MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

domingo, 5 de febrero de 2017

EL ARMISTICIO DEL 8 DE NOVIEMBRE DE 1.918 El final de una tragedia (Del historiador francés André Castelot)


EUROPA ANTES DEL ARMISTICIO DE 1.918


    

      Relato detallado de la Rendición alemana de la primera guerra mundial, que fue de parte de los franceses que representaban a los aliados, una tremenda humillación para los vencidos, lo que provocó la venganza de los alemanes, 20 años más tarde, con la ascensión de Hitler al poder.

      El Mariscal francés Foch Generalísimo, que trató de una manera humillante a su interlocutor alemán Erzberger, obligado por de las fuerzas aliadas, dijo:  “¡Esto no es un tratado de paz, es un intermedio de 20 años!”

       Al final de 1.939, terminada la guerra civil española, estando ya mi padre, oficial de la Armada Republicana, exiliado en Francia, año de mi venida al mundo, comenzó la 2ª guerra mundial, como así lo predijo la Santísima Virgen en Fátima a los pastorcillos: Hablando de la primera guerra mundial dijo: “Esta guerra se está terminando, si el mundo no se arrepiente y deja de ofender a Dios, vendrá otra peor, pero por fin mi Inmaculado Corazón triunfará, y Rusia se convertirá, profecías que se cumplieron a raja tabla.

          



LA RENDICIÓN DE ALEMANIA EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

             Al alba del  7 de Noviembre de 1.918 – una mañana fría y húmeda – el médico-capitán Artaud fue a buscar al capitán Lhuilier, comandante de un batallón del 171 R.I. cuyo puesto de mando estaba instalado en primera línea de fuego, no lejos de la carretera de  la Capelle a Chimay. Venía a comunicarle que ya no quedaban camilleros: todos habían muerto, estaban heridos, o hechos prisioneros. Ambos se miraron angustiados.

          En ese preciso momento llegó un sobre del Estado Mayor Lhuilier lo abrió y leyó:
         -“Los parlamentarios que vienen a pedir el armisticio se presentarán por la carretera de la Capelle a partir de las ocho. Tomen inmediatamente todas las disposiciones para facilitar su entrada en las líneas francesas.”
         Lhuilier levantó la cabeza, sus ojos brillaban, su corazón latía con fuerza. Por fin, la voz quebrada por la emoción, expresó:
         -“Artaud, de ahora en adelante ya no necesitaréis más camilleros.”

          Esa misma noche, a la una y veinticinco de la madrugada, el comandante Riedinger – nombrado poco después general – ordena mandar el telegrama siguiente:
          El mariscal Foch al alto mando alemán: Si los apoderados alemanes desean encontrarse con el mariscal Foch para solicitar un armisticio, tendrán que presentarse en la primera línea francesa por la carretera Chimay, Fourmies, La Capelle. Se darán las órdenes para recibirlos y conducirlos al lugar fijado para  el encuentro.”
          El cuartel general alemán - entonces situado en Spa – capta a las dos y treinta el mensaje de la torre Eiffel. Por la mañana, Hindenburg se lo remite al secretario de Estado Mathias Erzberger que acaba de llegar en tren de Berlin. El que han escogido para presidir la delegación alemana para las conversaciones del armisticio  es un hombrecillo rechoncho, de cara redonda, cuya nariz estaba cabalgada por unos anteojos, era de presencia mediocre. Diputado del Reichstag, ministro de Hacienda del Imperio, fogoso beligerante, es el hombre de esta declaración, que le perseguirá hasta ese día de 1.921 en que será asesinado:
    
          “No tenemos que preocuparnos por atentar en contra del derecho de los pueblos, ni de violar las leyes de la hospitalidad.”
         Se quedó pasmado, el día 6 al mediodía, cuando se enteró de que lo habían escogido por el gobierno Imperial para entregar la suerte de su País en las manos de los vencedores. Antes, como sus colegas del ministerio, oyó al general Groener “primer Comandante general”, describir la situación en estos términos:
         -En resumen, hay que reconocer que la situación militar se ha deteriorado. Si nuestro ejército no está aún derrotado, es debido a la valentía y a la fidelidad al deber que impera aún en la masa de las tropas.
         La opinión del mariscal Hindenburg, como la mía también, es esta: el peor enemigo contra el cual el ejército tiene que luchar es la falta de ánimo debida a la influencia del interior, es el bolchevismo amenazante. La resistencia que el ejército puede oponer a nuestros enemigos exteriores solo puede ser muy limitada, debido a su superioridad numérica y la amenaza de parte de Austria-Hungría. No podemos indicar de una manera precisa cuanto puede durar esta resistencia, ya que depende solo, de la presión interior, y de otra parte de las medidas tomadas en el ejército, así como del estado moral y material de nuestras tropas.

          Este estado moral, empezaba a ser seriamente conmovido. Desde un mes, desde el 6 de Octubre, día en el cual el canciller Max de Bade había solicitado a Wilson la firma de un armisticio, las tropas alemanas habían sido hostigadas por la contra ofensiva aliada. Los ejércitos del mariscal Hindenburg retrocedían sin cesar. El final era aún más evidente debido a un vendaval de revueltas que soplaba contra todo el imperio alemán.
          En Kiel, los marinos – este mismo 5 de noviembre – se habían amotinado. La revolución que iba a obligar al Kaiser, cuatro días más tarde, a abdicar, había comenzado. “Nadie la detendrá, escribió Hindenburg. Solo será por casualidad si el general Groener, cuando vuelva al Cuartel General, pueda escapar de las manos de los revolucionarios. La fiebre empezaba a sacudir a todo el cuerpo de nuestro pueblo.”

          Solo el consejo de Estado, presidido por el príncipe de Bade, no siente subir esa fiebre. El día 7, se le ve discutir acaladoramente – e interminablemente – sobre la oportunidad del voto de las mujeres, mientras que el Imperio Alemán se encuentra en plena descomposición…
          Ese mismo día en Spa, el mariscal Hindenburg recibe a Herzberger, y le declara:
         -¡Es la primera vez en toda la Historia que los políticos y no los militares pactan un armisticio!
          Esta anomalía parece sorprenderle más que el desastre de su ejército, pero se somete “ya que el Cuartel General no puede dar directivas políticas.”

          -Id con Dios, añadió, ¡Y tratad de conseguir lo máximo que se pueda para nuestra Patria!



         Al mediodía, el secretario de Estado sube en el primero de los cinco coches puestos a su disposición. Va con él el Teniente-General von Winterfeld, antiguo agregado militar en Paris, el embajador conde Oberndorf, un intérprete, el capitán von Heldorff y un dactilógrafo, el doctor Blauert.
           “ Acabábamos de dejar Spa, contará el ministro, cuando tuvimos un accidente con mi vehículo. Al tomar una curva, se precipitó contra una casa. El auto que nos seguía,  colisionó con el mío. A pesar del choque, no ocurrió nada grave, proseguimos el viaje en los coches que quedaban. El viaje fue muy lento, debido a la retirada de las tropas alemanas que se batían en retirada. Al atardecer, llegamos hacia las seis a Chimay en donde el general alemán me mandó decir que era imposible proseguir por ese camino.
       - “Para asegurar  la retirada del ejército alemán, las carreteras han sido cortadas por árboles.”
       “Insistí para seguir con el viaje. Un destacamento de pontoneros limpió el terreno de árboles y de minas… “
        
          En el mismo momento una escena análoga tenía lugar en las líneas francesas. El comandante de Bourbon-Busset escogido para recibir a los parlamentarios, se apresura él también para llegar a la cita de La Capelle. Los alemanes, relatará, al batirse en retirada, habían dinamitado los cruces de carretera para tratar de contener nuestro avance. Mi vehículo se detuvo ante un enorme socavón que cortaba el camino.
On los faros encendidos para taparlo, me dijo riendo:
         “Mi comandante, supongo que no intentará seguir adelante, necesitamos aún varias horas de trabajo.
          “Pero tengo que pasar adelante, ahora verá Ud. como lo consigo.
          “Llamé entonces a los pontoneros, y enseñándoles la orden recibida:
           “Tengo que ir a buscar a los parlamentarios alemanes que tienen que firmar el armisticio; si no puedo pasar, eso retrasará el final de la guerra. ¡Apañarosla! “
          Dos grandes traviesas se colocaron con entusiasma debajo del chásis del coche, veinte pontoneros levantaron el coche, el cual en esa camilla improvisada, cruzó sin dificultad el embudo.
          Hacia las 17 horas, aparece un oficial alemán a caballo, llevando una bandera blanca y precedido de un cornetista: es un teniente del Estado Mayor, en un caballo ajetreado como para una ceremonia y cuya grupa está adornada con un magnífico damero que deja atónicos a los soldados embarrados… Viene para advertir del retraso de los apoderados que solo llegarán por la noche. Es efectivamente hacia las ocho que se oye a lo lejos la llamada de alto el fuego. Enseguida, renqueando sobre la carretera hundida, aparece el convoy alemán con los faros encendidos, atravesando la noche lluviosa y la niebla, se detiene en la prime línea del frente. Cada coche enarbola una bandera blanca, confeccionada con las sábanas de la Señora Keller, una residente de Fourmies. El capitán Lhuillier, se adelanta, sube en el primer vehículo, el cabo-cornete Sellier ocupa el lugar del cornete alemán y al toque de firmes, y del refrán del regimiento, el convoy se aleja despacio hacia La Capelle. Las calles, escribirá Erzberger, llevaban aún indicaciones en alemán. Se podía leer en grandes letras en un imponente monumento: Kaiserliche Kreis. La bandera tricolor francesa ondeaba encima.”

          El convoy se detiene delante de un chalet en donde está esperando el comandante de Bourbon-Busset. El general von Winterfeld, muy abierto, presenta sus compañeros a los oficiales. Erzberger deja estupefactos a todos los asistentes por su aspecto desenvuelto: “Parece un viajero que por una pequeña avería, aprovecha para estirar las piernas.” Varios automóviles franceses acuden. Acompañados por oficiales, los Alemanes se colocan y el convoy arranca despacio hacia San Quintín.

            En el presbiterio de Homblieres, se sirve un frugal almuerzo. “Después de una hora de parada, relata Erzberger, continuamos nuestro viaje por Chauny que estaba completamente destruido. No había ni una casa en pie. Era una colección de ruinas. Bajo la luna,  paredes en ruina tomaban formas  espectrales. No había ningún ser viviente alrededor.”
           El convoy arranca otra vez y de pronto, se para en campo raso.
           ¿En dónde estamos?, pregunta Erzberger.
           En Terñier, contesta el comandante de Bourbon-Busset.
           ¡Pero si no hay ninguna casa!
           Efectivamente, había aquí una ciudad. Ha sido sistemáticamente destruida por los soldados alemanes en el repliegue de 1.917, y como lo puede comprobar, no hay ni rastro de casa alguna.
           Erzberger se queda mudo. Unos minutos más tarde, -  en la estación o mejor dicho en su antiguo emplazamiento - se sube en el antiguo coche-salón de Napoleón III, y se repone de sus emociones tomando una copa de coñac. El tren arranca. ¿A dónde nos dirigimos?
          Se niegan a indicárselas.


           El 8 de Noviembre a las siete de la mañana, en una de las ramas de la espiga ferroviaria de selección de vagones, en el medio del bosque de Compiegne, en el cruce de Rethondes, el general Weygand esperaba la llegada del tren alemán. Estaba situado en la ventana del vagón-oficina del Estado Mayor del mariscal Foch, un vagón-restaurante de la compañía de los Wagons-lits. De pronto – me lo contó en ese mismo lugar, cuando lo entrevisté un día entero para un reportaje con Alain Decaux para la televisión – el general vio, moviéndose a través de los árboles, una pequeña luz roja. Es el tren de los apoderados, el cual, lentamente dirigido en marcha atrás, entra en la otra rama de la espiga. Emocionado, se dirigió  al coche contiguo en donde está la habitación de Foch.
          Señor Mariscal, le dije despertándole: “aquí está Alemania y su fortuna.”
          La cita se fijó para las nueve
          Los estaba esperando delante de la puerta del vagón, añade el general Weygand, y los vi llegar en fila india sobre el camino empedrado entre los dos trenes. Los precedí hasta la habitación que utilizábamos como oficina.
         
          “En el salón, escribirá por su parte Erzberger, se había instalado una gran mesa, con cuatro sitios de cada lado. Un poco más tarde apareció el mariscal Foch; era un hombre pequeño, con rasgos enérgicos, y que a primera vista delataba que estaba acostumbrado a mandar. ”
          De un lado de la mesa se colocan el generalísimo, con  el general Weygand  a su izquierda, el almirante sir Rosslyn Wemyss a su derecha, luego el almirante Hope. A los pequeños lados de la mesa se colocan dos intérpretes el oficial-intérprete Leperche y el capitán von Helidorff. La voz de Foch resuena:
            ¿Cuál es el objeto de su visita?
            La delegación, responde Erzberger, ha venido para recibir las proposiciones de las potencias aliadas con el fin de lograr un armisticio.
            No tengo ninguna proposición para ofrecer.
             El conde Oberndorff  interviene entonces proponiendo:
             La palabra “condición” convendría quizás mejor…
             No tengo ninguna condición para ofrecer, contesta el mariscal con impaciencia.
             Hemos venido, replica Erzberger, con referencia a la última nota del presidente Wilson  que informa que el mariscal Foch está “autorizado para dar a conocer las condiciones del armisticio”.
             Estoy efectivamente autorizado a daros a conocer las condiciones si pedís un armisticio. ¿Solicitáis un armisticio?
              Es de un tono brusco que Foch  pronunció esas últimas palabras. Con unámina voz y “rapídamente”,  Erzbeterger y Oberndorff contestan:
             Sí, pedimos la conclusión de un armisticio.
             A la orden de Foch el general Weygand se levanta, y con voz tranquila, lee tranquilamente las condiciones que obligan a los Alemanes a retroceder hasta la línea derecha del Rhin, a entregar toda su flota y a un importante material.
               Caballeros, concluye Foch al terminar la lectura , os dejo el texto tenéis setenta y dos horas para contestar…
              La entrega de gran número de cañones y de ametralladoras aterroriza a Erzberger:
             “Pero entonces, ¡estamos perdido ¿Cómo entonces vamos a poder defendernos del bolchevismo?
              El mariscal hace un gesto evasivo, eso no es de su incumbencia.

              Pero, dice Erzberger con insistencia, no se dan cuenta de que anulándonos todos los medios de defensa contra el bolchevismo, nos destruyen y se destruyen también a sí mismos; les ocurrirá a vosotras también.
             Winterfeld interviene entonces:
             Las condiciones del armisticio que acabamos de conocer necesitan por nuestra parte un examen exhaustivo. Dado que queremos llegar a un acuerdo, ese examen se hará lo más rápidamente posible. Sin embargo, tomará cierto tiempo, sobre todo porque será indispensable de considerar la opinión de nuestro gobierno y del alto mando militar. En esas condiciones, pedimos que el mariscal Foch tenga a bien de consentir, que se fije inmediatamente y en todo el frente una suspensión provisional de alto el fuego.
               El alto el fuego, contesta Foch, solo se puede ordenar después de la firma del armisticio.
               La última solicitud de Erzberger – que los plazos se amplíen de 72 a 82 horas – es igualmente rechazada. Si el 11 de noviembre a las once, los Alemanes no han firmado el acuerdo, la guerra continuará hasta la capitulación del Reich.

               La entrevista ha terminado.
               El capitán von Helldorff debe marcharse inmediatamente para llevar esas condiciones al gobierno alemán. “Se le hizo entrega de algunos bocadillos, me relató el general Riedinger – que era entonces comandante del 11º despacho del estado mayor de Foch. Pero su coche tardaba en llegar, y el capitán desayunó en el tren con sus compañeros. Cuando partió, me pidió si podía “a pesar de todo” llevarse su comida fría. Naturalmente, accedí a ello…

          Y von Helldorff, con sus bocadillos en una mano; el texto de las condiciones del armisticio en la otra, vuelve a dirigirse a La Capelle. Le cuesta mucho atravesar la línea de combate, ya que el duelo de artillería se reanudó y sus compatriotas lo acogen con tiros de fusil. Se toca la corneta, un avión con una bandera blanca sobrevuela las líneas, harán falta varias horas para que los alemanes tengan a bien interrumpir sus cañonazos…
            Von Helldorf llega a Alemania en plena anarquía. A las ocho de la tarde, ese 8 de noviembre, el príncipe de Bade telefoneó al Kaiser:
          “Tu abdicación se ha vuelto imprescindible para cumplir hasta el final tu misión de emperador de la paz… Puede tener un efecto decisivo para las negociaciones y quitará argumentos a los que desean el Acuerdo… Las tropas ya no son seguras. En colonia, el consejo de obreros y soldados ha tomado el poder. A Brunswick, la bandera roja ondea en el castillo. En Munich, se proclamó la República. En Schwerin tiene su sede un consejo de obreros y de soldados. Vamos derechos a la guerra civil. La situación es insostenible. Si no se lleva a cabo la abdicación hoy mismo, mi colaboración se hace imposible… La hora extrema ha llegado. Te aconsejo como pariente y como príncipe alemán.”
          Paro, el “emperador de la paz” trató de retrasar el asunto, sin embargo estará obligado a ello por “el pariente y príncipe alemán” el cual “dimisiona” a su primo, el día 9, a las once y treinta. Guillermo II, solo le queda partir al exilio.

          El día 10, los diarios de Paris aparecen en toda la portada con ese  titular: El Kaiser ha abdicado.
          Erzberger y Oberndorff que se pasean delante de su vagón – El señor Augusto Petit, maquinista del tren del mariscal, me ha contado este hecho pintoresco – ven uno de los empleados leyendo el diario y le piden que se lo venda.
          Es mío, contestó el ferroviario con orgullo, rechazando la oferta…
     
          Ese mismo día, como cada tarde, ambos trenes van cada uno a por agua a la pequeña estación de Rethondes.
           Estábamos cenando en el andén, me contó el general de Mierry – entonces capitán – cuando se acercó el jefe de la estación vino para pedir a un oficial que vaya al teléfono. Paris llamaba al estado mayor del mariscal. Fui, y  me dictaron el texto que acababa de recibir la torre Eiffel:

“El gobierno alemán acepta las condiciones del armisticio que le han impuesto el 8 de noviembre.
Firmado: El canciller del Imperio.”

          La sesión empezó a las dos y cuarto de la mañana, relata Erzberger. Traté de obtener nuevos atenuantes a cada artículo. Insistí para que se disminuyan los efectivos de las fuerzas de ocupación, ya que Foch me había dicho que colocaría cincuenta divisiones  en la ladera izquierda del Rhin. Fue el artículo 26, que se refería a la continuación del bloqueo, lo que provocó los debates más acalorados. La lucha duró más de una hora. Expliqué como este artículo era continuar una de las acciones primordiales de la guerra, una política que había consistido para Inglaterra a llevar la hambruna a Alemania. Indiqué que eran las mujeres y los niños que eran los que más sufrirían en el bloqueo.
            “¡Ese procedimiento no es nada fair!” terminó diciendo el ministro.
             Al almirante Wemyss, le sienta muy mal el asunto:
             “¿Nada fair? ¡Recuerde que habéis hundido nuestros barcos, sin hacer ninguna distinción!
              Al final, Erzberger tiene, en parte, alguna concesión. Los Aliados se comprometen a abastecer a Alemania mientras dure el armisticio. Por otra parte, se le dejan a Alemania cinco mil ametralladoras, además de las permitidas.

             Son las cinco y cuarto cuando se puede firmar el acuerdo.  Sin embargo se decide admitir las cinco como hora oficial. De esa manera la llamada para el alto el fuego podrá oírse a las once de la mañana – el texto decía, efectivamente, que los combates tenían que terminar “seis horas después de la firma”, “Para ganar un tiempo muy importante, añade el general MIerry, se empezará a redactar el texto por el final.”
             La prisa hizo que el papel carbón para la copia de la máquina de escribir, se colocó al revés, lo que hizo que la copia se reproducía en el dorso del original.
            A las cinco y veinte los apoderados pudieron firmar su firma sobre la última hoja que se refería al armisticio y de su nulidad si las clausulas no se cumplían.”
             Todos se levantan.

         
          


        


         
          


     


         
         


    
          
       
         



No hay comentarios:

Publicar un comentario