MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA

DIJO LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

“QUIERO QUE ASÍ COMO MI NOMBRE ES CONOCIDO POR TODO EL MUNDO, ASÍ TAMBIÉN CONOZCAN LA LLAMA DE AMOR DE MI CORAZÓN INMACULADO QUE NO PUEDO POR MÁS TIEMPO CONTENER EN MÍ, QUE SE DERRAMA CON FUERZA INVENCIBLE HACIA VOSOTROS. CON LA LLAMA DE MI CORAZÓN CEGARÉ A SATANÁS. LA LLAMA DE AMOR, EN UNIÓN CON VOSOTROS, VA A ABRASAR EL PECADO".

DIJO SAN JUAN DE LA CRUZ:

"Más quiere Dios de ti el menor grado de pureza de Conciencia que todas esas obras que quieres hacer"


A un compañero que le reprochaba su Penitencia:

"Si en algún tiempo, hermano mío, alguno sea Prelado o no, le persuadiere de Doctrina de anchura y más alivio, no lo crea ni le abrace, aunque se lo confirme con milagros, sino Penitencia y más Penitencia, y desasimiento de todas las cosas, y jamás, si quiere seguir a Cristo, lo busque sin la Cruz".

**
****************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

rep

viernes, 4 de marzo de 2016

III/ EL SANTO CURA DE ARS CONDECORADO POR EL EMPERADOR NAPOLEON III COMO CABALLERO IMPERIAL DE LA LEGIÓN DE HONOR





Por este pasillo de su casa, el Cura de Ars se dirigía a la Iglesia a la 1 de la madrugada, para comenzar su jornada confesando a los peregrinos hasta las 6,30 horas, momento en que se preparaba para celebrar la Misa de las 7. Una vez atravesada la puerta que se ve al fondo, tardaba no menos de un cuarto de hora en cruzar la estrecha calle que la separa de la iglesia, porque los peregrinos lo rodeaban apretujadamente.

Hoy día que se habla tanto y tanto de evangelización, de ecumenismo, de diálogo y de acercamiento hacia los renegados que se han separado, ellos o sus antepasados de la verdadera fe, aparece la figura del Santo Cura de Ars, que sin aplicar ninguna de esas recomendaciones, en un país que venía de sufrir una de las más atroces persecuciones religiosas nacidas de la Revolución francesa, logra transformar un pueblo irreligioso, y una nación pagana, solo con su santidad, que ha alumbrado no solo a Francia, pero también al mundo entero.

¿Por qué no se quiere entender que de la misma manera que en una guerra, las batallas se ganan con unos soldados y unos mandos, perfectamente formados, y equipados para luchar contra el enemigo, de la misma manera, la Iglesia tiene que tener unos elementos que llegarán a imponerse a sus enemigos naturales, y a convertir a los indecisos con la Santidad de sus miembros.

Naturalmente, los enemigos de la Iglesia, dirán que los métodos de la época del Cura de Ars, no se pueden aplicar hoy día, eso es lo que decía en la Parroquia de San Juan María Vianney, cura de Ars, de Granada su párroco, "Los métodos del Cura de Ars, no se pueden aplicar hoy día", decía en su homilía, en la cual asistí; con mi familia.

Añadiré solo que  ha sido destituido por pederastia y corrupción de menores, junto con un clan que se llamaban "Los Romanones", abusos que se han descubierto por la intervención directa del Papa Francisco, que ha llamado personalmente a uno de los afectados, que le mandó una carta.  





DE LA VIDA DEL CURA DE ARS DE FRANCIS TROCHÚ


El movimiento que arrastraba a las multitudes hacia Ars llegó a interesar a los poderes públicos. El gobierno civil de Ars consideraba al Rdo. Vianney como hombre tan popular como bienhechor. El 30 de junio de 1.855, el subprefecto de Trevoux, marqués de Castellane, escribía al obispo de Belley.

Monseñor:
Tengo el honor de remitiros una copia del informe que acabo de enviar al señor Prefecto, con la intención de que se conceda al Cura de Ars una distinción honorífica. No dudo de que el gobierno del Emperador, deseoso de recompensar el verdadero médico, tendrá en cuenta los eminentes servicios que presta cada día el Rvdo. Párroco Vianney.

El informe del marqués de Castellane empezaba así:
Señor Prefecto:
En un reducido municipio de mi jurisdicción, cuya población es de 510 habitantes, hay un cura a quien una santidad evangélica y una eminente piedad han acarreado una celebridad europea.
El nombre del Rvdo. Vianney, Cura de Ars, se adivina en las siguientes líneas, por generales que sean.
El municipio de Ars, que era antes el más ignorado entre todos los de mi distrito, ve hoy como afluyen a él multitudes prodigiosas de peregrinos.
Ha sido menester organizar servicios de transportes, y desde hace mucho tiempo, funcionan con regularidad…
Este concurso de gentes que dura desde hace años, y que se debe únicamente a la reputación de santidad de un modesto sacerdote, constituye un hecho verdaderamente milagroso en un siglo que ha heredado doctrinas antirreligiosas y hostiles a la fe cristiana.
La confianza de las gentes en el Cura de Ars es ilimitada; es aquella fe evangélica que transporta las montañas.
Se mencionan infinidad de hechos que sería difícil explicar por causas puramente naturales. Lo limitado de este informe no me permite consignarlos. Baste hacer constar que no hay nada de charlatanismo en la manera de obrar del venerable Cura de Ars.
El párroco Vianney es un segundo San Vicente de Paul, cuya caridad obra milagros…
Finalmente, el subprefecto de Trevoux, después de haber enumerado las obras debidas a la iniciativa del Santo, concluye con estas palabras:
Aún desde el solo punto de vista material, es un hombre eminentemente útil. Por consiguiente, tengo el honor, señor Prefecto de rogar a Ud. tenga a bien proponer, con motivo de la próxima fiesta de su Majestad, que el Rvdo Vianney, cura de Ars, sea nombrado caballero de la Orden Imperial de la Legión de Honor.

Al recibir esta exposición, el prefecto de Ars, conde de Goëtlogon, hizo las gestiones necesarias cerca del señor Fortoul. Ministro de instrucción Pública y de Cultos; y el día 11 de agosto, el señor ministro tenía el gusto de comunicar al obispo de Belley que, por decreto especial del mismo día, la cruz de caballero era otorgada al Cura de Ars.

El nombramiento apareció en los periódicos, y el nombre del párroco Vianney obtuvo un eco de piadosa y simpática curiosidad. El alcalde, señor des Garets, comunicóle la noticia. “¿tiene asignada alguna renta esta cruz?... ¿me proporcionará dinero para mis pobres? – preguntó el santo sin manifestar contento ni sorpresa.
-No. Es solamente una distinción honorífica.
-Pues bien, si en ellos nada ganan los pobres, diga Ud. al emperador que no la quiero”.

Naturalmente, el conde des Garets no se encargó de una misión tan original. Más he aquí que un pintor, pensando que así sería bien recibido, ofreció sus servicios al señor canónigo Vianney, caballero de la Legión de Honor. El pobre artista quedó bien decepcionado. “Quieren de toda manera, escribía el 8 de agosto a la condensa des Garets, hacer el retrato del señor cura. El se niega y dice riéndose: Le aconsejo a Ud. que me pinte con la muceta y la cruz de la legión de Honor, y que abajo escriba: “¡Nada, orgullo!”.

Un sacerdote, aludiendo a estas insignias, le decía bromeando: “Señor cura, todas las potestades de la tierra os condecoran. No dejará Dios de condecoraros en el Cielo.
- Esto es lo que me da miedo, dijo el santo con cierta seriedad: que cuando venga la muerte y me presente a Dios con estas bagatelas, me diga: “Vete, ya has recibido tu recompensa”.

Mons. Chalandon, en su calidad de oficial de la Legión de Honor, recibió el el encargo de imponer la cruz al cura de Ars. No sabemos por qué causas fue aplazada la ceremonia hasta noviembre. En este intervalo, el Rvdo. Vianney recibió de la Cancillería un pliego en el cual se le pedían doce francos por el envío del título y de la cruz, ¡Doce francos!... dijo sobresaltado. Pero ¿Acaso no he rehusado?... ¡No, de ninguna manera, prefiero emplear ese dinero en alimentar a doce pobres”. La nota fue entregada al Rvdo. Toccanier, quien sin saberlo el Rvdo. Vianney satisfizo su importe. “Yo no envié el dinero, decía más tarde y, sin embargo, ellos me enviaron la cruz”.

En octubre, el Prefecto, católico practicante, fue en persona a felicitar el nuevo legionario. El encuentro tuvo lugar en la plaza del pueblo. Después de los primeros saludos, díjole el Santo: “Señor Prefecto, le ruego que dé esta cruz a personas más dignas. En lugar de esto, preferiría algo para mis pobres.

-Pero si el Emperador le ha concedido la cruz más para honrar a la Legión que para honrarle a Ud…”
Iba a continuar, cuando el párroco Vianney le interrumpió con esta frase que pronunció con amable sonrisa: “Señor Prefecto, yo ruego a Dios que le conserve mucho tiempo en el departamento del Ain, para que pueda hacer mucho bien con sus buenos consejos y, sobre todo con sus buenas ejemplos”. Y dicho esto, entregó al conde de Coëtlogon una medalla de la Santísima Virgen, le saludó y se metió en el confesionario.

Llegó el mes de noviembre. Mons. Chalandon, delegado oficial para la entrega de la cruz, se acordó de lo que le había ocurrido hace unos tres años la nueva y hermosa muceta del canónigo Vianney. Pensó sin juzgar temerariamente, “que la cruz de la Legión de Honor iría a parar también en el cepillo de los pobres”. Y, ¿valía la pena que el primer pastor de la diócesis se tomase la molestia de ir a entregar al incorregible Cura de Ars una alhaja que sería trocada en moneda quizá por la noche del mismo día? El prelado creyó subdelegar al sucesor del Rvdo. Raymond, al excelente Padre Tocannier.

Este, pues, recibió del obispo de Belley el pequeño estuche sellado con un gran precinto rojo que encerraba la estrella dorada. A eso del mediodía, el Rvdo. Toccanier aprovechó un momento en que el Rvdo. Vianney estaba solo en su cuarto para presentarle el cofrecito con el sello imperial. El hermano sacristán, los Hermanos profesores, Catalina Lassagne y Juan María Chaney, que estaban advertidos, se ocultaban en el rellano de la escalera. Cuando el Rvdo. Toccanier empezó a hablar, los curiosos aparecieron.

“Señor Cura, dijo el joven misionero, tal vez sean reliquias que os envían.” El siervo de Dios no quiso entender la broma, y deseoso de venerar las reliquias, rompió el precinto de cera.
-¡No es más que eso!, dijo al ver la honrosa joya.
-Advierta, señor Cura que esta condecoración remata en una cruz, bendígala Ud. Y cuando con amplio ademán la hubo bendecido, díjole el Rvdo. Toccanier: ahora permítame que la ponga por unos momentos en su pecho.

- ¡Oh, amigo mío!, ya me guardaré bien de ello. Podrían decirme lo que San Benito dijo al escudero del rey Totila que le salió al encuentro con la púrpura real: Quítate estas insignias de una dignidad que no te pertenece.
Y poniendo la cruz de la Legión de Honor en la mano del “subdelegado” episcopal: “Tome, amigo, le dijo: sea tan grande su placer al recibirla como lo es el mío en dársela”.
De esta manera fue condecorado “el pobre Cura de Ars”. No habiendo permitido que le pinchasen la sotana, solo una vez había de ostentar la cruz de caballero: ¡Sobre su ataúd!

¿Cómo explicar, en nuestro Santo, este desprecio de los honores y de los intereses de la Tierra? Se ha dicho de él: Dios le apasionaba el corazón. No podía por lo tanto, hallar alegría y descanso fuera de los pensamientos y de las cosas religiosas. Únicamente amaba las fiestas de la Iglesia.




  


No hay comentarios:

Publicar un comentario