MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 21 de noviembre de 2016

CONTESTACIÓN A LAS ALMAS QUE SE CREEN ELEGIDAS POR DIOS, PARA REFORMAR LA DOCTRINA TRADICIONAL DE LA SANTA IGLESIA CATÓLICA.


Un soberbio nunca podrá comprender las Escrituras


Mensaje enviado a los soberbios, que como muchos protestantes, y algunos católicos se creen que al leer la Biblia, sin comprender su significado espiritual, van a alcanzar la Vida Eterna. Cuando estuve en Barcelona, trabajando de ingeniero, construimos en Cataluña una fábrica de papel llamada Capdevila-Tambar, cuya maquinaria estaba suministrada por Finlandia y los directores de mi Empresa, se trasladaron a ese País para firmar el contrato, los finlandeses fueron a celebrarlo en un Prostíbulo, y dijeron: vosotros como sois católicos, no podéis permitíroslo, nosotros Luteranos sí. ¡Y es que esos Protestantes se creen que diciendo que creen en Jesús, pueden permitirse todos los vicios porque tienen la Salvación asegurada!

Estos son los razonamientos típicos de los Soberbios, uno de ellos me preguntó en el Blog de una comunidad, lleno de desprecio a la Santísima Virgen María:


¿DÓNDE ESTÁ MARÍA LA QUE LE DICEN: “AVE MARÍA PURÍSIMA SIN PECADO CONCEBIDO” ? ¿POR QUÉ LA REINA DEL CIELO NO SE ENCONTRÓ DIGNA DE TOMAR EL LIBRO, CON LOS SIETE SELLOS DEL APOCALIPSIS, NI DE ABRIRLO, NI DE LEERLO, NI DE MIRARLO? 


Apocalipsis 5:1-13.


1. Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.

2. Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?

3. Y ninguno, ni en el Cielo, ni en la tierra ni debajo de la Tierra, podía abrir el libro ni verlo.

4. Y, lloraba mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni abrirlo, ni verlo.

5. Pero uno de los ancianos me dijo: no llores, mira que ha vencido el león de la tribu de Judá, la raíz de David, para abrir el libro y sus siete sellos.




CONTESTACIÓN AL HERMANO DESCARRIADO,
que no admite que se venere a la Santísima Virgen María 




Pregunta infundada, digna de un soberbio, que siempre es un ciego espiritual, porque Dios no se comunica nunca con los soberbios. Son semejantes al proverbio que dice:"Eres como el maestro Ciruelo, que no sabía escribir y que fundo una escuela", lo que es lo opuesto a un alma humilde que tiene una visión perfecta de las cosas espirituales, ya que Jesús dijo: "Te agradezco Padre que hayas ocultado esas cosas a los sabios, que simbolizan a los sabios, que son los soberbios, y se las has revelado a los humildes, que son los pobres de espíritu".

Soberbios, que se toman por elegidos y enviados, y que quieren desmontar con su sola palabra, toda las enseñanzas de la Iglesia, predicada por los Apóstoles, avalada por los Santos Padres, y los Mártires que han sido confirmadas por su martirio, la tradición y el dictamen del todos los Doctores de la Iglesia, y aceptada por los Papas, depositarios de la Verdad, por las promesas de Jesús a Pedro y sus sucesores.

Esa pregunta está relatada en el Apocalipsis, donde se puede leer:

5- Pero uno de los ancianos me dijo: no llores, mira que ha vencido el león de la tribu de Judá, la raíz de David, para abrir el libro y sus siete sellos (Ap 5, 5).

Y es que solo Cristo podía abrir el libro escrito por dentro y por fuera, que contiene el conocimiento de los siete Espíritus de Dios enviados en misión por toda la Tierra, es decir de la esencia de la divinidad, escrito por fuera del libro, y cerrado por los siete sellos, libro que al estar escrito también por dentro, significa que la naturaleza de Dios, sus siete Espíritus, están escritos ocultos, por eso no se podía abrir lo que había dentro del libro, además de que por fuera ya están visibles en toda la Creación, hecha a imagen y semejanza de Dios.

Esos siete sellos que cierran el libro, ocultaban el conocimiento espiritual de la esencia de Dios, por eso, solo Jesús podía abrirlo, porque la llave de esos sellos, solo la poseía Él, para dárnosla a conocer por su Muerte y su Rescate, llave que abrió las puertas del Limbo y del libro del conocimiento místico de Dios, que estaba escrito por dentro, y que por eso no se no se podía leer.

Es una manera mística y por lo tanto oculta del conocimiento de Dios, que solo Jesús con su Pasión y Muerte podía abrir, y comunicar su contenido a los redimidos por Él, ya que permanecía cerrado desde el pecado de Adán y Eva.

María fue la Corredentora, porque fue ella que le dio a Jesús su carne y su Sangre. Fue también ella, muy a pesar de todas las sectas protestantes, que al dar a luz a su Hijo Jesús, también contribuyó indirectamente a poder leer el libro de los siete sellos que abrieron las puertas al conocimiento de la divina Misericordia de Dios, es decir a la Redención de la Humanidad y a la Vida Eterna.





No hay comentarios:

Publicar un comentario