MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

martes, 7 de marzo de 2017

SIGNIFICADO MISTICO DEL JUICIO DE SALOMÓN: TODAS LAS ALMAS DE LOS ELEGIDOS SERÁN JUSTIFICADAS POR SU AMOR A JESÚS







Hoy he visto otra vez en la televisión la película sobre la vida del Rey Salomón, y me ha recordado un hecho ya conocido por mí, pero que hoy he visto más claro que nunca, ya que es una profecía muy significativa, que representa de una manera muy mística, como Dios puede distinguir a sus verdaderos hijos y herederos de los que no lo son, y que además reclaman para ellos una herencia que no les pertenece.

     En la época de Salomón, dos mujeres dicen que el hijo, o sea su descendencia y su premio, les pertenece, y al no haber testigos, Salomón, inspirado por la Sabiduría de Yahvé, somete a una prueba infalible para determinar a quien de las dos mujeres pertenece el hijo. Y es que una madre verdadera, ama a su hijo porque es carne de su carne y sangre de su sangre, la madre impostora, aunque lo quiere para sí, al ver que ha perdido su verdadero hijo, lo ama menos, porque no ha salido de su seno.

     Lo mismo ocurre en este mundo, Todos los hombres tanto los no creyentes, como los hijos de Dios, cuyo nombre está inscrito en el libro de la Vida, quieren la herencia que es la felicidad, como ambas madres ante Salomón, los cuales simbolizan a toda la Humanidad y a Dios en el Juicio que separará a los hijos de Dios y a los hijos de las tinieblas; los que por su comportamiento han perdido esa herencia, son semejantes a la madre que ha asfixiado a su hijo en la cama, o a Esaú que ha vendido su derecho de primogenitura por un plato de lentejas. 

     Todos los Cristianos saben que la verdadera felicidad se obtendrá solo cuando todo el mal será erradicado, el mal cuyo padre es Satanás, que es el causante de todas las desgracias de la humanidad: Guerras, causadas por el odio, pobreza y miseria provocadas por el egoísmo, enfermedades del cuerpo y del alma, provocadas, o heredadas por infinidad de vicios y de distorsiones de la mente contrarias a la conciencia puesta por Dios en el hombre. Pues bien, para poseer esa felicidad, la primera condición es precisamente esa: amar la Virtud, que es fuente de todos los bienes, y odiar el pecado que es fuente de todos los vicios, generadores de todos los males.

     Pero la verdadera  Virtud, en este mundo solo existió, y sigue existiendo místicamente en este mundo: Es Cristo Jesús, que vino a la Tierra y cuyo nacimiento conmemoramos el 25 de Diciembre, día de Navidad. Su Vida entera se dedicó a practicar el bien y la Virtud, denunciando el egoísmo, el orgullo y la falta de caridad de los Fariseos, para eso se encarnó de la Virgen María, el Arca de la nueva Alianza, y siendo Dios se hizo también Hombre, para que nadie le pueda decir el día del Juicio: "Tú no has sabido lo que es ser hombre y estar sometido a todas las tentaciones del mundo y de la carne".

     Jesús se ofreció en la Cruz como Víctima expiatoria de toda la Humanidad, para lo cual, como le dice San Juan de la Cruz, le debemos además del agradecimiento por habernos creado, la correspondencia del Amor, por esa razón merece aún mayor consideración que el amor que tiene un hijo hacia su padre, esa sublimidad de amor se llama Adoración.

     Y de la misma manera que ocurrió en el juicio salomónico, pero a la inversa, Dios reconocerá a sus hijos en aquellos que amaron y adoraron al Hijo de Dios, y solo esos serán merecedores de poseer la Vida Eterna, por eso dijo Juan Bautista, el más grande de los Profetas: De la misma manera que Salomón reconoció a la verdadera madre, ante el sufrimiento de su hijo, Dios reconocerá sus hijos por el sufrimiento que les produce la Pasión y muerte de Jesús.

     ¡Ay de los que conocen la vida y las obras de Jesús, su terrible Pasión y muerte, y se muestran indiferentes, es la prueba de que no están inscritos en el libro de la Vida!

Nadie te ama como Jesús:

http://www.youtube.com/watch?v=mKMd0V2wSGw


"El Padre ama al Hijo y le ha confiado todo. El que cree en el Hijo tiene la Vida eterna; pero quien no lo acepta, no tendrá esa Vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él" (Jn 3- 35, 36)

     Y también dijo directamente Jesús: 

    "Yo os aseguro que quien acepta todo lo que Yo digo y acepta al que me ha enviado, tiene la Vida Eterna; no sufrirá un juicio de condenación, sino que ha pasado de la muerte a la Vida" (Jn 5-24). 




No hay comentarios:

Publicar un comentario