MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 24 de enero de 2014

VERDADERA INTERPRETACIÓN DEL LIBRO DEL GÉNESIS LA CREACIÓN TEMPORAL Y LA RECREACIÓN ETERNA DE DIOS


La muerte de la Tierra



           Todos los científicos están de acuerdo en que la Creación material de Dios tuvo un inicio y tendrá un final, porque toda la inmensa energía que mueve el mundo necesita un combustible. Nuestro sistema solar, que solo es un grano de arena en la inmensidad del cosmos, produce su energía a través de la fusión atómica del hidrógeno que se convierte en helio.

          Pero el sol tiene que consumir enormes cantidades de ese gas, lo que implica que llegará un momento en que se agotará y morirá, transformándose en una gigante roja después de haber aumentado su volumen hasta engullir la órbita terrestre, hecho que ya se ha observado en otras estrellas de la galaxia, y que nadie pone en duda. Naturalmente esto se calcula que se producirá dentro de 5.000 millones de años, según dicen, a no ser que se produzca antes una explosión, que transforme el sol en una Super Nova.

          Estos 5.000 millones de años parecen tranquilizar a todo el mundo, sin embargo esa cantidad fabulosa es insignificante comparada con la eternidad, representa mucho menos que una gota de agua en todos los mares de la Tierra. Y para Dios que es Eterno, la creación material es insignificante, lo importante es la creación eterna, y lo escrito en la Biblia en el Libro del Génesis, tiene, para el que sabe verlo, un significado espiritual místico, que explica la verdadera creación: La Creación eterna, que solo se puede producir por la acción de Jesús-Dios, cuando el alma sigue su Doctrina y renace para la Vida Eterna como así lo explicó el Salvador a Nicodemo:


         Jesús le contestó:

         "Yo te aseguro que el que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios, si no nace del agua y del Espíritu. Lo que nace del hombre es humano; lo engendrado por el Espíritu es espiritual. Que no te cause pues, tanta sorpresa lo que te he dicho: Tenéis que nacer de lo alto". (Jn 3- 5, 6)        
         

"La Palabra era la luz verdadera
que con su venida al mundo
ilumina a todo hombre pero el mundo,
aunque fue hecho por ella,
no la reconoció.
Vino a los suyos,
pero los suyos no la recibieron.
A cuantos la recibieron,
a todos aquellos que
creen en su nombre,
les dio poder para ser hijos de Dios.
Estos son los que no nacen
por vía de generación humana,
ni porque el hombre lo desee,
sino que nacen de Dios.
Y la Palabra se hizo carne
y habitó entre nosotros;
y hemos visto su gloria,
la gloria propia del Hijo único del Padre,
lleno de gracia y de verdad"
(Jn 1-9, 14)


      "Esta es la historia de la creación del cielo y de la tierra. Cuando el Señor Dios hizo la tierra y el cielo, no había todavía en la Tierra arbusto alguno, ni brotaba hierba en el campo, porque el Señor Dios no había enviado aún la lluvia sobre la tierra, ni existía nadie que cultivase el suelo; sin embargo un manantial brotaba de la tierra y regaba la superficie del suelo. 

          Entonces el Señor Dios formó el hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz un hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente." (Gn 2-4, 7)

          La Tierra es pues un trampolín para alcanzar la Eternidad, el hecho de que la Escritura diga que no había todavía arbusto alguno, ni brotaba hierba en el campo, se refiere a la época en que la Tierra estaba aún vacía de seres capaces de ser Hijos de Dios, ya que los arbustos y la hierba del campo, que brotaron el tercer día de la Creación,  


        "Son las plantas con semilla y árboles frutales que den en la tierra frutos con semilla de su especie. Y así fue. Brotó de la tierra vegetales: plantas con semilla de su especie y árboles frutales que dan fruto con semillas de su especie. 
Y vio Dios que era bueno.
        Pasó una tarde, pasó una mañana: 
el día tercero" (Gn  1-11, 12)



       Estas plantas y arboles, representan la presencia en la Tierra del tercer Espíritu de Dios Padre: El Espíritu de Justicia. Este Espíritu de Justicia es el que permite distinguir a los verdaderos Hijos de Dios, que poseerán la Vida Eterna:

         "Si un árbol es bueno dará fruto bueno; pero si un árbol es malo, dará fruto malo. Porque el árbol se conoce por sus frutos" (Mt 12-33).

      Para que el árbol dé sus frutos, necesita la lluvia que simboliza la divina gracia de Dios, y alguien que lo cultive, que son los mandamientos y la Ley, que provienen del manantial que brota de la tierra, que es la imagen de  la divina Gracia. Es entonces cuando Dios, modela con el polvo de la tierra, el hombre y puede soplar el hálito de Vida  en la nariz, único órgano del ser humano continuamente abierto al aire, por donde penetra el hálito de Vida, que significa el alma que diferencia el hombre de los otros seres vivientes.


         Vemos pues que este hecho de modelar el ser humano con barro, tiene un significado muy profundo, y eso explica la evolución de los homínidos, que solo fueron dotados de un alma cuando Dios vio que estaban capacitados para recibirla insuflándoselas por la nariz, fue como lo dice la Escritura, cuando el hombre se transformó en un ser viviente. 

Viviente para Dios, es solo el ser humano, que tiene la Eternidad, y no el animal que no tiene alma.

         Y aquí me permito denunciar la mentalidad actual de muchos seres, admiradores de los grandes científicos, del tipo de los "Paleontólogos del Instituto Max Plant de Antropología evolutiva de Leipzig", que están obsesionados por querer demostrar que el relato de la Creación, inspirado por el Espíritu Santo, es una falacia, y que todo lo relatado es una utopía, que han logrado desmontar a través de su teoría evolutiva con el descubrimiento de los homínidos fosilizados.  
         

  



No hay comentarios:

Publicar un comentario