MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 14 de septiembre de 2015

EL PRECIO PARA ALCANZAR LA VIDA ETERNA, ES LA RENUNCIA AL MUNDO POR AMOR A DIOS.


BIENAVENTURADA EL ALMA QUE DESCUBRE LA SUBLIME
BELLEZA DE LA VIRTUD, Y LA FEALDAD DEL VICIO



EVANGELIO DEL DOMINGO (13/9/2015)

Marcos 8,27-35.


Jesús salió con sus discípulos hacia los poblados de Cesarea de Filipo, y en el camino les preguntó: "¿Quién dice la gente que soy yo?".
Ellos le respondieron: "Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas".
"Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?". Pedro respondió: "Tú eres el Mesías".

Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran nada acerca de él.

Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días;
y les hablaba de esto con toda claridad. Pedro, llevándolo aparte, comenzó a reprenderlo.

Pero Jesús, dándose vuelta y mirando a sus discípulos, lo reprendió, diciendo: "¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres".

Entonces Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: "El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará.


Quiero aquí subrayar la importancia de estas palabras que son esenciales para alcanzar la Vida Eterna, y que en nuestros días, donde abundan los mensajes de las Medias, invitándonos al hedonismo, y al consumismo, parecen ser olvidadas por los nuevos teólogos del relativismo y de la secularización, que pregonan sin cesar los "mantras" de su falsa doctrina, contraria a la de Jesús: "Dios te quiere como eres", o "el Pueblo, es el único que puede dictar con su mayoría cual ha de ser el comportamiento del hombre".



     
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará.



CADA GRADO DE VIRTUD QUE ALCANZA EL ALMA, TIENE UN PRECIO QUE HA TENIDO QUE PAGAR A DIOS. ESE PRECIO ES EL SACRIFICIO Y LA RENUNCIA A LAS COSAS MATERIALES, COMO ASÍ LO DICE EL EVANGELIO: EL QUE QUIERA VENIR TRAS DE MÍ, QUE COJA SU CRUZ Y ME SIGA, PORQUE EL QUE QUIERA SALVAR SU VIDA LA PERDERÁ; PERO EL QUE LA PIERDA POR MÍ SE SALVARÁ.

CADA RENUNCIA DEL ALMA POR AMOR A CRISTO, ADORNA EL ALMA Y LA REVISTE ADECUADAMENTE PARA PODER SER ADMITIDA CON EL TRAJE DE BODAS AL DESPOSORIO ESPIRITUAL CON JESÚS, EL DIVINO ESPOSO DEL ALMA, Y ASÍ PODER OÍR SU VOZ QUE LE DICE:


Del Cantar de los Cantares (Cant. 2, 10-12)

Dice el Divino Esposo:

"¡Levántate ya, amada mía, hermosa mía y ven!
Que ya ha pasado el Invierno y han cesado las lluvias.
Ya se muestran en la Tierra los brotes floridos, ya ha llegado el tiempo de la poda, y se deja oír en nuestra tierra el arrullo de la tórtola." 

Estas son las palabras que oirá el alma enamorada de Dios, y preparada para las bodas por estar ya del todo purificada, al término de su Vida Terrena: Dios le dice al alma que se levante de su humildad, o de su lecho de muerte, y que vaya a su encuentro.

Le dice también que ha pasado el Invierno, es decir que ha superado con éxito las pruebas a las que ha sido sometida, y que han cesado las lluvias de sus vicisitudes.

Habiendo pasado ya el Invierno y la lluvia de las numerosas pruebas de la Vida, aparecen entonces lo que parecía oculto por la señal de Cain, los brotes floridos, que han sido aderezados por Dios con la poda, y se abren ya, oyéndose el arrullo de la tórtola que simboliza la presencia del Espíritu Santo, que es el Amor de Dios, que va a transformar el alma de humana a divina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario