MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

jueves, 28 de julio de 2016

POR QUÉ EXISTEN ATEOS Y AGNÓSTICOS, Y POR QUÉ SERÁN RECHAZADOS Y ECHADOS AL LAGO QUE ARDE CON FUEGO Y AZUFRE, QUE ES LA MUERTE SEGUNDA.

A la hora de la muerte, cada ser verá la separación dela Luz de las Tinieblas,
es decir de  los hijos de la Luz y los hijos de las tinieblas,
 será la recreación final y eterna.


Intentaremos, apoyándonos en la Revelación a explicar el problema del incrédulo: ¿Por qué hay Agnósticos, y por qué serán rechazados en el Juicio final, si perseveran hasta el fin en su actitud?

“Un hombre hizo un gran banquete e invitó a muchos. A la hora del banquete envió a su siervo a decir a los invitados: Venid, que ya está preparado todo. Pero todos, unánimemente comenzaron a excusarse. El primero dijo: He comprado un campo y tengo que ir a verlo, te ruego que me des por excusado. Otro dijo: He comprado 5 yuntas de bueyes y tengo que ir a probarlas; ruégote que me des por excusado. Otro dijo: He tomado mujer y no puedo ir. Vuelto el siervo, comunicó al Amo todas esas cosas. Entonces el Amo de la casa, irritado dijo a su siervo: Sal aprisa a las calles y las plazas de la Ciudad, y a los pobres, tullidos, cojos y ciegos tráelos aquí…Porqué os digo que a ninguno de aquellos que habían sido invitados gustará mi cena” (Lc. 14-16,24).

¿Cómo no relacionar en esta maravillosa Parábola a los que han puesto su fe, su esperanza y su amor en las cosas del mundo, con los que respectivamente se han comprado un campo, que simboliza la fe en el mundo material, con los que han ido a probar 5 yuntas de bueyes para hacer realidad la esperanza de la cosecha, que simbolizan la esperanza en los 5 sentidos corporales, esperando con su labor recoger los frutos de la Tierra, y con los que se han casado, lo que simboliza el amor a las cosas materiales de este mundo?

Este proceder nos recuerda de una manera extraña por su semejanza el famoso lema Agnóstico de Enrique Tierno Galván, el declarado socialista auto proclamado Agnóstico: "los leñadores, los labradores y los Pastores que buscan la vida dichosa en este mundo y que por eso, no quieren ni oír hablar del Dios trascendente".

¿Cómo no ver igualmente en la alegoría de los pobres, tullidos, cojos y ciegos, que son los verdaderos creyentes, obedientes a las palabras del Salvador, a los que aparecen así a los ojos de los Agnósticos?

Parece pues, que con la Ayuda de la Revelación, es decir a la luz de la Doctrina de Jesús, luz del mundo, se han desenmascarado los falsos Profetas, que se dedican a predicar con insistencia la inminente llegada del Paraíso terrenal, que pasa por el olvido de Dios. Pregonan igualmente que demos libre curso a nuestros apetitos sensuales y la relajación de las costumbres.

Cautelosos, nos acordaremos de las palabras de S. Juan de la Cruz, el Anti-Agnóstico por excelencia:

“Si en algún tiempo, hermano mío, le persuadiere alguno, sea o no prelado, doctrina de anchura y de más alivio, no la crea ni la abrace, aunque se la confirme con milagros, sino penitencia y más penitencia, y desasimiento de todas las cosas y jamás, si quiere llegar a la posesión de Cristo (La verdadera felicidad, la verdadera vida dichosa), le busque sin la Cruz”.

Es pues hacer prueba de gran cobardía, esconderse, como dicen que lo hace la avestruz, con la cabeza debajo de la arena, ante todos los problemas y sufrimientos del mundo, y al no ser capaces de hallar una explicación adecuada, volverse Agnóstico, o incrédulo lo que es lo mismo, y además darse a todos los placeres del mundo, “única fuente de lo inefable”.

“Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los hechiceros, tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la segunda muerte” (Ap.21-3,8). 
Observamos que encabezan la lista de los Réprobos los cobardes y los Incrédulos.

Dice el que da testimonio de todo eso: “Sí, vengo pronto”, ¡Amén!, ¡Ven, Señor Jesús! (Ap. 22-20)


CAELI ENARRANT GLORIA DEI. OCULUS HABENT ET NON VIDEBUNT! IN TE, DOMINE SPERAVI!

…ET EXPECTO RESURRECTIONEM MORTUORUM ET VITAM VENTURI SAECULI. AMEN.




****************************************************************


No hay comentarios:

Publicar un comentario