MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 23 de noviembre de 2012

LA IMPORTANCIA DE LA UNIÓN MÍSTICA CON DIOS PARA LA EVANGELIZACIÓN: SOLO EL AMOR PUEDE TRANSFORMAR EL MUNDO


Y esto es porque el hombre es eterno
y el mundo es un espejismo




Para los que quieren evangelizar a los demás, y no han querido ni sabido entender el mensaje de Jesús, que exige un cambio de vida radical y una lucha continua contra el espíritu del mal, que solo se puede llevar a cabo para salir victorioso, con la ayuda de Dios y una entrega y un sacrificio total. 

Y aquí se podría aplicar el célebre adagio: "Médico, cúrate tú primero". o el célebre dicho castellano: "Son como el maestro Ciruela, que no sabía escribir, y que montó una escuela"


(San Juan de la Cruz Cántico espiritual )


“Porque de otra manera todo es martillar y hacer poco más que nada, y a veces nada, y aún a veces daño. Porque Dios os libre que se comience a envanecer la sal (Mt 5-13), que aún que parezca que hace algo por de fuera, en substancia no será nada, cuando está cierto que las buenas obras no se pueden hacer sino en virtud de Dios”. 

Se ha insistido mucho, en vista de la situación actual de la crisis de fe, y del avance de la secularización, sobre la necesidad imperiosa de una nueva evangelización en el mundo y particularmente en Europa, en donde en muchos países ha retrocedido el sentimiento religioso, ahogado por la ola de materialismo que como un “tsunami”, ha inundado a todos los creyentes.

Bajo mi punto de vista personal, esta nueva evangelización protagonizada por este Sínodo, se dedica a luchar contra los efectos de la crisis y no contra las causas de la misma, es como si ante un incendio, los que intentan apagar el fuego con un extintor, lo dirigen hacia la parte superior de las llamas, y no atacan a la parte inferior que es donde se genera y se alimenta. Por esa razón ha habido tantos Sínodos y tantos Concilios, que a pesar de las buenas intenciones no han conseguido detener el avance imparable de la decristianización en Europa.

En la Vida de San Juan de la Cruz o de Santa Teresa de Jesús, recuerdo haber leído que en vista del avance del Luteranismo en Europa, el Rey Felipe II, mandó a todos los conventos de la Corona rezar insistentemente y hacer penitencia por que Dios detenga esa ola que invadía Europa, y para que no llegara a España.

Naturalmente, los eternos enemigos de la Iglesia, atizados por la leyenda negra de los Protestantes, argumentarán sobre los horrores de la Inquisición, ocultando que los calvinistas quemaron vivo a Miguel Servet por su visión particular sobre la Trinidad, o la de los Anglicanos que en la época del sádico asesino Enrique VIII y de Elisabeth II, masacraron a muchísimos más católicos en unos años, que la Inquisición española en toda su historia. Además el famoso escritor francés anticlerical Voltaire, reconoció un hecho más que evidente: La Inquisición española ha evitado las terribles guerras de Religión que han asolado a toda Europa y en particular a Francia con la celebre matanza de la Saint Barthelémy: “Tuez les Tous, Dieu reconnaîtra les siens!”(¡Matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos!)

Es también lo que ocurre con la colonización española de América, que ha sido mucho más igualitaria con los indígenas, y por eso ha durado mucho más que la colonización inglesa: En efecto, desde el descubrimiento de América, hasta el fin de la colonización española, han pasado más de tres siglos, sin embargo la colonización inglesa en el nuevo mundo,  ha durado solo alrededor de 160 años.

Los españoles se han mezclado con los indígenas, y ha subsistido hoy día una importante población amerindia, sin embargo en América del Norte, los indígenas son solo son un grupo muy reducido e insignificante.

Ya en el año 1.983, cuando estudié en la Facultad de Teología de Granada, para ser profesor de Religión, se tocó este tema, anulando lo más importante de la evangelización: La vida contemplativa, que es absolutamente necesaria para que pueda llevarse a cabo con éxito, por esa razón se nombró a San Francisco Javier patrón de las misiones, conjuntamente con Santa Teresa de Lisieux, que nunca había salido de su convento.

 Igualmente en las batalla de Josué contra los amalecitas, la victoria tuvo lugar gracias a la oración de Moisés, que imploraba al altísimo y que cada vez que bajaba los brazos prevalecían los enemigos, y se consiguió la victoria teniendo que sujetar sus brazos por el cansancio, lo que indica que sin la oración y el sacrificio, triunfa Satanás.

Se ha insistido a lo largo del curso de la asignatura de “Fe y Revelación” sobre la actitud que tienen que adoptar TODOS los Cristianos. Se ha afirmado que la fe es esencialmente comunitaria, y hablando del renacer de la mística cristiana, se ha afirmado que el peligro grave que puede entrañar es precisamente ese: apartarse de la comunión de la convivencia.

Como no puedo estar de acuerdo con ello, procuraré con racionalidad, no apoyándome en mis ideas, pero en la doctrina de San Juan de la Cruz - , Doctor de la Iglesia, y uno de los más grandes místicos de todos los tiempos, y sin duda alguna el que mejor ha interpretado las Escrituras en toda la historia de la Cristiandad - , refutar esa opinión con las palabras de ese gran Santo.

-”…y por tanto, por decir algo de esta noche oscura, no fiaré ni de experiencia ni de ciencia, porque lo uno y lo otro pueden faltar y engañar: más no dejándome de ayudar en lo que pudiera de estas cosas, aprovecharme he para todo lo que con el favor divino hubiere de decir – a lo menos para lo más importante y oscuro de entender – de la Divina Escritura, por lo cual guiándonos no podemos errar puesto que en el que ella habla es el Espíritu Santo. Y si yo en algo errare por no entender bien, así como lo que sin ella dijere, no es mi intención apartarme del sano sentido y doctrina de la Santa Madre Iglesia Católica, por lo que en tal caso me sujeto y resigno no solo a su mandato, sino a cualquiera que en mejor razón de ello juzgare”.

¡Qué diferencia con el fundador del cisma Luterano, y de tantos otros fundadores de tan variado pelaje, con su lenguaje lleno de soberbia y de odio!, y con los actuales predicadores relativistas, que quieren modificar las enseñanzas de la tradición cristina, para adaptarla a las modas de nuestros días, ¿Como es posible que tantas almas se hayan dejado guiar por unos Pastores con esa mentalidad, que predican insistentemente una doctrina relativista y adulterada?



LA FE NO ES ESENCIALMENTE COMUNITARIA

En realidad, la fe es comunitaria para la mayoría de la gente, y es aislada para otros, que son una minoría, y estos son los que viven mucho más intensamente la fe, y que por eso se encuentran mucho más cerca de Dios.

En el Cántico espiritual, canción 28,8  y canción 29, 1-4, dice San Juan de la Cruz:

“Que ya solo en amor es mi ejercicio. Como si dijera que ya todos estos oficios están puestos en ejercicio de amor de Dios; es a saber, que toda la habilidad de mi alma y cuerpo, memoria, entendimiento y voluntad, sentidos interiores y exteriores y apetitos de la parte sensitiva y espiritual, todo se mueve por amor y en el amor, haciendo todo lo que hago con amor y padeciendo todo lo que padezco con sabor de amor. Esto quiso dar a entender David cuando dijo: “Mi fortaleza guardaré para Ti (Ps 58, 10). Aquí es de notar que, cuando el alma llega a este estado, todo el ejercicio de la parte espiritual y de la parte sensitiva, ahora sea en hacer, ahora en padecer, de cualquier manera que sea, siempre le causa más amor y regalo de Dios, como habemos dicho. Y hasta el mismo ejercicio de oración y trato con Dios que antes solía tener en otras consideraciones y modos, ya todo es ejercicio de amor.

De manera que, ahora sea su trato cerca de lo temporal ahora sea su ejercicio cerca de lo espiritual, siempre puede decir esta tal alma que ya solo en amor es mi ejercicio.

¡Dichosa vida y dichoso estado, y dichosa el alma que a él llega! donde todo le es ya sustancia de amor y regalo y deleite de desposorio, en que de veras puede la esposa decir al Divino Esposo aquellas palabras que de puro amor le dice en los Cantares, diciendo: `Todas las manzanas buenas y viejas guardé para ti’ (7,13); que es como si dijera: "Amado mío, todo lo áspero y trabajoso quiero para mí y todo lo suave y sabroso lo quiero para ti". Pero el acomodado sentido de este verso es decir que el alma en este estado de desposorio espiritual ordinariamente anda en unión de amor con Dios, que es común y ordinaria asistencia de voluntad amorosa en Dios.”

Extraordinarias palabras que son las del mismísimo Jesucristo, Hijo de Dios, y de su Inmaculada Madre María Santísima, la Corredentora, que se han sacrificado para redimirnos y rescatar lo que era el botín de Satanás por su victoria sobre Adán y Eva: nada menos que toda la Humanidad, de la misma manera que los israelitas, al salir de Egipto, se llevaron consigo el botín de su victoria sobre el Faraón.

 “Todas las manzanas buenas y viejas guardé para ti”.

Esta actitud es el certificado de autenticidad del verdadero Amor:

                   Todo lo bueno y dichoso lo quiero para ti, y todo lo malo y dificultoso lo quiero para mí: Es el lema de los Hijos de Dios.

                  Lo contrario del egoísmo que pregona:

 “Todo lo bueno y dichoso lo quiero para mí, y todo lo malo y dificultoso lo quiero para ti: Es el lema de los hijos de Satanás.




ANOTACIÓN PARA LA CANCIÓN SIGUIENTE

Verdaderamente esta alma está perdida en todas las cosas y solo está ganada en  amor, no empleando ya el espíritu en otra cosa, por lo cual, aún a lo que es vida activa y otros ejercicios exteriores desfallece; por cumplir de veras con una sola cosa que dijo el Esposo que es necesario (Lc 10,42) y es la asistencia y continuo ejercicio de amor  en Dios, lo cual Él precia y estima en tanto que, así como reprendió a Marta porque quería apartar a María de sus pies para ocuparla en cosas activas en servicios del Señor, entendiendo que ella lo hacía todo y que María no hacía nada, pues se estaba holgando con el Señor (Ibid,V.41), siendo ello muy al revés, pues no hay obre mayor ni más necesaria que el amor; así también en los Cantares defiende a la esposa, conjurando a todas las criaturas del mundo – las cuales se entienden aquí por las hijas de Jerusalén – que no impidan a la esposa el sueño espiritual de amor, ni la hagan velar ni abrir los ojos a otra cosa hasta que ella quiera (3,5).

Donde es de notar que en tanto que el alma no llega a este estado de unión de amor, le conviene ejercitar el amor así en la vida activa como en la contemplativa, pero ya llegase e él, no le es conveniente ocuparse en cosas y ejercicios exteriores que le puedan impedir un punto de aquella asistencia de amor en Dios, aunque sean de gran servicio de Dios.

 Porque es más precioso delante de Dios y del alma un poquito de este puro amor y más provecho hace a la Iglesia, aunque parece que no hace nada, que todas esas obras juntas.

Que por eso, María Magdalena, aunque con su predicación hacía gran provecho y le hiciera muy grande después, por el gran deseo que tenía de agradar al Esposo y aprovechar a la Iglesia, se escondió en el desierto treinta años para entregarse de veras a ese amor, parecíendole que en todas maneras ganaría mucho más de esa manera por lo mucho que aprovecha e importa a la Iglesia un poquito de ese amor.

De donde cuando alguna alma tuviera algo de este solitario amor, grande agravio se le haría a ella y a la Iglesia, si, aunque fuera por poco espacio, se la quisiera ocupar en cosas exteriores o activas, aunque fuesen de mucho caudal. Porque, pues Dios conjura de que no la recuerden de ese amor, ¿Quién se atreverá y quedará sin reprensión?

Al fin, para ese fin de amor fuimos creados, adviertan pues aquí los que son muy activos, que piensan ceñir al mundo con sus predicaciones y obras exteriores, que mucho más provecho harían a la iglesia y mucho más agradarían a Dios, dejando aparte el buen ejemplo que de si darían, si gastasen siquiera la mitad de ese tiempo en estarse con Dios en oración, aunque no hubiesen llegado a tan alta como esta. 

Cierto entonces harían más y con menos trabajo con una obra que con mil, mereciéndolo su oración, y habiendo cobrado fuerzas espirituales en ella; Porque de otra manera todo es martillar y hacer poco más que nada, y a veces nada, y aún a veces daño. Porque Dios os libre que se comience a envanecer la sal (Mt 5-13), que aún que parezca que hace algo por de fuera, en substancia no será nada, cuando está cierto que las buenas obras no se pueden hacer sino en virtud de Dios.

¡Oh, cuanto se pudiera escribir aquí de esto! Más no es este el lugar. Esto he dicho para dar a entender esta otra canción; porque en ella el alma responde por si a todos aquellos que impugnan este santo ocio del alma y quieren que todo sea obrar y que luzca e hincha el ojo por de fuera, no entendiendo ellos la vena y raíz oculta de donde nace el agua y se hace todo fruto. Y así dice la canción:

Pues ya si en el ejido
de hoy, más no fuere vista ni hallada
diréis que me he perdido;
que andando enamorada
me hice perdidiza y fui ganada.

Responde el alma en esta canción a una tácita reprensión de parte de los del mundo, los cuales han de costumbre notar a los que de veras se dan a Dios, teniéndolos por demasiados en su extrañeza y retraimiento y en su manera de proceder, diciendo también que son inútiles para las cosas importantes y perdidos en lo que el mundo precia y estima, a la cual reprensión de muy buena manera satisface aquí el alma, haciendo rostro muy osado y atrevimiento a esto y a todo lo demás que el mundo la pueda imponer, porque habiendo llegado ella a lo vivo del amor de Dios, todo lo tiene en poco.

 Y no solo eso, más antes ella misma lo confiesa en esta canción, y se precia y gloria de haber dado en tales cosas y se perdió al mundo y a si misma por su Amado. Y así, lo que quiere decir en esta canción, hablando con los del mundo, es que si ya no la viesen en las cosas de sus primeros tratos y otros pasatiempos que solía tener en el, mundo, que digan y se crean que se ha perdido y ajenado de ellos y que lo tiene tan por bien que ella mismo se quiso perder andando buscando a su Amado enamorada mucho de Él, y por que vean la ganancia de su pérdida y no lo tengan por insipienza o engaño, dice que esa pérdida fue su ganancia, y que por eso, de industria se hizo perdidiza”.

Estas son palabras de San Juan de la Cruz, más adelante en Cant 35,7; 36,1, comentando la soledad en que debe encontrarse el alma, que es la esposa, en ese estado de unión con Dios, que es el divino Esposo, dice comentando el verso:

También en soledad de Amor herido

“Es a saber de la esposa; porque además de amar el Esposo mucho la soledad del alma, está mucho más herido de amor por ella por haberse ella querido quedar a solas de todas las cosas, por cuanto estaba herida de amor por Él. Y así, Él no quiso dejarla sola, sino que, herido por la soledad que por Él tiene, viendo que no se contenta con otra cosa, Él solo la guía a si misma, atrayéndola y absorbiéndola en sí, lo cual no hiciera él en ella si no la hubiere hallado en soledad espiritual.

Es extraña esta propiedad que tienen los amados en gustar mucho más de gozarse a solas de toda criatura que con alguna compañía, porque aún que estén juntos, si tienen alguna extraña compañía que haga allí presencia, aunque no hayan de tratar ni de hablar más excusa de ella que delante de ella y la misma compañía trate ni hable de nada, bástales estar allí para que no se gocen a su sabor, la razón es porque el amor, como es unidad de dos solos, a solas se quieren comunicar ellos. 

Puesta, pues el alma en esta cumbre de perfección y libertad de espíritu en Dios, apagadas todas las repugnancias y contrariedades de la sensualidad, ya no tiene otra cosa en que entender ni otro ejercicio en que se emplear sino darse en deleites y gozos de íntimo amor con el Esposo, como se escribe del Santo Tobías en su libro, donde dice que, después que había pasado por estos trabajos de su pobreza y tentaciones, le alumbró Dios, y que todos los demás de sus días los pasó en gozo (14, 4) como ya le pasa a esta alma de que vamos hablando, por ser los bienes que en sí ve, de tanto deleite, como lo da a entender Isaías del alma que, habiéndose ejercitado en las obras de perfección, ha llegado al punto de perfección que vamos hablando”.







No hay comentarios:

Publicar un comentario