de la muerte con su cuerpo.

Enseguida me vino a la mente la figura de Jesús-Dios, nuestro sublime Redentor, que gracias a su tremendo sacrificio, nos rescató de una muerte eterna, ya que por culpa del pecado de Adán, el vehículo en el cual estamos todos subidos que es el planeta Tierra, que se desplaza por el Universo, se había precipitado por el barranco de la perdición, que era la trampa urdida por Satanás a nuestros primeros padres, que nos transmitieron sus genes, y que ahora debemos eliminar con la ayuda de Jesús, para poder entrar en la vida Eterna.

Y también me acordé de la señal de los cristianos, que es la Santa Cruz, en donde el Salvador está con los brazos abiertos para abrazar a toda la Humanidad que quiera buscar refugio en sus brazos, y para ello, como el padre del accidente, nos da su vida para rescatarnos y que tengamos la Vida eterna. 

Ese sublime Sacrificio abarca a la Humanidad entera, porqué el que lo realiza, ofrece al Padre-Dios la única ofrenda que es de un valor infinito y proporcional al ofendido, en cuanto a su calidad que es la del Hijo-Dios. En efecto, el pecado de Adán y Eva, era una ofensa a su Creador, y como esa ofensa se había hecho a un ser de una Gloria Infinita, solo se puede enmendar, pagando un precio infinito, que solo Jesús que también es Dios podía pagar, porque también Él es de un valor infinito.

Solo esta Víctima perfecta, puede redimir el tremendo pecado de Adán, que quedó para siempre marcado en los "genes" de la Humanidad, para todos los que quieran acogerse al perdón divino. Para así en el abrazo de Jesús-Dios, poder volver a renacer comiendo del fruto del árbol de la Vida ya, que es el antídoto del árbol del conocimiento del bien y del mal, que es el árbol de la muerte.


Y podemos oír la voz de Jesús, que clama y retumba en la conciencia de todos los hombres de bien: "¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que Dios te envía! cuantas veces he querido reunir a tus hijos como la gallina reúne a sus polluelos debajo de las alas, y no habéis querido. Pues bien, vuestra casa se os quedará desierta, y os digo que ya no me veréis más hasta que llegue el día en que digáis: "Bendito el que viene en el nombre del Señor" (Lc 13, 34-35)

¡JESÚS, YO SÍ QUIERO QUE ME AMPARES BAJO TUS ALAS, QUE SON LAS ALAS DEL ESPÍRUTU SANTO, AHÍ ESTOY A RESGUARDO DE TANTOS PELIGROS!.........



No hay comentarios:

Publicar un comentario