MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 21 de mayo de 2015

EL MISTERIO DE LA PREDESTINACIÓN: DOS NIÑAS DE 6 AÑOS: UNA HACE UN PACTO CON EL DEMONIO, Y OTRA CON JESÚS.


Conchita: "Mi fortaleza: La Eucaristía"


Hablando de una niña que había hecho un pacto con el demonio a la edad de 5 años, que había entrado en un convento del Carmelo como educanda, y habiéndolo publicado en un Blog, contestó un individuo, que se dedicaba a blasfemar, y a criticar a la Iglesia, lo que ya me imaginaba que iba a ocurrir: Que todo era un invento porqué era imposible que una niña de esa edad hiciera cosa semejante. Este hecho está relatado en lo publicado en este Blog sobre la lucha de San Juan de la Cruz cuyo link es el siguiente:

http://el-ultra.blogspot.com.es/2012/11/la-lucha-de-san-juan-de-la-cruz-con.html






Vida de San juan de la Cruz 
(De Fray Crisogono de Jesús O.C.D.)

            (...)"Juana Calancha es una beata con gran fama de santidad, se le atribuyen milagros, revelaciones y arrobamientos. Al fin pide entrar en las Descalzas de Beas en calidad de lega, el Padre Gracian autoriza el ingreso, aunque recelando un poco del espíritu de esa mujer. Apenas ingresada en el convento empieza a arrobarse, a veces con detrimento de los oficios que desempeñar. La madre Ana de Jesús un día le dice a la Calancha: "Hermana, aquí no hemos menester sus arrobamientos, sino que friegue bien los platos". Al poco tiempo, una noche, cerca de las once, la priora, Catalina de Jesús entiende una voz que le dice: "Vela, que hay bien que velar" Y prestando atención, oye a la ventana de Juana Calancha voces confusas e inenteligibles; toma una lamparilla y va a la celda de la monja de los éxtasis. Un hedor insoportable la echa para atrás. Juana dice que está con Jesucristo.

La madre Catalina clama: "¡Oh, hermana!, que es el demonio que la tiene engañada y no la deja confesar la verdad a sus confesores". La visionaria se resiste. asegura que desde niña, a la edad de siete años, comenzó a acompañarla un niño muy hermoso, que crecía con ella. Llegados a los trece años, el mancebo le había dicho que quería desposarse con ella y vivir en matrimonio, pero no había de decírselo a nadie, ni siquiera a los confesores, porque él era Jesucristo. En prueba de ello, la favorecía con visiones, revelaciones y milagros.

No fue fácil disuadir a la ilusa de su abominable comercio con el demonio. salida del convento, aún permaneció muchos años en su actitud. Fue preciso que interviniese la Inquisición de Murcia, llevada a ella, salió en acto público con una candela negra en la mano, recibió cien azotes en las calles y fue amenazada de ser quemada viva si reincidía".

(El Obispo de Jaén, que confesaba a la Calancha y que la encontrada de espíritu recto, fue él que pagó su dote, y que insistió para que entrara en las Descalzas)


Para rebatir dicho argumento, me acordé de una niña que murió en Granada a los 21 años por culpa de una tuberculosis y que quiso ser enterrada con el hábito de Carmelita, ya que era devotísima de Santa Teresita de Lisieux, que murió de su misma enfermedad; está enterrada en la Iglesia de los Redentoristas de Granada, y está en proceso de Canonización: Se trata de la "presunta" Santa Conchita Barrecheguren. 



Su Padre D. Francisco, al perder a su hija y poco después a su esposa, que tuvieron que internar en un manicomio, ya que al parecer, la muerte de su única hija de tuberculosis, la trastornó, se hizo Sacerdote Redentorista y sus restos descansan en la misma Iglesia que su hija: Está él también en proceso de Canonización. Mi mujer y su hermano que lo conocieron, recibieron en el verano de 1.957 la primera Comunión de la mano de ese Santo Sacerdote, que falleció en Octubre de ese mismo año.



De su Diario Espiritual, editado por Juan P. Riesco, CSsR, Vicepostulador de Francisco y Conchita Barrechaguren: 

Conchita Barrecheguren fue una granadina que nació el 27 de noviembre de 1905, ¿Sus padres? Francisco y Concepción García. 

Hay un dicho popular: "Todo es posible en Granada". Con Conchita fue posible lo que parecía imposible. Porque era hija única y corría el peligro de ser excesivamente mimada. Era rica, y los ricos están inclinados a enamorarse de las riquezas y quedarse maniatados por ellas. ¿No dijo Jesús que es más fácil a un camello pasar el hondón de una aguja que a un rico pasar por la puerta del Cielo?. Conchita era bella, con esa belleza sencilla y encantadora de la mujer granadina. Pudo caer en la tentación de dedicar parte del día en contemplarse extasiada ante el espejo ¡tantas lo hacen!, y la otra parte a pasear sus encantos por las embrujadas calles granadinas. 

Y no: Conchita, hija única, adinerada y bella, se entregó con todos sus encantos a seguir a Jesucristo. Y esto también prueba que todo es posible en Granada, aún aquello que parece imposible. 

(...) Su padre, D. Francisco, la preparó personalmente para la primera confesión y comunión. La primera confesión la hizo en la Iglesia del Sagrado Corazón, con el Padre Jesuita José María Ortí. Al salir de la Iglesia dijo muy contenta a su papá: "¡Qué limpíca estoy, que limpíca estoy!". Debieron ser enormes, sus pecados, pues el confesor le impuso la penitencia que dijese a su padre la llevase a la confitería a comprarle dulces. Y el papá cumplió con mucho gusto aquella penitencia con su hija. 

Las resoluciones que toma entonces, llaman la atención en una niña de 6 años: "Padre mío ¡Cuántas espinas llevas, pero no llores, que estoy para enjugarte las lágrimas. No llores. Jesús, Jesús del alma ¿me perdonas? Perdóname, que yo me arrepiento". Estas cosas tan divinas, las escribe una niña de 6 años. El Señor estaba con ella y debía estar muy contento. 

El 24 de diciembre de 1.912, recibe la primera comunión en la misa de Noche Buena. Ya no podrá vivir en adelante sin su Jesús. En las fotografías de entonces parece un angelito del Cielo.

Sus padres tenían la costumbre de ir todos los días a misa a comulgar. A Conchita le costaba mucho levantarse temprano, como casi a todos los niños; pero bastaba que sus padres le dijeran: "Conchita, nosotros nos vamos, tú te quedas hoy sin comulgar", para que ella se lanzara de la cama como un relámpago para acompañar a sus padres, y así poder comulgar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario