MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

lunes, 30 de enero de 2017

LA GRAVEDAD DEL PECADO ORIGINAL SOLO SE PUEDE COMPRENDER CON EL PRECIO DEL RESCATE PAGADO POR JESÚS

ECCE HOMO, TALLA DE MADERA  POLICROMADA
 DEL CRISTO DE PEDRO DE MENA
(Monasterio de las descalzas Reales de Madrid)




SOLO EL VERDADERO AMOR DE LAS ALMAS A JESÚS, TENDRÁ MÁS FUERZA QUE TODAS LAS MISIONES Y LAS PREDICACIONES. POR ESO JESÚS SE PRESENTO Y SE DEJÓ TORTURAR Y MATAR ANTE LOS JUDÍOS PARA PEDIR AMOR Y COMPASIÓN, QUE SON LA PRUEBA IRREFUTABLE DE QUE LAS ALMAS SON HIJAS DE DIOS.




          La principal característica de los Hijos de Dios, es que han de tener misericordia no solo de Jesús, que nos dio a conocer a Dios con sus tremendos sacrificios, y su muerte en la Cruz, pero también por todos los que sufren. Esta cualidad la han tenido todos los Santos. Siempre me ha emocionado la actitud de San Vicente de Paul, cuando fue nombrado capellán de las galeras del rey de Francia: ¡le causó tal impresión, que quiso ponerse en lugar de los galeotes! 

Esta compasión común a los hijos de Dios, es lo opuesto a los hijos de las tinieblas, que no solo no tienen compasión por los desamparados, pero que además son los causantes de todos los sufrimientos a los más débiles, atacando como las fieras salvajes a los más pequeños, enfermos o ancianos que no se pueden defender. Este hecho explica de una manera tajante la existencia del Cielo en donde van los misericordiosos hijos de Dios, y la del Infierno, reservado a los hijos de las Tinieblas. Estos son evidencias tan claras que condenan a los relativistas tan de moda en nuestros días, que no ven diferencia alguna entre el pecado y la virtud, es decir entre el bien y el mal.

Y estos hechos nos enseñan la infinita distancia que existe entre el Bien y el Mal, de la misma manera que Jesús dijo que en el Cielo hay muchas estancias, en el infierno tienen que haber muchas moradas, desde los que han matado a una persona, hasta los que como Hitler o Stalin, y otros verdugos han matado a millones de seres indefensos.

Como lo dijo San Juan de la Cruz en sus dichos de luz y amor, "no sabe el hombre gozarse bien ni dolerse bien, porque no entiende la distancia entre el bien y el mal".

Cuando el alma es más espiritual, más nota esa distancia, por eso los que predican:"Dios te quiere como eres", o "Hagas lo que hagas Dios te querrá", sin saber explicar que para que eso ocurra tiene que haber un arrepentimiento proporcional a la culpa, no tienen presencia alguna de Dios y están espiritualmente ciegos, porque no pueden ver lo sublime y bello que es la Virtud y lo espantoso y horroroso que es el pecado 




No hay comentarios:

Publicar un comentario