MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 21 de noviembre de 2014

EL ÁNGEL QUE TIENE UN PIÉ EN LA TIERRA Y OTRO EN EL MAR, CON UN LIBRITO EN LA MANO, SIMBOLIZA LA HUMANIDAD



EL ÁNGEL CON UN PIÉ EN LA TIERRA
Y OTRO EN EL MAR


Apocalipsis: 10, 8-1

        “Yo, Juan, oí de nuevo la voz que ya me había hablado desde el cielo, y que me decía: "Ve a tomar el librito abierto, que tiene en la mano el ángel que está de pie sobre el mar y la tierra".

       Me acerqué al ángel y le pedí que me diera el librito.

       “Él me dijo: "Tómalo y cómetelo. En la boca te sabrá tan dulce como la miel, pero te amargará las entrañas".

Tomé el librito de la mano del ángel y me lo comí. En la boca me supo tan dulce como la miel; pero al tragarlo, sentí amargura en las entrañas.

        Entonces la voz me dijo: "Tienes que volver a anunciar lo que Dios dice acerca de muchos pueblos, naciones y reyes".


          El ángel que está con un pie en el mar y otro en la tierra, y que tiene en su mano un librito abierto, es en el lenguaje místico del Apocalipsis, la representación de la condición humana.

          Es el hombre que está a caballo entre el mar y la Tierra: el mar que simboliza la mentira y el abismo, y la tierra que simboliza la verdad y la Vida Eterna.

          El librito abierto en la mano del ángel significa la libertad que tiene cada hombre, de poder escoger todos  los atractivos del mundo, ese libro simboliza su conocimiento, invita a conocer a los tres enemigos naturales del alma que son el mundo, opuesto a la Fe; el demonio, opuesto a la Esperanza, y la carne, opuesto a la Caridad.

          Y eso es lo que ocurre con las almas que se entregan al pecado, primero sienten un dulce atractivo al probarlo, es la satisfacción momentánea del que se entrega a un vicio, satisfacción que a los hijos de Dios les dura poco, porque luego nace el arrepentimiento, y la insatisfacción continua, ya que como lo dice el Señor, aparece la esclavitud del pecado, como el borracho o el drogadicto o el avaro, que quiere cada vez más y más, que es como un fuego que hay que alimentar continuamente para que no se apague, y aún, como lo dice S. Juan de la Cruz, es mucho peor que el fuego, porque cuando este no se alimenta, se apaga, mientras que el vicio, muy al contrario, cuando no se alimenta crece y crece sin parar, es el amargor que no cesa nunca en las entrañas del alma.

          Por eso le indica el ángel, que su labor es anunciar lo que Dios dice acerca de ello a muchos pueblos, naciones y reyes: Los mandamientos de la Ley de Dios.
            

Del salmo 118

Mi alegría es cumplir tus mandamientos.

Más me gozo cumpliendo tus preceptos que teniendo riquezas. Tus mandamientos, Señor, son mi alegría, ellos son también mis consejeros.

Para mí valen más tus enseñanzas que miles de monedas de oro y plata. ¡Qué dulces al paladar son tus promesas! Más que la miel en la boca.

Tus preceptos son mi herencia perpetua, la alegría de mi corazón. Hondamente suspiro, Señor, por guardar tus mandamientos.

          El alma que ha tenido la suerte de ser llamada por Dios, y que ha aceptado sus mandamientos, recibe entonces de Dios la divina Luz, que le alumbra el entendimiento, haciéndole ver que la verdadera libertad, consiste en seguir los mandamientos de Dios, y seguir el ejemplo de Jesús.

          Este camino es pues como lo dice el salmo, cumplir los mandamientos, lo que será su gozo, y su alegría. Se dará entonces cuenta, al estar alumbrado por la Gracia, de que esos caminos son más valiosos que las monedas de oro y plata, sabiendo de una manera infusa enviada por Dios, que las promesas son la Vida y la felicidad eternas, y que este mundo es un espejismo, un sueño ya que nos despertaremos algún día en la eternidad.  






San Lucas: 19, 45-48
 

           Aquel día, Jesús entró en el templo y comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban allí, diciéndoles: "Está escrito: Mi casa es casa de oración; pero ustedes la han convertido en cueva de ladrones".

          Jesús enseñaba todos los días en el templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los jefes del pueblo, intentaban matarlo, pero no encontraban cómo hacerlo, porque todo el pueblo estaba pendiente de sus palabras.

          Está aquí claro que no se puede hacer negocio con las cosas de Dios, Jesús dijo: “Lo que habéis recibido gratuitamente, entregarlo también así”.

        Y aquí está perfectamente reflejado el odio de todos los individuos que nunca podrán comprender la mentalidad de Dios, ya que la fe es un don de Dios, y dijo Jesús que los verdaderos Apóstoles no escogen a Dios, es Él quien los escoge, por esa razón los que han querido escoger a Dios para hacer negocio, no podrán nunca entender lo que Dios quiere, es decir cómo hacer apostolado.